Sigo vivo

Estoy en examenes chingones e.e

Salgo de un examen para meterme en otro….

Lamento las tardanzas :v

Anuncios

(TNA) Cap. 2 (V1) (Shadowolf)

Capitulo 02

Sin Novedad en el Frente Oriental

Sentía como si se la tragara una oscuridad negra, fría y sin fondo.
No había forma de resistirse. Al ser arrastrada por la intensa corriente, sin sentido del arriba o el abajo; sus tímpanos rechinaban y se quejaban por la presión del agua. Pero más que eso, la presión de la desesperación oprimía su corazón. Mirar el horror de la muerte frente a ella por primera vez desde que nació, no es algo que se pueda enfrentar con el poder de la razón.
La fuerza de sus agotados brazos y piernas pronto se desvaneció. Mientras eso ocurría, una luz brilló.
Ella pudo ver de forma vaga que algo se aproximaba, viajando en una línea recta (1) que atravesaba la oscuridad. Primero, alguien aferró su brazo, y luego, abrazaron su cuerpo. Ella pudo oír el sonido de un corazón extremadamente cercano. Sólo pudo pensar que el sonido del pulso de ambos, pasando por el contacto de su piel, se sincronizaba.
Mientras su conciencia se desvanecía, pudo oír a la muerte rechinando los dientes y alejándose de ella, mientras la envolvía la luz y el calor.
“…Nnn…”
Crackle, crackle—Con el sonido de un chisporroteo, la jovencita abrió los ojos.
Estaba oscuro. Con un pequeño fuego como única fuente de luz, en el centro de esa luz naranja surgieron algunas figuras humanas. Un atractivo joven mirando ansioso al fuego, junto con un rollizo joven cuyos dientes estaban castañeando. Al seguir explorando con la mirada, vio a una joven imponente, con el cabello de un color idéntico al de las llamas, sentada al extremo izquierdo. Ella abrazaba fuertemente a su compañero, un espíritu, al cual todos compartían para calentarse un poco.
“¡Ah!, ¿ya ha despertado?”
Dijo una voz gentil cerca de su oído, y gradualmente se percató de que la sostenían sentada. Sintió unos pechos suaves en su espalda, y la calidez se distribuía por el contacto de su piel con la de la chica, que atravesaba la delgada tela de su ropa interior.
“¿Quién… eres?”
Al oír su voz, antes que nada la muchacha de pelo rojo (Yatori) se levantó y de inmediato se arrodilló con reverencia.
“Al fin pudo despertar, Su Alteza, la Princesa… Por favor, permítame el privilegio de mostrarle mi adoración de esta forma.”
Excepto Haro, que estaba abrazando a la jovencita, los otros siguieron el ejemplo de Yatori e inclinaron sus cabezas. Ante esta muestra de respeto, la jovencita también recordó, una vez más, su posición por derecho.
“Ustedes, levanten las cabezas. Pueden prescindir de la etiqueta. Bajo estas circunstancias…”
“Ah, como desee… Resumiendo una explicación, durante el viaje en bote que se dirigía hacia el Examen de Oficiales Militares de Rango Alto en el archipiélago Hirgano, la nave en la que viajábamos juntos encontró una tormenta y se hundió. Los únicos que apenas escapamos con vida fuimos nosotros seis, incluyendo a Su Alteza. Más importante aún, después de aproximadamente dos días de ir a la deriva, llegamos a la costa en una playa en algún sitio… así que ahora estamos viviendo en el interior de una cueva.”
Después del reporte de Yatori, la jovencita abrió sus grandes ojos y guardó silencio… después de eso, se tomó varios minutos mientras organizaba sus recuerdos, llenando los huecos con la información que acababa de escuchar.
“Ya veo… la nave… ¿Entonces no fue un sueño?”
El recuerdo desagradable de ser tragada por la oscuridad de la superficie del negro océano regresó a ella, y sus hombros temblaron de repente. Dentro de las capas de ropa externa que llevaban, Haro, abrazando su pequeño cuerpo, miró ansiosamente su rostro desde un costado.
“Durante la deriva de dos días, ya que el cuerpo de Su Alteza estaba completamente frío, debido a la constante lluvia, esta persona, Haroma Bekkel y yo, Yatorishino Igsem, tuvimos el honor de calentar su cuerpo por turnos con nuestro calor corporal. Estábamos conscientes de nuestra falta de respeto, pero debido a la falta de recursos, por favor, perdone nuestro atrevimiento.”
“¡¿Perdonar…?!”
Cuando Haro inclinó su cabeza avergonzada, la chica esbozó una sonrisa amarga, y sacudió su cabeza.
“Les agradezco de corazón su amabilidad. Con este cuerpo tan frágil, no dudo que hubiera muerto de frío antes de despertar… Por cierto, tú… Dijiste que te llamabas Yatorishino Igsem.”
“Ah…”
“Ha pasado mucho tiempo. Fui a tu casa en la ocasión de una Visita Imperial junto al Emperador reinante. ¿Ya pasaron ocho años desde entonces?”
“¿Lo recuerda? En ese tiempo, Su Alteza debía tener apenas cuatro años…”
“Según la cuenta tradicional (2), tú tenías 10 años. Notaste que me sentía irritada ya que mi mano no podía alcanzar un plato, y tú tomaste algunos dulces horneados de la mesa para mí. ¿Acaso reconociste mi apariencia de la misma forma?”
A todas luces, la chica sabía que eso era algo muy improbable. Yatori sonrió de forma vaga y respondió.
“Comparada con ese tiempo, Su Alteza ha excedido mi imaginación y crecido espléndidamente, pero… Su cabello color de oro, y el anillo grabado de Kartjvanmaninik (3), si no fuera por la existencia de estos dos detalles, no habría podido estar segura.”
Al oír eso, la jovencita sacó su mano a través de una apertura de las ropas que portaba junto con Haro. Lo que mostró fue un anillo grabado con el diseño del Árbol Espiritual Eterno, el cual servía como símbolo de Imperio de Katjvarna.
“Así es. Ante ustedes está la Tercera Princesa Imperial del actual Imperio de Katjvarna: Chamille Kitra Ktjvanmaninik.”
Con excepción de Yatori, que ya estaba medio convencida, los demás por fin se dieron cuenta que la presencia frente a ellos era parte de la nobleza, con una presentación de boca de la persona misma. Después de un digno silencio, el primero en iniciar una conversación fue Torway.
“Yo soy Torway Remeon, es la primera vez que nos encontramos, Su Alteza, Princesa Chamille.”
“Umm, tú eres el más joven de los Remeon. También he escuchado rumores sobre ti.”
“Es un honor. Si no es inconveniente, ¿podría permitirme preguntarle algo?”
Sin esperar el final de la petición de Torway, Su Alteza, la Princesa, comenzó a contestar en un tono firme.
“Si es la razón por la que abordé el mismo barco que ustedes, responderé sin necesidad de que pregunten. A raíz del empeoramiento del estado de la guerra con Kioka, y como parte de la Familia Real, vine a conocer a las jóvenes personas que llevarán el futuro de esta nación. También para dar ánimos a los que toman el examen. No es nada más ni nada menos que eso.”
“Pero… ¿y los oficiales militares que la acompañaban…?”
“No termines la pregunta. Es obvio que se hundieron al fondo del océano junto con el barco.”
De alguna forma, había un tono de obstinación en Su Alteza Chamille, quien se había anticipado y respondido la pregunta, que no daba pie a cualquier tipo de duda. Pero si en verdad tenía una escolta, era un problema el hecho de que ellos no habían visto a nadie cerca cuando se encontraron en el barco, o cuando ella salió a cubierta. Torway guardó esas dudas en su interior por el momento.
“Y-Yo me llamo Matthew Tetdrich. Su Alteza, si me permite algunas palabras…”
Aunque su cuerpo con carnes abundantes, aferrado fuertemente a una camisa mojada, estaba temblando, Matthew tímidamente intervino en la conversación. La mirada de Su Alteza la Princesa volteó hacia él.
“Tetdrich… Ese es un linaje al que se ha confiado la Unidad Estacionaria de la Isla de Ebdorch, en la región suroeste del Imperio. He aprendido bien tu nombre. Si hay algo que quieras pedir, hazlo en este momento, Matthew Tetdrich.”
Yatori, que estaba a su lado, se admiró del resumen que sobre la familia Tetdrich había expresado Su Alteza, la Princesa, como parte de su extenso conocimiento. Por otro lado, aproximándose a ambas, el mismo Matthew, al parecer sin tiempo para notar que al fin había conocido a alguien que sabía del nombre de su familia, suavemente expresó su petición desde sus descoloridos y amoratados labios.
“S-Si su cuerpo ya está lo s-suficientemente caliente, ¿podría prescindir de la capa más externa de las ropas que la cubren, mi saco…?”
Al oír esto, Su Alteza, la Princesa, notó por primera vez que le habían cedido las prendas exteriores de todos los presentes con el propósito de calentarla. Como era de esperarse, Haro, pensando que era algo imperdonable, asustada detuvo a la jovencita que trataba de salir en ese instante
de las capas de ropa que hacían de sábanas.
“¡Kyaa…no debe salir! ¡Tanto usted como yo sólo llevamos nuestra ropa interior, ¿ve?! ¡Yatori-san, por favor, devuelve su saco a Matthew!”
Asintiendo, Yatori retiró la capa más externa de ropa y se la regreso, bien seca, a su dueño. Aprovechándose de la situación, Matthew se arropó con esa tela más gruesa para concentrarse en sus esfuerzos de no perder más calor corporal, y no dijo nada desde entonces.
“Ah, la ropa de la Princesa ya también está seca… Entonces, aunque es un poco difícil de hacer, ¿Sería bueno que nos cambiáramos de ropa?
“Si ese es su deseo, no tengo inconveniente en despedir por un momento a los varones. Bueno, aunque la tormenta sigue allá afuera.”
Ante la imagen de Yatori expresando esos crueles pensamientos con una sonrisa, el cuerpo de Matthew tembló violentamente por razones distintas al frío. Su Alteza, la Princesa, se rehusó a la proposición –que no era cosa de bromas- se separó del regazo de Haro, cubierta con demasiadas capas de ropa, con una dignidad inesperada, y se paró sobre el piso usando sus piernas por primera vez en dos días.
“Umm… no me siento enferma. Me pregunto si es porque me proporcionaron su calor.”
“Eso está muy bien; pero por favor, por el momento permanezca cerca del fuego. Bajo estas condiciones, si Su alteza pescara un resfriado o algo así, no podríamos hacer nada, ni siquiera nosotros.”
Su Alteza, la Princesa, aceptó la petición de Yatori, expresada gentilmente, pero en un tono firme. Ya que sentarse en el suelo implicaría que su parte inferior trasera se enfriara, al final se sentó nuevamente en el regazo de Haro.
Se quedaron en silencio rodeando el fuego por un rato, pero Su Alteza, la Princesa, de repente abrió los labios con una expresión como si de repente la hubiera alcanzado un rayo.
“…Es verdad. Me pregunto si, al momento que el barco se hundió, ¿la persona que me rescató cuando fui arrojada al océano, está con nosotros? No tengo duda que a todos ustedes les debo la vida, pero quiero expresar particularmente mi gratitud a esa persona. Por favor, preséntese.”
“…Por favor, espere un momento.”
Levantándose, Yatori se deslizó fuera del círculo alrededor del fuego y caminó hacia la oscuridad del fondo de la cueva. Cuando su figura desapareció, el seco y fuerte sonido de un objeto siendo pateado produjo ecos en la cueva, así como el grito que lo acompañó.
“Despierta, Ikta. Su Alteza, la Princesa, te está llamando.”
“Apúntala en mi agenda. Hacer que conozca a alguien sin la debida cita… oof…”
El mismo sonido y grito se repitió otras tres veces. Ya sea porque al fin se había dado por vencido, un joven con la mano sobando su cintura como un anciano preocupado por su dolor de espalda, desnudo de la cintura hacia arriba y llevando un espíritu de luz en su bolso, apareció frente a ellos.
“Yo soy Ikta Solork. Gracias, Su Alteza, la Princesa… ¿está de buen humor?”
“Cómo… ¿Así que había alguien más? ¿Entonces, tú eres el que…?”
“Bueno, fue al calor del momento, o debería decir, yo era la persona adecuada en el momento adecuado… ya que era el único portador de un espíritu de luz.”
Vistiéndose más formalmente con una camisa que le pasó Haro, Ikta, en un gesto completamente inapropiado, le hizo una reverencia a Su Alteza Chamille; aunque en realidad, fue sólo su reacción a la patada que le propinó Yatori.
“Ya veo. En cualquier caso, te doy las gracias, IktaSolork. Y también a tu compañero, el espíritu de luz-dono. Una vez que regresemos a salvo a la capital, haré arreglos para que sus valientes acciones sean recompensadas.”
Kusu levantó la cabeza desde el bolso; sin embargo, Ikta se había sentado con las piernas cruzadas en ese momento.
“Entonces, lo mejor es que usted pueda regresar a salvo, ¿no es así…? De alguna manera…”
“Ikta, deja de hablar de una forma que pueda despertar preocupaciones sin sentido.”
Yatori le advirtió en voz baja. Sin embargo, las preocupaciones de sus compañeros ya se habían despertado.
“¿Quieres decir que existe la posibilidad de que no podamos regresar?”
“Para nosotros, que no sabemos a ciencia cierta dónde está este lugar, sí que la hay. Tuvimos la fortuna de que la deriva nos trajera a la costa aún vivos; pero aun así, fuimos arrastrados por dos días en medio de una tormenta… aunque durante el viaje, pude ver que el sol se elevaba en la parte frontal derecha del curso del bote; así que sé que fuimos arrastrados hacia el noreste.”
El tono de Ikta era despreocupado, pero nada de lo que decía era suavizado con algún tono de optimismo. Cuando Su Alteza, la Princesa, se quedó callada, Torway se levantó para cambiar la atmósfera, la cual se había vuelto extremadamente pesada.
“Parece que el sonido de la lluvia se ha debilitado. Necesitamos confirmar la situación de nuestra ubicación actual, y si eso significa que debemos ir a explorar afuera, quizás deberíamos ir ya mismo. Ik-kun; si gustas, ¿podemos ir juntos?”
“Ese apodo… En verdad no aprendes.”
Incluso mientras refunfuñaba, Ikta se levantó con sorprendente obediencia. Con sus respectivos espíritus guardados en sus bolsos, y después de que Torway tomó una bolsa adicional, los dos se dirigieron a la salida de la cueva.
Al parecer aún era temprano en la mañana, ya que el cielo ya estaba aclarando y la tormenta se había convertido en una leve llovizna. Haciendo a un lado muchas ramas, Ikta y Torway se abrieron paso por una región selvática sin senderos que se extendía a un lado de la playa. Mientras caminaban, sostuvieron una leve conversación.
“Gracias por venir conmigo. Para ser honesto, me preguntaba si Ik-kun consideraría que todo esto era demasiada molestia.”
“Ya que Matthew estaba en ese estado de salud, y las chicas son necesarias para protección de la Princesa, la alineación estaba decidida por simple eliminación ¿cierto? Cuando puedo holgazanear, lo hago; pero si llega el momento que si holgazaneo me muero, entonces prefiero trabajar.”
Era un argumento retorcido, pero a Torway no le desagradaba el carácter de Ikta.
“Entonces, sobre Su Alteza, la Princesa… Ik-kun, ¿qué piensas…?”
“Incluso si hay puntos sospechosos, creo que es mejor no hacer ninguna investigación rara. En el mejor de los casos, te verás envuelto en una situación desagradable.”
“Aw, justo al meollo del asunto. Cuando hablas conmigo, ¿no empleas el sentido del humor?”
“Definitivamente que cambio mi switch. Incluso si yo soy el boke, Yatori (4) no está aquí en este momento… Ah, encontré algo bueno.”
Ikta, habiendo encontrado un objeto semejante a una fruta colgando de una enredadera, la arrancó y se la arrojó a Torway. Mientras mordía su ración, le explicó:
“Es la trampa de insectos de la planta-cántaro. Cuando madura y la utiliza para atrapar insectos, ya no sirve; pero antes de que la boca se abra, el líquido en su interior se puede usar para beber. Es sorprendentemente dulce, así que pruébalo.”
“Ah, realmente lo es. Es ácido y delicioso.”
“Pon algunas en tu saco. Nos servirá de algo mientras encontramos comida real.”
Incapaces de llevarse algo a la boca además del agua que producía el espíritu de agua de Haro, todos en la cueva se sentían atormentados por el hambre. Torway alegremente bajó el saco que traía en la espalda, arrancó las trampas de insectos a su alcance, y comenzó a llenarlo.
“Pero Matthew y tú son personas que merecen mi admiración, ya que incluso cuando la nave se estaba hundiendo, cargaron con esas pesadas cosas con todo cuidado.”
A lo que Ikta se refería era a un objeto como un arma, de acero, dentro del saco en que Torway prudentemente ocultaba su existencia. Disparar bolas de plomo por medio de la presión producida por la bomba dentro del “túnel de viento” en el abdomen de su compañero, el espíritu de viento, era el arma principal de los soldados hoy en día. Por decirlo así, era un rifle operado por aire.
“¡Ja-ja, yo lo considero poca cosa, pero supongo que pensé que la posibilidad de ser una carga y deshacerme de él podría esperar hasta que abordáramos el bote salvavidas. Ya que para mí, un aspirante a la División de Rifles de Aire, es lo más importante después de la vida de mis aliados y sus compañeros.”(5)
“Aunque sería bueno que no nos enfrentáramos a circunstancias donde tuviera que usarlo. De cualquier modo, estoy hambriento.”
Arrojando las trampas de insectos cuyo contenido había sido consumido, Ikta y Torway apuraron la marcha escuchando un coro de insectos en su interior. Mientras consultaban una brújula, para moverse en línea recta y no perderse, salieron a una llanura de pastos que interrumpía la selva, después de unos 15 minutos.
“Estamos jodidos…”
Mientras se aclaraba su campo de visión, Ikta inspeccionó la zona y luego emitió la primera queja que llegó a sus labios. Llegando poco después, Torway, observando el mismo panorama, se quedó sin palabras.
No había nada sorprendente en lo que se refiere al terreno. Extendiéndose de este a oeste, un campo abierto con algunas ondulaciones se extendía sin interrupciones. Sin embargo, atravesada en la ruta al oeste, la cual se supone que es la que debían seguir para regresar, además de las colinas y montañas, “algo más” se erguía como un obstáculo adicional.
“No es posible… digo, ese es el lado oeste… no importa cuánto nos haya arrastrado la corriente, esto es…”
Incluso Torway, que había guardado una compostura que rivalizaba con la de Yatori hasta ahora, esta vez no pudo suprimir un temblor en su voz. Extendiéndose ante su vista había cercas de alambre de púas corriendo perpendicularmente a la línea de la costa, dividiendo el campo en dos; y entre las cercas, separadas a distancias fijas y punteando el área de una en una, se veían torretas de vigilancia. En las más cercanas incluso se podían ver las figuras de los soldados haciendo sus rondas.
“De alguna forma, no se ve como una espejismo. Aquí estamos viendo el “lado oeste” de la frontera “este” del Imperio de Katjvarna; lo que básicamente significa…”
En cualquier caso, para no ser descubiertos por los soldados en guardia, los dos se ocultaron en las sombras de los árboles. Primero tronó la lengua tres veces; Luego exhaló un largo suspiro generosamente mezclado con resignación hasta estar satisfecho, y…
“Este sitio ya es territorio de la República de Kioka… es una lástima, pero parece que hemos caído al infierno por una diferencia de un pelo.”
Ikta Solork describió una realidad similar a sus pesadillas personales con una metáfora simple y directa.
Debido a lo reportado por Ikta y Torway a su regreso a la cueva, la atmósfera en su interior, lejos de aligerarse, se convirtió en una carga y una presión similar al plomo.
“Este… pensar que fuimos arrastrados hasta el otro lado de la frontera nacional…”
Murmuró Haro con un rostro pálido. Matthew, que al fin había podido calentar su cuerpo, también dejó escapar un grito.
“¡Maldición!… ¿Cómo pudo pasar esto? Justo cuando pensé que ya la habíamos librado…”
Sin importar si resultara bueno o malo, las palabras de Matthew expresaron los sentimientos reales de todos. Incluso la gran Yatori guardaba silencio, como si necesitara repensar sus palabras de aliento. Antes de eso, Ikta hizo un recuento de las circunstancias.
“Ya que salieron así las cosas, las opciones que podemos seleccionar para nuestras acciones son limitadas. Así que antes que nada, en lo que se refiere a ese punto, creo que sería bueno de nuestra parte establecer una meta en común.”
Sin esperar por una respuesta, Ikta levantó el dedo índice de ambas manos derecha e izquierda, y los mantuvo en alto para que todos pudieran verlos.
“La primera, es rendirnos al Ejército de Kioka y solicitar que nos reciban como prisioneros de guerra. Bueno, por lo menos, es relativamente confiable.”
Un silencio pesado llenó el atiborrado espacio. Ninguna persona entre ellos parecía atraída por esa opción.
“La segunda, cruzar la frontera y regresar al Imperio por nuestro propios medios. Eso sería todo un reto, ¿no?”
Hablar es fácil. Al considerar las dificultades para ponerlo en acción, ninguno pudo apoyar con entusiasmo esa idea.
Después de una pausa considerable para considerarlo, y comenzando a hablar tímidamente, Matthew comentó:
“S-Si nos volvemos prisioneros de guerra, con el tratado suscrito, nuestra seguridad está garantizada. Claro que nos encerrarían, pero si esperamos un tiempo, ¿no podríamos regresar al Imperio en un intercambio de prisioneros…?”
En vez de ser una observación con base en una realidad, era más un buen deseo. Yatori lo descartó completamente.
“Aun así, eso es ser demasiado optimista, ¿no? Creo que aunque haya aquí personas que no saben su valor real, pero por el momento, todos somos cadetes de la escuela de Oficiales Militares de Alto Rango, sobre nuestros hombros está el futuro de la Armada Imperial, ¿cierto? Sólo esa razón es suficiente para que Kioka no desee regresarnos… Pero aun dejando de lado ese punto, y esto es algo que me incluye, entre nosotros hay demasiadas personas que podrían servir como material para un intercambio diplomático.”
“Eso es cierto, ¿no lo creen? Sin mencionar a Su Alteza, la Princesa, aquí está Yatori-san, una descendiente de la familia Igsem; y yo, un descendiente de la familia Remeon… bajo cualquier circunstancia, se fijaría un precio muy alto para nosotros como prisioneros. Digamos por ahora que pudiéramos volver, ¿cuál sería el rescate exigido?”
“¡Por Dios!, la gente cuya vida vale demasiado realmente apesta, ¿no es así? Ni siquiera podemos asegurar nuestros propios intereses como quisiéramos.”
Nadie tuvo la compostura de responderle a Ikta por el comentario cínico que acababa de expresar con una expresión de desagrado.
“Bueno, eso lo resume, mi amigo Matthew. Incluso si nos volvemos prisioneros de guerra en este sitio, no nos regresarán tan fácilmente a nuestro país (6), y digamos que nos regresan, el precio a pagar sería muy alto por nosotros. Y puedes imaginar lo insignificantes que nos sentiríamos una vez que regresáramos a nuestra patria… Bueno, adicionalmente, si llegamos a elegir esta opción (7), sólo podemos esperar que la gente de Kioka no descubra la fama de la familia Tetdrich, ¿verdad?”
Llegado a este punto, no había forma de negar la aspereza del sarcasmo de las palabras de Ikta. Matthew se cubrió el rostro y se lamentó, pero al momento siguiente, un rugido atravesó la cueva como si quisiera alejar todas las preocupaciones.
“¡Prisioneros de guerra o algo así!… ¡Esto no es una broma!”
Su Alteza, la Princesa Chamille, logrando levantarse con todo su vigor, gritó con una mirada tan amenazadora como para sacar chispas del fuego. A pesar de que todas las miradas cayeron sobre ella, aun así no bajó el tono.
“¡No hay tiempo de estar varados en un lugar como este! ¡Y-Yo debo regresar tan pronto como sea posible! ¡Olvídense de los guardias—crucen la frontera usando cuanto medio sea necesario! ¡Escuchen bien, en caso de que tengamos éxito, cualquier recompen-mmph!”
En ese momento, y con extrema falta de etiqueta, dos dedos presionaron los labios de la exaltada princesa. Mientras los otros actores miraban estupefactos, Ikta miraba con desprecio a la noble frente a él, con una horrible y fría expresión.
“Guarde silencio, Princesa. No importa si hace un berrinche o que ofrezca una recompensa extravagante frente a nuestras narices, eso no hará posible lo imposible. Ese grado de razonamiento es algo que me gustaría que aprendiera de la historia, es decir, de nuestra historia (8) de repetir las mismas cosas de una forma enfermiza.”
“¡¿C-Cómo…?!”
Habiendo sido señalado como el que le había salvado la vida, la princesa había dejado pasar la rudeza y desparpajo de Ikta hasta ahora; pero aun así, se quedó sin palabras ante esta acción. Ya que esto había escalado más allá de lo que podía manejar, no sabía qué decir en respuesta. Al final, no hubo necesidad que dijera nada, ya que Yatori se interpuso entre ambos, torció hacia arriba el brazo de Ikta, y arrojó su cuerpo al piso sin ninguna ceremonia.
“Su Alteza, este sujeto ha cometido una irreverencia grave. Le doy mi palabra de que no volverá a hablar de esa forma una segunda vez; así que esta vez, ojalá pudiera tener misericordia, considerando el servicio que este sujeto le prestó cuando el barco se hundía.”
Aunque estaba usando suficiente presión como para que los huesos crujieran y las coyunturas produjeran un sonido desagradable, Yatori suplicó por el perdón Real con una voz inexpresiva- Ante este poder tan terrorífico, la Princesa olvidó su furia y sólo pudo sacudir verticalmente la cabeza.
“E-Está bien… Lo cierto es que, parece que yo también perdí la compostura…”
Ikta, habiendo recibido el perdón, finalmente fue liberado de esa técnica de defensa. Se levantó sin quejarse ni una vez, pero se sujetaba el hombro lastimado y parecía soportar un dolor considerable.
“Ya has reflexionado, ¿no es así? Una vez que hayas agradecido la generosidad de Su Alteza, sal a enfriar tu cabeza por un rato.”
“Entendido.”
Dejando una respuesta que no sugería que hubiera reflexionado en lo absoluto, Ikta abandonó la cueva junto a Kusu. Cuando su figura se perdió afuera, Yatori se volvió hacia los restantes e hizo una proposición simple.
“Cualquier elección que hagamos, no tiene caso si no estamos en nuestros cabales. Es imposible tratar de tener una conversación constructiva si estamos hambrientos. Por ahora, ¿qué tal si nuestra prioridad es nuestra supervivencia inmediata, y buscamos comida?”
“Sí, aprobado. Si podemos llenar el estómago, seguro que alguna buena idea se nos vendrá a la mente.”
Después de Torway, Haro y Matthew también estuvieron de acuerdo. La última que quedaba, Su Alteza, la Princesa Chamille, con los intensos ojos de la chica de la feroz cabellera frente a ella, no tuvo otra opción que asentir.
Habiendo sido despedido de la cueva, Ikta comenzó a buscar comida para calmar su hambre, sin necesidad de que alguien más se lo sugiriera. Aunque su fachada era algo retorcida, en realidad sólo se movía de acuerdo a los tres deseos principales, así que su comportamiento era fácil de prever.
“Hmm… los frutos de la palma cohune son difíciles de cosechar sin la herramienta adecuada…”
Las palmeras, bien cargadas de frutos, crecían por todos lados; pero las dejó de lado y comenzó a buscar en el suelo. Cuando fijó la vista con intensidad en la húmeda vegetación, las criaturas del bosque, percibiendo la mañana, comenzaban a moverse.
“Ah, una serpiente por aquí… por favor, conviértete en comida para mi plato, ¿sí?… ¡Wah, eres muy grande!…¡¿A-Así que eres una pitón-sama?! N-No, lo siento, no dije nada…”
Vigilado de cerca por la presa de un tamaño inesperado, Ikta se retiró derrotado, ya que no tenía las agallas para enfrentar a una serpiente de tres metros. No consideraba muy a la moda llevar una serpiente enrollada alrededor del cuello.
“En casos como este, debería seguir las reglas sin piedad de la madre naturaleza, y apuntar a los débiles en vez de a los más grandes… ¡Oh, encontré un saltamontes! Bien, si lo frío para comerlo, tendrá un buen aroma.”
“Eso estaría bien para nosotros; sin embargo, comer insectos es una cocina de clase baja, así que Su Alteza, la Princesa, de seguro lo rechazará.”
Mientras seguía cazando saltamontes a gatas, la voz de su amiga, que no hace mucho torcía su brazo hasta el límite sin misericordia, llegó desde sus espaldas. Ikta siguió con su recolección sin voltear, pero Yatori siguió hablando sin prestar atención.
“Ese comportamiento de antes no es típico de ti. Aunque derrocha sarcasmo tan fácilmente como respira, el nunca tomarse algo en serio es lo normal en Ikta Solork, ¿no es así?”
“En lugar se ser siempre consistente, es más encantador para un personaje el mostrarse agitado de vez en vez.”
“Incluso si ese fuera el caso, no podemos exponer tu carácter verdadero aquí, ¿no crees? Mostrarte tomando acciones sólidas y con compostura durante la presión de un estado de emergencia, no hay otra apariencia más efectiva que esa, ¿sabes?”
Extrañamente, el intercambio de palabras que lidereaba Yatori terminó con esto. Ahí, con un montón de saltamontes en una mano y dando la espalda a su compañera, Ikta comenzó a hablar con entusiasmo.
“Aún de este modo, estoy reflexionando, ¿ves? Tengo el conocimiento de que ella es parte de la nobleza, pero no creí que alguien haciendo un barullo frente a mí me haría sentir tan ofendido.”
“Eso fue lo que pensé… ¿Así que no puedes perdonar a una persona de la clase gobernante cuando se porta de forma poco intelectual?”
“Incluso cuando debí darme por vencido desde hace tiempo, ya que sé que no pasará nada aun cuando no me guste.”
Ikta soltó un suspiro de auto-desprecio. Yatori abrió su boca después de pensar un poco en lo que iba a decir.
“Esta es una forma algo irreverente de decirlo, pero el comportamiento de Su Alteza Chamille, -antes de sugerir que la familia real es de esta forma o de esta otra- es el apropiado para su edad. No, sólo el no haber soltado el llanto bajo estas circunstancias es más que encomiable, ¿no piensas así?”
“Sí, eso es. Que alguien como yo pueda decir que habló con alguien de la nobleza, es lo mejor para dos terceras partes de mí… Ah, por cierto, si lo traes, ¿me prestas tu cuchillo?”
Mientras Ikta se volteaba hábilmente mientras estaba agachado, Yatori, que permanecía a su lado, había cargado con sus armas y equipo sin afectar en lo más mínimo sus ropas. Portaba un sable en su cadera derecha, y en la izquierda, una daga auxiliar.
Esta era la habilidad de espadachín a dos manos que se había convertido en la famosa rivalidad entre “Los Igsem de la espada” y “Los Remeon de las balas”. Lo que el rifle de aire era para Torway, estas espadas eran para ella lo más precioso después de su vida; el objeto de su orgullo.
“Si mellas la hoja, te mataré.”
Aun así, Yatori desprendió con facilidad de su cintura la daga que era la mitad de ese orgullo, y se la tendió a Ikta. Por supuesto que ella no haría lo mismo con cualquiera, sin embargo, respecto a la fuerza de su relación de mutua confianza, había partes que a veces superaban la comprensión de las personas.
“Así que ya todos están reunidos. Muy bien, por favor, reporten lo que hayan cosechado.”
Cuando el sol llegó justo encima de sus cabezas, las seis personas se reunieron a la entrada de la cueva y mostraron los resultados de su búsqueda de comida. Plantas y animales de forma y color apetitosos se alinearon en el pasto.
“Umm, ya que no soy bueno cazando presas en movimiento, traté de reunir comida concentrándome en frutos y hongos. Para los hongos, enfocándome en los del tipo boletales, conseguí muchos de los más sabrosos; pero las frutas fueron algo más de problema… Al principio, pensé que encontraría plátanos o papayas, pero en realidad, esto fue lo único que pude encontrar.”
Dijo Haro, con una sonrisa con cierta amargura, señalando a unos frutos parecidos a unos pimientos color naranja. Parecía haber suficientes para todos, y el color tan vibrante en verdad que los hacía lucir deliciosos. Su Alteza, la Princesa, mostrando interés, tomó uno de la pila y lo miró con cuidado.
“¿Qué clase de fruta es esta? No la había visto antes…”
“Ahh, es caju, ¿verdad? Bueno, en vez de ser incomestible, ¿no es cien veces más adecuada? Después de todo, son carbohidratos preciosos…”
Todos, con excepción de la princesa, compartieron una sonrisa forzada. Ante su expresión desconcertada, Haro le dio una explicación.
“Princesa, usted ya ha comido nuez de la India, ¿verdad? Son parte de la semilla de esta fruta.”
“Oh, nuez de la India, Si tal es el caso, parece que tienes ciertas expectativas sobre su sabor.”
Sin decir mucho, Haro tan sólo sugirió: “Dé una mordida.”
La princesa hizo lo indicado, llevando la fruta anaranjada a su boca; frunció el ceño y se pudo rígida al momento en que sus dientes mordieron la superficie. Su boca quedó libre después de unos 30 segundos, luego de tener ciertas dificultades para dar la mordida.
“¿Qué le parece, Princesa?”
“Está dura… viscosa… grasosa… y un poco dulce.”
A pesar de ser simple, la descripción dio en el blanco. Sintiendo por primera vez que la atmósfera general se relajaba un poco, aunque el humor aún no cambiaba por completo, Torway tomó su turno.
“Bueno, creo que me toca. Preparación simple además de un buen sabor, así es el cangrejo cocotero. Pero sólo pude atrapar dos, ya que es mediodía.”
Dos enormes criaturas, que recordaban a los cangrejos ermitaños, estaban acomodados lado a lado en el pasto. Todos exclamaron voces de admiración, ya que los cangrejos cocoteros se escondían en sus madrigueras durante el día. Para poder atraparlos, era necesario encontrar la entrada de sus madrigueras y desenterrarlos, lo cual no era para nada fácil.
“A mitad del día, y en tan poco tiempo… ¿y dos especímenes de este tamaño? No lo hiciste nada mal…”
Yatori observaba a Torway con ojos ardientes, pero la persona en cuestión, avergonzado por la mirada de Yatori, desviaba los ojos y rascaba constantemente su rostro. Eran dos personas en sintonías completamente diferentes.
“Con eso, yo sigo… Aunque fue una buena pelea, pienso tomar responsabilidad, como la que propuso esto en primer lugar.”
Dando esa introducción con una amplia sonrisa, Yatori caminó hasta un arbusto cercano y regresó arrastrando su presa, la cual había ocultado para sorprender a todos.
Gritos de alegría se elevaron de inmediato.
“¡Eeeh! ¡¿Es un jabalí?! ¡No puede ser!, ¿cómo pudo una sola persona…?”
“Un golpe de espada en la base del cuello… miren, es la única herida. Pero aparte de todo esto, ¿en verdad usaste esa espada para…?”
Yatori, consciente de las miradas de asombro que caían sobre ella, sacó el pecho con orgullo. Para ella, que sabía que estaba en una categoría aparte desde un principio, cuando recibía esas dos cosas, admiración y respeto, entre más recibía mayor era su inapreciable recompensa.
“…Sigo yo, ¿verdad? Como era de esperar…”
A simple vista, Matthew tenía el ánimo por los suelos. Al ver lo que había reunido, no había dudas del porqué de ello.
“Aunque a mí también se me ocurrió… ¿qué es esto? Tres cocos pequeños, eso está bien, pero la cáscara está rota y el líquido de su interior se derramó, ¿no es así? Me pregunto qué método de cosecha usaste para que terminaran así.”
“Cuando traté de recoger los cocos, estaban en un sitio más alto de lo que suponía. Ya que no cayeron cuando les arrojé piedras, pensé que si les disparaba…”
Su compañero, el espíritu de viento Tsuu, volteó a ver a Matthew desde el bolso en su cintura, con ansiedad en sus ojos. Aunque nadie dijo nada, esa mirada y el rifle de aire que colgaba a su espalda delató toda la historia de su fracaso.
“Mi amigo Matthew, toda herramienta tiene sus aplicaciones. No puedes usar tu rifle como solución para todo, ¿ves? Esa forma de disparar sin pensar, sin razonamiento alguno detrás, es algo que sólo se hace en países atrasados.”
“¡T-Tú eres el último de quien quiero escuchar algo así! ¿No te fue a ti peor que a mí?”
Fue una broma riesgosa la que escapó de los labios de Ikta, pero antes de que alguien lo notara, el grito de Matthew cambió el objetivo de la conversación. Varias miradas frías cayeron sobre la cosecha de Ikta, que se apilaba a sus pies.
“Cigarras, saltamontes, escarabajos cornudos, escarabajos de agua, insectos acuáticos gigantes, toda clase de orugas… Cómo decirlo, es todo un conjunto de animales salvajes, ¿no es así?”
“B-Bueno, los insectos son una de las fuentes de proteínas más convenientes, ¿no lo creen?”
“¿Y las ranas? Incluso pensaste en la conservación y la pusiste a secar… ¿puedo dar mi evaluación?”
A pesar de que Ikta recibió una evaluación muy generosa, la persona en cuestión silbaba sin tocar su cosecha. Su Alteza, la Princesa, mirando la comida reunida, perdió algo de color en su rostro y tímidamente preguntó:
“¿Tú comes esto? Eso es… cómo puedo decirlo… ¿De verdad son insectos?”
“Por supuesto que los como. Aunque es mi opinión personal, los insectos gigantes de agua son tan desagradables que preferiría morir.”
“¡Hey, aquí es cuando deberías suavizar las cosas! Su Alteza, Princesa; cálmese por favor, No necesita tocar esos insectos, ya que hay variedad en la comida que obtuvimos.”
Su Alteza, la Princesa, exhaló un suspiro de alivio. Poniendo los ingredientes reunidos frente a ella, y enrollando sus mangas, Haro se mostró animada.
“Ahora sí, ¿nos ponemos a preparar la comida? Pero aunque diga eso, ya que no tenemos ollas, lo único que podemos hacer es asarlos. Si uso hojas y barro con cuidado, me pregunto si puedo construir algo así como un recipiente para cocer al vapor…”
“Dejando aparte lo que nos podamos comer ahora, me gustaría ahumar la carne del jabalí; pero producir una cantidad considerable de humo no es deseable. Matthew, Torway, ¿pueden hacer que sus compañeros absorban el humo?”
Cuando la tarea de cocinar comenzó bajo la guía de Haro y Yatori, un aroma agradable de inmediato se extendió por toda la cueva.
Los resultados obtenidos por Haro, a quien se había confiado lo principal de la cocina, fueron sorprendentemente buenos; y cuando el sol comenzó a bajar, todos pudieron tomar un almuerzo tardío. Con la sensación de que volvían a la vida, las seis personas llevaron a sus bocas la primera comida decente en más de dos días.
“La carne está deliciosa. Ni siquiera le pusiste ningún sazonador, pero cuando la muerdo, desprende un sabor fuerte…”
“Los hongos y los cangrejos al vapor también están muy buenos. Si tuviera alguna queja, es por la falta de algo de sal.”
“Si hierves agua de mar, la puedes obtener fácilmente, pero si bajamos a la orilla, ahí se tiene una vista casi sin obstáculos. Sería muy malo que nos descubrieran los soldados de Kioka que vigilan la frontera, así que supongo que nos conformaremos con el sabor puro de los alimentos.”
Rodeando los componentes del menú, que se extendían sobre hojas en el suelo, continuaron con su armoniosa comida dentro de sus limitaciones. Después de un tiempo, Matthew, quien había recobrado su energía con la comida, comenzó a expresar un punto de vista positivo, a pesar de sus fallas hasta el momento.
“He estado pensando todo este tiempo; ya que aquí tenemos a dos usuarios de rifles de aire, ¿no sería posible cruzar la frontera por nuestros propios medios? Pienso que en algún punto de la frontera debe haber algún sitio con poco personal de guardia…”
“Te vuelves algo presuntuoso cuando tienes el estómago lleno, ¿no lo crees? Sin embargo, luego de escuchar lo que dijo Ikta… quizás Kioka esté concentrando su ruta de avance contra el imperio en esa zona, ya que sus defensas se ven muy fuertes. Incluso si caminamos por la frontera de la nación buscando un sitio con menos vigilancia, creo que las posibilidades son de 10 a 1 de que nos descubran durante el trayecto.”
Matthew, después de recibir la crítica implacable de Yatori, cruzó sus brazos y comenzó a murmurar. Junto a él, Ikta introdujo un comentario mientras llevaba saltamontes asados a su boca.
“No podemos tomar a la ligera el cruce de la frontera nacional. La oportunidad de triunfar sólo se da si se tiene asistencia tanto de este lado como del otro de la línea, y nosotros no tenemos a alguien así. Aunque lo más rápido y preferible sería sobornar a un guardia, pensando en bienes que puedan ser convertidos en dinero entre nuestras pertenencias…”
La mirada de Ikta se dirigió a la mano de Su Alteza, la Princesa, extendida hacia la carne del cangrejo cocotero; o para ser exacto, al anillo que portaba. Hablando de valor absoluto, eso sería suficiente, pero aun así, sugerirlo era demasiado.
“Creo que sería muy arriesgado tratar de sobornar a un soldado de Kioka con un anillo ostentosamente grabado con el sello de la Familia Real. En tal caso, sería más realista vender las espadas de Yatori; aunque su construcción es poco elaborada, las hojas son de excelente calidad, ¿no?”
“Oh, que ojo tan experto. ¿A quién le permitieron preparar una rana usando esa hoja tan afilada, me pregunto?”
“La misma que usaste para matar al jabalí, ¿no? Su espada es la vida para un espadachín.”
Dijo Ikta hipócritamente; pero en todo caso, eso no cambiaba el hecho de que era insuficiente como material para un soborno.
Mientras caía una pesada pausa mientras todos pensaban en el asunto, Su Alteza, la Princesa, que había permanecido en silencio hasta ahora, abrió su boca por primera vez.
“Ya sea que crucemos la frontera por nuestros propios medios, o que nos conformemos con ser prisioneros de guerra; todos se han expresado con conocimiento en este tiempo; y cuando surja algún plan con el cual tengamos cierta oportunidad de éxito, e incluso si nada de eso surge, quiero tomar la decisión apropiada… La realidad es que nada cambiará, sin importar todo lo que pueda gritar. Confío en el buen juicio de todos, en su poder y su efectividad.”
Escuchando sus palabras, todos los demás miraron a la Princesa con una expresión de admiración. Ikta se lamentó de sus palabras tan rudas, pero al parecer, habían sido escuchadas y habían traído cierto grado de reflexión. En todo caso, que ella estuviera dispuesta a ceder en ese pequeño grado era algo deseable, ya que, siendo objetivos, sin importar lo irrazonables que pudieran ser las demandas expresadas por Su Alteza, la Princesa, ellos tenían la obligación de obedecer.
“Como dijo Su Alteza, no necesitamos apurarnos en esa decisión ¿cierto? Podemos tomarlo con algo de calma, aunque no debamos descuidarnos. Puesto que no nos pueden encontrar fácilmente aquí, y ya que no hay mucha dificultad en sobrevivir en este ambiente, creo que está bien que nos tomemos uno o dos días para pensarlo.”
Todos estuvieron de acuerdo con Yatori, y por el momento, se concedieron un plazo de gracia.
Pronto terminaron de comer, en medio de una atmósfera tranquila de una forma u otra. Después de que todos hubieron recobrado su energía y vigor, salieron al exterior para pasar algo de tiempo y trabajar para asegurar su espacio vital. Pero en el caso de alguien en particular, sin ninguna experiencia o conocimiento de sobrevivencia, una persona sólo podía juguetear con sus pulgares…
“Yatori, ¿para qué se usa eso?”
Mientras iba y venía de la cueva sin oficio, Su Alteza, la Princesa Chamille, habló con su compañera, quien continuó con su labor manual en silencio. Sin detener sus manos mientras realizaba su labor, Yatori apenas volteó a ver a su acompañante. Su compañero, el espíritu de fuego Shia, también la volteó a ver indiferentemente desde el bolso en su cadera.
“Sí, Su Alteza. Estoy haciendo una alarma simple usando nueces y cuerdas. Si tendemos esto en nuestros alrededores, cuando alguien se acerque, las nueces del árbol que crece a la entrada de la cueva harán ruido, alertándonos.”
La respuesta de Yatori fue seca y fluida, como la de un soldado. Cuando la princesa trató de decir “¿hay algo en lo que pueda ayudar?”, ella ya había terminado su trabajo y se levantó vigorosamente.
“Entonces, voy a instalar este artilugio y luego regreso. Me disculpo se le resulta algo inconveniente, pero por favor, no se aleje más allá del rango visible desde la cueva.”
Confirmando la aceptación de su compañera, Yatori se dio la vuelta y desapareció entre los árboles. Su Alteza, la Princesa, sin tener otra cosa que hacer, se acercó a Haro, la única persona restante del mismo género.
“Haro, ¿qué es lo que haces?”
“Ah, Princesa… Umm, ahora estoy haciendo una pasta medicinal contra heridas leves con algunas plantas. Si uno es cuidadoso, puede evitar lastimarse, pero no se puede hacer gran cosa contra las picaduras de insectos.”
Sobre una piedra con una depresión en su centro, que debía haber elegido como sustituto a un recipiente, Haro molía hojas, raíces y cosas por el estilo. Su compañero, el espíritu de agua Miru, estaba sentado al borde de la piedra, y ocasionalmente vertía un poco de agua desde el “surtidor de agua” en su pecho, ayudando a Haro a hacer una pasta suave.
“¿Hay algo en que te pueda ayudar?”
“Huh, no, no… Eso es… digo, ¡pedirle su ayuda, Princesa! ¡Por favor, descanse un poco!”
“Y-Ya veo.”
En vista de la respuesta de Haro, que sacudía con fuerza la cabeza de forma horizontal, Su Alteza, la Princesa, sin experiencia ni conocimiento a su alcance, se retiró incapaz de decir nada. “Algo que yo pueda hacer…” mientras pensaba en ello, desvió su mirada hacia otro punto.
“Oye, Torway… ese rifle de aire, ¿no tiene el cañón demasiado largo?”
“Umm… es porque quiero apuntar con precisión desde la mayor distancia posible, y no puedo hacerlo con algo más corto, sin importar cuánto lo intente. Aunque si fuera un soldado de línea, que tiene que disparar mientras hacen una carga, como Maa-kun, entonces uno más corto sería mejor, como usted piensa.”
Mientras tanto, Tsuu y Safi, los dos espíritus de viento, absorbían el humo y enviaban aire fresco, controlando el fuego. A su lado, Matthew y Torway empuñaban sus rifles de aire.
“Mmm…”
Incluso aquí, ella pensó que no encajaba en ese sitio. Después de dudarlo mucho, con reluctancia escogió a Ikta, quien estaba sentado un poco alejado de la entrada de la cueva.
“Solork, si estás haciendo algo, ¿puedo ayudarte en ello?”
El hecho de hablarle usando su apellido y no su nombre era reflejo de su complejo estado mental; pero entonces, la persona en cuestión, sin aparentar darse cuenta de ello, continuó con su trabajo manual sin mirar hacia los lados.
“Nn… ¿me daría una mano? Estoy tejiendo estas lianas de esta forma.”
Al mirar hacia sus manos, vio que estaba trenzando varias lianas juntas, haciendo una especie de tejido basto. Concluyendo que podría ser una trampa para animales o algo así, Su Alteza, la Princesa, aprendiendo por imitación se unió al trabajo.
“Sí, sí, de esa forma. En realidad, no hay razón para hacerlo bonito.”
“Ya veo, entendido.”
Era su primera experiencia haciendo algo con sus propias manos, pero una vez que comprendió el truco, la tarea no era difícil. Mientras movía sus manos en el objeto en silencio y sin ninguna conversación, la Princesa con frecuencia volteaba a ver de reojo la cara de Ikta.
“Es un tipo muy distraído”, pensó al principio. Considerando sus rudos comentarios de hace rato, y el que me deje ayudarlo con su trabajo de forma tan natural, la hizo preguntarse si él no diferenciaba en lo absoluto entre clases sociales.
“Sus manos dejaron de moverse.”
Para acabar, lo franco de un recordatorio así. La princesa, sin avergonzarse, con energía entrelazó las lianas. Después de unos 10 minutos, su trabajo tan entusiasta rindió sus frutos, y lo que ambos construían quedó finalizado.
“Solork, ¿qué es esto? No parece ser lo suficientemente grande para usarlo como red…”
“Esa algo esencial para un estilo de vida humano, mucho más que una red. ¿Quiere intentar usarla?”
Diciendo eso mientras se paraba, Ikta despejó un espacio adecuado, eligiendo dos árboles ligeramente separados, y extendió las lianas tejidas entre ellos, como una telaraña. Mirando el fruto de su trabajo, asintió con satisfacción.
“Está bastante bien hecha… Bueno, puede subir.”
“Subir… aunque digas eso, pero…”
Podía aceptar que la apuraran, pero en esta situación no había nada que hacer, ya que Su Alteza, la Princesa, no tenía idea de para qué se usaba ese objeto. Mientras permanecía allí, con una expresión de extrañeza en el rostro, Ikta tomó la iniciativa y se colocó detrás de ella.
“Levante un poco las caderas… Esto se usa así, ¿ve?”
Él puso ágilmente su cadera sobre las lianas, y usándolas como punto de giro, hizo rotar su cuerpo hacia un costado, dejando que se meciera entre los dos árboles.
Mirando su figura recostada, Su Alteza, la Princesa, finalmente se percató de para qué se usaba el objeto; pensó en el tiempo y el trabajo empleado en ello, y encogió los hombros.
“Es una cama, ¿verdad?”
“Es lo que llaman “el lecho del marino”, como quien dice, una hamaca (9). Cuando uno se acostumbra, es muy cómoda.”
Dijo Ikta mientras se bajaba, moviéndose de forma inversa a como se había subido. Ikta le recomendó a Su Alteza usar el –como lo había descrito- “objeto esencial para un estilo de vida humano” por segunda vez. La Princesa, siendo una princesa, y considerando esto como una retribución por el trabajo manual invertido, de forma tímida puso sus caderas sobre la hamaca.
“Bien, bien. Ahora estire su cuerpo usando las caderas como un eje de giro… Oh, wow; pudo subirse perfectamente y sin problemas, ¿no es así?”
Ikta aplaudió a la Princesa, que de alguna forma había podido subirse y recostarse. Ella se sentía algo ridícula, pero al experimentar el balanceo de la hamaca por primera vez, no tuvo tiempo de decir algo al respecto.
“Y pensar que los primerizos a veces se caen cuando tratan de subirse. Su Alteza es muy talentosa.”
“¿Estabas esperando que me volteara justo ahora? P-Pero creo que esto no es de mi agrado… mejor dicho, tengo miedo de caerme. No puedo creer que haya gente que pueda dormir en algo como esto.”
“No esté tan nerviosa, por favor, relájese y adopte la posición más estable posible. En vez de tender hojas sobre el duro suelo para dormir, creo que aceptará que esto es mucho más cómodo.”
Ella ajustó la posición de su cuerpo, y al final de todas sus tribulaciones, al encontrar una posición que no era para nada inestable, la princesa se tranquilizó y dejó escapar la tensión de su cuerpo. Por un momento pensó que podría voltearse, pero la hamaca improvisada inesperadamente envolvía su cuerpo de forma muy segura.
Cuando superó el primer momento de inquietud, la sensación de simplemente disfrutar las circunstancias nació desde el interior de la Princesa. En primer lugar, este nuevo punto de vista era algo refrescante en sí mismo. La ‘bien-criada’ princesa no había tenido, hasta ahora, la experiencia de acostarse al aire libre.
El sonido placentero de las hojas sonaba en sus oídos, y el azul del cielo asomándose por el verdor de las copas de los árboles era precioso. Gracias a la ventilación en su espalda, no le importaba mucho el calor. Después de caer en el negro océano y de despertarse en una oscura cueva, sintió que en su endurecido corazón algo comenzaba a surgir sin reservas.
“Ya veo, no está nada mal… qué tranquilidad.”
“¿Verdad? El inicio de todo día perfecto sólo puede venir de una cama cómoda.”
La princesa estaba pensando lo sorprendente que era ver a Ikta presumir de esa forma, pero de repente, algo cruzó por el pedazo de cielo azul que estaba mirando. Al principio pensó que era un pájaro, pero sus movimientos eran demasiado lento para serlo.
“Solork, esa cosa extraña que flota en el cielo, ¿sabes lo que es?”
Al oír la pregunta, Ikta volteó al cielo; pero al instante en que el objeto apareció en su línea de visión, su expresión de inmediato se endureció. A continuación, con el brazo derecho empujó hacia abajo uno de los lados de la hamaca.
“¡¿Qué?!”
Mientras seguía vigilando, el brazo de Ikta atrapó el cuerpo de la princesa, que estaba a punto de voltearse y caer. Sin hacer caso a la sorprendida chica, giró sobre sus talones y comenzó a caminar apresuradamente.
“Son soldados de la Unidad de Guerra Aérea de Kioka. Una unidad que no forma parte de un grupo significa que su misión es de patrullaje o de reconocimiento. Como sea, si podemos verlos desde nuestra posición, entonces me temo que también podemos ser descubiertos por ellos. Es una lástima, sobre todo ahora que ya estaba comprendiendo los placeres de una hamaca, pero tendremos que escondernos en la cueva por un rato.”
Dando su aprobación después del hecho, Su Alteza, Chamille, espió en silencio el rostro de Ikta. Entonces, recordó que su primer encuentro con este hombre había sido dentro del frío océano, en el haz de luz que disipó la oscuridad y su ansiedad.
Enfrentados con la existencia de los soldados de la Unidad de Guerra Aérea, todos se ocultaron dentro de la cueva como medida de precaución; pero después de un rato, el globo se perdió dentro de una nube baja, y casi al mismo tiempo, llegó el ocaso. Sin embargo, por un tiempo, la realidad de “poder ser vistos desde el cielo” probó ser una gran presión para todos, por lo que hablaron muy poco entre ellos.
A mitad de la noche del mismo día. Dentro de la cueva, se escuchaba el eco de la respiración acompasada de todos los individuos. Su Alteza, la Princesa, abrió sus ojos.
Hay que decir que los ronquidos de Matthew no fueron la causa de que despertara. Su sueño no podía ser perturbado por esa clase de cosas. Aunque ese hubiera sido el caso, la razón por la que despertó fue por una circunstancia más urgente y apremiante.
Afortunadamente, parecía que todos, incluidos los espíritus, estaban durmiendo muy bien. La princesa con sigilo salió al exterior.
“Si sólo es aquí cerca, supongo que está bien.”
Cuando llegó a un grupo de árboles algo alejados de la cueva, la princesa miró ansiosamente a todos lados, revisando la zona; y aun dudando un poco, se bajó los pantalones cortos y la ropa interior. Aunque ya había experimentado la sensación de aliviarse al aire libre durante la tarde, esta apenas era la segunda vez que lo hacía en su vida. No quería tener que acostumbrarse a hacerlo por toda la eternidad.
“Fiú.”
Tomándose su tiempo para terminar de orinar, Su Alteza, la Princesa, tomó un pañuelo del bolsillo de su saco y lo usó para limpiarse. Normalmente, en ese momento lo habría desechado, pero ahora, era el único del que disponía. Tendría que lavarlo con agua y ponerlo a secar.
Se subió la ropa sintiéndose miserable, y cuando estaba considerando retirarse, entonces…
“¡Hey, ¿quién está ahí?!”
El sonido seco de las ramas apartándose, seguido por esa voz tan imponente y áspera, hizo que el tiempo se detuviera para la princesa.
Un poco antes de estos sucesos, es sonido castañeante de los frutos secos chocando entre sí despertó a cuatro de los cinco que permanecían profundamente dormidos dentro de la cueva, con excepción de Matthew.
“¡Todos, despierten, por favor! ¡Algo cruzó nuestra línea de cuerdas!”
“¡¿Qué?!”
La voz de Yatori, perfectamente contenida para que no hiciera eco en la cueva, despertó a Matthew y puso en alerta a los demás, que ya estaban despiertos. Un momento después, una lámpara que apenas irradiaba luz se encendió dentro de la cueva; una luz blanca distinta a la de una flama; era la lámpara del espíritu de luz Kusu, a quien Ikta tenía abrazado mientras dormía.
“¿Qué? ¡La Princesa!”
Haro frotó frenéticamente sus adormilados ojos y miró a su alrededor, pero no pudo localizar la figura de Su Alteza, la Princesa Chamille. Al momento de percatarse de ese hecho, Yatori, Ikta y Torway se levantaron casi al únísono.
“Yatori, Torway; en dos segundos. Alisten sus armas.”
Incluso antes de que Ikta terminara de decirlo, las dos espadas ya estaban en la cintura de Yatori y Torway estaba terminando de instalar el torso de su compañero, el espíritu de viento Safi, en el cañón de su rifle de aire. Kusu y Shia también se instalaron en sus bolsos respectivos.
“Podemos salir cuando sea; pero Ik-kun, ¿piensas salir desarmado?”
“En un bosque de noche, no hay mejor arma que un espíritu de luz; y si no hay luz, tu rifle de aire resulta inútil.”
“Ahora que lo veo, el sensor que se movió fue el segundo a la izquierda. Nuestros oponentes están justo a la izquierda al salir de la cueva.”
Haro y Matthew, en contraste de los otros tres, que intercambiaban miradas de conocimiento de lo que hablaban, no podían seguir el hilo de la situación. Sin embargo, el grupo de Yatori eran las personas de quien se podría esperar una actuación adecuada durante una emergencia, así que nadie urgió a los dos restantes para que entraran en acción con el mismo objetivo.
“Matthew, Haro; si no volvemos, por favor no duden en entregarse para ser prisioneros de guerra.”
Tomando las breves pero severas palabras de Yatori como señal, los tres salieron aprisa de la cueva.
La había descubierto el enemigo. En el momento en que comprendió esa realidad, Su Alteza, la Princesa, no fue capaz de reaccionar. Mientras escuchaba el sonido de los pasos sobre las ramas secas, ella sabía que esa presencia se estaba acercando rápidamente. Varias pisadas y una respiración agitada comenzaron a ser audibles y a sobreponerse, lo que indicaba que no estaba solo, sino que eran dos, quizás tres o más. La princesa, a punto de entrar en un estado de pánico, no sabía qué hacer con sus pensamientos, los cuales giraban sin sentido mientras su cuerpo permanecía paralizado.
“¡Rápido, levanten las manos y salgan de ahí! ¡Tenemos armas, así que si hacen algún movimiento extraño, dispararemos enseguida!”
El hablar de “armas” y “disparos” la hizo recordar por segunda vez la imagen de la muerte que se le había quedado grabada en el mar tormentoso. Aunque tenía que escapar rápidamente, cuando trató de hacerlo, su cuerpo respondía cada vez menos a sus pensamientos. Enfrentada a su desgracia, esta vez, como en la anterior, sostuvo la respiración y se enconchó en sí misma lo mejor que pudo, pero…
“¡A-Alto, no disparen! ¡Estoy saliendo ahora mismo!”
Un grito asustado salió de un grupo de árboles distintos al que ocultaba a la princesa. Sus ojos fuertemente cerrados se abrieron de repente. Esa era sin duda la voz de Ikta Solork.
“¡Por allí! ¡No te muevas, hasta que confirmemos tu posición desde aquí!”
Siguiendo esa orden, un haz de luz atravesó la oscuridad del bosque. Los enemigos al parecer también tenían un espíritu de luz, y usaban el haz luminoso para encontrar la fuente de la voz. En poco tiempo, un joven de cabello negro quedó justo al centro de la blanca luz.
“Tu forma de hablar, es un dialecto del Imperio, ¿no? ¡¿Quién rayos eres?! ¡¿Por qué estás aquí?!”
“¡Y-Yo… escapé del Imperio y vine hasta aquí! ¡Como esta guerra no termina y mi casa fue incendiada por una unidad de guerra aérea, estoy harto del Imperio! ¡Digo, a la República le está yendo bastante bien, ¿no?! ¡Acéptenme como uno de sus aliados!”
Cada una de las palabras de Ikta denotaba una gran desesperación, e incluso Su Alteza, la Princesa, que escuchaba cerca, no creyó que fuera una actuación. Él parecía estar aferrado a su último clavo de esperanza, un refugiado suplicando por su vida.
“Eso pensé que terminaría siendo. Otro refugiado, ¿eh?”
“¡Sí, eso es! La noche de la tormenta, el día antes de ayer, crucé la frontera por el mar. ¡Arrastrado por las olas, creí que iba a morir, pero por fortuna apenas si pude lograrlo!”
“¿Qué hay de tus compañeros? ¿Viniste solo?”
“¡Mi madre está conmigo! Ella duerme en la cueva que está aquí derecho. Ella ha perdido mucho calor corporal, ya que estuvo mucho tiempo bajo la lluvia. Quiero decir, ustedes son soldados del ejército de Kioka, ¿no? ¡Por favor, ayúdennos!”
Mientras entrecerraba los ojos bajo el intenso haz de luz, Ikta continuaba hablando con una expresión desesperada. Su exhaltada verborrea parecía estar dando resultado, ya que los hombres, portando uniformes militares color verde oscuro, se acercaron lentamente.
“Entendemos tus circunstancias, así que llévanos a la cueva. Tranquilízate, la República de Kioka acepta a todos los refugiados.”
“¿Van a ayudarnos? ¡G-Gracias, es por aquí! ¡No es nada lejos… ouch!”
Ikta, girando su cuerpo con una expresión como si hubiera encontrado a Buda en medio del infierno -y quizás después de una experiencia desafortunada con la raíz de un árbol- se tambaleó ostensiblemente. Cuando trató apresuradamente de levantarse, dejó escapar un quejido y se agachó sobre el piso.
“Hss, me torcí el tobillo… Lo siento soldado, pero ¿me prestaría su hombro?”
“Eres un tipo lleno de problemas, ¿sabes? ¡Hey, Nihad, ayuda también! Y tú, Irik, ya no necesitamos el haz de luz fuerte, ven aquí sólo con una linterna.”
Un soldado, sosteniendo un rifle de aire, se acercó y tomó la mano de Ikta. Detrás de él, quien sostenía al espíritu de luz también caminaba, cambiando el haz fuerte que salía de su “cavidad de luz” a la suave iluminación de una linterna.
“¿S-Sólo son ustedes, chicos? Mi madre no puede caminar muy bien sola, y si hay que cargarla, quizás…”
“Sólo nosotros vinimos por acá, pero si la señora no es muy rellenita, deberíamos estar bien.”
“Ya veo… ¿Así que sólo son ustedes tres?”
Ikta, murmurando por lo bajo, de forma inocente extendió sus brazos. Al hacerlo, aferró con fuerza los cañones de los rifles de aire a su derecha e izquierda, dejando a un lado las manos que le ofrecían para levantarse.
“¡¿Qué?! ¡¿Qué haces?! ¡¡Suéltame ya!!”
“¡Patrón 3! ¡Destrúyanlos, Torway, Yatori!”
Al extinguirse el grito que Ikta dirigió a la oscuridad detrás de él, se escuchó el leve pero penetrante sonido de un rifle de aire. El soldado que portaba el espíritu de luz, al sentir que su rostro era rozado por una bala, llevó la mano a la mejilla y soltó un grito.
“Gh… fallar por tanto así…”
Reverberó la voz de Torway, llena de irritación. Había desperdiciado un primer disparo efectivo. Los soldados de Kioka, percatándose de que habían caído en una trampa, de inmediato comenzaron a ajustar su posición.
“¡Irik, ¿estás bien?! ¡Apaga la luz de inmediato y retírate! ¡Dentro del otro grupo también hay usuarios de rifles de aire, así somos un buen blanco!”
Mientras pateaba a Ikta tratando de desprenderse de él, el soldado de mediana edad, que parecía ser el líder, daba órdenes con voz alta. Era lo correcto dadas las circunstancias, pero por ello, Ikta pudo predecir su comportamiento.
“¡Kusu, luz de búsqueda!”
Aguantando el dolor de ser golpeado, y aferrándose tercamente a los cañones de los rifles, Ikta también dio sus órdenes. Kusu, quien estaba de guardia en un árbol con una buena vista del área, las escuchó y emitió una luz muy fuerte desde su torso. El soldado herido, que trataba de apagar la luz y escabullirse en la oscuridad, fue iluminado por segunda vez en medio de la oscuridad.
“¡Brillante… gah!”
El cuarto disparo de Torway penetró bajo las manos que trataban de bloquear la luz. La bala entró por la órbita del ojo y llegó hasta el cerebro, llevándose al soldado a un sueño eterno del que nunca despertaría.
“¡¿Irik?! ¡Maldición, no dejaré que te salgas con la tuya, bastardo!”
Una patada con todo el peso del cuerpo aterrizó furiosamente en el costado de Ikta, haciéndolo caer.
“¡Muere, basura imperial!”
Los cañones de dos armas, hambrientas por una presa, apuntaron al cuerpo indefenso de Ikta. Sin embargo, en el momento en que los gatillos iban a ser presionados sin misericordia, una sombra roja bailó, saliendo de los arbustos a las espaldas de los dos soldados de Kioka.
“¡El viento…!”
Ráfagas plateadas atravesaron la oscuridad. El sable a su derecha cortó el cuello del primero, y con un movimiento fluido, la daga a su izquierda apuñaló la espalda del segundo. Respondiendo a la fama de “Los Igsem de la Espada”, desde el momento en que hizo su aproximación hasta que acabó con los dos enemigos, no habían pasado ni dos segundos.
Los dos cuerpos cayeron con un golpe seco casi al mismo tiempo; sin embargo, aún no podían descuidarse. Volteando a derecha e izquierda, mientras giraba las puntas de su sable y su daga hacia los cuellos de los espíritus, Yatori lanzó una advertencia.
“¡No se muevan, espíritus! ¡Si lo hacen, sus amos se mueren!”
A pesar de estar atrapados en los rifles de aire, los dos espíritus de viento, que trataban desesperadamente de levantarse, se detuvieron por completo. Todos los espíritus actuaban teniendo como máxima prioridad las vidas de los humanos con quienes establecían un acuerdo, así que tomar de rehenes a sus compañeros era un método efectivo para que los espíritus perdieran todo su poder.
“¡Ikta, ¿estás bien?! ¡Torway, trae los espíritus de nuestros oponentes hacia acá!”
Asintiendo a las órdenes de Yatori, Torway se aproximó con cautela a los soldados caídos. Los cuerpos yacían boca abajo. La figura del espíritu de luz restante, sacudiendo el cuerpo de su compañero con sus pequeñas manos, rompía el corazón.
“Espíritu, tu amo ya está…”
‘Muerto’, Torway fue incapaz de expresar la palabra en ese momento. Era imposible. Hasta ahora, él había sido capaz de evitar entrar al campo de batalla, pero para él y sus aliados, este era su primer combate real.
El momento de experimentar la realidad de “haber matado a alguien” varía dependiendo de la persona. En el caso de Torway, no fue en el momento que mató a su contrario, sino que la experiencia lo golpeó con fuerza cuando vio “las figuras que aquellos que quedaron”.
“Torway, deja ese lujo para más tarde; esto aún no termina.”
La advertencia inexpresiva de Ikta llegó a tiempo para alejar el sentimentalismo del soldado en su primera pelea. Torway aguantó con fuerza las emociones que surgían desde el fondo de su corazón, y tomando a los espíritus que permanecían inmóviles ante la muerte de sus amos, regresó en dirección de sus aliados.
“Nn… Al que le cortaste el cuello ya está muerto. Parece que el único que aún respira es al que le enterraste tu daga.”
Sentándose cerca del enemigo caído, Ikta confirmó la muerte de sus compañeros de escena. Lejos estaba el chico despreocupado de siempre; desde el momento en que sonó la alarma, él era –y más que nadie- todo compostura, y crueldad.
“Lo siento, no tuve tiempo de considerar el atraparlos con vida…”
Yatori, quien los había atacado personalmente, creía que las heridas de ambos eran fatales. Ikta también pensó lo mismo, y asintió.
“No hay nada que hacer. Al menos podrá usar su boca.”
Diciendo eso, volteó el cuerpo del enemigo boca arriba. La daga no había acertado al corazón, pero había perforado los pulmones, por lo que la respiración del soldado era irregular y siseante. En todo caso, era evidente, por la cantidad de sangre perdida, que no le quedaba mucho de vida; pero Ikta, a pesar de saberlo, comenzó a hablar con él.
“Oye, tú; puedes oírme, ¿verdad? ¿Cómo te llamas? Ah, olvida el nombre; traes una placa con tus datos.”
Ikta extendió la mano y retiró la placa de cobre que colgaba del cuello del soldado. Confirmó que los ojos de su compañero lo seguían, al tiempo que se apagaba su luz, y continuó.
“Miembro del Séptimo Batallón Independiente del Ejército de la República de Kioka, cadete Nihad Hyu de la unidad de Guerra Aérea. Tienes muy mala suerte, novato.”
“S-Sálvenme…”
“Te daremos cuidados médicos; sin embargo, sólo después que respondas algunas preguntas. Si no hablas claramente, te dejaremos aquí y nos iremos.”
Ikta despertó una leve esperanza ante el moribundo soldado, quien no pudo hacer otra cosa que aferrarse a ella. Pensando que se le escapaba lo poco que le quedaba de vida, comenzó el interrogatorio.
“Pregunta uno: ¿Dónde está tu base? ¿Qué tan lejos, aproximadamente, se encuentra?
“A-Al oeste, como a medio día viajando en globo…”
“Bien, eso está bien. Pregunta dos: ¿Cuál es su misión y cuántas fuerzas se movilizaron? ¿Por qué bajaron aquí?”
“La misión era patrullar dentro de las fronteras… fuerzas… no unidas… Escuadrones de tres por grupo… viajando en globo… Bajamos aquí para acampar en la cueva… cof-cof.”
A media respuesta, el cadete Nihad dejó escapar una tos mezclada con sangre. Mientras limpiaba inexpresivamente una gota de sangre que le había caído en el rostro, Ikta continuó con el interrogatorio.
“Ya veo, entonces fue para pasar la noche en tierra firme. Entonces, pregunta tres: ¿Dónde está el globo en el que llegaron?”
“…, …”
“No te escucho. Los cuidados médicos llegarán tarde, así que responde adecuadamente.”
“Saliendo del bosque, en línea sobre la playa… Hace frío… por favor, paren la sangre…”
“Ya entiendo. Última pregunta: Nihan Hyu, ¿alguna vez has estado en la frontera?”
Reuniendo sus últimas fuerzas, el soldado negó con la cabeza. Luego, Nihad tosió con violencia, escupiendo sangre por segunda vez. Después de eso, su respiración se debilitó rápidamente… antes de que pasara un minuto, el movimiento de respiración de su pecho se detuvo por completo.
Murmurando por lo bajo “Buen trabajo” hacia el joven soldado que ya no podía contestar a nada más, Ikta se levantó.
“Aah, ya puede salir, Princesa; todos están muertos.”
Esa voz desapasionada congeló el cuerpo de la Princesa, quien se ocultaba entre los árboles. Había algo en la atmósfera que rodeaba a Ikta que repelía a los extraños por el momento.
Notando lo aterrada que estaba Su Alteza, la Princesa, Yatori salió por su cuenta a recibir a la chica, suponiendo por lo que estaba pasando.
“Su Alteza, soy yo, Yatori. Por favor, venga acá. Aah, gracias a Dios, no está lastimada.”
Sostenida por el hombro por Yatori, la princesa por fin se irguió apropiadamente. Mientras ambas regresaban juntas, Ikta reunió en un solo lugar a los espíritus que habían perdido a sus amos; volteó a verlos y les hizo una propuesta.
“Es una lástima, pero sus compañeros, todos están muertos. Estoy seguro que alguno de ustedes querrá reportar sus muertes con su unidad o algo así, pero no podemos permitirlo. Eso es porque nosotros debemos seguir con vida.”
No era una negociación ni trataba de persuadirlos, era más bien una formalidad. Cuando sólo los espíritus que habían perdido a sus amos permanecían en el campo de batalla, sobre la forma de tratarlos, eso estaba especificado en las Escrituras de Alderah, la cual proclamaba la amistad entre los humanos y los espíritus.
“Juro por el nombre de Alderamin, Dios Supremo de los cielos, que los haremos reencarnar en la Iglesia del Imperio; y después de ello les daremos un tratamiento apropiado como prisioneros de guerra. Por tanto, por favor, confíennos sus almas.”
Después de escuchar las palabras de Ikta, y mientras hacían un sonido como el de objetos de gran dureza frotándose entre sí, los tres espíritus cayeron de bruces. Desde la parte trasera de sus cuellos un pedrusco de algunos centímetros de largo salió volando. Eran lo que se llamaba “la piedra espiritual”, la fuente de la voluntad de un espíritu.
“Gracias, quedan bajo nuestro cuidado.”
Cuando las hubo recogido, Ikta les pasó las piedras a sus aliados; luego se agachó y levantó por el hombro el cuerpo de Nihad, que aún guardaba algo de la tibieza de la vida. Ante esta acción, Torway mostró su confusión.
“Huh, ¿vas a cargar con el cadáver? Si ya no tienen más aliados, bastaría con ocultar el cuerpo en los arbustos…”
“Por el momento estamos a salvo. Torway, ahora ya puedes hundirte todo lo que quieras en el sentimentalismo de tu primer combate.”
Con voz fuerte, Ikta interrumpió el razonamiento de Torway. En tanto, avanzaba pesadamente paso a paso, haciendo un gran esfuerzo.
“Por tanto, déjame esta satisfacción a mí… Este chico habló claramente, ¿no es así?”
Nadie de los presentes se sintió con la autoridad de expresar una opinión diferente.
Después de un rato, y luego de un par de viajes, los restos de los soldados de Kioka fueron llevados a la cercanía de la cueva, sin dejar a ninguno detrás. Matthew y Haro, exhalando un suspiro de alivio, dieron la bienvenida a los cuatro que regresaban. Después de eso, Matthew salió un rato con Ikta, y Haro fue asignada a atender a Su Alteza, la Princesa, que estaba en un leve estado de shock.
Por el momento, dentro de la cueva, permanecían dos grupos: por un lado Haro y Su Alteza, la Princesa; por el otro, Yatori y Torway. Torway miraba su rifle de aire frente al fuego, con una expresión de depresión tan fuerte como la de la Princesa.
“Fallar por tanto así…”
Había fracasado en eliminar a su enemigo con su primer disparo, y por ello, aparentemente se sentía culpable por exponer a Ikta al peligro. En el lado opuesto del fuego, mientras sostenía su espada, Yatori intervino en la conversación.
“Un enemigo en movimiento es completamente distinto a los blancos durante las prácticas de tiro. Si lo derribaste a los cuatro tiros, es una actuación bastante buena para ser tu primera pelea.”
“Pero si el enemigo estaba prácticamente estacionario…”
“Lo que digo es que cualquiera estaría nervioso en esa situación. Es normal que uno no pueda funcionar ni a la mitad de su desempeño normal.”
“Esas no son más que excusas. Justo ahora, Yatori-san e Ik-kun guardaron la compostura y dieron lo mejor de ustedes.”
Yatori, malhumorada, se levantó y sostuvo con ambas manos el rostro de Torway, quien se retorcía en un bucle de auto-reproche.
“No seas tan presuntuoso, Torway Remeon. No te valores a ti mismo sobre si eres capaz de hacer lo mismo que Ikta o yo. Los talentos que tiene la gente son completamente distintos, y dependen de cada individuo. En lo que se refiere en actuar con vigor, es mi orgullo decir que no me gana nadie. Que alguien quiera imitarme así como así, sería insoportable.”
Torway abrió los ojos y se le quedó mirando, pero al mismo tiempo no pudo evitar el notar que las palmas de Yatori, que tocaban sus mejillas, estaban heladas; y que incluso ahora mostraban un ligero temblor.
Lo cierto es que hoy, por primera vez en su vida, ella le había arrebatado la existencia a un extraño con sus propias manos.
“Lo importante es que seas capaz de llevar a cabo de forma confiable tus tareas. Como usuarios de rifles de aire, Matthew y tú son miembros valiosos en este momento. Ya que incluso el peor disparo, aunque no dé en el blanco, hace a tu enemigo cauteloso. Esta vez, como hiciste que el enemigo apagara su luz, yo fui capaz de acercarme con seguridad, ¿no crees?”
Tras escuchar eso, la expresión de Torway mostró algo de alivio. Yatori resopló y volvió a su sitio.
“Deberías aprender algo al observar a Ikta. Puede parecer despreocupado, pero ese tipo siempre sabe qué puede y qué no puede hacer, y actúa en consecuencia. Esta vez, como no podía ser de ayuda inmediata, tomó el peligroso papel de distractor, y el papel de malvado. ¿Tú habrías sido capaz de hacer un interrogatorio completo a una persona que se estaba muriendo?”
Troway bajó la mirada y se quedó callado. Recordó las figuras de los impactados espíritus junto a los cadáveres…
“No lo habrías hecho, ¿verdad? Pero eso está bien, al menos por ahora. Quiero decir, tu papel en este grupo es ser el caballeroso y gentil hermano mayor; no te debes sentir obligado a nada más. Ikta sabe quién es, y se mantiene en su papel.
“Yatori-san, comprendes muy bien a Ikta, ¿no?”
Yatori encogió los hombros y respondió con ambigüedad, “¿Quién sabe?” al joven que la miraba con unos ojos llenos de dudas.
Su Alteza, Chamille, habiendo recuperado en apariencia su compostura gracias a los cuidados de Haro, le habló con una voz rígida a Yatori, quien parecía que apenas si se había desprendido de sus espadas.
“Yatori, ¿podría yo también ver los cuerpos de los soldados de Kioka?”
“Eso… mis disculpas, pero…”
Yatori se mostró dubitativa, pero viendo la atormentada expresión de la Princesa, no pudo decirle “No creo que deba hacerlo”, y se tragó sus palabras. Acoplando a su cinturón las dos espadas debidamente enfundadas, tomó la mano de Su Alteza, la Princesa, y salieron de la cueva.
Los tres cadáveres estaban alineados bajo un árbol de dipterocarpus notablemente alto. Les habían quitado sus uniformes militares y sus placas, dejándolos sólo en ropa interior. Sugiriendo que podrían serles útiles más tarde, el que desnudó a los inermes soldados fue el mismo Ikta. Su Alteza, la Princesa, no podía asimilar esta idea tan simple.
“Escuché que Solork fue más listo que ellos, pretendiendo ser un refugiado del Imperio…”
“Ajá…”
“¿Qué clase de reacción tuvieron los soldados de Kioka? ¿Fueron groseros o fueron amables?”
Cuando Yatori consideró el estado mental de Su Alteza, la Princesa, no pudo responder con facilidad. Sin embargo, al final no pudo mancillar el honor de los muertos mintiendo.
“Creo que fueron muy amables. Parece que ellos… no, toda la República de Kioka está a favor de recibir a los refugiados. Si la República acepta cálidamente a los ciudadanos del Imperio que escapan, aumentará considerablemente la gente de la Provincia oriental que abandone su país y huya, y eso traerá como efecto una reducción en el poder del Imperio.”
“Nuestros oponentes, que extendieron sus manos para recibirnos, y nosotros los matamos con un ataque a traición…”
Yatori podía ver que ella se sentía muy incómoda con esto. ¿Acaso se sentía culpable por la muerte por métodos tramposos de los soldados del país vecino, con quienes estaban en guerra? No es que no la entendiera, pero ¿no eran extrañas las palabras de la Familia Imperial? Por lo menos, y como posición oficial de la nación, toda guerra debía ser invocada en el nombre de la justicia. E incluso Su Alteza, la Princesa Chamille, era parte de la Familia Imperial, y por tanto, una figura central que podía invocar el nombre de esa justicia…
“Esa es la verdad; sin embargo, Su Alteza, usted nos dijo…”
La Princesa sacudió la cabeza, interrumpiendo a Yatori, quien había hablado defendiendo el honor de sus aliados.
“Lo comprendo, sé lo que estás pensando. Esta es mi responsabilidad. La que les ordenó que ‘me llevaran a salvo al Imperio’ fui únicamente yo. ¿Cómo podría criticarlos?”
Mientras miraba con intensidad los cuerpos de los soldados de Kioka, Su Alteza, la Princesa, de forma inconsciente mordisqueaba los nudillos de su dedo índice. Las palabras que salían de su boca no se dirigían a nadie en particular.
“Tres personas murieron aquí. Mientras sigamos con esto, más gente seguirá muriendo, tanto amigos como enemigos… Se supone que una nación existe para apoyar la vida de las personas; entonces, ¿por qué la Familia Imperial sigue dañando sin pensar tantas vidas de esta forma?”
Su soliloquio continuaba sin parar. Aunque su mordisqueo ya había atravesado la piel de su dedo, la persona en cuestión apenas lo notó.
“Perdónenme; por favor, perdónenme… Debo regresar con vida… para lograr que se acelere el momento en que el gran árbol caiga, aunque sea por unos segundos. Debo hacer cuanto sea por volver… Incluso si me espera el infierno, de alguna forma… Incluso si mis extremidades son arrancadas, o me extraen los intestinos… incluso si me ponen al lado del Emperador Reinante y me crucifican… así que…”
La sangre corría por la piel de sus dedos. El color de sus ojos claramente era inusual. Mientras la princesa seguía murmurando como dentro de un delirio, Yatori, consciente de que ella estaba bajo su cuidado, dudaba si intervenir…
“Tranquilícese, Princesa. Un placer como la auto-flagelación debe reservarse al momento en que haya regresado a casa a salvo.”
Afortunadamente Ikta, que había regresado, cruzó esa línea en su lugar. La Princesa, al sentir que el joven sujetaba su brazo, y posiblemente impactada por el contacto repentino, entró en un estado de pánico y comenzó a agitar los brazos y las piernas.
“¡Suéltame, Solork, suéltame…! ¡¿Quién te dijo que estaba bien que me tocaras?!”
“Disculpe por no obtener su aprobación, pero lo que importa es esto: saaaangre; está fluyendo sangre. Su mano está completamente roja, ¿no es así? ¿Sí comprende que este líquido rojo es literalmente una gota de su vida, en la condición en que está ahora?
“¿Sangre, sangre dices? ¡No me importa! ¡Ésta molesta sustancia debería fluir hasta que no quede ni una gota! ¿No entiendes sólo con verlo? ¡Está podrida, podrida! ¡Mi sangre, la sangre del linaje de Katjvanmaninik, se corrompió desde hace mucho tiempo!”
Mientras forcejeaba aún más violentamente, Su Alteza, la Princesa, gritaba muchas incoherencias. Ikta observó su condición con un rostro serio, pero después de un momento, dejando escapar un suspiro, forzó el brazo de la Princesa hacia él, y sin decir palabra, presionó sus labios en la herida del dedo.
“¡¿Qué?!”
Incluso Su Alteza, la Princesa, dejó de forcejear y se congeló. Ikta chupó con su boca el líquido que fluía desde el dedo índice lastimado, hasta que el sangrado se contuvo, y luego separó sus labios como si nada hubiera pasado.
“No lo detecto ni con la vista ni con el gusto… Princesa, eso que se llama ‘sangre’ se crea y se reemplaza de forma continua dentro del cuerpo, como puede ver. No puede pudrirse mientras esté dentro de una criatura viviente; por tanto, ya sea que le sea molesto o lo que sea, su forma de expresarse es no científica.”
“¿No… cienti-…?”
“Es un neologismo de los intelectuales. En pocas palabras, es una forma de pensar molesta e irrazonable que suele ser inútil. Usted no debería desearla o adherirse a ella, mejor debe pensar de forma más simple y ver la naturaleza verdadera de todo. Por el momento, usted desea volver al Imperio, ¿o no?”
Ante la pregunta, la princesa devolvió un asentimiento reflexivo. Ikta sonrió levemente.
“Si ese es el caso, sólo debe pensar en permanecer con vida. Si gasta energía en cosas innecesarias, sus problemas sólo crecerán. Además, Princesa, puede que lo haya olvidado, pero cuando el buque se hundió, yo personalmente me esforcé en salvarla… No digo que haya sido un trabajo enorme, pero me sentiría infeliz y traicionado si sólo recibo odio a cambio, y todo ello se vuelve un esfuerzo inútil.”
Las manos de Ikta sostenían la pequeña mano. La misma calidez de antes se transmitió a la princesa a través de su piel.
“Así que trate su vida con cuidado. Incluso una herida pequeña puede convertirse en una enfermedad grave como el tétanos, ¿sabe?”
“Solork, ¿así que no me odias?”
“No, no siento nada contra Su Alteza en lo personal. Sobre lo que pasó recientemente… bueno, fue algo así como un exabrupto infantil de ira. Si no es demasiado tarde, me disculpo. Eso fue imperdonable.”
Inclinando rápidamente la cabeza, Ikta soltó la mano de la princesa, y dijo: “Traeré a Haro”, mientras volvía a la cueva. Mirando su espalda con extrañeza, la princesa volteó a su dedo índice de la mano derecha, consciente de la sensación de los secos labios que se posaron ahí por un momento.
“Yatori… a final de cuentas, ¿qué tipo de hombre es Ikta Solork?”
Ante la pregunta de Su Alteza Chamille, Yatori, después de pensarlo un largo rato, respondió claramente, soltando una risa sarcástica.
“Es un hombre retorcido… Sin embargo, Su Alteza, no se puede construir una casa sólo con troncos rectos…”
Después de eso, Yatori y Su Alteza Chamille volvieron a la cueva. Con el sonido de sus pasos sobre el suelo húmedo haciendo eco en la oscuridad, inesperadamente Ikta se paseó frente a los cadáveres que yacían inmóviles.
“Siento todo esto. Incluso como ofrenda, esto es todo lo que tengo.”
Diciendo esto, alineó algo de carne ahumada de jabalí y pulpa de caju frente a los cuerpos. Cuando estuvo hecho, él y Kusu encendieron una linterna junto a los cuerpos de los soldados de Kioka, y estudiaron las placas de cada uno.
“Cadete Nihan Hyu de Guerra Aérea; cadete Irik Bahuzah de Guerra Aérea; sargento Hadiakka Ogholee. Me aseguraré de recordar sus nombres… Nnn… Supongo que Irik era algo apuesto… Eso no fue amable de nuestra parte.”
Mirando su cara, que había sido destrozada por la bala, Ikta soltó un suspiro leve. Mientras miraba el perfil de su rostro, Kusu introdujo un comentario.
“Fue un acto justificado de defensa propia. Ikta, por favor, no te desanimes.”
“Gracias, Kusu. Por supuesto que fue una acción justificada. Quizás para ellos también.”
Por un largo tiempo después de eso, Ikta se quedó en silencio, mirando los cuerpos. Ellos sabían que, si no salvaban el alma de los muertos, sólo estaban confortando sus propios corazones.”
Poco después, el cielo nocturno comenzó a mostrar algo de luz, e Ikta, sin soltar palabra durante todo el tiempo, giró sobre sus talones y volvió a la cueva. Al final, no pudo expresar las palabras de elegía en las que había tratado de pensar todo ese tiempo, de principio a fin.
Al siguiente día, el cual recibieron con una gran falta de sueño, Ikta trajo a todos sus aliados a la playa justo frente a la selva tropical. Después de caminar cerca de una hora, cuando ya sudaban a mares bajo sus ropas, por fin alcanzaron su objetivo.
“Aquí está. En este sitio, no nos pueden ver desde la frontera, e incluso si vamos hasta la arena, no creo que haya problema.” Animados por Ikta, dejaron el bosque y se detuvieron bajo el sol por primera vez en un buen rato, abriendo los ojos ante la enrome silueta de lo que ahí se encontraba.
Un domo (10) inflado como una gran esfera, y una canastilla instalada bajo ella con el objeto de llevar una tripulación. Vista de cerca, la forma era mucho más grande de lo que se rumoraba, y si las cosas no salían bien, podía verse más como un monstruo que como un medio de transporte.
“Waah, ¿así que esto es un globo?”
Haro, con los ojos brillantes de curiosidad, pronto se aproximó.
Ikta lanzó una advertencia a Yatori, Torway y Matthew, ya que los tres iban tras ella.
“Hey, está prohibido el fuego cerca del globo. Shia debe saberlo, así que está bien; pero asegúrense de que no se produzcan chispas por el contacto de los sables o de los cañones de los rifles de aire.”
El resto no parecía comprender el motivo de esa “prohibición de fuego”, pero en todo caso, por precaución, se detuvieron a medio camino hacia el globo. Asomándose a la canastilla, Haro inclinó la cabeza para ver lo que había adentro.
“¿Ese es un espíritu de fuego? Este y los otros tres cuyas almas recogimos…”
“Aah, cuando vinimos a una inspección preliminar antes del amanecer, ya que estaba de guardia en el globo, desconectamos su piedra espiritual y lo hicimos prisionero. Estábamos nerviosos pensando que su compañero humano podría estar cerca, pero no parecía que eso fuera posible, dado lo que Ikta dijo…”
“Además de la tripulación y sus espíritus, se necesitan tres espíritus de fuego más por cada globo, mi amigo Matthew.”
Algunos voltearon con sorpresa hacia Ikta, mientras daba esa explicación plausible; los otros, una mirada de duda.
“Por la forma como lo dices, Ik-kun, ¿será que conoces cómo funciona un globo?”
“¡Asombroso, ¿dónde aprendiste eso?! Ciertamente no los hacen con la bendición de la Iglesia de Alderah… Ah.”
Recordando que Su Alteza, la Princesa se encontraba cerca, Haro entró en pánico y cerró la boca. La persona en cuestión sacudió abiertamente la cabeza, con una mirada de inocencia.
“No soy un sacerdote, y actualmente esta es una situación de emergencia que concierne a nuestras vidas. Mientras no vayas demasiado lejos, puedes estar en desacuerdo con los principios de la Iglesia de Alderah. Si es necesario, hazlo con toda tu devoción.”
“Si incluso Su Alteza dice eso, entonces, Ikta, no te contengas y dinos… en primer lugar, ¿cómo hace un globo para flotar en el cielo? ¿Es porque está inflado a reventar con aire? Si es eso, ¿acaso las ranas y los peces globo no tendrían que volar también?”
Mientras Matthew expresaba sus ingenuas especulaciones, Ikta asentía de forma ausente, mientras rascaba su cabeza.
“Si eso les preocupa, entonces no tengo otra opción… les explicaré cómo funciona de forma simple… Primero responde esto, mi amigo Matthew: ¿alguna vez has ido a nadar al océano?”
“Claro que he ido, y no soy malo moviéndome en él.”
“Lo sé, el que seas capaz de moverte con relativa rapidez a pesar de tu físico es uno de tus puntos fuertes. Ahora que hemos establecido eso, siempre que nadas, ¿cómo es que tu cuerpo flota en el agua? ¿Hay alguna clase de truco?”
“Un truco… si es flotar, supongo que sería el no gastar energía de forma inútil, y guardar una buena cantidad de aire en el pecho.”
“Así es. Si almacenas aire dentro del agua, eres capaz de flotar, ¿verdad? La razón es simple, porque el aire es más ligero que el agua. Las ‘burbujas’ que sacas de la boca bajo el agua, suben directo a la superficie, ¿no? El mecanismo de un globo flotando en el aire es exactamente el mismo. Esencialmente, estás haciendo lo mismo en el aire.”
“¿En el aire? Pero lo que está dentro del globo también es aire, ¿no es así?”
“Es verdad, pero hay varios tipos de aire, Matthew. Hmmm, ¿cambiamos un poco nuestra comparación? A ver, Haro; ¿no te sientes más fresca si te recuestas en el piso en un día cálido?”
“Ah… sí, es cierto. A veces tomo una siesta así con mis hermanos menores.”
“Gracias por describir un episodio tan conmovedor. Así es, te mantienes más fresca cuando te recuestas que cuando estás de pie, porque el aire caliente de forma natural tiende a subir, y por el contrario, el aire frío se va hacia el fondo. Entonces, quiero que hagan un ejercicio mental y piensen en ello un momento. Si quisiera decirlo con otras palabras, entonces ‘el aire caliente es más ligero que el aire frío’.”
Como si algo hubiera hecho clic dentro de su cabeza, en cuanto Ikta terminó de hablar, Torway palmeó sus manos.
“¡Ya veo, lo tengo, Ik-kun! En otras palabras, el aire dentro de ese globo es calentado por las llamas de los espíritus de fuego, haciendo que toda la estructura sea más ligera que el aire exterior, ¡y por eso flota!”
El joven hablaba con entusiasmo, pero Ikta mostró su pulgar hacia abajo, mientras sacaba la lengua.
“Bzzt. Siento arruinar tu cara de triunfo, pero estás mal, Ikemen. Aunque en teoría, con eso podría volar; sin embargo, el problema práctico es que los espíritus de fuego no pueden crear llamas de forma indefinida… eventualmente ya no podrán hacerlo, y si trataran de cargar combustible, el globo sería demasiado pesado y no podría flotar. El globo de aire caliente del que hablas es un medio de transporte imaginario, por ahora. ¿Entendieron?”
“Cuando hablas con Torway, tu actitud se vuelve algo arrogante, ¿no crees?… Está bien, así que ya deja de ser tan cruel y di cuál es la respuesta correcta.”
Ikta, advertido por el rostro serio de Yatori, asintió levemente y volteó a verla.
“Bueeeno, ya que Shia está aquí, será mejor hacer una demostración práctica. Veamos… ¿alguien tiene un pañuelo de seda o algo así? Es mejor si es lo más delgado y de textura lo más fina posible.”
Ikta no dejó escapar el movimiento de Su Alteza, la Princesa, quien aferró su bolsillo en cuanto Ikta mencionó el pañuelo de seda.
“Oh, Princesa; parece que usted tiene algo que encaja en la descripción.”
“¡N-No puedes tenerlo! ¡Encuentra otra cosa!”
“Está siendo muy cruel, ¿no es así? Incluso cuando antes dijo: ‘si es necesario, den todo lo que puedan’”
La princesa, colocada en una posición precaria, detuvo sus expresiones de rechazo. Ikta ya se había figurado cómo lidiar con ella. Como parte de la Familia Imperial, su sentido de la responsabilidad era muy fuerte, así que esa era la principal virtud de Su Alteza Chamille, pero también su debilidad.
“A pesar de que, para elaborar un plan que funcione de aquí en adelante, esta explicación es muy importante… ¿no me lo prestará un momento, sin importar lo que diga?”
Cuando se lo pidieron otra vez de esa forma, sintiendo que era su obligación, ya no pudo seguir negándose. Ikta tomó con ostentoso cuidado el pañuelo que la jovencita había extraído de su bolsillo con manos temblorosas.
“Le agradezco su amabilidad… Aah, es una buena tela; volveré después de mojarlo un poco.”
Habiendo confirmado que servía para el propósito deseado, Ikta se acercó a la orilla y sumergió el pañuelo en el agua de mar. Lo trajo de vuelta sin exprimir la humedad, y envolvió la mano derecha del espíritu de fuego Shia, que era abrazado por Yatori, con el pañuelo empapado.
“Haro, deja que Shia beba un poco de agua producida por Miru, por favor. Yatori, tú te acuerdas de esto, ¿no?”
“Sí, debo colocar mis manos justo por encima de su ‘cámara de fuego’, ¿no?”
Luego que Shía bebió alrededor de una taza de agua, y mientras cubría con su palma su mano derecha, Yatori dio una orden.
“Shia, enciende una llama en tu mano derecha. Un minuto será suficiente.”
Shía negó con la cabeza, rehusándose a obedecer. La razón era porque no podía infligir ningún daño a su amo.
“¿No puedes encenderla? Eso no funcionará. Por favor, haz cuanto esté a tu alcance.”
Cuando Yatori modificó y repitió la orden, después de un momento, comenzó a escucharse un sonido como de aire que escapaba del pañuelo que cubría la mano de Shia. A continuación, el pañuelo comenzó a elevarse gradualmente, debido a la presión en su interior.
“Muy bien, eso se ve bien.”
Eligiendo el momento adecuado, Ikta tomó un hilo de coser del bolsillo de su camisa y rápidamente unió la parte inferior del inflado pañuelo con él. Después de hacerlo, soltó el pequeño globo con el gas atrapado en su interior de la mano de Shia, y lo mostró a los demás.
“Por favor, observen con cuidado, ya que sólo durará un momento… ¡ahí va!”
La mano de Ikta soltó el pañuelo inflado, el cual no cayó con la gravedad, sino que comenzó a flotar hacia el cielo. Mientras se escuchaban voces de asombro, Ikta atrapó con ambas manos el pañuelo, que trataba de escapar hacia arriba.
“Un globo de aire depende del aire más ligero que los espíritus de fuego producen cuando beben agua y se les enfrenta a un truco como el de hace un momento… también conocido como ‘aire flotante’. Ese es el principio detrás de los globos de la República de Kioka. Incidentalmente, si aplican fuego al ‘aire flotante’, se provoca una explosión. Es lo que se conoce como ‘fuego fatuo’, del que oyeron hablar en el Departamento de Teología Espiritual de Alderah. Los ciudadanos del Imperio sólo se dan cuenta del fuego de la explosión, pero también deberían voltear a ver al gas que actúa como su fuente, ¿no?”
Las bien torneadas cejas de Torway se arquearon ante el impacto de lo que ocurría frente a sus propios ojos.
“Eso es sorprendente, Ik-kun… Yo ya sabía de los ‘fuegos fatuos’, pero no había escuchado nada aparte de que ‘son fuegos inútiles que no hacen otra cosa que explotar con fiereza’. Pensar que tienen una función tan revolucionaria…”
“Eso es porque ‘el aire que flota’ revela su valor real sólo cuando lo reúnes en grandes cantidades. Normalmente es difícil de usar incluso si sólo lo quemas.”
“Eso es muy raro… ¿Por qué no hablan del ‘aire que flota’ en las clases, aunque sí hablan de los ‘fuegos fatuos’? ¿Es porque está prohibida la construcción de globos?”
“Estás invirtiendo la causa y el efecto, Matthew. Es porque el aire que flota sólo puede obtenerse de esta forma que la Iglesia de Alderah prohíbe la construcción de globos. Aunque pensé que comprenderías después de ver el truco que usé antes, ya que esta vez, forcé a Shia a producir algo que normalmente no debería ser capaz de producir’.”
“¿Huh?, ¿él no puede hacerlo de forma normal?”
“Claro que no. Aun cuando le ordene ‘produce aire que flota’ o ‘produce la fuente de un fuego fatuo’, un espíritu de fuego nunca produciría el mismo resultado. Lo que llamamos ‘aire que flota’ es el resultado secundario de los esfuerzos de Shia (11) por no quemarme a mí (12) si puede evitarlo, produciendo así un ‘fuego fatuo’.”
“Ya veo… eso significa que no puedes obtenerlo si no engañas a tu espíritu. No lo comprendo, considerando que el que un humano obtenga esto no es la verdadera intención del espíritu ni del Dios Supremo, sería un argumento razonable desde el punto de vista de la Iglesia de Alderah, que nos guía a todos…”
“Aunque, en lo que concierne a la prohibición de construir globos, está también la razón adicional de involucrarse en una ‘conducta insolente, al querer elevarte al cielo en tu cuerpo humano, o querer acercarte al Dios Supremo de los Cielos, sin darte cuenta de cuál es tu lugar real’. Bueno, en cualquier caso, …”
“Es igualmente ‘no científico’ como tú dices, Solork.”
Su Alteza Chamille, frunciendo los labios, repitió lo dicho anteriormente. Mientras se encogía de hombros, Ikta desató el hilo que sostenía el pañuelo, como si de repente recordara que se lo habían prestado.
“No, no. Yo nunca pensaría en algo tan irrespetuoso, ni siquiera en sueños.”
Su Alteza le arrebató el pañuelo, que Ikta inocentemente trataba de llevar a su frente, con una expresión desesperada. Al recordar para qué lo había usado la noche anterior, estuvo a punto de emitir flamas por su rostro, al sólo pensar que alguien más lo había tocado.
Mientras le mostraba una sonrisa completamente ingenua a la princesa, que lo miraba amenazadora, Ikta resumió sus palabras.
“Bueno, nos hemos salido levemente del tema, ya que el punto es cómo podemos utilizar este globo.”
“¿No podríamos montarnos todos y cruzar la frontera? Estaríamos apretados, pero haciendo un esfuerzo…”
“Eso suena como un reto, mi amigo Matthew, sin embargo, siento decir que el límite de pasajeros es de sólo tres personas. Bueno, Su Alteza Chamille es pequeña, y si las dos chicas y yo, que soy muy delgado, subimos juntos, apenas podríamos subir con cuatro personas. Por el contrario, si suben Torway y Matthew, estará a su máxima capacidad sólo con ustedes dos.”
“Adicionalmente, la dirección del viento es un problema, ¿no creen? Ya que el globo no tiene un sistema de propulsión propio, sus movimientos dependen por completo del viento. Al igual que un barco de vela, para poder atrapar y viajar con los vientos, se necesita de práctica y habilidad para reconocer el terreno. Los soldados de la Unidad de Guerra Aérea de Kioka, que ya tienen práctica, son los únicos que pueden hacerlo. No hay forma de compensar el conocimiento y la experiencia.”
Añadió Yatori, a lo que Haro y Matthew lanzaron quejidos con caras largas. Era un problema complejo. El globo que habían dejado atrás los soldados de Kioka no parecía ser el ‘regalo providencial’ que les trajera la calma.
Sin embargo, Ikta sacudió la cabeza de una forma sorprendentemente animada.
No, no es nada para estar decepcionados. Dado que, afortunadamente, mucho gas (13) queda dentro del globo, una vez que hagamos que Shia lo rellene un poco y soltemos algo de lastre, por lo menos lo podremos hacer flotar.”
“¿Pero qué vas a hacer una vez que esté flotando? Si no podemos avanzar en la dirección deseada, entonces, todo esto no tiene sentido.”
Ikta le mostró una sonrisa algo cruel a Su Alteza, la Princesa, que estaba acumulando arrugas en el entrecejo.
“Princesa, en momentos como este, hay que cambiar de perspectiva. Si no lo podemos usar como transporte, entonces debemos pensar en alguna otra forma de aprovecharlo. Es como un traje de dama, que se hace de modo que sea de todas las tallas, y luego se ajusta.”
Haro y Matthew inclinaron sus cabezas a un lado, mientras que Torway fue el primero en adivinar las intenciones de Ikta.
“Ya veo… usaremos el globo como materia de negociación con el Ejército de Kioka…”
“Esta vez tienes razón, Ikemen. El globo, que se ha convertido en algo que determina la superioridad en esta guerra, tiene un costo de fabricación muy alto, y para el Ejército de Kioka, todas y cada una de estas naves son preciosas. No dejarán que uno se pierda fácilmente. Por supuesto, no pretendo que su valor sea igual al de seis simples refugiados.”
“Así que será un rehén no convencional… Pero aún existe un problema: ¿cómo planeas traer al oponente a la mesa de negociación? Incluso si los amenazas con algo como ‘si no aceptan lo que pedimos lo destruiremos’, los globos, a diferencia de los humanos, no pueden caminar. No hay forma en que podamos cruzar la frontera mientras lo empujas con un rifle de aire por la espalda, y luego dejarlo regresar cuando hayamos alcanzado el otro lado.”
“Es verdad. El Ejército de Kioka nos vería con desconfianza si tratáramos de intercambiar el globo por nuestro cruce hacia el lado del Imperio. Como quieras verlo, no sería ese el comportamiento de un refugiado, así que pensarían que somos espías. Probablemente en la negociación se vea envuelto el comandante de los guardias fronterizos; si llega a imaginar nuestra identidad, incluso si perdieran uno de sus globos, nosotros seríamos los que nos volveríamos en rehenes valiosos desde su punto de vista.”
A pesar de lo dicho, la sonrisa de Ikta no disminuyó en lo absoluto ante las objeciones de Yatori y de Su Alteza, la Princesa.
“Eso podría pasar si las negociaciones se extendieran… Pero no tengo la intención de permitir que sus superiores se involucren. Estoy apuntando a oficiales de rango bajo, como el líder de un escuadrón o el comandante de un pelotón. También planeo preparar algunos trucos simples de nuestra parte, de modo que no sean capaces de pensar con claridad.”
Las miradas de sus aliados preguntaron en silencio sobre esa “estrategia”. Ikta metió la mano en el bolsillo de su pantalón y extrajo la placa que había obtenido del desafortunado soldado de Kioka, después del combate de ayer.
“En primer lugar, dado que los uniformes de Kioka son de color verde oscuro, si lavamos las manchas de sangre, no podrán verse. En segunda, el fallecido propietario de esta placa no es muy distinto a mí, tanto en edad como en físico. Y en tercera… creo que Yatori ya sabe de esto, hablando de mi ‘sello personal’ cuando trato de entretener a las mujeres, definitivamente tendré que asumir el papel de ‘un ciudadano de Kioka’.”
En los ojos de todos se encendió la chispa del entendimiento. Ikta miró hasta estar satisfecho, y luego habló.
“Espero que resulte; aunque esta clase de actuación sea un éxito con alguien de este grupo, no quiero pensar que no me dirijo al público adecuado.”
Habiéndole confiado la posición de comando del 67 pelotón del Ejército de Kioka, Unidad de Defensa de la Frontera Oeste, próxima a la playa, la Segunda Teniente Nejif Halrum no era precisamente una comandante de gran talento, pero había establecido una cierta reputación sobre su ética de trabajo. Comprendiendo su posición como oficial no comisionada y cumpliendo las tareas que le habían sido asignadas sin defectos ni excesos, su sentido del deber era apreciado por sus oficiales superiores.
Vigilar la frontera requería de paciencia; y aun así, dado que la oportunidad de llevar a cabo un trabajo o servicio sobresaliente era prácticamente inexistente, con más razón era una tarea que la gente ambiciosa o con talento no estaba inclinada a desempeñar. Todo el largo día, mientras se limitaba a intercambiar miradas con el Ejército Imperial, que había establecido campamento en el lado opuesto de la frontera, también tenían la necesidad de dirigir sus precauciones hacia el océano, para que no pudieran rodearlos usando botes.
Bueno, al final terminaron enviando la señal luminosa de ‘nada anormal’ a sus oficiales superiores, como usualmente hacían tres veces al día. Les daban tanta comida como podían a los refugiados que cruzaban la frontera, y luego, semanalmente, los ayudaban para que llegaran a las poblaciones en la retaguardia. Era una gran molestia que su número creciera todos los días.
“Ya es hora de la puesta de sol, el Cadete Romari de Correspondencia solicita el reporte del comandante del escuadrón.”
Incluso cuando le dieran las órdenes a los soldados de Correspondencia, no necesitaban mencionar todos y cada uno de los detalles. No había pasado nada hoy que ameritara un reporte. Sus compañeros de escenario estaban bien conscientes de ello.
“Por Dios, entonces hoy amaneció y anocheció sin que pasara nada…”
‘Parece que han olvidado que estamos en guerra’, pensó Nejif mientras miraba a su subordinado retirarse. Por alguna razón, el Imperio no había conducido una invasión a gran escala contra la República ni siquiera una vez, desde el inicio de la guerra. Como resultado de las actividades de la Unidad de Guerra Aérea, la marea de la guerra de forma consistente y unilateral se inclinaba en su favor. Para ser personal que había sido desplegado como preparativo contra un ataque, el trabajo de Nejif y los demás prácticamente no era distinto al que harían en tiempos de paz.
“Si todo va a ser así hasta el final, y aunque es bueno que nuestros aliados no tengan que luchar hasta morir, ¿qué el Imperio no tiene la intención de tomarse esta guerra en serio?”
Para Nejif era obvio; para el Imperio, que no tenía una forma de contrarrestar a los soldados de la Guerra Aérea, el ataque era la única forma de tener cierto éxito en esta guerra. Si sólo se están desgastando al continuar únicamente en plan defensivo, ¿por qué no implementan un ataque? Eso era algo que hasta un niño podía comprender. A pesar de que eran el enemigo, resultaba algo frustrante.
“Segunda teniente, llegan tropas aliadas desde la retaguardia.”
Sus fútiles meditaciones, las preocupaciones de una oficial de bajo rango, fueron dejadas a un lado por el reporte de su oficial subordinado, que entró de prisa en la tienda. Mientras pensaba si tenía alguna cita para un encuentro o algo así, Nejif se levantó de su silla.
“¿No es algo súbito? ¿De qué unidad son? No hemos preparado nada para recibirlos, pero…”
“Su afiliación no está clara, pero son un número pequeño. Sin embargo, así a lo lejos se ve algo extraño en ellos.”
Había perplejidad en el rostro de su subordinado. Nejif decidió ir a ver por sí misma, y salió de la tienda.
La inesperada tropa se acercaba de uno en uno hasta una distancia en que pudo comenzar a ver sus rostros. Había un soldado de la República, dos varones (uno gordo y otro alto) vestidos ligeramente con ropas sucias, y además tres chicas jóvenes.
“¿Una entrega de refugiados?”
Era común para los soldados asignados a labores de patrullaje encontrar y capturar a refugiados, y luego traer a esas personas a la Unidad de Defensa de la Frontera. Aunque era extraño que los refugiados superaran en número a los soldados.
“¡Alto ahí! ¡Soldado a cargo, mencione su Unidad y su nombre completo!”
Determinando que los visitantes habían llegado a una distancia a la cual podía ser escuchada, Nejif dio la orden en voz alta. Al oírla, el soldado se puso en ‘firmes’ e hizo una reverencia, luego comenzó a hablar rápidamente, de lo que se podía adivinar un poco de miedo.
“¡Soy miembro del Séptimo Batallón Independiente del Ejército de la República, a bordo de la nave 24, cadete Nihad Hyu, de Guerra Aérea! Me disculpo por no anunciarme antes, pero quisiera pedir una audiencia con su comandante lo antes posible.”
“¿Soldado Nihad de Guerra Aérea? Soy la Segunda Teniente Nejif Halrum, al mando del 67 pelotón de la Unidad de Defensa de la Frontera Oeste del Ejército de Kioka; pero ¿por qué tanta prisa? En primera, si está en una misión de patrullaje, se supone que se muevan en grupos de tres por escuadrón. ¿Qué les pasó a los otros dos?”
Al recibir esa respuesta, el joven soldado que se había identificado como Nihad (Ikta Solork disfrazado), mostró un rostro pálido, que no parecía para nada una actuación.
“Por ciertas circunstancias, no están aquí. De todos modos, ya que no hay tiempo, debo darle una explicación breve. Por favor, mire el cielo hacia el este; ¿ve ese globo flotando por allá?”
Al oír eso, Nejif se percató de la redonda silueta flotando en el cielo del atardecer. Como no era extraño que los globos volaran hasta cerca de la frontera, viniendo de la retaguardia, no se había fijado especialmente en ello, hasta ahora; pero…
“Está volando a una muy baja altitud, ¿no? ¿Qué está haciendo? Y una vez que el sol se oculte, el aterrizaje será algo complicado…”
“Aunque quiera aterrizar, no puede. Quien está en el globo en este momento no son mis compañeros, sino algunos aliados de esta gente.”
Nihad se movió hacia las personas que había traído consigo. Nejif arqueó las cejas sin poderlo creer.
“¿Qué dijiste?”
“Esta gente son refugiados que vienen del Imperio. El día de la tormenta, hace poco, parece que llegaron a la deriva hasta la República en un bote pequeño. Como estábamos en una misión de patrullaje, descendimos aquí cerca temporalmente para pasar la noche, pero nos topamos con esta gente en el bosque junto a la playa.”
“Hmm… ¿y entonces?”
“Desde aquí se vuelve complicado. Al momento en que los encontramos, disparamos una bala con el rifle de aire como advertencia, pero el asustado grupo comenzó a huir por todas partes. Mientras los perseguíamos, fuimos capaces de atraparlos de uno en uno, pero por desgracia, la dirección en la que escaparon fue la misma hacia donde estaba el globo, y…”
Por un momento guardó silencio, como apenado, y Nejif adivinó el resto de la situación.
“¡Se lo robaron! ¡Sufrieron una vergonzosa derrota a manos de los refugiados, y perdieron un precioso globo de la República!”
“No tengo ninguna excusa. No pondré objeciones si me torturan arrancándome los brazos en una Corte Pública, después de esto.”
En el lapso mientras la emoción de la sorpresa sobrepasaba toda sospecha dentro de Nejif, Ikta de forma casual dejó caer sus trucos.
La ‘Corte Pública’ era el nombre popular de la Rama Judicial de la República de Kioka, y permitía que las personas ordinarias que acudían a ella tuvieran imparcialidad en sus asuntos. Por así decirlo, era un sitio donde ‘los pecados de las personas eran juzgados mientras el público (como soberano de la nación) observaba atentamente’; pero por otro lado, los ciudadanos de la República, especialmente sus soldados y oficiales de gobierno, quienes recibían un salario de los impuestos, lo tomaban como un cliché que indicaba, en cierto modo, que eran dueños de sus vidas.
En el monárquico Imperio de Katjvarna, la frase para referirse a esto sería ‘frente a Su Majestad, el Emperador, sin defensa alguna’, o ‘humildemente reportar una falla ante una corte marcial’. Era una pequeña diferencia que marcaba las variaciones entre los dos sistemas de gobierno y las características de sus ciudadanos; pero si no fuera por estos pequeños detalles, los humanos podrían considerar a todos sus compañeros de escena como sus compatriotas.
“Pero… Nejif-dono, ¿no podría usted ayudarnos a atenuar nuestro crimen?”
“¡Aunque así lo quisiera, debemos tener de regreso ese globo, sin importar cómo!”
“Para eso es que requiero su ayuda. Uno de los refugiados que robó el globo, en el corto tiempo mientras se elevaba desde el suelo para flotar en el aire, nos propuso un trato.”
“¿Un trato? ¿Y cuáles son los detalles?”
“Nos dijo: ‘den a mis familiares y aliados suficiente comida, y envíenlos al Imperio bajo el pretexto de que están devolviendo prisioneros de guerra. Una vez que vea que los seis han cruzado la frontera, haré bajar el globo.”
El rostro de Nejif se contrajo por el enojo, y sólo alcanzó a decir algunas palabras sin propósito.
“¡Ridículo! Si son gente que abandonó su propia tierra. ¿Acaso creen que el Imperio recibirá cálidamente a aquellos que primero huyeron y ahora vienen de regreso? Si se rinden ante nosotros y se vuelven ciudadanos de la República, eso sería una mucho mejor elección.”
“Eso es también lo que creo, pero no hay forma de persuadir de ello a esta gente ahora. Por otro lado, como están aterrados y ya han robado nuestro globo, deben estar en un estado mental en el que no responderán a nuestras buenas intenciones. Cuando los vimos por primera vez, si los hubiéramos recibido pacíficamente y sin intimidarlos, la historia sería distinta, pero…”
‘En eso tienes razón’, parecía estar a punto de gritan Nejif. No importaba si eran refugiados abandonando el Imperio, sus corazones seguramente estaban en una encrucijada entre su tierra nativa y esta tierra nueva; si de repente les disparaban con un arma en medio de todo esto, no sería raro que terminaran creyendo que Kioka no tenía la intención de recibirlos.
“A pesar de que se dio la orden de que se recibiera amablemente a los refugiados, ustedes se portaron de una forma muy agresiva… No, no voy a comenzar a echarle la culpa sólo a usted, Soldado Nihad de Guerra Aérea; lo que es más importante, ¿qué hay de los otros dos? En un grupo de la División de Guerra Aérea, ¿no se supone que se incluya a un sargento?”
Lo lógico es que la persona de más alto rango sea la que se encuentre con ella, es lo que reprochaba Nejif implícitamente. Bajo su falsa expresión de pánico, Ikta en realidad sí estaba nervioso, ya que de su capacidad para manipular esta parte dependería el éxito o el fracaso de todo su plan.
“Hay una explicación para eso… Mis aliados están tomando una ruta distinta a la mía, y están ahora justo debajo del globo. Los que lo manejan son aficionados, así que no sería raro que en cualquier momento, por cualquier razón, ellos se precipitaran a tierra, o incluso que el viento se los lleve hasta el lado del Imperio. Debemos dejar algunas manos para asegurar o destruir el fuselaje cuando eso pase. Por lo menos se requieren de dos personas para asegurar el globo; y si hay necesidad de destruirlo, el que debe tomar la pesada responsabilidad de esa decisión no es otro que el líder del escuadrón.”
A Nejif le faltaron más palabras de reproche. Ciertamente, si fuera a caer en manos enemigas, lo mejor era destruirlo. Quizás porque no tenía mucho gas debido a que lo robaron justo después de aterrizar, el globo estaba ahora a la deriva, apenas al alcance de un rifle de aire. Si fuera necesario, llegado el caso se podría derribar.
Sin embargo, y debido a su naturaleza, tratar de derribarlo con un rifle de aire podía terminar en desastre: el globo explotando por todos lados; y eso no podía ignorarse. Si eso pasaba, la muerte de los pasajeros era una certeza, y los soldados de Kioka habrían perdido en su totalidad un precioso globo. Debían evitar eso tanto como les fuera posible. Hasta ahora comprendió Nejif a lo que se estaba enfrentando.
“No me diga, Cadete Nihad, que planea ceder en el trato y hacer que los refugiados crucen hacia el lado del Imperio. No, el hecho es que me está cargando esa responsabilidad a mí.”
“Aunque me siento avergonzado, es como usted supone.”
“¡Qué ridículo… como si yo pudiera aceptar un comportamiento tal bajo mi propia discreción! ¡Yo no tengo esa autoridad! Mi misión es rechazar a las personas que tratan de cruzar la frontera sin permiso; ¡no puedo llevar a personas que ya están de este lado hacia el otro!”
“Estoy consciente de ello, pero por favor, considérelo con cuidado. Quienes serán culpados por este fracaso no seremos sólo nosotros. Estos refugiados cruzaron a través del océanos mientras debían ser vigilados por la Teniente Nejif.”
Ante esas palabras, Nejif abrió los ojos impactada… ¡Era cierto! Ella no había hecho otra cosa que criticarlo, pero visto desde esa perspectiva, ¿no era también su propio error? Aunque les hubieran ordenado recibir a los refugiados con calidez, eso no implicaba que los dejaran pasar la frontera sin tratar de detenerlos. Por supuesto, para animar a los ciudadanos del Imperio para que escaparan, habían creado intencionalmente varios “agujeros” en su defensa de la frontera; pero esta gente no había cruzado por ahí.
Ikta vio que el corazón de Nejif, balanceándose entre el deber y la auto-preservación, estaba en su poder. Como alguien con un gran sentido de la responsabilidad, ella no tomaba la salida fácil de la auto-preservación, pero aun así, se podía empujar a Nejif a que se portara de esa forma.
El joven se percató de todo esto y habló. En el arte de la guerra, uno debe dejar una ruta de escape para el enemigo que está acorralado.
“Teniente Nejif, si me permite expresarme, creo que nuestra máxima prioridad debe ser la recuperación del globo. Es el crimen de regresar refugiados o el de perder un globo; si hay que elegir entre los dos, la Teniente debe escoger el que represente una menor pérdida para la República, ¿no?”
Las hábiles palabras de Ikta tuvieron como resultado que la responsabilidad y la auto-preservación coexistieran. Le permitió digerir que la deportación de los refugiados, o el abuso de la propia autoridad, era algo pequeño en comparación a tener el globo de vuelta. La auto-preservación parecía no ser sino algo secundario. Para torcer el carácter de alguien recto, esta clase de escenario era muy efectivo.
“Y-Yo… no puedo tomar esa decisión por mí misma. Haré contacto con el comandante a través de señales luminosas, así que por ahora…”
“Por favor, deje las bromas. Relatar todo lo sucedido con señales de luz tomaría mucho tiempo y esfuerzo, ¿y usted cree que ese globo se quedará sobre territorio de Kioka hasta que termine de hablar con su superior? Si me permite decirlo, como soldado del rango más bajo entre los miembros de la Unidad de Guerra Aérea, existe una gran posibilidad de que el viento allá arriba comience a soplar en dirección al océano. Si eso sucede, ya que el globo podría descender lejos en el mar, no tendríamos otra opción que derribarlo. ¡En cualquier caso, un armamento precioso se escapará de nuestras manos!”
Por supuesto que Ikta no tenía la intención de dejarla comunicarse con sus superiores, o de pensar las cosas con calma. Este plan, si se pensaba con tranquilidad, tenía muchos agujeros; así que era importante no darle tiempo para razonar sus decisiones. Tenía que hacerle creer que el plan que proponía era ‘lo único que era razonable por hacer’.
“S-Si hacemos cruzar a esa gente, ¿qué garantía hay de que el globo descienda? Desde el punto de vista de quienes lo manejan, ¿no es una misión suicida el volver en medio de sus enemigos?”
“No, definitivamente sí lo traerán de vuelta… Teniente, ¿alguna vez ha subido a un globo?”
“Bueno, no, pero…”
“Entonces probablemente no lo sabe, lo solitario que es estar a bordo y flotar en el cielo. Las personas son gente que, por naturaleza, viven con los pies bien puestos en el suelo. Desafiar eso y subir al cielo requiere de un gran valor. Durante los entrenamientos, incluso yo llegué a sentir que mi cuerpo se paralizaba; en esos momentos, sólo podía pensar en una cosa: en volver a tierra, aunque sea un segundo antes. No hay espacio para pensar en nada más.”
“P-Pero, ¿no están ellos haciendo precisamente eso, y lo están resistiendo?”
“Si la vida de familiares y amigos está en la balanza, incluso el miedo es superado por la desesperación; pero al momento en que la tensión se disipe, se darán cuenta de ello… de que están en medio del cielo, sin nadie a su lado que los apoye.”
El razonamiento que Ikta usaba para persuadirla era, por supuesto, pura improvisación; pero para Nejif, que lo escuchaba, sus palabras tenían el peso de la experiencia de ‘alguien que ya ha estado en el cielo’. Incluso las cinco personas que hacían el papel de refugiados y que atisbaban la situación no podían evitar el sentirse asombrados por su actuación.
La autoridad desapareció de las objeciones de Nejif. Con eso, Ikta supo que había superado la parte difícil de la negociación.
“Incluso si enviamos a esa gente del lado del Imperio, ya es tarde. ¿Podrán verlo desde el globo?”
“No lo sé. Pero en realidad es mejor que esté oscuro, y entre ellos hay un portador de un espíritu de luz. Una vez que hayamos pasado a la otra mitad de la frontera, se le enviamos señales de luz de tipo imperial, podremos comunicarnos con el globo. Eso quiere decir que alguien debe asegurarse de que la señal se envíe, así que yo iré detrás de ellos con mi rifle de aire.”
Como si esa responsabilidad fuera obviamente suya, Ikta estaba sugiriendo que debía acompañar a los refugiados cuando cruzaran la frontera. Como la idea pareció surgir de forma espontánea, Nejif no pensó que estuviera fuera de lugar.
“Comprendo lo que dices, lo comprendo, pero…”
Pero la ansiedad que se acumulaba en el interior de Nejif era el último obstáculo que le impedía asentir con su cabeza. Como Comandante de la Unidad de Defensa de la Frontera, el riesgo de permitir que personas cuya identidad no conocía cruzaran de un lado a otro de la frontera, la hacía sentirse incómoda.
“Sé bien cómo se siente, Teniente Segunda Nejif; pero por favor mire bien: ¿cree que esta gente sean espías o candidatos a soldados del Imperio?”
Cuando dijo eso, Nejif volteó a ver a las personas a las que Ikta señalaba. Jóvenes que no llegaban a la adultez; tres de ellas mujeres. Sin importar lo incompetentes que fueran en el Ejército Imperial, era imposible que una unidad dispuesta a arriesgar sus vidas para infiltrarse a la República estuviera compuesta de esa forma.
“Si aun así tiene dudas, todo lo que tiene que hacer es registrar sus pertenencias, ¿cierto? No tenemos el tiempo para interrogarlos a todos de uno en uno, pero creo que sí tenemos tiempo para eso.”
Esas palabras fueron el golpe final. Nejif frunció el entrecejo y después de guardar silencio por cerca de un minuto, se volteó a sus subordinados, que se habían reunido alrededor de ella por una razón u otra, y finalmente les ordenó con una voz enojada.
“Registren las pertenencias de esas personas, ¡rápido!”
Cinco minutos después, la inspección de las pertenencias terminó sin nada que reportar, y las seis personas, incluyendo a Ikta, se reunieron y cruzaron la frontera. La Segunda Teniente Nejif y sus soldados observaban con atención sus espaldas, pero la distancia que los separaba ya era considerable.
“Bueno, eso salió mejor de lo que esperaba. Gracias a todos; acepto aplausos y donaciones en efectivo, ¿saben?”
Supuestamente vigilándolos, Ikta, representando al soldado de la República de Kioka, Cadete Nihad Hyu de la Unidad de Guerra Aérea, soltó una broma por primera vez mientras apuntaba su rifle de aire (por supuesto, uno recuperado de los soldados de Kioka) hacia la espalda de sus aliados formados en fila india. Yatori rio levemente desde la vanguardia.
“Esa fue toda una escena. Poner a volar un globo sin tripulantes y usarlo como medio de coerción. Aunque es difícil verlo desde aquí, en realidad no hay nadie a bordo del globo; todo lo que hicimos fue cargarlo con algunas de nuestras cosas. Para negociar y persuadir, Ikta se inventó un terrorista imaginario completamente imposible, y así logró engañar por completo a la Segunda Teniente Nejif.”
“A lo que más le temen los soldados de Kioka es a perder uno de sus globos. Pensé que si usábamos eso como base, este método de persuasión serviría para nuestros propósitos lo suficientemente bien como para no tener que usar arma alguna.”
“Al inventar el terrorista imaginario, desviaste la atención de la Teniente Nejif lejos de nosotros, ¿no es así? Como se podría esperar de Ik-kun. Si el enfrentamiento hubiera sido cara a cara, creo que la otra parte habría tenido que defender su reputación como comandante, y no habríamos sido capaces de pasar.”
Torway dirigió una mirada de admiración hacia Ikta. Frente a él, Haro asentía una y otra vez.
“Yo siento lo mismo. Ya que vino en forma de ‘un consejo de un soldado amigo’, le fue más fácil acceder a ello… ¡Y a eso añade tu habilidad para actuar! Apuesto que la Segunda Teniente de la República nunca sospechó de las palabras de Ikta. La verdad, nunca pensé que podrías hablar con tanta fluidez con acento de Kioka.
Kioka, alabado por sus aliados, elevaba orgulloso la nariz. La única persona entre ellos con una expresión de desagrado era Matthew.
“Hmm… no voy a darte ningún halago. Apenas comenzaba a acostumbrarme a ese rifle de aire, ¿sabes?”
“Mi amigo Matthew, por favor, perdona por eso. Si hubieras llevado un rifle de aire del Imperio, o un sable, entonces no parecerías un refugiado perfectamente inofensivo, ¿verdad? Es porque dejamos las armas atrás que pudimos pasar por esa inspección de pertenencias.”
Como indicaban esas palabras, ni Yatori, ni Torway ni Matthew llevaban ni una sola de sus armas, ni siquiera las que habían salvado del buque que se hundía. Yatori y Torway no dijeron nada, pero ellos también apreciaban de corazón sus armas.
“Matthew, antes de suspirar por lo que has perdido, muestra aprecio por la vida que fuiste capaz de conservar. Además, no es como si las hubiéramos arrojado a la basura; en su lugar, las dejamos en manos del destino para que vuelvan o no.”
Yatori suavizó las cosas de forma muy natural. En resumen, esas eran las cosas que habían cargado en el globo no tripulado. Aunque era un consuelo muy pequeño, se jugaban todo a la posibilidad de que el globo derivara hacia el lado del Imperio, gracias a la dirección del viento.
“Parece que hemos llegado a la zona de control. Muy bien, Kusu, ¿podrías enviar una señal de rendición hacia el lado del Imperio, en mi lugar?”
Escuchando la orden de Ikta, Kusu, que estaba dentro del bolso en la cintura de Torway. Saltó al piso. Ya que fue necesario que Ikta se convirtiera en Nihad durante la negociación, ambos habían intercambiado temporalmente de espíritus. Por supuesto que, como uno no podía darle órdenes a un espíritu con quien no se había hecho un contrato, el rifle de aire que Ikta sostenía era tan peligroso como si estuviera hecho de papel maché.
Mientras Kusu enviaba la señal luminosa, Ikta de repente se acordó de algo, y liberó el barril del rifle de aire del torso del espíritu de viento Tsuu, prestado por Matthew. De su ‘túnel de aire’, Ikta extrajo un pequeño anillo, que había ocultado adentro.
“Princesa, le regreso esto. Por favor, no lo pierda, ya que de aquí en adelante, es la prueba de nuestra identidad.”
El anillo grabado con el sello del Imperio fue devuelto a su propietaria. Hablando de Su Alteza, la Princesa, tanto su ropa como su piel estaban cubiertos de tierra, al igual que el resto de los actores. Sin embargo, para que su belleza no resaltara, habían aplicado lodo en la rubia cabellera. Ikta también estaba en las mismas condiciones, pero extrañamente, la persona en cuestión, sin dar ninguna respuesta, solo miró al joven con sus grandes ojos, y sin moverse.
“¿…? ¿Tengo algo en la cara?”
“No, fuera de tus ojos, nariz y boca, nada más.”
Después de esa respuesta sin sentido, la princesa no desvió los ojos de él. Cuando Ikta inclinó su cabeza, Haro, que estaba parada junto a Kusu, gritó con fuerte voz.
“¡Hey, soldados del Imperio, por aquí! ¡N-No irán a dispararnos, ¿verdad?!”
“Ya que apenas escapamos con vida de territorio enemigo, si nos disparan tropas amigas y morimos… eso sería realmente gracioso, ¿saben?”
Todos sintieron un escalofrío por la espalda ante esa imagen; pero afortunadamente sólo resultó ser una paranoia. El sello del Imperio, el cual fue mostrado a los soldados por Su Alteza Chamille, probó ser muchísimo más efectivo de lo que habrían imaginado.
Cuando se confirmó la autenticidad del anillo por los oficiales militares de rango alto asignados a la Defensa de la Frontera, los seis fueron llevados dentro del territorio Imperial con toda ceremonia. Así fue como escaparon del infierno, al que habían caído por una diferencia de un pelo.
Para la dinastía Katjvanmaninik, aún para los que se dedivaban a labores administrativas, el sol que golpeaba el país no mostraba ningún signo de debilidad. Sus habitantes con ropas ligeras, y los visitantes con turbantes sobre los rostros, todos resistían la furia del sol.
Sin embargo, la gente no sufría con frecuencia de golpes de calor. El mercado seguía estando animado aún bajo el señor del fuego, y los mostradores de las tiendas rebozaban de actividad, ofreciendo comida y vestidos, ornamentos con piedras y metales preciosos, y productos foráneos, que nadie había visto con anterioridad.
El centro de la actividad política, comercial y cultural del imperio de Katjvarna, era la Capital Banhataal. Esta ciudad eran los terrenos donde el Emperador celebraba su prosperidad; en esta metrópolis, el palacio donde vivía la Familia Real coexistía con un jardín con un magnífico árbol siempre verde.
“¡Ikta, despierta! ¡Ha llegado información sobre el estado de la Provincia oriental, ¿sabes?!”
En el tercer piso de un hotel dedicado a las clases altas dentro de la capital, “La duna de arena blanca”, Yatorishino Igsem golpeaba la puerta de una habitación privada. Ya pasaban de las 11AM del mediodía; para la chica del cabello de fuego, que tenía el hábito absoluto de acostarse y levantarse temprano, no había para que una persona permaneciera apagada como una luz a estas horas.
Mientras seguía golpeando la puerta sin importarle no recibir respuesta, de pronto el inconfundible sonido de una palma estrellándose sobre una mejilla con toda su fuerza hizo ecos hasta sus oídos. Frente a los extrañados ojos de Yatori, por fin se abrió la puerta, pero la que estaba ahí no era un joven de ojos adormilados, sino una mujer exquisita con su ropa completamente desarreglada.
“B-Buen día, jovencita… Este… Umm… Eso fue grosero de mi parte, ¿no cree?”
Mientras se arreglaba las abiertas solapas con ambas manos, la mujer se deslizó junto a la chica y se retiró rumbo al recibidor. Yatori, viendo la figura que se alejaba con una mirada escrutadora, entró por fin al cuarto, lanzando un gran suspiro.
“¿Cuántas son con ella hasta ahora? No ha pasado ni un mes desde que llegamos aquí… Hay un límite para tu entusiasmo, ¿no?”
Mientras Yatori hacía esos comentarios sarcásticos, llegó finalmente hasta la cama y abrió las cortinas. Ikta reposaba medio desnudo en la cama, con las sábanas arrugadas. Juzgando sólo por ello, se podría decir que lo habían pescado ‘después del acto’; pero había una marca del bofetón en su mejilla izquierda, así que era difícil estar segura.
Las cejas del joven se juntaron en su frente, frente al implacable flujo de luz solar desde la ventana.
“¿Que cuantas han sido, dices? ¿Acaso no es algo bueno?… Ya es de mañana, ¿qué hora es?”
“Ya casi es mediodía. Definitivamente tú estuviste bebiendo ayer en la noche, ¿no es así? ¿Saliste toda la noche con mujeres?”
“Estuvimos bebiendo hasta tarde, luego la invité a mi cuarto y seguimos bebiendo aquí, y luego nos dormimos juntos hasta hace un momento… Cuando abrimos los ojos ante tu llamada, por alguna razón me dio una bofetada con toda su fuerza y luego se fue. Aunque eso fue completamente irrazonable, ya que no habíamos hecho nada aún…”
Se quejaba Ikta desde la cama. Entonces, el veredicto correcto era ‘antes’. Yatori se encogió de hombros y examinó el cuarto, que apestaba a alcohol.
“¿Dónde está Kusu? Si él pudiera aplicar un haz de luz fuerte a tus ojos o algo así…”
Oyendo la voz de Yatori, Kusu apareció, saliendo de su canasto (preparado por el hotel para que durmiera un espíritu) junto a la cama. Como si fuera inmune a los problemas que implicaban el despertarse, rápidamente salió del canasto y habló.
“Buen día, Yatori y Shia. Creo que Ikta sigue medio dormido, ya que parece que consiguió la compañía de algunas mujeres durante la noche pasada.”
“Está bien, Kusu, eso no es excusa suficiente. Aguántate y ya despierta, macho obsesionado con el sexo… La señora de antes parecía estar casada; no te atreverías a ponerle la mano encima a una mujer así, ¿verdad?”
“Fataah es viuda, ¿sabes?… también está separada de sus dos hijos, así que es una temporada muy solitaria para ella.
“El arte de perseguir mujeres mayores tiene sus trucos, ¿no es así? Si no tienes cuidado, sus hijos resultarán mayores que tú. Quiero decir, ¿siempre crees sin reservas lo que te dicen esas señoras? ¿No pudiste ver el dolor en sus ojos antes?
Sin responder, Ikta salió lentamente de la cama mientras se ponía una camisa que estaba doblada bajo su almohada.
“Hoy también hace calor… Y de verdad quería quedarme en cama hasta que anocheciera… Haaah.”
“Si sigues medio dormido, entonces lee esto. Te despertará mejor que si mojaras tu cara con agua helada.”
Yatori sostuvo una edición extra de un periódico que se vendía afuera frente a los ojos de Ikta, que lanzaba un gran bostezo.
“El Comandante Hazaag Rikan está muerto… Con esto, la Provincia Oriental ha caído por ocmpleto en manos de la República de Kioka.”
Aún el joven se quedó sin nada ligero que decir, mientras miraba intensamente el periódico en sus manos.
Volvamos poco menos de un mes en el tiempo. Ikta y los otros, los seis juntos, habiendo logrado regresar al Imperio desde territorio de Kioka, donde habían llegado en su bote; luego de permanecer bajo los cuidados de los soldados de la frontera, fueron llevados a la base militar en la retaguardia. Ahí, fueron recibidos por el Comandante en Jefe de la Fortaleza Oriental, Hazaaf Rikan en persona.
“¡Su Alteza, Princesa Chamille! ¡Gracias a Dios que está de vuelta y a salvo!”
La Princesa hizo su aparición en el edificio de los cuarteles imperiales; y junto a los soldados que no estaban en comisión, el Teniente General Rikan se hincó celebrando el regreso a salvo de la aristócrata. Rikan era un soldado de alta estatura y amplios hombros, con una barba y bigote perfectamente arreglado a la moda, como todo un caballero. Incluso mientras permanecía postrado, su cabeza estaba al mismo nivel que el de Su Pequeña Alteza, la Princesa.
“Levante la cabeza. Seguro tiene otras cosas de qué ocuparse, Comandante en Jefe; así que me dé la bienvenida en persona.”
Su Alteza, la Princesa, habiéndose cambiado a una blusa y una falda limpias, respondió a las reverencias de sus súbditos en un tono formal, poco apropiado para su edad. Incluso siendo el Comandante al mando de 10,000 hombres, él no era más que un súbdito más frente a esta jovencita. ¿A quién diablos había traído con ella? Él dio un buen vistazo a las cinco personas tras ella.
“Un barco que se dirigía al Examen de Oficiales Militares de Alto Rango se hundió, y Su Alteza, que estaba a bordo, se creía perdida. Nos contactaron hace días para informarnos de todo eso; ¡pero pensar que la deriva la llevaría hasta territorio de Kioka! Cuando recibí el mensaje desde la frontera, no creí que fuera posible.”
“Así es, considero punto menos que un milagro que haya podido volver de una pieza, como puede ver. Y eso se logró completamente gracias a la ayuda de las cinco personas detrás de mí. Debo mencionarle el nombre de mis héroes a usted, Teniente General, de mis propios labios.”
Mientras Su Alteza anunciaba sus nombres de uno en uno, el Teniente General Rikan perdió la compostura del rostro.
“Así que eso fue lo que pasó… Oh, jóvenes valerosos, hicieron bien en escoltar a Su Alteza hasta este punto. Si ustedes fueran mis subordinados, les daría una promoción a cada uno. Sin duda alguna este es un servicio del más alto mérito.”
Eran palabras de alabanza sin restricciones, pero la expresión de Su Alteza de pronto mostró cierta angustia.
“Sería muy bueno si pudiera hacer eso, pero… debido a que se vieron envueltos en mi mala fortuna, su Examen para Oficial de Alto Grado fue interrumpido. Me encantaría si usted pudiera hacer algo al respecto…”
“Hmm… Es cierto que el segundo Examen de Continuación Secundario ya se llevó a cabo… Y dado que no hay precedentes, es difícil hacer una promesa en firme. Pero comentaré las circunstancias al cuartel administrativo; ellos podrían hacer algunos arreglos especiales. Si es algo que Su Alteza desea, podría hacer que los enviaran allá desde esta línea de frente, con un simple trazo de mi pluma.”
“Eso sería grandioso. Lamento aumentar su trabajo, Teniente General, pero…”
“Se hará cuanto desee, ya que desaprovechar a estos jóvenes talentosos sería la peor pérdida en 100 años para nuestro país, ¿verdad?”
Yatori y Torway detuvieron en silencio el brillo en los rostros de Matthew y Haro, respecto a sus esperanzas de poder realizar el Examen de Oficiales Militares de Alto Grado. La persona restante debía ser cuidadosa de no mostrar su indiferencia, pero…
“Muy bien, Su Alteza. Con esto, creo que lo mejor es que regrese cuanto antes a la capital, y así tranquilizar a Su Majestad, el Emperador. Ya que estamos cerca de la línea de frente, dudo que sea muy seguro… Estoy consciente de que está exhausta, pero si enviamos algunos jinetes hay en la noche, usted podría cabalgar junto a sus héroes, y volver a salvo.”
El Teniente General Rikan habló cortésmente, aunque en un tono que no daba pie para negarse. Por supuesto, Su Alteza, la Princesa, no puso ninguna objeción.
Se decidió que los seis, con permiso para pasar el tiempo como quisieran hasta su partida, gracias a los arreglos del Teniente General, serían guiados a un salón de recepciones improvisado… Sin embargo, mientras los otros comenzaban a dirigirse ahí, Ikta Solork no se movió.
“¿…? ¿Qué sucede, Solork-kun? ¿Acaso no te sientes bien?”
El Teniente General se percató del hecho y se acercó. Ikta lo miró de forma extraña, con un rostro muy serio.
“Debería retirarse, Teniente General Hazaaf Rikan.”
“¿Qué?”
“Abandone la Provincia Oriental, y retire a las tropas restantes hasta el Fuerte. En este punto, no hay otra opción.”
Sobra decir, que tanto el Teniente General como todos los oficiales presentes se indignaron ante la drástica propuesta del joven. Los cinco que se dirigían al salón de recepción también se sorprendieron y miraron a Ikta.
“No digas esas cosas tan raras. Hasta que rechacemos a los soldados de la República, hasta lograr nuestra misión como Guarnición Oriental…”
“Los suministros que llegan desde la retaguardia ya no son suficientes, ¿verdad? La delgadez de sus mejillas no puede cubrirse con una barba, ¿sabe?”
Ante ese comentario tan preciso, el Teniente General Rikan llevó una mano a su rostro y se quedó sin palabras. Ikta siguió hablando.
“Si los oficiales aquí ya muestran una palidez en sus caras, el cansancio de los soldados debe ser mucho peor, ¿no? Me atrevo a decir, ¿no se están yendo como refugiados uno tras otro?”
“…”
“No hay forma en que la tierra que ha sido arrasada por los soldados de la Unidad Aérea pueda soportar al mismo número de soldados como hasta ahora. Cuando se retrasa una derrota definitiva por tiempo indeterminado, sólo se están desperdiciando en vano las vidas de los hombres y de los soldados… Esta clase de batalla no tiene sentido; ¿no debería ser usted quien mejor comprendiera eso?”
Ikta habló con voz cada vez más áspera, conminando una respuesta del Teniente General. Yatori, incapaz de permanecer en silencio, tomó a Ikta por el cuello y lo contuvo.
“¡Debes de saber tu lugar, Ikta! ¡Esto no es algo de lo que tú puedas opinar!”
“¿Mi lugar? Ahh, ese es exactamente el punto, ¿ves? El Teniente General-san no puede moverse porque ‘conoce muy bien su lugar’. ¿Por qué la Guarnición Oriental sigue peleando como una simple guarnición? ¿Por qué nos empeñamos en una guerra defensiva que no se puede ganar sin atacar? Esto, eso, todo… ‘Es porque son órdenes del Emperador’, ¿no es así?”
El joven gritaba. Claramente, lo que había dicho violaba un tabú. Yatori, sintiendo que podía llegar demasiado lejos, había inmovilizado su brazo con un doble candado y trataba de postrarlo en tierra; pero entonces, una voz inesperada dijo la última palabra.
“Yatori, no necesitas detenerlo. Yo lo permito; deja que diga lo que desee.”
Con esas palabras de Su Alteza, la Princesa, fue la primera vez que Yatori dudó de lo que escuchaban sus propios oídos. La Tercera Princesa Imperial de Katjvarna, esto es, la propia hija del Emperador, debería ser la primera que condenara el grosero exabrupto de Ikta.
En el momento en que Yatori (tan sorprendida como estaba) soltó la mano de Ikta, él perdió toda la compostura al momento de expresarse.
“Vamos a decirlo claramente: esta guerra está arreglada. Es el resultado de que el Imperio está tratando de deshacerse de la Provincia Oriental desde hace un buen tiempo, pero tratando de hacerlo de una forma en que las críticas de los ciudadanos no caigan sobre el Imperio.”
Su Alteza, la Princesa, mordió su labio y bajó la cabeza como si estuviera derrotada. Ikta, en el estado en que estaba en ese momento, ni siquiera se percató de ello.
“Originalmente, la Provincia Oriental era una tierra deshabitada, un territorio remoto de Kioka hasta hace unos 30 años, cuando se les arrebató en una guerra real. En ese tiempo, el Imperio simplemente sentía placer al incrementar su territorio; sin embargo, se volvió una carga muy pesada cuando llegó la hora de cultivar esas tierras que tanto trabajo había costado conquistar.”
“La provincia Oriental resultó ser una tierra más dura para vivir en ella de lo que el Imperio había pensado. Incluso tomando en cuenta la necesidad de cortar la selva tropical, los daños por inundación eran demasiados en comparación a otras áreas. Cuando las lluvias se prolongaban, los ríos se desbordaban, y los caminos y cosechas que tanto trabajo habían costado, terminaban anegados. Luego de eso, las condiciones sanitarias empeoraban, y las enfermedades se volvían algo de todos los días. Mientras, las áreas fuera de la Provincia Oriental, como regiones que avanzaban a pesar de las inundaciones, se sumaron como factor que hizo necesario el cultivo de la Provincia Oriental. Eso no era suficiente para el Imperio.”
“En comparación al gran capital invertido por el Imperio, los cultivos de la Provincia Oriental se retrasaban y no avanzaban. No sólo era que la siembra fuera una política nacional, sino que también era demasiado tarde para hacer volver a la gente que se había mudado a esa región. Para cuando se dieron cuenta, la Provincia Oriental, lejos de dejar alguna ganancia, se había convertido en una tierra que excedía con mucho sus estimaciones de pérdida de dinero.”
“Por supuesto que el Emperador y su Gabinete lamentaron la situación. Si así iban a resultar las cosas, mejor no hubieran tomado esas tierras desde el principio… Así que alguien entre ellos se dio cuenta de algo: ‘aún no es demasiado tarde… esta región tan problemático, ¿por qué no se la devolvemos a Kioka?’”
“Pero aun así, no había forma de que le entregaran el territorio a una nación enemiga incondicionalmente; no sólo los ciudadanos no lo aceptarían, sino que sería dolorosamente evidente de que lo que intentaban era pasarle la administración fallida de la región a otro país.”
“Temiendo a la crítica de sus ciudadanos sobre la pérdida de la Provincia Oriental, la Familia Imperial, sin más ideas, trató de desviar lo peor del enojo del público de una forma u otra. El medio que hallaron para ese propósito fue, de todas las cosas, ‘perderla en batalla’.”
“El escenario estaba puesto, ya que las tropas de Kioka, que venían de invasoras, recobrarían la Provincia Oriental una vez más. Si ese era el caso, la ira del público se dirigiría contra una nación enemiga y a la incompetencia del ejército, pero no dañaría mucho la dignidad de la Familia Imperial… Sin embargo, es un método retorcido que sólo se fija en las apariencias, y que en lo personal me disgusta mucho.”
Escupiendo esas palabras, Ikta miró intensamente al veterano oficial militar frente a él.
“Este escenario necesita de un sacrificio, porque es necesario ‘probar que la Familia Imperial y el Gabinete se toman en serio la guerra con Kioka’. Por tal motivo, la persona al mando de las líneas en el frente debe ser un General con una reputación bien conocida. Si dicho General famoso pelea a brazo partido hasta el amargo final, entonces los ciudadanos deben aceptar que la derrota era inevitable, ¿no cree?”
“…”
“No hay nadie mejor para ese desagradecido papel que usted, ¿no es así, Teniente General Hazaaf Rikan? En resumen, usted, quien recibió la orden implícita de ‘pelear y morir’ del Emperador, es el sacrificio definitivo para tapar los errores de la administración interna.”
“Aún después de recibir un trato tan indignante, ¿todavía pretende seguir portándose bien y cumplir con su papel?”
La voz de Ikta se hizo más brusca, urgiendo por una respuesta, mientras el Teniente General Rikan mostraba una breve y débil sonrisa.
“Solork-kun, de verdad agradezco que no seas mi subordinado. Me sentiría culpable de interferir con las regulaciones militares para permitir que un joven que se preocupa tanto por mi bienestar no fuera castigado…”
“…”
“Por supuesto que comprendo lo que dices; sin embargo, para un soldado, las órdenes de sus superiores son absolutas. Su Majestad, el Emperador, es la graciosa autoridad suprema para todos los soldados dentro del Imperio, lo que significa que posee el poder absoluto. Debo obedecer sus órdenes. El obedecer las órdenes de sus oficiales superiores es un requerimiento para cualquier organización militar.”
“Y yo comprendo que usted, como oficial comisionado, no quiere crear el precedente de ignorar órdenes… Sin embargo, el Emperador comete un error. Los grandes generales no se dan de forma espontánea en las tierras del Imperio. Si va a dejar que muera como un chivo expiatorio, sin atesorar a alguien tan valioso como usted, ¿acaso piensa que un país así tiene algún futuro?”
“No es el trabajo de un soldado hablar sobre el futuro, Solork-kun; ese es el papel de Su Majestad, el Emperador. Sus súbditos sólo debes saber cuál es su lugar, y dar lo mejor que puedan. Por ejemplo… bueno, en el peor de los escenarios, se podrían arreglar las cosas para que la mayor cantidad de soldados puedan regresar sin volverse prisioneros de guerra, cuando perdamos esta pelea.”
Ikta chasqueó la lengua ante las palabras del Teniente General Rikan, ya que le hicieron sentir que guardaban un significado oculto, por lo que miró a su alrededor.
“Ahh, si usted es el Comandante en Jefe, supongo que podría hacer un movimiento de ese estilo. Ya que el personal que queda de los Cuarteles Imperiales es demasiado poco. En realidad… no sólo todos se visten como soldados, sino que les toca el papel más duro. ¿Está dejando que los jóvenes con futuro brillante puedan huir rápidamente a la retaguardia, mientras usted toma la línea de frente?”
“El ejército de Kioka pronto lanzará un ataque. Si nos vemos superados por el enemigo y no podemos evitar el retroceder nuestro frente de guerra, entonces es cuando permitiremos una verdadera retirada. Detendremos el avance del enemigo en el Este, y entonces forzaremos que nuestras tropas que estén al Oeste se retiren… para lograr esa operación en dos etapas, de forma inevitable tendremos que hacer uso de nuestras cada vez más escasas fuerzas, y dividirlas aún más para hacer dos grupos. Si los soldados no son habilidosos, entonces no son los adecuados para el trabajo.”
“¡Si eso es lo que va a pasar cuando el ataque comience, en tal caso lo mejor sería comenzar a mover las cosas desde ahora! ¡De esa forma, no habría necesidad de realizar esa maniobra de dos etapas tan peligrosa; los esfuerzos del grupo frontal para mantener ocupado al enemigo se reducirían considerablemente, y como un bono, el mismo Teniente General podría sobrevivir sin exponerse a lo más duro de la batalla! ¡¿No es eso mejor bajo todos los puntos de vista?!”
“No puedo hacer eso. La protección de la frontera de la Guarnición Oriental fue una tarea asignada por Su Majestad, el Emperador. Si comenzáramos a retirarnos antes del ataque enemigo, entonces estaría renunciando yo en lo personal a esa tarea, como Comandante en Jefe.”
“¡Pues soporte la culpa de renunciar al deber; porque de todos modos, la Provincia Oriental será recuperada por Kioka! ¡El resultado es el mismo!”
“El proceso es diferente. Es obedecer las órdenes de Su Majestad mientras la recuperan, o escapar contra las órdenes de Su Majestad mientras las recuperan.”
Rikan sacudió de un lado a otro su cabeza. Ikta por fin perdió la compostura ante la infinita lealtad del Gran General.
“¡Por eso es que digo… ‘esa forma de pensar no es científica’!”
Tomando el uniforme del militar por las solapas con sus manos, Ikta sacudió el cuerpo del Teniente General, que era más alto que él por una cabeza. Ante el aire amenazador que uno no podría imaginar de su actitud normal, incluso las otras cinco personas, Su Alteza, la Princesa, y los demás, miraban cómo se daban las cosas con total asombro.
Cuando sus manos se dirigían sin pensarlo a sus bocas, el color de los rostros de los soldados cambió, como era de esperarse. Sin embargo, un instante antes de que los demás pudieran reaccionar, un rápido golpe fue propinado por Yatori en el costado de Ikta.
“…gah…”
Las rodillas de Ikta cedieron de repente después del golpe, el cual había sido menos suavizado que de costumbre. Sus debilitados dedos se separaron de las solapas, y Yatori aprovechó la oportunidad para cargar con él.
“Por favor, discúlpelo, Teniente General Riakn-dono… piense que todo lo que dijo fue sólo una broma y olvídelo, se lo suplico.”
Yatori inclinó profundamente la cabeza, con todo su fiero cabello rojo. Como si hubiera olvidado arreglar su desordenada solapa, el Teniente General miró directamente a ambos jóvenes… por fin, volteó a ver a uno de sus subordinados.
“Bien, Oficial Ordoff; por favor, muéstreles el salón de recepciones, con toda amabilidad.”
Siguiendo al oficial que había recibido la orden del Teniente General, los seis comenzaron a moverse y caminaron, con Yatori cargando en el hombro a Ikta al frente. En los ojos de los viejos soldados, tnaato el Teniente General como los demás, que los veían marcharse, la calidez y la melancolía coexistían.
“¿La historia tiene que repetirse? Bada Sankrei…”
Sus cinco amigos, que estaban a su lado, fueron los únicos que oyeron las palabras que dejó caer el joven.
“Ya veo, el Teniente General Rikan está muerto…”
Inclinando su cabeza hacia abajo, con los ojos cerrados, Haro dedicó una plegaria silenciosa. Los cinco se habían reunido, llamados por Yatori, en el lobby del hotel; y compartieron y evaluaron la noticia de la muerte del gran general.
“Enfrentando el ataque de Kioka, la fuerza de vanguardia, bajo el comando del Teniente General Riakn en persona, experimentó una casi total destrucción. Por el contrario, al parecer la mayoría de los soldados desplegados relativamente cerca de la retaguardia lograron escapar hacia la capital.”
“El Teniente General cumplió con su deber hasta el final”, dijo Torway con pesar. YAtori y Matthew arreglaron su postura en sus asientos y cerraron los ojos. Rezaron de todo corazón por una vida posterior llena de bendiciones para los viejos soldados, perdidos en el campo de batalla.
Entre el grupo, Ikta, el único que mantenía una expresión de amargura, gentilmente acariciaba la cara de Kusu, a quien mantenía cerca de su pecho.
“Maldición, ¿no se lo dije?”
Un murmullo, mezclado con una maldición, escapó de los labios de Ikta, sorprendiendo a la camarera, que les traía el té. Junto a él, Yatori indiferentemente hizo un comentario, mientras llevaba la taza de té a sus labios con un movimiento fluido.
“¿Qué fue, exactamente, lo que le dijiste? ¿No estás siendo presuntuoso? ¿No pensarás que el estado de la guerra podría cambiar por tu opinión?”
Ikta o pudo responder nada. En su lugar, él vertió una gran cantidad de polvo blanco de la azucarera que adornaba la mesa, lo cual era distintivo de los hoteles de clase alta.
Haro, habiendo terminado su oración silenciosa, se sitió mareada por esta acción tan descarada.
“E-Esos granos blancos… ¿sería malo si pongo algunos en una bolsa y los llevo de regreso a casa? ¿Cómo un recuerdo para mis hermanos menores?”
Ella súbitamente pasó de la noticia solemne de la muerte a un tópico más ligero… De esa forma, las cinco personas, todos ellos excelentes jóvenes y señoritas, también aligeraron la atmósfera, pensando que no era apropiado que todo el lobby se deprimiera.
“Comprendo lo que sientes, pero eso sería de mala educación, ¿no? Bueno, la forma como Ikta lo está usando también lo es.”
“Incluso sin obsesionarse sobre estos granos blancos, también tendremos una recompensa por parte de la Familia Real, ¿verdad? Porque como quiera que fuera, escoltamos a casa a Su Alteza, la Princesa, desde una nación enemiga.”
Dijo Matthew, cuyo estómago había declinado por la aventura, pero lo había restaurado a su estado original gracias a las lujosas comidas del hotel. Mientras dejaban pasar el tiempo sin un propósito fijo, Yatori dejó escapar un suspiro.
“En vez que un suministro por un año de azúcar de alta calidad, sólo hay algo que quiero como recompensa: un examen de recuperación.”
“E-Eso no debería ser problema, ¿no? No fue nuestra culpa que el barco se hundiera.”
“Sería genial si las cosas salen bien, pero el número de peticiones exitosas para el Examen de Oficiales de Alto Grado es fijo todos los años. Sería bueno que no todos los puestos hubieran sido llenados. Aargh, esto es estar medio muertos, ¿saben?”
Quizás su nerviosismo se había reducido al vivir por cerca de un mes en el hotel, pero no había tanto ambición en la voz de Yatori como la que existía al momento del hundimiento del barco.
“No, no. Ya he pensado mucho en ello mientras vivíamos aquí, y verás, es mejor si nos contactan lo más tarde posible.”
Comentó Ikta con voz despreocupada, mientras bebía el té, endulzado con una cantidad exagerada de azúcar. Este hombre, que emitía un olor a perfume de mujer por todo el cuerpo, era el que, sin duda, disfrutaba más de su estilo de vida actual.
“Hablando de eso, ¿qué se ha decidido que obtendrás un trabajo en la biblioteca aquí? Los gastos de viaje no son baratos, ¿no es así?”
Considerando que Ikta no tenía ninguna prisa por presentar su examen, Yatori, con resolución inalterable, no tenía la menor intención de dejar de lado su contrato previo. Aun así, no pudo evitar que en su voz se adivinara un dejo de resentimiento.
“Además, mis gastos para vivir también serán más bajos, antes de tener que entrar a una casa de asistencia.”
Dijo Ikta, desechando el acuerdo sin pena. Yatori maldijo la ingenuidad que mostró en el pasado. Quizás debió golpearlo en el estómago con más fuerza; si lo hubiera hecho, entonces todo se nivelaría con los gastos médicos.
Mientras continuaban su cháchara en una atmósfera relajada, de repente se dejó sentir una presencia que se aproximaba con un propósito. Los cuatro (menos Ikta) enderezaron las espaldas. Quienes se aproximaban a ellos con pasos regulares eran tres oficiales de la corte imperial, vestidos con imponentes ropas formales.
“Yatorishino Igsem, Matthew Tetdrich, Ikta Solork, Torway Remeon, Haroma Bekkel. Ustedes son los cinco que hemos nombrado, ¿correcto?”
Todos respondieron asintiendo. El oficial de más edad aclaró su garganta tosiendo.
“Hay un artículo que les ha sido enviado hasta su lugar de residencia por el Comandante de la Guarnición Oriental, el fallecido Teniente General Hazaaf Rikan.”
Mientras hablaba, los soldados más jóvenes, que permanecían a la espera a ambos lados, dieron un paso al frente. Llevaban un paquete largo y delgado, envuelto en una tela roja. Manejándolo con cuidado, lo pusieron sobre la mesa y en silencio abrieron el envoltorio.
“¡¿Ah?! ¡¡Mi rifle de aire!!”
Matthew con regocijo voló hacia su amada arma. Un instante después, Torway tomó en sus manos su propis rifle de aire, que era dos grados mejor que el estándar; mientras Yatori tomaba calmadamente en sus brazos su sable y su daga auxiliar. Sus armas favoritas, que ya se habían resignado a no volver a ver jamás, habían vuelto. Sus brazos temblaron por el peso del acero y de la nostalgia.
“Voy a leer el mensaje del Teniente. ‘Ya que el globo cayó en el océano en el lado del Imperio, afortunadamente fuimos capaces de recuperar sus pertenencias. No sólo se las devuelvo con toda humildad, sino que los confío el futuro del Impero a ustedes, jóvenes héroes’.”
Todos ellos enderezaron su postura y escucharon con atención. Más que un mensaje, eso parecía el contenido de un testamento.
‘Aunque soy un soldado veterano, mi voluntad no morirá. Rezo, desde el reino de la muerte, porque la suerte y la fortuna de la guerra estén con ustedes’ “Eso es todo”
Sin que nadie les dijera nada, todos ellos de forma espontánea se pusieron en pie e hicieron una reverencia al gran comandante que ya no estaba en este mundo. Aún Ikta, siendo tan retorcido como era, no era inmune al respeto que merecía alguien que había cumplido con su misión y caído en una muerte honorable.
“Muy bien, ahora pasemos a la ceremonia verdadera. Un carruaje tirado por caballos los espera afuera, así que por favor abórdenlo después de dejar sus armas en el hotel. Vengan adecuadamente vestidos, de modo que no se sientan avergonzados al estar frente a la nobleza.
La luz volvió a los ojos de Yatori. Ahora, comenzaba a soplar un viento nuevo, haciendo que el globo que parecía estar detenido en ningún sitio comenzara a moverse.
“Súbditos, por favor, contengan sus lágrimas ante el privilegio de esta audiencia. Su Majestad, el Emperador Arshankrut Kitra Katjvanmaninik, los espera en el palacio.”
Dentro del carruaje tirado por caballos que avanzaba por un jardín magnífico de eterno verdor, cada uno de los cinco seguía sus propios pensamientos.
“O-Oye Torway, s-si recuerdo bien, cuando tengamos la audiencia no podemos ver a los ojos de Su Majestad, ¿verdad? También es mala educación hablar directamente con él sin pedir la ayuda de un asistente, y aclarar tu garganta o estornudar también está absolutamente prohibido, y también… este…”
“Maa-kun, todo estará bien, así que cálmate. Cuando entres a la presencia de Su Majestad, arrodíllate, y después, sólo responde cuando él te pregunte algo. Ya que los modales dentro de la corte Imperial no están regidos por una ley, nadie nos dirá algo cruel para nosotros. Digo, vamos ahí para que nos recompensen, ¿no es así?”
El más fácil de entender, y el que más temblaba, era Matthew, cuya redonda cabeza volteaba frenéticamente y se ponía roja o azul sobre su camisa, que había sido abotonada hasta el último botón, contra su voluntad. Torway no tenía el tiempo de gastar sus energías preocupándose por sacarlo del estado en que estaba.
“Bien… está bien… Ilf, Shouka, Echiri… su hermana mayor… pueden confiar en su hermana mayor, así que…”
Mientras murmuraba los nombres de sus hermanos menores, Haro había adoptado una posición de una persona rezando. En el lado contrario, sólo Yatori, que palmeaba su espalda, estaba tan tranquila como de costumbre. La familia Igsem había recibido la visita de Su Majestad, el Emperador, y en su caso, hoy no sería la primera vez que lo viera frente a frente.
Sólo quedaba Ikta Solork. Desde que dejaron el hotel, había dejado casi de hablar, como si se hubiera vuelto una persona diferente. Pero uno no podía descuidarse. Viéndolo con los ojos de Yatori, que lo conocía desde hace mucho tiempo, había más indicaciones de mal humor que de nerviosismo.
‘Vamos a darle una advertencia’, decidió Yatori mientras miraba su perfil inexpresivo.
“Ikta, te digo esto seriamente; durante la audiencia, sólo responde aceptablemente aquello que te hayan preguntado. No importa quién soy yo, me rehúso a responder por ti en presencia de Su Majestad.”
“Ya entendí. Es sólo que me duele el costado, y que estaría sufriendo en mi cama bajo circunstancias normales.”
Para el joven, era una respuesta sin la viveza habitual. El carruaje se detuvo, concluyendo su viaje.
Los guardias externos del palacio les indicaron que descendieran, y los cinco finalmente se pararon en la tierra sagrada, donde residía la nobleza.
Lo que primero captó su atención fue el enorme edificio, construido con una gran cantidad de piedras opalescentes.
“Imposible… ¿Es el Sagrado Templo Blanco?”
Las pupilas de Yatori se dilataron… ya que cuando Su Majestad recibía a invitados, existían tres edificios en el palacio de Banhataal. Estaba el Templo de Arena Amarilla, dedicado a encuentros con invitados de naciones extranjeras; el Templo Verde Profundo, dedicado a la recepción de los reportes de los administradores; y el Sagrado Templo Blanco, dedicado a homenajear a aquellos que le hubieran prestado un gran servicio a la Casa Imperial.
El que estaba situado más cerca del Palacio Imperial, en otras palabras, la mansión donde la Familia Imperial vivía regularmente, era el Sagrado Templo Blanco, ante el cual estaban Yatori y los demás. Los únicos que podían tener una audiencia con Su Majestad el Emperador en este recinto, eran los vasallos principales, que habían dado un muy grande servicio al Imperio. El peldaño más alto para un soldado, el campo de promoción para los Mariscales, se llevaba a cabo aquí.
“Por favor, síganme.”
Guiados por la chambelán, quien vestía largos ropajes ceremoniales, los cinco entraron al Sagrado Palacio Blanco. Incluso el ánimo de Yatori había descendido por el nerviosismo. No importaba si habían salvado a la Princesa, esa era la obligación de cualquier persona ordinaria, aunque no tuviera ningún rango oficial. Todo lo que podía pensar es que, incluso si les concedieran una audiencia, era algo que podía llevarse a cabo en el Templo Verde Profundo.
Como una revisión final antes de llegar a Su Presencia, las mucamas arreglaron la apariencia de cada uno de los cinco. Cuando concluyeron que ya no había nada que pudiera ser causa de problemas frente a Su Majestad, los soldados guardaespaldas, que fungían como sus escoltas, y que eran los únicos que podían portar espadas, lentamente abrieron las puertas de la cámara interna.
Al final de una larga alfombra color dorado, el gobernante del país reposaba en su trono.
“Yatorishino Igsen, Matthew Tetdrich, Ikta Solork, Torway Remeon, Haroma Bekkel. Las cinco personas mencionadas anteriormente se presentan ante el llamado de Su Majestad, el Emperador.”
Tan pronto como dio este reporte, la chambelán en jefe, que los había precedido hasta ahora, se retiró hacia un lado y sólo los cinco jóvenes hombres y mujeres permanecieron frente a Su Majestad. Las miradas de los nobles los presionaban a sus espaldas, como un peso enorme sobre los cinco, que permanecían con una rodilla en tierra.
“Chamille, el servicio que te prestaron estos cinco, dilo tú misma.”
La voz grave y seca llamó a su hija. Ante esto, Su Alteza, la Princesa Chamille salió desde elfrente de la línea de asistentes, vestida con un sari blanco. Parecía que la fatiga del hundimiento se había curado por completo durante este mes, y con su largo cabello rubio habiendo recobrado todo su esplendor, era como una flor solitaria, floreciendo en el edificio del templo.
“Voy a hacer mi reporte, Padre… Primero, el servicio de salvar de una muerte inminente a mi persona, quien había sido arrojada al mar por las sacudidas que se dieron durante el hundimiento, a causa de una tormenta, del barco que se dirigía hacia el Examen de Oficiales Militares de Alto Rango. Segundo, el servicio de forzar al enemigo a retirarse y la valentía de arriesgar la propia vida en el momento en que estuve a punto de ser capturada por soldados de la República de Kioka. Tercero, el servicio de alejar mis simples preocupaciones para finalmente escoltarme a través de la frontera nacional, poniendo todo su ingenio a trabajar, debido al infortunio de haber sido llevados a la deriva al territorio de la República, hasta donde encalló nuestro bote después del hundimiento.”
Su Majestad asentía levemente al oír los varios servicios que la princesa recitaba, mirando las figuras de los honorables jóvenes y jovencitas.
“Gracias a sus servicios, mi hija, que es heredera de 900 años de la sagrada sangre de la Casa Imperial, ha regresado a sus raíces sin haber sido capturada por los salvajes de Kioka. Ustedes protegieron a una de mis descendientes, lo que esencialmente equivale a proteger al Imperio. Por tanto, jóvenes soldados de la defensa de nuestra nación, los recompensaré generosamente con medallas honoríficas. Levanten sus cabezas.”
Al recibir el permiso, los cinco elevaron sus rostros tímidamente. Entonces, pudieron ver a la persona que llevaba el papel de gobernante de su país natal, viéndolo a corta distancia por primera vez.
El Emperador no era muy viejo; debía tener apenas por arriba de los 40 años, y estar en la flor de su madurez… pero en vez de ello, su figura daba la impresión de ser un enorme árbol muerto. Los huesudos dedos de ambas manos, la piel cuya resequedad era cubierta por varias capas de aceite perfumado, su cabello rubio que se había convertido en un ocre sin tono ni brillo, todo ello indicaba la decadencia de su mente y de su cuerpo, sin intención alguna de ocultar nada de ello.
El árbol muerto, con una corona sobre su cabeza, aferrándose tan sólo a su dignidad, lentamente levantó su brazo derecho.
“YAtorishino Igsen, Matthew Tetdrich, Ikta Solork, Torway Remeon, Haroma Bekkel, a estas cinco personas, el día de hoy, en este momento, les otorgo el título de ‘Caballeros Imperiales’.”
Se produjo un largo silencio. Las palabras del Emperador no eran asimiladas por las cabezas de los cinco tan fácilmente.
“¿…Caballero Imperial…? …Umm, en otras palabras… ¿nos concede un título…?”
En ese momento, olvidando su nerviosismo y el decoro, la redonda cara de Matthew resplandecía de regocijo. Junto a él, Torway abría desmesuradamente los ojos, como si hubiera visto un fantasma a plena luz del día. Sólo Yatori permaneció impávida.
No era extraño que los cinco dudaran de lo que acababan de escuchar. El título de “Caballero Imperial”, normalmente, era una de los honores supremos que sólo se daban a Oficiales Militares de Alto Rango con enormes servicios prestados durante tiempo de guerra. La gente que recibía esto, a pesar de ser un honor reservado para una sola persona, y que no podía ser heredado por los descendientes, era ‘subir a esa persona al primer escalón de la nobleza’.
La nobleza, bajo el sistema de clases Imperial, existía con el propósito de seleccionar a los jóvenes con linajes influyentes, para que se relacionaran con la Familia Imperial a través del matrimonio; y como regla general, uno no podía convertirse en noble si venía de las clases bajas. Prácticamente la única excepción a esta regla era conferir el título de “Caballero Imperial”, y esto traía consigo muchos beneficios. Un aumento considerable en la pensión, una voz más influyente en asuntos políticos, permiso para atender las reuniones en la Casa de los Nobles… más derechos de lo que podían aguantar sus jóvenes personas habían caído sobre sus hombros.
Por tanto, Yatori y Torway no podían sentir sólo regocijo. Incluso si su servicio había sido la salvación de la Tercera Princesa, esta era a todas luces una recompensa excesiva, que parecía haber dejado a Torway completamente confundido, al grado que no podía hacer otra cosa que cruzar los brazos con nerviosismo. ¿Por qué dejar que pasen las cosas sin sospechar que tienen un lado oculto?
Sosteniendo a Haro, que se había desmayado de shock, Yatori con indiferencia miró de reojo detrás de ella… No había color en el rostro de Ikta Solork, mientras sus manos empuñadas temblaban incontrolables.
‘De una forma u otra está reprimiendo el impulso de saltar y estrangular el cuello de Emperador’, es el sentimiento que llegó hasta Yatori. Estaba segura de estar en lo cierto.
Cuando los arreglos del otorgamiento de los títulos estuvieron terminados, el Emperador se reclinó sobre el trono como si estuviera completamente exhausto. La chambelán en jefe se encargó de todo a continuación. Los detalles referentes a la preparación de los ‘Caballeros Imperiales’, y el resultado del Examen de Oficiales Militares de Alto Rango, que había sido interrumpido por todo el incidente. Aquí, les fue anunciado que habían pasado el examen a raíz de las circunstancias excepcionales. Sin embargo, como el anuncio fue después de que les hubieran otorgado los títulos, tanto su sorpresa como su alegría fueron menores.
Su inesperada audiencia terminó sin ninguna indicación, y los cinco fueron conducidos fuera de la cámara interna, antes de que cualquiera de ellos pudiera asimilar completamente la situación.
Con Yatori a la cabeza, sosteniendo a la desmayada Haro, los cinco abandonaron el Sagrado Templo Blanco. Afuera, frente a dos carrozas cerradas tiradas por caballos, la Princesa, enfundada en su sari blanco, los esperaba.
“Su Alteza Chamille…”
“Estoy segura que todo esto fue un problema. Pro por favor, vengan conmigo por un rato más. A partir de este momento, habrá una ceremonia celebrando que se les han conferido títulos.”
Haciendo esa declaración, Su Alteza, la Princesa, abordó el carruaje de la izquierda un paso delante de ellos.
“Nos separaremos en grupos de tres. Yatori y Solork, suban conmigo aquí; los demás en el otro carruaje.”
Era una separación llena de significado. Todos abordaron como les habían indicado, y los carruajes comenzaron a moverse. Como eran tres personas en un espacio diseñado fácilmente para seis, Su Alteza, la Princesa, dentro de la cabina cerrada del carruaje, inició la conversación.
“No importa lo que digamos aquí, el cochero no puede escucharnos. Ya no necesitas contenerte más, Solork.”
La princesa habló como si hubiera adivinado los pensamientos más profundos de Ikta. Él abrió las manos, que había mantenido empuñadas todo el tiempo, exhaló un magnífico suspiro, y se llevó las manos al negro cabello.
“Realmente lo ha logrado, Princesa. Ha arruinado total y completamente mi plan de vida, ya que (incluso si se voltearan el cielo y la tierra), lo último que yo deseaba ser era un soldado.”
Se quejó el joven que seguía siendo una persona ordinaria hasta hace apenas una hora… Sí, Ikta ya era un soldado.
Y no era porque hubiera pasado el Examen de Oficiales Militares de Alto Rango por circunstancias especiales; a fin de cuentas, éste sólo era la aprobación para entrar al ejército como un cadete avanzado; y el interesado siempre podía rehusarse si así lo quería. Pero sólo bajo circunstancias normales.
El problema aquí era el otorgamiento del título de ‘Caballero Imperial’. El título conferido era una orden del emperador, disfrazada de una recompensa. En vista de que él era un plebeyo, no era algo que pudiera rechazar. Y lo que era aún más problema, el título implicaba enlistarse al ejército, ‘lo quisiera o no’. El razonamiento era simple: ‘un Caballero no puede no ser un soldado’.
“Ya que me convertido en un soldado, ya no puedo desafiar más las órdenes del ejército. En este punto ya no es una ‘autorización’ para avanzar a la Academia de Oficiales Militares de Alto Rango, sino una orden. …El puesto de bibliotecario en la Biblioteca Nacional por el que trabajé con ahínco ahora ya no vale nada. Ya no tengo energía ni para enojarme por ello.”
Encontrado la amplitud de espacio como algo conveniente, Ikta dejó caer la parte superior de su cuerpo sobre el asiento. En la expresión de Su Alteza, la Princesa, que miraba con atención a este joven mientras trataba de mantener la compostura con un rostro pálido, se adivinaban leves sentimientos de culpabilidad.
“Su Alteza, estamos muy agradecidos de haber recibido este honor tan inmerecido. Sin embargo, ¿no es algo completamente inusual?”
Yatori expresó lo que sentía. La Princesa permaneció en silencio, escuchando con atención.
“’Caballero Imperial’, como su nombre implica, debería ser un título otorgado únicamente a soldados que han realizado un gran servicio en guerra. ‘Caballero’ es una condecoración que se da a los soldados, así que las personas a las que se da el título de ‘Caballero’ es porque ya son soldados, así que se ha invertido el orden. Por lo que sé, no hay un precedente de conferir un título así.”
“No hay precedentes. Por tanto, se ha creado uno con ustedes.”
“Su Alteza…”
“¡Yatori, te lo ruego, no me mires con esa crítica en los ojos! Claro que yo apoyé la idea; sin embargo, el conferirles este título no salió de mí, sino que fue el deseo de todos los miembros del Gabinete de Katjvarna.”
Mientras permanecía recostado, Ikta atacó las débiles defensas de Su Alteza, la Princesa.
“Aunque en realidad fuera un juego arreglado, si los ciudadanos son testigos de la caída del Fuerte Oriental, eso no es otra cosa que una ‘batalla perdida’. Su odio se dirigirá hacia Kioka, pero algo de ello también irá hacia el ejército, ya que la naturaleza humana siempre tiene esa inquietud, ¿no?”
“…”
“A quienes quieren tener en este momento es a ídolos que inspiren esperanza en los ciudadanos… en resumen, héroes.”
La princesa suspiró. La certeza de las suposiciones de Ikta era contundente; aún más que eso, era aterradora.
“Es correcto. El momento de nuestra vuelta a salvo resultó ser demasiado conveniente. Jóvenes cadetes militares regresan a casa con la Tercera Princesa, que se había perdido en Kioka en vísperas de que ellos recuperaran la Provincia Oriental. En medio de los infortunados reportes de la guerra perdida, esta noticia fue como un rayo de esperanza para los ciudadanos. El gobierno no tuvo otra opción que echar mano de ello.”
“Aah, ¿con que sí era eso? Supongo que la realeza tiene el privilegio de jugar con las vidas de los ciudadanos ordinarios.”
El sarcasmo de Ikta, carente de todo humor, se había convertido rápidamente en una espada formada con palabras.
“De cualquier forma, se supone que nosotros somos los héroes que reavivarán los corazones de 20 millones de personas en el Imperio… Bueno, dejemos eso a un lado por el momento. Por mucho que eso me moleste, no es como si la orden imperial fuera a cambiar si comienzo a quejarme por ello. Lo que le quiero preguntar desde hace tiempo es algo completamente distinto.”
“Oiga, Princesa, ¿qué infiernos es lo que usted quiere al acorralarnos de esta forma?”
Levantando la parte superior del cuerpo, Ikta llegó al meollo del asunto.
“Eso es lo que me ha estado molestando desde el principio; ¿qué estaba haciendo alguien como la Princesa en el barco que se dirigía al archipiélago Hirgano? Incluso alguien tan sofisticado como yo no puede imaginar ni una simple buena razón para que usted estuviera ahí.”
“E-Eso era parte de asuntos oficiales. En vista del deterioro del estado de la guerra con Kioka, queríamos dar ánimos a los cadetes militares que llevarán la carga del futuro de esta nación…”
“Si su comportamiento hubiera sido tan inmaduro como su edad, no tendría problemas en aceptar esa fachada para sus verdaderas intenciones… Pero ya es demasiado tarde para eso. Por la razón que sea, ya nos ha demostrado mucho de su inteligencia, ¿ve? No sólo yo, sino que Yatori y Torway también percibieron que usted, Princesa, se estaba reservando algo para sí misma… ¡Kusu, haz de luz fuerte!”
Kusu, que estaba en brazos de Ikta, bañó a Su Alteza, la Princesa, con una luz poderosa, como si quisiera iluminar los secretos al interior de su corazón.
“Ahh… Basta, Solork… Es muy brillante.”
“Voy a decir de una vez la verdad. Cuando nosotros, hombres y mujeres jóvenes que apenas comienzan y con un gran potencial de éxito, respondimos la llamada de cuidar a la Princesa… es obvio que sólo estamos siendo usados como conexiones en espera de una ganancia en un futuro distante.”
Tanto si era o no la respuesta al otorgamiento del título de ‘Caballero Imperial’, Ikta estaba siendo muy sádico con sus críticas a la chica. Sin embargo, no parecía que la princesa dejaría que su compañero tomara el papel principal por siempre.
“¿Es ese cinismo algo que aprendiste de tu padre, Ikta Solork… no, ‘Ikta Sankrei’?”
En ese momento, el joven dejó de parpadear. Hizo que Kusu apagara la luz con un gesto de su mano, y miró con intensidad a su acompañante.
“¿Así que el orgullo de la Familia Imperial, la Unidad Central de Inteligencia, no necesita ni un mes para investigar la historia personal de alguien?”
“El único que puede desplegarla es el Emperador reinante. Yo no puedo usarlos, y tampoco hubo necesidad de ello en esta ocasión. Excelencia en inteligencia, tacto y efectividad en momentos de emergencia, el poder fingir el acento de un ciudadano de Kioka que desertó del Imperio, y sobre todo, tu actitud amenazadora contra el fallecido Teniente General Rikan, mientras le pedías el retiro de todo el ejército, desafiando la orden del Emperador. Al reunir esas pistas hasta ahora, fue más que suficiente para que tuviera cierta sospecha.”
Habiendo recuperado el control de la conversación, la princesa volteó con una mirada de disculpa hacia Yatori.
“Debo disculparme contigo, Yatori. Con el objeto de investigar el pasado de Solork, negocié con la familia Igsen sin consultarte, ya que, al observar la confianza mutua que se tienen, parecía que había muy pocas cosas que se ocultaran ustedes dos.”
“¿Mi padre le habló sobre eso…?”
“Trató de negarlo; sin embargo, tuvo que decírmelo, ya que se lo ordené con el poder del Estado. Cuando escuché la verdad, luego de forzarlo de esa forma, la fuerza de su relación me pareció cada vez más y más misteriosa.”
Había un dejo de confusión en los ojos de Su Alteza, la Princesa, donde no había evidencia de que el misterio fuera a aclararse.
“A pesar de ser anteriormente un formidable comandante, tuvo el deshonor de ser catalogado como un ‘criminal de guerra’ por desobedecer órdenes en medio de una operación, antes de encontrar su fin en prisión durante el periodo de post-guerra en la campaña militar previa contra Kioka. Comandante en Jefe del Ejército Imperial, General Bada Sankrei. Y tú eres el hijo que dejó como legado, Ikta.”
Frente a la carta de triunfo desplegada por Su Alteza Chamille, Ikta desvió la mirada como si estuviera molesto.
“Claro que no nací de un árbol; quiero decir, incluso Ikta-kun tiene padres. El hombre que proveyó la pequeña semilla para mi nacimiento pudo haber tenido ese nombre, ahora que lo pienso.”
‘Aunque parecía retorcido, ahora no es más que infantil’, es lo que pensó la princesa cuando recuperó el papel principal. Ya que era algo que sentía que le había arrebatado desde que lo conoció, también sintió que, de alguna forma, estaba recuperando su orgullo junto con el protagonismo; y sin darse cuenta, se volvió más y más arrogante.
“¡Aun hay más! La persona a la que llamaste ‘tu maestro’, que fue el primero en predicar esa forma de pensar a la que llamas ‘ciencia’, ¿no es el anciano profesor que desertó del Imperio a la República de Kioka el año pasado, Anarai Kahn, ‘el blasfemo’? Parece que él era un antiguo amigo de Bada Sankrei.”
“Aunque creo que el viejo tomaría como un cumplido el apodo de ‘el blasfemo’.”
“¡Y todavía no acabo! El acento de Kioka fue algo que aprendiste de tu madre, ¿no es así? En la hora de la victoria, escuché que una hermosa mujer, a quien el decadente Emperador reinante había mandado llamar a su harem desde Kioka, le fue entregada al General Bada como parte de su recompensa por sus servicios distinguidos en la guerra. Su nombre, si no recuerdo mal, era Yuuka Sankrei, ¿no?”
La luz de la razón desapareció de los ojos de Ikta, y extendió rápidamente su mano derecha, tomando a la princesa por el cuello. Esta vez, incluso empujó a un lado con su mano izquierda a Yatori, que de inmediato se había movido para detenerlo.
“Trata de decir un insulto más sobre mi madre, y te estrangularé hasta la muerte con estas manos.”
Ikta miró a la princesa con una expresión asesina que raramente había mostrado. No duró mucho; la soltó en cuanto Yatori recuperó su postura… Sin embargo, había sido suficiente. El incidente, que apenas había durado unos segundos, quedó grabado en la inmadura chica, como el temor de ‘ser odiada por alguien’.
“Esta es una conversación muy incómoda. Si eso sucede, entonces yo también tendré que estrangularte.”
Mientras escudaba a la princesa a sus espaldas, quien permanecía en estado de shock, Yatori lanzó la advertencia con voz baja. Ikta, ya tranquilizado, levantó ambas manos, demostrando que no tenía intenciones violentas, lo que contradecía su comportamiento anterior.
Con eso, su conversación se interrumpió. Bajo los cuidados de Yatori, la respiración de la princesa por fin regresó a la normalidad. El carruaje, que había llegado a su destino, detuvo su marcha. Ikta fue el primero en abrir la puerta y bajar de la cabina de pasajeros.
Aunque había pasado un tiempo considerable, aún estaban de alguna forma dentro de los jardines. Los habían transportado hacia el este a una plaza adecuada para un banquete de celebración. Dentro del jardín, adornado con alegres flores completamente abiertas, se alineaban varias mesas con una comida lujosa, completamente distinta a la de la fiesta de graduación de la Academia; y militares de alto rango, así como nobles con bebidas en una mano, estaban entretenidos conversando.
“Ahh… Gracias a Dios, el banquete de celebración en verdad es de primera categoría. Con esto me siento un poco mejor, ¿sabes?”
“Espera, Ikta; Su Alteza aún…”
Si tomar en cuenta el pálido rostro de la princesa, Ikta localizó a Matthew y los demás parados en un sitio ligeramente alejado, y comenzó a moverse para encontrarse con ellos. Por supuesto, la voz de Yatori llevaba una crítica implícita.
Manteniendo su espalda hacia ellas, el joven habló con voz seca.
“Oye, Yatori; pasaste el Examen de Oficiales Militares de Alto Rango, y eso vino junto al título de ‘Caballero Imperial’, que está muy por encima de sólo ser el mejor de la clase. Seguro que hay algunos puntos no tan satisfactorios, pero si mides los pros y contras, el día de hoy es, sin duda alguna, uno que puedes celebrar, ¿no es así?”
“…”
“Por el contrario, ¿qué hay de mi parte? Todo eso también me pasó a mí, ¿ves?, y este es, sin duda, uno de los peores de mi vida. Entre este y el día en que perdí a mi madre, es difícil decir cuál es menos malo. En todo caso, y a pesar de que era lo último que hubiera deseado para mi vida, me convertí en tres cosas el día de hoy: un noble, un soldado y un héroe.”
“En un día así, y mientras dure, tan sólo voy a beber hasta que ya no sepa de nada más. Es lo único en lo que puedo pensar.”
Terminando su discurso con una voz temblorosa, y sin voltear a ver ni siquiera una vez a Su Alteza, la Princesa, Ikta por fin se alejó.
De todas formas, no existían palabras en este mundo que hubieran podido detenerlo.

Datos de shadow:
Envede – para las conversaciones é usado ” por comodidad jajaja.
Notas de la traducción:
(1) Escrito como “luz brillante”, leído como “camino” o “recta”.
(2) Método antiguo de contar, en donde a los recién nacidos se les considera como tener un año y aumentan de año en cada año nuevo.
(3) Escrito como “Árbol de espíritu eterno”, leído como “Katovanniniku” (Kartjvanmaninik).
(4) Escrito como “rol de tsukkomi”, leído como “Yatori”. Hace referencia al dúo clásico de comedia: el boke y el tsukkomi.
(5) Escrito como “Espíritu”, leído como “compañero”.
(6) Escrito como “país”, leído como “madre tierra”.
(7) Escrito como “prisioneros de guerra”, leído como “esta”.
(8) Escrito como “imperio”, leído como “nuestra”.
(9) Escrito como “cama de estilo colgante”, leído como “hamaca”.
(10) Escrito como “cámara de aire”, leído como “domo”.
(11)  Escrito como “Espíritu de fuego”, leído como “Shia”.
(12) Escrito como “amo”, leído como “a mi”.
(13) Escrito como “aire ascendente”, leído como “gas”.
Como compesación por lo que tardé en traducir el primer capítulo aquí os traigo otro capítulo para que lo disfruteis, un saludo shadowolf o shadowolf-kun como me dice espumasaurio-kun jajajaja.

 


Notas de espumasaurio: acabo de descubrir la magnifica esencia de la herramienta llamada “linea horizontal” la cual, mi persona, desconcia hasta hoy :v

Gracias Shadowolf-kun ❤

Chicos aclare algo rapido, este capitulo esta pegado asi como toda una cochinada porque mientras yo intentaba separarlo poco a poco esto se quedaba pegado y pues….. repeti esto 4 veces y pasaba lo mismo….. el cap es estupidamente largo????? :v pues si….

(TNA) Cap. 1 (V1) (Shadowolf)

Capitulo 01

El Crepusculo del Imperio

En el territorio de Katjvarna, básicamente no existen las cuatro estaciones. Es el trópico.

No hay primavera u otoño, y, por supuesto, tampoco invierno. Solo existe la estación cuando el General Verano ataca seriamente(1), y cuando ligeramente afloja su mano. Uno podría llamar a la mitad de la historia del imperio, la historia de la pelea con este valiente general.

Por eso, entre los grandes y altos arboles de dipterocarp, la figura de alguien profundamente dormido con su cuerpo confiado a una hamaca colgante, posiblemente era la forma del triunfo de la humanidad contra el General del Verano.

– Ikta, por favor despierta, Ikta.

Una “cosa” humanoide pequeña y adorable se subió encima del pecho de ese alguien, que se levantaba y caía con la respiración de su siesta, y agitó enérgicamente su cuerpo. Una cara larga y extremidades pequeñas, una forma redonda, una “cavidad de luz” en su cuerpo. Esa forma era indudablemente un espíritu de luz, un pilar de los espíritus elementales que servían como los buenos compañeros de la humanidad.

– Nnn….. ¿Qué pasa, Kusu? ¿No dije que dormiría durante toda la ceremonia de graduación?…

Quitándose el sombrero que ocultaba su rostro, ese alguien tomó al espíritu de luz llamado Kusu con ambas manos. Él era una joven con cabello negro y ojos somnolientos. La camisa y los pantalones azul marino vestidos en su cuerpo estaban deformados irreconociblemente, pero era posible de que fuera un uniforme que de alguna forma hacía conjunto con el sombrero.

– Por eso, ya acabó.

– …… ¿Hmm?

Mientras veía arriba y abajo al espíritu en sus manos, el joven de ojos somnolientos— Ikta inclinó a un lado su cabeza.

– Si el progreso fue como lo planeado, la ceremonia de graduación de la promoción 131 de la Gran Academia Imperial Segal terminó justo por ahora, y deberían estar moviéndose hacia la comida comunitaria entre los graduados y guardianes. ¿Sería imprudente comer aquí?

Escuchando eso, Ikta cambió su mirada hacia el cielo casualmente, y, en efecto, el sol se había alzado considerablemente comparado a cuando él lo vio antes de dormir.

 

– Definitivamente, es terrible. Olvidemos la comida, aunque es gratis.

Ikta, habiendo bajado su cuerpo lentamente de la hamaca y parado en el suelo, se estiró ampliamente. Su espalda crujió, su consciencia somnolienta se despertó, y de pronto su hambre y sed lo atacaron.

– Ugh, tengo un dolor de cabeza…. ¿deshidratación ligera, me pregunto?

– Es porque dormiste mucho tiempo en este calor. Primero, hagamos una parada en un pozo y rellenemos nuestro suministro de agua.

Ikta llevó el cuerpo de Kusu que lo aconsejó hacia un saco especial que puso en su propia cintura y lo guardó ahí ajustadamente. Para el espíritu de caminata lenta, esa era la posición natural durante el viaje.

– Bueno ¿debería soportarlo solo un poco? Solo por hoy, dado que es un desperdicio aplacar nuestra sed con agua tibia.

Después de quitar rápidamente la hamaca de los árboles, Ikta, incluso mientras hacía muecas por su dolor de cabeza, empezó a correr hacia el interior del bosque en buenos ánimos.

– Soy Yahg, el instructor de educación física, felicitaciones por su graduación, Miss Igsem. Ah, el Examen de Oficial Militar de Alto Grado se está acercando a usted. Pienso que usted de todas las personas, definitivamente pasará, pero no se relaje ni un poco, ¿está bien?

– Recibo su concejo alegremente, Instructor Yahg. Estoy pensando en poner las cosas que aprendí aquí en el mejor uso en la práctica.

Después de la ceremonia de graduación, el largo discurso del presidente de la Academia, habiendo unido fuerzas calculadamente con el calor feroz, envió en realidad a ocho estudiantes a la enfermería. Finalmente, Yatorishino Igsem, una de los que fueron al Almuerzo comunal bajo el gran pabellón como estaba programado, sin ser capaz de comer apropiadamente, estaba saboreando las molestias de ser una estudiante honorífica.

– Oh, Yatoshino-kun, felicitaciones por tu graduación. Soy Kobakk de la guía educacional. Como se esperaba de la mejor de su clase. ¿También estás esperando los mismos resultados en el Examen de Oficial Militar de Alto Grado?

– Muchas gracias, instructor Kobakk. Deseo dedicar mi completa energía a responder a las expectativas.

– La mejor estudiante lo entiende, incluso sin que ustedes lo digan. ¡Así que ya déjenme en paz!

Mientras ella continuaba la recepción desagradable, en realidad, nada más que eso estaba repitiéndose en su mente.

Si ellos vinieran solo para felicitarla por su graduación, eso estaría bien. Era inevitable que no se sienta feliz que, después de las palabras de felicitaciones, todos y cada uno de los instructores agregaran sus propios nombres. Además, ese tipo de personas generalmente, en la vida escolar hasta ahora, era un grupo con conexiones débiles con Yatori.

Temerosos de ser olvidados, ellos intentaron hacer aunque sea una pequeña impresión desde el comienzo. Era una idea ridícula, pero aun así, como la mejor de su clase que combinó su personalidad con sabiduría y coraje, ella tenía que asumir una conducta dedicada a la etiqueta.

– ¡Oh, qué bien! ¡La segunda porción de helado está aquí!

Las orejas de Yatori se movieron al grito detallado de otro estudiante en la cercanía….. ¡Helado!

Como es esperado de las felicitaciones de los graduados de la Gran Academia Imperial, cocina elegante que se ajuste a la ocasión estaba ordenada en las mesas del salón de la asamblea. Pescado frito cubierto de diversas especias, sopa de carne hervida con una montaña de especias, arroz mixto hervido junto con tantas especias que morirías. El sabor de las especias, que fueron usadas con el propósito de la esterilización, sazonamiento, y aceleración del metabolismo, era una característica esencial de Katjvarna. Ya que Yatori estaba acostumbrada a esas cosas, no se preocupó.

Sin embargo, ella acababa de llegar del largo discurso del presidente. Estaba completa de cosas como sudor, y la temperatura de sus labios, secos, sobrepasaron lo normal por dos grados. Comer comida llena de especias y acelerar el metabolismo, sudar y obtener frescura, no había necesidad para que ella pase por una práctica tan irritante como en la que había estado hasta ahora. El cuerpo de Yatori deseaba una “frescura” más directa.

De una forma u otra para terminar la conversación con los instructores en un lugar apropiado, ella se dirigió a la dirección de la voz de antes y empezó a caminar con pasos rápidos. Helado, ese era innegablemente el sonido más atractivo para cualquiera de este país. En Katjvarna, lejos de la nieve y nunca haber tenido una nevada, los únicos que podían hacer la preciosa gema llamada hielo eran los espíritus de agua. Sin embargo, ellos no podían hacer mucho en un instante, y la mayoría circulaba como refrigeración industrial. El lujo de “comer hielo” era un placer solo para días con cosas especiales y alegres.

Dado a tantas manos, la cantidad restante ahora estaba en un estado precario. Yatori, apenas soportando la urgencia de empezar a correr a pesar de no hacer nada más que rezar que quede suficiente para ella, finalmente llegó al frente de la bandeja.

Dio un suspiro de alivio sin pensarlo. El helado encima de la grande bandeja en verdad solo era una cantidad pequeña, que si se raspaba y servía en un pequeño plato finalmente sería suficiente para una persona. Fue por un pelo. Mientras imaginaba la frescura del hielo pasando por su garganta, puso una mano en la cuchara para servir.

– Ah.

Sus dedos, mientras tomaron la cuchara, coincidieron con los dedos de una joven intentando llegar al mismo tiempo.

– … Ikta.

– Ah, Yatori. Felicitaciones por tu graduación. Como se esperaba de la mejor de la clase. Estoy orgulloso de estar en el mismo año.

Mientras daba el falso cumplido, el joven de pelo negro puso fuerza resistentemente en la cuchara fuertemente sostenida. Yatori también hizo lo mismo. Agarrando la cuchara de un lado a otro, los dos se pelearon en frente de la bandeja.

– … Tú, no te apareciste en la ceremonia de graduación, ¿cierto?

– Bueno, eso fue grosero de mi parte. Mi corazón siempre estuvo junto con todos.

– No tengo interés en tu corazón peculiar y convenientemente extraíble. Entonces, ¿Dónde estuvo el cuerpo principal?

– Superado por el sueño en el bosque detrás de la escuela. No pude evitar preocuparme sobre cuantas personas colapsaron este año.

– Ocho personas fueron incapacitados por escuchar… Así que, tú, que por algún motivo te saltaste la ceremonia de graduación, ¿solo apareces para el Almuerzo Comunal como si nada hubiera pasado?

– Por esto, hoy no hubo almuerzo en los dormitorios. Aun si me dejas dormir durante la ceremonia de graduación, comer es obligatorio.

– Como si fuera a aceptar tu excusa. En fin, saca tu mano.

Para Yatori que ordenó en un tono amenazante, Ikta encogió sus hombros y le dio una sonrisa villana.

– Y pensar que la mejor graduada mundialmente famosa no puede conceder un plato de helado a otra persona…

– Ugh.

– Estoy decepcionado… Los profesores probablemente estarán disgustados. Y pensar que alguien como la hija mayor de la Familia Igsem sería tan penosa…

Agotada por la referencia del honor de su familia, la fuerza se fue gradualmente de la mano de Yatori. Ikta, habiendo robado exitosamente la cuchara, alegremente sirvió el helado restante en un plato pequeño.

– Como se esperaba de Yatorishino Igsem. Su orgullo es más alto que una montaña, su corazón más grande que un océano. Parece que en verdad tengo una buena amiga— ¡Ah, Au!

En el momento en que él llevó el plato servido hacia su cuerpo, un entumecimiento cosquilloso corrió por el brazo izquierdo de Ikta. Sin llamar la atención, Yatori lanzó rápidamente un puñetazo a los nervios de su codo. Atrapando firmemente el plato soltándose de su mano en el aire y reclamándolo como suya, Yatori dio una sonrisa triunfante.

– Gracias por tomarte la molestia de servirlo por mí, Ikta-kun. Un caballero le da primero a las damas.

– El resultado es el honor de recibir tu halago.

Ikta respondió a pesar de perder la disputa, acariciando su codo con ojos llorosos.

– Uhmm~~~~~

La frescura y dulzura pasando por su boca, el aroma de canela en su nariz, la sensación del helado descongelado por su calor corporal deslizándose por su garganta. Yatori estaba temblando por la sensualidad de esas cosas mientras sostenía despreocupadamente la cuchara en su boca.

– Estoy siendo regresada a la vida. El helado es lo mejor.

– Eso es muy cierto, ¿no? Por otro lado, tengo calor y a punto de morir. No, he estado muerto por un largo tiempo.

Con una bebida en una taza de porcelana en la mano, Ikta estaba sentado encorvado en una banca puesta en una esquina del salón de fiestas. Estaba viendo con furia resentidamente la expresión dichosa de Yatori con una mirada de reojo.

– Qué exagerado. El vino de palma esta frio, cierto.

– El alcohol(2) es débil y no fue suficientemente fermentado. Por eso, no reconoceré a esta cosa como alcohol.

A pesar de decir eso, Ikta, con una gran jarra de vino de palma ubicada en su banca, estaba vaciando su contenido en su copa y sirviéndose muchas veces de ahí. Cuando su sed finalmente fue saciada, él vino con ambas manos llenas con comida de las mesas y empezó a comer incesantemente.

– Nng….mmm…. Considerando que esto es una fiesta para la Gran Academia Imperial, la calidad de la comida siendo servida es igual a la dignidad del Imperio. La realidad de que está decayendo es algo alarmante, sabes, Yatori-kun.

– Silencio. Porque estudiantes normales- a diferencia de ti, que entra todos los años- solo atienden una vez, la calidad de la comida no es algo que les interese, sabes.

Mientras hablaba, Yatori cargó la última cucharada de helado a su boca con un rastro de pesar. Observó distraídamente la mesa, pero actualmente no había señal de que viniera más. No pudo evitar recordar las palabras de Ikta.

– Maldición, supongo que ese fue el final del helado de este año. En cualquier caso, es porque el precio de la leche y miel esparcida encima del helado, que es producida directamente en la cocina, parece haber aumentado bastante desde que empezó el año.

Y quejándose, Ikta, como si estuviera cayendo en desesperación, tragó vino de palma.

Guardado en la bolsa de su cintura, su compañero, el espíritu de luz Kusu, levantó su mirada pareciendo ansioso sobre las circunstancias.

– Ikta, bebe alcohol moderadamente. Es dañino para el cuerpo.

– Eso supongo, Kusu. Las oportunidades en que puedo beber suficiente para dañar mi cuerpo son raras, sabes.

Mientras observando esa usual ida y vuelta entre los dos, Yatori inocentemente puso su mano en su cintura derecha y acarició el rostro de su compañero siendo guardado ahí. Con “cámaras de fuego” en ambas manos, él era el espíritu de fuego color rojo oscuro, Shia.

– Parece que estás teniendo dificultades como siempre, Kusu. Shia también está preocupado.

– Muchas gracias, Yatori. Shia fue bendecido con una ama responsable.

– De acuerdo.

Después de decir solo eso con un suspiro, Shia se quedó en silencio por una segunda vez.

Parecía frio, pero considerando a los dos, él estaba más cercano al modo estándar de un espíritu. La personalidad de un espíritu estaba moldeada aceptando la influencia de su amo, pero aquellos con habilidades de comunicación tan altos como las de Kusu eran raros, y los espíritus unidos a los soldados eran especialmente susceptibles a convertirse en taciturnos.

– ¡Ah, Yatori-sama! ¡Felicitaciones por graduarte como la mejor de tu clase!

Habiendo encontrado la figura de Yatori, seis estudiantes de la multitud vinieron a animarla. Naturalmente sin tratarlos fríamente, ella les respondió con una sonrisa, la misma que cuando trató a los instructores.

– Gracias. También, felicitaciones a ustedes.

Cuando una voz fue devuelta de Yatori, los estudiantes que vinieron para tener una conversación, independientemente de su género, se emocionaron. Su cabello rojo extendiéndose pasando sus hombros con sus puntas entremezcladas curvándose, las pupilas de sus grandes ojos parecían simbolizar inteligencia y sinceridad, su uniforme puesto elegantemente sin arrugas por el calor. Esa era una figura como si la dignidad fuera pintada en un cuadro.

Con excelencia en las artes militares y literarias con una historia personal como la descendiente de la Familia Distinguida Igsem de las Facciones Clásicas Militares, Yatorishino Igsem recibió expectativas más altas y respeto de los estudiantes en la misma clase que cualquier otro….. Pero, a ese punto, el compañero junto a ella en una situación impropia, era sumamente visible.

– … Umm. Posiblemente, ¿estás involucrada con Ikta Solork?

En efecto, la chica que notó la existencia del completamente borracho “inapropiado-san” susurró a Yatori en una voz baja.

– ¿Eh? No, solo estamos hablando un poco.

– No deberías estar en compañía con ese tipo bueno para nada. La estupidez es contagiosa.

Yatori solo respondió con una sonrisa vaga a esa evaluación dura. La chica continuó aún más cerca de la oreja de Yatori.

– … Me estoy equivocando en algo, o hay un rumor de que ese también va a tomar el Examen de Oficial Militar de Alto Grado. Pienso que él reprobará rápidamente en cualquier caso, pero por favor tenga cuidado de que no sea distraída por él.

Yatori, siendo quien era, suprimió una risita por las palabras de la chica, pero, dejando eso de lado, la chica cambió de tema rápidamente.

– En fin, Yatori-sama. ¿Cuándo irá a una batalla real como comandante?.

Ya que ella aun ni había tomado el examen, había un límite a cuan apurado alguien podía ser. Pero, por supuesto, sin revelar este tipo de sentimiento, Yatori respondió amablemente a su pregunta inocente.

– Aun no puedo decir nada, pero normalmente parece que después de entrenar por cuatro a cinco años, recibes un rango y desde ahí puedes ser un verdadero oficial militar.

– Cuatro años… Espero que sea más rápido ya que eres Yatori, pero me pregunto si no podrás lograrlo a tiempo.

– Lograrlo a tiempo… ¿de qué hablas?

Cuando Yatori inclinó su cabeza a un lado y pidió una explicación, esta vez un chico de atrás le respondió.

– Sus familiares viven en la provincia oriental de Katjvarna. Oye… Ahora mismo nuestra(3) fortaleza oriental está repeliendo la invasión de la Armada Nacional de la Republica de Kioka, ¿cierto?.

– Sí, sí, Yatorishino-san solo estaba diciendo como sería divertido si fuera como refuerzos.

Otro chico agregó más. Sin notar que Yatori no respondió, ellos continuaron.

– Pero aun así, ir tan lejos, incluso los chicos de la Republica abandonarían la invasión. En cualquier caso, es porque el Comandante al mando de la Fortaleza Oriental es el gran Hazzaf Rikan-dono. Él está un poco angustiado ahora por la Nueva División, cuyo estado es desconocido, pero lo pondrá bajo control pronto…

– Haz que tus familiares escapen rápidamente. La provincia oriental caerá bajo las manos de la Armada de Kioka en menos de un mes.

Ikta insertó esas palabras suavemente en medio de la conversación. El grupo arrugó sus cejas hacia ese detalle siniestro.

– … Espera. ¿Qué quieres decir con eso?

– Justo lo que dije. La fortaleza oriental colapsará y toda esa área será capturada por la Republica de Kioka. Me da lástima el Teniente General Rikan. Si él no tuviera un nudo ajustado, este tipo de resultado no sería necesario.

– No puedo dejar eso sin discutir, Ikta Solork. La fortaleza oriental dirigido por el Teniente General Rikan actualmente está dedicando toda su energía para repeler la invasión barbárica. Ya que ese es el caso, ¿Por qué estás asumiendo una derrota?

– La creencia en la victoria segura es lo que invita a los resultados. Alguien derrotista como tú probablemente no entenderá.

Ese gran grupo oponiéndose unánimemente eran estudiantes que decidieron estar involucrados con el ejército para su carrera después de la graduación. En su raíz estaba la fe ciega de actuar de acuerdo con su propio ejército nacional, cambiando su nombre al abandono en pensar llamado “creencia en la victoria segura”, e incluso produciendo un optimismo tonto sobre la situación de la guerra en la provincia oriental.

– Escuché un rumor de que tomarás el Examen de Oficial Militar de Alto Grado, pero-ah- ¿estás sobrio? Antes de pasar o no pasar, considera si el Ejercito Imperial quiere a un cobarde como tú, “Ikta el vago”.

– Faltando a clases y lecciones de habilidades prácticas. Si hablamos en lo que haces en ese tiempo, siestas en la tarde, ociosidad, y recoger mujeres se vienen a la mente. Un espécimen refinado de un bueno para nada, maestro de la vagancia- ese eres tú, ¿no estás de acuerdo, Ikta Solork?

– Mira, él no tiene palabras que decir.

– Vamos chicos, no sean así. Este es un día para celebrar, así que disfrutémoslo sin pelear.

En medio de todo, esas palabras de Yatori solo provocaron disuasión en todos los demás. Cuando todos se fueron con expresiones ligeramente insatisfechas, Yatori suspiró y empezó a preguntar al joven a su lado una pregunta.

– … Así que es cierto, ¿en verdad está colapsando? La fortaleza oriental.

– ¿Crees que un boxeador que pudo bloquear un golpe tendría una oportunidad de ganar?

El ejemplo de Ikta fue simple y afilado. Mientras se servía más vino de palma en su copa, él continuó.

– Si lo piensas calmadamente, es algo que entiendes rápidamente, cierto. El punto principal, ¿Por qué la fortaleza oriental está temblando incluso ahora en la zona de acción? La “Fortaleza” es una organización militar local durante los tiempos de paz. Ya que más de tres meses han pasado desde que empezó la invasión del ejercito de Kioka, si en verdad estamos planeando ganar la guerra, es extraño de que no fueran capaces de enviar refuerzos de la Central hace mucho tiempo y reemplazar al Ejercito del Distrito de la Provincia Oriental.

La fortaleza que era una organización establecida, concerniente a la movilidad insuficiente del ejército, tenía el poder de proteger, pero no el poder de atacar. “Un boxeador que pudo bloquear un golpe”, que usó Ikta como ejemplo era de esa forma. Las tropas sin la habilidad de hacer un ataque firme por ese motivo, estaban bajo la presión de una batalla defensiva que no pudieron prevenir.

– Así no se tiene esperanza de ganar con una defensa no agresiva, eso es lo básico de lo básico en la ciencia militar. Ya que solo serás atrapado desprevenido y aplastado. La Fortaleza Oriental actual está al borde de eso… no, ¿es peor? Ya que la Nueva División recientemente enviada por la Armada de Kioka a la guerra ha pasado nuestra guardia y está causando daño.

– … Te refieres a la Unidad de Guerra Aérea, cierto. Sin duda, esa es una amenaza que el Imperio no predijo.

Yatori asintió molestamente. La Unidad de Guerra Aérea. Esa era la Nueva División del ejército de Kioka, organizada para asemejarse a innumerables soldados manejando dirigibles. Cruzaron la frontera nacional por los cielos e invadieron el territorio imperial, visitando y lanzando grandes cantidades de aceite ardiente en los pueblos y facultades del ejército que se habían convertido en puntos de abastecimiento.

Como resultado de la altitud de vuelo siendo demasiado alta, actualmente no había medidas de parte del Imperio para contrarrestar directamente la Guerra Aérea. Desde una altura que ni flechas ni balas podían alcanzar, ellos podían continuar causando daño al Imperio. Esta acumulación de daño causaría que las tropas de la fortaleza Oriental sufran con el tiempo.

– Desde el comienzo de las “bombas aéreas” de los Soldados Aéreos hasta ahora, ¿cuantos pueblos ya han sido quemados….? No, si solo casas estuvieran siendo quemadas, aun estaría bien. Ellos queman campos de cultivo, graneros, y los pueblos no pueden mantener un abastecimiento de comida. Las tropas de la Fortaleza son igual. En lo que respecta a comida en estos días, ellos ya deberían estar en un estado de angustia.

– Pero las provisiones de la Central deberían haber llegado.

– ¿La cantidad para distribuir a todas las personas que se les quemaron sus casas por los ataques aéreos? No hay forma de que la Central tenga esa cantidad. Hipotéticamente, aun si lo envían, ¿pueden continuar eso eternamente desde ahora? ¿Aunque no tienen expectativas de ganar la guerra principal?

Diciendo eso, Ikta se recostó, echado en la banca. Como si, ridículamente, eso era justo todo lo que quería decir.

– Más que nada. Me apena el Comandante a cargo de la Fortaleza, Hazzaf Rikan. El comando de una batalla perdida definitivamente sería agria, ¿cierto? Esto y eso, todo fue la negligencia del emperador y el ministerio que no tienen intención de hacer una guerra seriamente.

– No hables más, Ikta. Como lo esperaba, este no es el lugar para esto.

Cautelosa de los curiosos de alrededor, Yatori le advirtió sobre su charla. La Familia Imperial de Katjvarna era sagrada, territorio prohibido. Y decir menos sobre el actual tiempo de guerra, decir casualmente esas críticas no serían toleradas. Particularmente, implicaría invariablemente las contribuciones de un descendiente de una familia distinguida de la Facción Clásica Militar, Yatori, con la responsabilidad…. Uno no podía hablar descuidadamente.

– Primero, en vez de hablar sobre una guerra que no podemos influenciar, actualmente hay un tema más constructivo para nosotros, cierto.

– ¿Hmmm…? Ahh, ¿el festival de graduación de esta noche? Quiero ir con todo por toda la noche. ¿A dónde debería ir a tomar?

– ¡Acabas de tomar todo lo que quisiste! Quise decir el Examen de Oficial Militar de Alto Grado.

Mientras sostenía a Kusu cara arriba en sus brazos, Ikta hizo una expresión agria como si hubiera tragado un bicho.

– Ah… También quedaba ese evento deprimente…

– Aun si estás indispuesto, haré que participes…. En verdad, ¿sí entiendes su significancia, cierto?

Acercándose en la dirección de la cabeza de Ikta mientras él se rehusaba, Yatori susurró en una voz pequeña inaudible para sus alrededores.

– … Usando las conexiones de la familia Igsem, preparé una posición de bibliotecario en la Biblioteca Nacional de la Capital para ti. A cambio, haré que tomes el Examen junto conmigo y pelees a mi favor durante el segundo examen que sigue. Tú también aceptaste el trato, ¿cierto?

– Es un hecho, dado que la Librería de la Capital es el destino de jubilación para la nobleza. Prestar varias diversiones a personas cabezas huecas con riquezas y tiempo libre para usar, manteniendo ocasionalmente libros académicos lamentables y llenos de polvo…. Solo por eso, tendré una suma como mi salario de forma que no necesitaré preocuparme por mi comida. Para mí, ese es un sueño distante. Aunque sí pensé que era una jugada barata, diferente de ti, Yatori. Si eres tú, el éxito está asegurado incluso sin algo como mi ayuda, ¿cierto?

– Di lo que quieras. Si todo lo que tuviera que hacer es tener éxito, entonces pelearía con solo un brazo…. Sin embargo, los resultados requeridos de la hija mayor de la familia Igsem no son solo eso. La distinción de “mayor triunfo” es necesaria.

– ¿Acaso no has hecho nada más que monopolizar esa distinción con todo desde el tiempo en la Academia? Ya es tiempo de que se lo pases a otro, sabes. No eres la única persona que quiere sentarse en el asiento más alto.

– Mira quien lo dice. Solo porque no te sentaste en él, no significa que soy la única que lo hizo.

Escuchando eso, Ikta miró al vacío, posiblemente en una condición extraña por el calor, cogió unas conchas de Manila de los platos de comida que terminó de comer, y uno por uno empezó a ponerlos encima de su cabeza. Las cejas de Yatori se acercaron dudosamente.

– … Espera, ¿Qué estás haciendo?

– Sobreestimándome demasiado.(4)

Sin hacer ningún tipo de comentario, Yatori golpeó las conchas de Manila de la cabeza del joven.

– ……. ¡Como estaba diciendo! Tú no eres del tipo que no usa la habilidad que ocultas sin motivo. Particularmente para este examen, parece que el hijo menor de la familia Remeon va a aparecer como un candidato fuerte. No existe el ser demasiado cuidadoso. Pisando encima de ti, Yatorishino Igsem grabará su primer paso en el régimen militar.

– Bueno, pienso que está bien. Por lo que escuché, la liga de tus compañeros que darán el segundo examen no parece inusual. Ser la primera en entrar en batalla y preparar las fuerzas militares es lo básico de lo básico en los asuntos militares. “Muchos superan a los pocos”.

– Si entiendes, entonces está bien. Sinceramente intenta no hacer un error suficientemente grande como para fallar el Examen Primario Escrito.

– Sí, entiendo, haré lo mejor posible. Ya que, a diferencia de ti, estar envuelto con la armada es la última cosa que quiero hacer.

Mientras respondía descaradamente, Ikta se sirvió hábilmente vino de palma en la copa mientras se estaba recostado.

El Examen de Oficial Militar de Alto Grado, un obstáculo que solo aquellos que han completado el Curso de Disciplina Militar de Infancia en una Institución Educativa designada como material de estudio son autorizados a desafiarlo, es decir, la primera prueba que los cadetes de grado superior necesitaban superar para convertirse en soldados de elite.

Con el caso del ejercito donde un soldado común = un soldado de segunda clase, uno no podía subir rangos sin logros militares muy grandes en combate real, y esa promoción llegaba a su límite con el sétimo rango desde abajo, el oficial no comisionado “Sargento Mayor”. Pero el Examen de Oficial Militar de Alto Grado era algo creado con el objetivo de seleccionar candidatos para oficiales comisionados, y aquellos que pasaban eran capaces de adquirir el status de “Oficial de Orden”, un rango encima de “Sargento Mayor”. Sin embargo, el examen podía ser tomado una vez al año, hasta tres veces.

Por supuesto, la probabilidad de pasar era absurdamente alta. De cada cuatrocientos que dan el primer examen, ni siquiera se reducía a veinte. Pero ya que había una tendencia hacia las personas del Imperio de Katjvarna para tratar a los soldados como héroes, aquellos que tenían éxito en esto se convertían en objetos de adoración. Era una oportunidad para adquirir status y prestigio…..

– Nnn… Discurso de tácticas nacionales. Que molesto…

La existencia de Ikta somnolientamente moviendo el lápiz en el medio de los que tomaban el examen que estaban viendo y entrecerrando sus ojos en los exámenes, ya era sorprendentemente fuera de lugar. Y aun así las respuestas estaban avanzando inusualmente sin problemas desde el comienzo, tanto que los otros alrededor solo se sentían avergonzados.

– Ahh… El estudio de la Administración de los Asuntos Militares. Que tibio…

En cuanto a su postura, era la misma que un niño forzado a hacer tareas de vacaciones. Mejillas infladas, labios curvados en una forma “へ”, ojos algo parecidos a un pez muerto. Entonces, recostándose en el instante que terminó las respuestas de cada tema, y estando así sin fijar sus ojos, no hizo más que moverse hasta la colección de los exámenes.

– Geh… Teología de Aldeah. Que irritante…

Dependiendo de la personalidad del Instructor vigilando el examen, esa era una falta de seriedad suficiente para hacer que lo retire del salón, pero parecía que fue bendecido con suficiente suerte para dejarlo pasar.

Y así, el segundo día de examen llegó, el último tema el cual era “Uso del ejército”.

– Este es el último, este es el último… ¿Hmm?

Llenando los exámenes mecánicamente, la mano de Ikta, que prácticamente estaba en el estado de un muerto viviente, se detuvo abruptamente. El tema de la pregunta del ensayo escrita en la última hoja del examen detuvo su vista y no lo dejó ir.

– Declare sus pensamientos libremente respecto al anterior General Bada Sankrei del Ejercito Imperial, que previamente abandonó la Guerra de Kioka y se convirtió en una criminal de guerra.

– …………..

Por primera vez desde que empezó el examen, una pregunta fue puesta que podía dejarlo perdido. Basado en el estilo de la respuesta, “declare libremente”, no era característico de las preguntas hechas por el ejército. No parecía haber una intención de llenar una plantilla.

– Sin embargo, por el contenido, él pudo sentir solo una ligera sensación nostálgica.

Dado que Ikta, que sin pensarlo instintivamente no quería responder, en realidad no podía listar críticas a la familia imperial en el Examen de Oficial Militar de Alto Grado, y ya que creía que ya debería estar trabajando en los asuntos de otro tema, él grabó esta respuesta corta.

– Todo héroe muere de agotamiento.

A las 7:20 PM, La Examinación Primaria Escrita terminó en cada sede, y de los más de 6,000 que tomaron el examen, fueron reducidos a menos de 300 al igual que cada año.

Alrededor de un mes después de la finalización del Primer Examen, Ikta y Yatori, cargando equipaje para un viaje en sus espaldas, estaban viendo el océano desde el puerto con sus espíritus respectivos. Como resultado del Segundo Examen siendo conducido en el Archipiélago Hirgano en el lado sur del Imperio, se fueron a abordar el barco que se dirigía a esa ubicación.

– Las cosas están yendo justo como lo planeado hasta ahora, ¿cierto? Estoy aliviada de que pasaste.

– Es porque había estado saltando clases y sin hacer nada más que estudiar exámenes desde que el trato fue propuesto hace dos años.

Ikta respondió con un bostezo mezclado. A diferencia del Examen de Oficial Militar de Alto Grado que uno podía pasar con solo notas excelentes, una posición de bibliotecario en la Biblioteca Nacional de la Capital era exclusiva para la nobleza jubilada. Ikta no tenía opción a parte de este trato.

– No es que esté discriminando a los empleados de biblioteca, pero en verdad estás trabajando duro para eso. Ni siquiera es que seas particularmente un ratón de biblioteca, ¿cierto?

– Me gustan los libros, pero si tengo que decir, cualquier trabajo estaría bien. El punto es que es un bibliotecario en la Biblioteca “Nacional” de la “Capital”. Si solo esas partes fueran lo mismo, entonces no me importaría incluso si fuera un jardinero o uno de limpieza.

La capital Banhataal del Imperio de Katjvarna era el centro del Imperio geográfica y políticamente. Hipotéticamente, aun si la situación de la guerra con la Republica de Kioka empeorará después, esta sería la última de la última en ser perseguida. El programa de bienestar también era generoso para los empleados de una institución nacional como la biblioteca. Para ser franco, era una posición en la que uno podía holgazanear hasta que la nación estuviera al borde de la ruina.

– Una vez que este acuerdo pase sin problemas, si puedo relajarme así desde ahora hasta que muera, dos años de puro estudio de exámenes es barato, sabes. Dado que odio gastar esfuerzos, no soy tacaño con esa cantidad, el esfuerzo necesitado para mí mismo para holgazanear.

– Ahh… Ya veo. Así que eres ese tipo de persona.

Suspirando con una mitad de disgusto y una mitad de admiración, Yatori miró al gran océano extendiéndose delante de sus ojos. En la superficie del océano, las olas eran bajas y los vientos eran calmados. Era un clima odiosamente claro. El aire de la playa olía como una mezcla de arena y sal.

– El barco llegó, Ikta. Ven, Yatori y shia deberían ir, también.

Apurado por el espíritu de luz, Kusu, guardado en la bolsa en la cintura de Ikta, los dos se alinearon y fueron caminando en la dirección del barco.

Desde el barco mediano viniendo al puerto, marineros reconocidos como soldados con una vista bajaron e inspeccionaron por completo a Ikta y Yatori.

– Sus boletos de admisión del examen.

Después de confirmar los boletos de admisión del examen, los marineros ordenaron silenciosamente a los dos para que aborden. Cuando abordaron, no habían ornamentos frívolos, característicamente de los muebles del ejército, pero era un barco generalmente mantenido atentamente e higiénico. Las cabinas de los invitados a los que fueron guiados, a pesar de ser angostos, tenían camas con tres niveles a la izquierda y derecha—Además, un invitado ya estaba ahí.

– ….Ahh, buenas tardes. Tal vez, ¿ustedes también darán el examen?

Quien habló con una expresión que mezclaba nerviosismo y alivio, era una chica alta con cabello azul pálido. Su compañero, un espíritu de agua, estaba sentado en su regazo. Era una impresión gentil en contraste con la firme Yatori.

– Así parece. Soy Yatorishino Igsem. De la graduación nº 131 de la Gran Academia Imperial Segal. Mi compañero es el espíritu de fuego Shia. Él es Ikta Solork del mismo año y el espíritu de luz Kusu….. ¿Tú eres?

Un poco sorprendida por el apellido Igsem que Yatori mencionó, ella inmediatamente devolvió la presentación.

– E-Estoy bastante agradecida. Uhmm, pertenezco a la graduación nº 11 de la Academia de Enfermeras Imperial Min Mihaela, Haroma Bekkei. Este pequeño es mi compañero, el espíritu de agua Miru. Igsem-san, Solork-san, por favor sean amables conmigo.

Sentada en la cama opuesta a Haroma, Yatori agregó palabras en un tono gentil.

– No establecimos en usar nuestros apellidos. Yatori está bien, sabes.

– Por favor, si puedes, llámame Ik-kun con afecto.

Haroma dio una pequeña risa al comportamiento de Ikta cuando la fastidiaba con un tono ostentoso.

– Puedes ignorar el chiste de esta persona, Haroma-san. Si le sigues la corriente, serás atrapada por su conducta.

– Jeje… Ustedes dos se llevan bien, ¿no? Entonces, si les gustaría, por favor llámenme Haro. Ya que todos mis conocidos me dices así.

– Tomaré tu palabra, Haro… Tu compañero es un espíritu de agua, y tú misma vienes de una Academia de enfermeras, así que me pregunto si tu División escogida ¿es la de Medicina?

– Es como dices. Aunque estoy avergonzada por esto, esta es mi tercera vez dando el examen, y es la primera vez que paso el Examen Escrito. Dado que es mi última oportunidad, estaría bien si ellos me dejaran sobrevivir, pero…

– La División Medica, comparada con las otras, sí tiene una tasa baja de éxito, pero pienso que tienes bastantes esperanzas. Si terminamos compitiendo, no puedo dejarme, pero si hay una forma de cooperar, me gustaría que unamos fuerzas.

Con una expresión y tono sonriente, los pensamientos profundos de Yatori fueron opiniones medio honestas y medio calculadas. Con preparar al “aliado perfecto sin ningún interés en pasar el examen” llamado Ikta como su primera ganancia militar, ahora ella estaba en la fase de adquirir aliados localmente.

– Si podemos, sería reconfortante. La hija mayor de la Familia Igsem—he oído rumores de la fama de Yatori-san.

– Oh, me siento alagada. Sería lindo si la fuerza real acompañándome fuera al menos la mitad que en los rumores…..

Cuando los dos empezaron su socialización mezclada con modestias, la puerta de la cabina se abrió y un nuevo pasajero apareció. Él era un joven gordito con un rostro redondo ubicado en un torso gordo. Él rápidamente pasó la vista al interior del cuarto, y, se sorprendió en un punto, abriendo sus ojos.

– ¿Ikta Solork….? ¿¡P-Por qué estás aquí!?

– ¡Ohh, mi amigo Matthew! ¿También pasaste? ¡Qué grandioso, qué fortuito!

Abrazado por Ikta que se levantó de la cama, el joven llamado Matthew hizo una cara extremadamente reacia. Mientras empujaba desesperadamente a su compañero, su mirada se concentró esta vez en Yatori.

– Tch, Yatorishino…. Así que tú también estás aquí, eh.

– Ha pasado un mes, ¿cierto, Matthew-kun? Estoy feliz de que pudiéramos encontrarnos. Aunque no parece igual para ti.

– Por supuesto que no. Si hubieras fallado en el Primer Examen, no sabes cuan emocionado hubiera estado.

Matthew la maldijo odiosamente. De parte de Haroma a quien él no había conocido, Yatori insertó una presentación.

– Él es Matthew Tetdrich y su compañero, el espíritu de viento Tsuu. Él está en el mismo año que Ikta y yo. Si Haro tiene un recuerdo de haber escuchado el apellido Tetdrich, entonces por favor dilo. Pienso que él estaría muy complacido.

– ¿¡Qué clase de presentación es esa!? ¡Ya sea si alguien nos recuerda o no, dentro del Imperio, la Familia Tetdrich sigue siendo una familia preeminente y distinguida de las Facciones Clásicas Militares! ¡No es superior ni inferior a los Igsem o Remeon!

– Te-Tetdrich…. ¿Cierto? Uhm… Si lo he escuchado antes o no… No es como que no lo sienta en la punta de mi lengua, pero…

Dado que Haro dijo inconscientemente algo grosero, Matthew golpeó el piso y trituró sus dientes en frustración. Con ese momento, Ikta, como si actuara, o quizás alguien debería decir, como si lo molestara, puso su mano en su hombro.

– Está bien, Matthew. Es ese tipo de popularidad de escala mayor en el menor el cual es tu posición. No es particularmente necesario que todos los artistas tengan fans a nivel nacional. Tú honestamente estás haciendo lo mejor en la ruta local.

– ¿¡Quién es un artista!? Ahh, vamos, lo que sea está bien, así que por ahora, ¡puedes soltarme!

Seguido por Ikta como un fantasma en el fondo, Matthew abrazó sus rodillas en una esquina de la cabina y se sentó en protesta. Moviendo su cabeza, Yatori disuadió a Haro, que estaba intentando decir algo como si no pudiera seguir viendo.

– Ríndete silenciosamente. En estas circunstancias actuales, lo que sea que digas, él lo tomará como ofensa.

– H-hah…. De alguna forma, ¿estás acostumbrada a este tratamiento?

– Él es alguien con quien he estado enredada por cuatro años. Ah, pero si Ikta está aquí, afrontarlo es fácil. Es como usar veneno para vencer veneno.

Yatori terminó de hablar con una sonrisa ligera. Cuando lo hizo, la figura de Ikta hablando incesantemente a Matthew incluso le parecía a Haro como una serpiente venenosa enroscada alrededor de su presa. Un poco asustada, desvió la mirada.

– ….. Umm, Yatori-san, estás en el mismo año que Ikta-san, ¿cierto?

– Sí. Él es un amigo desde que entré a la Gran Academia. Bueno, es una extraña coincidencia, pero podrías decir que terminé pegada a él.

Cuando Yatori habló mezclado con una risa sarcástica, Haro, acercando su boca ligeramente más cerca de su oreja, preguntó con una voz aún más pequeña.

– Uhm, Matthew-san también parece igual, entonces, como lo esperaba, Ikta-san también es un descendiente de una Familia-

– Ja ja ja, ni hablar. Solork es el nombre de un orfanato, jovencita.

Con una risa repentinamente en su oreja, Haro sin pensarlo gritó “¡Hyaa!” y volteó. Ikta, que parecía haber venido sin ser notado del lado de Matthew, había acampado desvergonzadamente a su lado y estaba riéndose histéricamente.

– Un descendiente de una Familia Distinguida, ¿dices? No tengo padre ni madre. En esos tiempos, encontré a Kusu cuando él estaba trabajando en el orfanato Solork, colapsado y muriendo en un sótano vacío decadente. He estado con ese pequeño desde entonces. También, afortunadamente como no era tan estúpido, fui permitido atender a la Gran Academia con una beca.

– Ah, así que eso es lo que sucedió. Discúlpame, pregunté algo grosero basado en mi interés…. ¿¡Kyaa!?

– Está bien, no me molesta~ Ya que yo también haré cosas considerablemente groseras contigo desde ahora.

Después de tener el dorso de su mano acariciado, y una voz erótica que salió de la boca de Haro. Mientras veía el espectáculo, Yatori puso su mano en su rostro como si dijera, “así que empezó de nuevo….”

– Eres alta, cierto… Delgada. Tus dedos son incluso más grandes que las de un chico como yo….

– Hah, mido 176cm….. Discúlpame, a pesar de ser una chica, soy innecesariamente alta….

– ¿Acaso no significa que simplemente tienes un buen desarrollo físico…? …..Ah, tus dedos son un poco toscos. ¿Normalmente haces labores domésticas tú misma?

– T-Tengo cinco hermanos menores, y soy la hermana mayor…… ¡Hyaa! ¡No acaricies mi brazo…..!

– ¿La hermana mayor de seis hermanos? Por dios, eso es increíble, no, estresante…. ¿Qué hacen tus padres?

– E-Ellos están rentando campos del lord del área…. Pero las ganancias por solo eso no son suficientes, si no soy ascendida y envío dinero- Hyaa, no aprietes mi oreja, ni peines mi cabello….!

El tocamiento que empezó con el torso de su mano, haciendo eso como su origen, avanzó silenciosamente en la dirección de su cuerpo. Para ser honestos, Yatori pensó que era sorprendente, pero dado que llegaría a una mejora inadecuada para las imágenes si continuaba, antes de que eso sucediera, ella decidió agarrar a Ikta de su nuca y lo detuvo.

– Vamos a parar aquí, Ikta. Deja el recoger chicas para otra ocasión.

– Ohh, qué mal.

Después de que fuera desechado por Yatori, Ikta regresó en la dirección de Matthew que estaba abrazando sus rodillas en una esquina del cuarto. Viendo a Haro, que estaba felizmente liberada pero respirando muy débilmente, Yatori la llamó.

– ¿Estás bien…? Lo siento, lo detuve, pero fue un poco tarde.

– Hahh, hah… ¿P-Pero que fue lo que me hizo…?

– Es un mal hábito que tiene. Aunque no es tan apuesto, por el momento le gusta seducir chicas. Continuando el mismo ritmo de ahora, tus pechos serían masajeados, y serías llevada a la cama. Entonces cuando finalmente notas algo, sería el sonido de las aves en la mañana.

– Pech…!? ¡A, Awaaaa….!

– Cálmate, Haro. Si estás cerca de mí, estarás bien.

Mientras abrazaba gentilmente los hombros de Haro, Yatori, dando una sonrisa astuta, estaba exclamando, “¡está bien, la atraje exitosamente!” triunfantemente en su mente. La fase de adquirir aliados locales estaba comenzando sin problemas.

Repentinamente, la puerta de la cabina se abrió lentamente una segunda vez.

Quien mostró su rostro tímidamente era un chico apuesto incluso más alto que Haro. Tenía ojos verdes claros y cabello verde ligero extendiéndose a sus hombros. En la bolsa de su cintura estaba la forma de un espíritu de viento, igual al Tsuu de Matthew.

– Uhm, ¿está bien si entro? O no, si están en el medio de algo.

– Por supuesto que no puedes. Vuelve a tu propio territorio, Ikemen. (5)

Por alguna razón, Ikta lo rechazó inmediatamente, pero Yatori, sellando su boca con una mano, le dio la bienvenida al nuevo.

– Adelante, pasa. Bueno, todos hicieron sus presentaciones, ¿entonces también te unirás?

Aceptando rápidamente la invitación con una sonrisa refrescante, el joven empezó su auto presentación mientras entraba al cuarto.

– Soy Torway Remeon. Soy de la graduación 82 de la Academia Imperial de Alto Grado Ermi. Este pequeño es mi compañero, el espíritu de viento Safi. De alguna forma, por favor sean amables conmigo, todos. Es un examen difícil, pero hagamos lo mejor juntos hasta que tengamos éxito.

En el momento que el joven dio su nombre, la parte superior del cuerpo de Matthew, que estaba agachándose en una esquina del cuarto, se levantó energéticamente. Al mismo tiempo, ambos ojos de Yatori se abrieron ampliamente. Desde algún tipo de agitación silenciosa, sus labios se colgaron suavemente.

– … Ya veo. Así que eres un Remeon….

El tercer hijo de la Familia Distinguida Remeon de las Facciones Clásicas Militares, en igual posición que los Igsems en el Imperio. El competidor más fuerte para el éxito del Examen para Oficial Militar de Alto Grado actual. Su más grande rival estaba en frente de sus ojos con ese conocimiento, Yatori tomó varios respiros profundos y calmó su corazón, entonces, con una autoridad como si intercambiara declaraciones de guerra, dio su nombre.

– Soy Yatorishino Igsem. Este pequeño es mi compañero Shia… No necesito hablar sobre mi historia personal, ¿cierto?

– … ¿¡Yatorishino!? ¡Cierto, ese cabello fiero, de la familia Igsem….! ¡Ahh, por dios!

Con solo escuchar el nombre de su compañera, a Torway le brillaron los ojos como si viera a una heroína adorada. Incluso su boca que hasta ahora funcionaba sin problemas repentinamente se puso torpe, murmurando irrelevantemente, “uhm, ehm, uhh”, repetidamente. Viendo su condición, Yatori juntó sus cejas dudosamente.

– … Espera, ¿qué? Si hay algo que quieras decir, entonces dilo claramente.

– N-No puedo prepararme mentalmente…I-Igsem-san, yo-

– Ustedes, están muy confiados.

En el momento que Torway se llenó de coraje e intentó decir algo, Matthew se metió entre él y Yatori. Confrontando galantemente a los dos, el hijo gordo mayor de la familia Tetdrich endureció su voz.

– Las tácticas de combate cuerpo a cuerpo de los Igsems, naturalmente, e incluso las tácticas de combate de las armas de fuego en líneas de batalla de los Remeon, ya no son novedad. Si ya no son precursores de los campos de batalla, entonces no son estrellas. No dejare incondicionalmente que ustedes actúen arrogantes solo porque son dependientes de las Familias Distinguidas.

– Umm, ¿tú eres…?

– Soy Matthew Tetdrich. No olvides este nombre, joven de la familia Remeon.

Matthew dio su nombre con una mirada amenazante que prácticamente declaró una guerra, pero escuchando eso, Torway, en contraste con su compañero, dio una sonrisa encantadora.

– Recordar los nombres de las personas es mi punto fuerte. Hagamos lo mejor juntos y tengamos éxito, Matthew-kun.

– Jmph, usando una amistad falsa para hacer que baje la guardia es inútil, sabes.

– Matthew-kun… Matthew-kun, huh… Hmm, ¿puedo llamarte Maa-kun?

– ¿¡Jaah!?

Dando un apodo sin ningún contexto, Matthew abrió ampliamente sus ojos. Mientras tanto, Yatori, que fue interrumpida en una conversación con su rival, suspiró y empujó a un lado su cuerpo.

– ….Es natural que las tácticas de combate inventadas por nuestros ancestros se vuelvan cosas viejas con el pasar de los años. Desde el comienzo, no tenía intención en lo más mínimo en esconderme detrás de la gloria del pasado. En adición, si me permites decirlo, Matthew-

Elocuentemente dejando un ritmo, mientras observaba atentamente a su compañero, Yatori terminó de hablar con una risa despectiva.

– Viendo las cosas objetivamente, innegablemente, en términos de talla, tu arrogancia es el más grande de nosotros. (6)

– ¡Q-Qué!

Golpeado precisamente en una característica física en la cual habitualmente estaba consciente, Matthew gimió con un rostro miserable. Apareciendo sin tomar en cuenta la diferencia en rangos resultaría en su derrota, ese era un patrón evidente de su tiempo como estudiante.

– Kuraaa~ , no molestes a Matthew.

Ikta forzó su entrada como si leyera un monótono de un libreto. Torway movió su cabeza con un rostro avergonzado.

– No quise molestarlo-si arruiné el ambiente, entonces me disculpo. Por cierto, tú…

– Hmm, deja que haya silencio. Dos cazadores no son necesarios en un campo de caza. (7)

– ¿E-eh?

– Escucha y se sorprendido, has sido sentenciado con un veredicto culpable en frente del juicio. La naturaleza de la ofensa es precisamente una figura y rostro atractivo. De acuerdo a las Escrituras de Alderah, ¡muerte a todos los ikemen!

– ¡Tu discurso de ahora, ese algo de una Inquisición! ¡Y como mínimo, ten una ida y vuelta en tus conversaciones!

Cuando Yatori interrumpió como el tsukkomi(8), Torway le envió una mirada que preguntó, “¿un conocido?”, ella suspiró y dio la presentación de Ikta.

– Este chico es Ikta Solork. Al igual que Matthew, él está en el mismo año que yo. Aunque tiene un hábito de amenazar hombres apuestos por el momento, no le tomes mucha importancia. Él solo tiene un fuerte sentido de territorialidad.

– ¡Ikemen deberían ir a explotar! ¡Grrr!

Yatori explicó agarrando la nuca del Ikta gruñendo.

– ….. ¿Hay una buena relación entre los dos?

– Solo pasamos mucho tiempo juntos.

Yatori respondió claramente, pero los ojos de todos podían ver afecto en su ida y venida con Ikta. Torway regresó su mirada a Ikta una segunda vez, y, con una expresión vagamente mezclada con envidia, extendió lentamente su mano derecha.

– Soy Torway, por favor cuida de mí, Ikta-kun…… Este, ¿me pregunto si serás buen amigo conmigo?

Parando las amenazas, incluso Ikta observó atentamente a su compañero. Esas pupilas tenían la astucia de ver el interior de uno. Ya sea que el comportamiento agradable era una cosa calculada o no-él había deducido temporalmente por la ida y vuelta hasta ahora, y por esos resultados, llegó a la conclusión de que este era una buena persona de la variedad natural de los cabeza hueca.

– …… Soy Ikta Solork. Repitiendo en mi imaginación el estado de tu rostro destruido por lo que perdió su estructura unas diez veces, he podido llegar a un ánimo tolerante. Seré amigable contigo.

Solo fue un desliz de su refrescantemente opinión honesta, pero fue, sin embargo, una actitud condescendiente. Pero, afortunadamente, dado que Torway era un joven que no era particular sobre los detalles mínimos, un apretón de manos prácticamente milagroso fue capaz de conectarse entre ambos.

– Mmm, cuida de mí, Ikta-kun…… Ahh, es cierto, ¿puedo llamarte Ik-kun?

– No, me rehúso. ¿De qué demonios estás hablando?

Aunque Torway estaba naturalmente entusiasmado a usar un apodo a pesar de ser su primer encuentro, continuando desde Matthew, Ikta era Ikta, y naturalmente se deshizo de eso sin piedad.

– En verdad, ¿Ik-kun, era? No seas ridículo, ella es la única que puede llamarme así.

Ojos negros llenos de intención se voltearon a la dirección de Haro. Él incluyó repentinamente un personaje que había estado fuera de la red de mosquito hasta ahora con el circulo, y, en adición, aunque ella no se lo pidió, él hizo su presentación.

– Ella es Haroma Bekkei. Está apuntando a ser una comandante en el equipo Médico, y tiene cinco hermanos menores en casa. Es una muy buena chica, sabes. Lo garantizo.

– ¿¡I-Ikta-san!? ¡El flujo de esa presentación, puede dirigir a un gran malentendido….!

Haro estaba sonrojada e intentando corregirlo, pero, desafortunadamente, Ikta no había dicho ningún contenido erróneo hasta ahora. Ignorante de las circunstancias, Torway exhibió los méritos de adivinar en la dirección equivocada.

– Ya veo, así que de eso se trata. Mhmm, ustedes dos, en verdad se ven bien juntos.

– ¿¡De eso se trata!? ¡Noo, no me mires con esos ojos afectuosos…..!

Ikta, habiendo torcido los hechos en una forma conveniente y disfrutando completamente los resultados, inesperadamente tuvo el piso movido violentamente. Con el barco empezando su maquinaria y dejando el puerto, Yatori resolvió la situación por el momento.

– Dado que las presentaciones fueron apenas terminadas, todos, terminemos esto por ahora. Aun si somos bendecidos con el viento, es un largo viaje por casi dos días hasta el archipiélago Hirgano. Tomando en cuenta lo que sucede después de que bajamos al otro lado, deberíamos guardar nuestra energía.

– Ahh, es cierto. Entonces, ¿deberíamos decidir nuestras camas y juntar nuestros equipajes?

– Hey Haro, ¿Qué posición es buena para ti? ¿Arriba? ¿Abajo? ¿Por detrás? Ahh, sentados cara a cara también es bueno, je je je.

– ¿¡Por qué solo me estás preguntando a mí!? Además, ¿¡En verdad estamos hablando sobres posiciones de dormir!?

– …..Ego….. Mi ego…. ¿Es tan grande….? …… ehmm uhmm……

Entonces cada uno se acomodó en sus propias camas, y conscientes del viaje hasta ahora, los cinco entraron en un sueño ligero. Por cierto, al final de la calurosa discusión, la cama de Ikta fue asignada en la más lejos diagonalmente de Haro.

Con el balanceo del barco haciéndose más violento por el repentino deterioro del clima tres horas después de salir del puerto, Ikta y los otros, todos en la misma cabina, empezaron a abrir sus ojos uno a uno. El largo viaje por barco, seguía en su fase inicial. Desde la perspectiva de cualquiera, había demasiado tiempo faltante.

– U-ummm…… 7-6 tropas de bombardeo….. No, 3-3 tropas de viento armadas.

– ¿Terminaste con eso? Bueno entonces, por mi tengamos 4-6 tropas de viento armadas con la mezcla de fuerzas de guerra y piezas de ambos lados.

Sentados en una cama cara a cara, Matthew y Torway estaban en una guerra de shogi(9) militar. El que trajo las piezas y el tablero y propuso el combate fue Matthew, pero la situación de la guerra no parecía ser nada favorable para él.

– 3, 4, 5-7 Batallón de tropas de viento armadas….. Uhmm, con eso, tal vez cuatro peones están en jaque mate, ¿cierto?

– ¡Es-Espera un minuto! Aún no he….

Matthew estaba desesperándose y viendo atentamente el tablero, pero cuando miró, su propio ejército estaba aumentando su desventaja con cada vista. Entendió que el resultado ya estaba decidido con el primer minuto y entonces dedicó tres minutos para la preparación mental, y finalmente, expulsó las pocas palabras, “….He muerto”.

– ¡Maldición, una vez más! ¡Este solo fue un tonto error después de otro!

Diciendo eso, el récord del juego ya estaba enfrentando la realidad de la tercera derrota consecutiva de Matthew, pero, odiando perder, no podía reconocer fácilmente la diferencia en sus habilidades. Torway, sintiendo que solo una lucha improductiva continuaría a este paso, se sintió preocupado por su compañero e hizo una propuesta.

– Oye Maa-kun, ¿está bien si damos nuestras impresiones sobre juego? El juego de ahora, hay una parte en la que quiero reflexionar.

Ya que Matthew también aceptó basado en la razón de que el progreso no existía sin la calmada reflexión en la derrota, él, aunque de mala gana, aprobó la propuesta de Torway. Viendo que ya habían llegado a un punto muerto, parecía que no había lugar para presentar una queja sobre la forma demasiado familiar de llamarlo, “Maa-kun”.

– Uhh, aunque lo simulé hasta la mitad del juego…… ¿Cuál fue el punto decisivo? ¿Fue cuando envié demasiadas tropas bombarderas en el sexto turno, o cuando perdí a los médicos en el doceavo turno……?

Cuando Torway, cuidando de no dañar el orgullo de su compañero, intentó dar su opinión, la voz de una tercera persona, aunque ni siquiera fue llamado, vino de arriba.

– ….. Fue el 21avo turno, mi amigo Matthew. Fue cuando dejaste que tus tropas de viento armadas, cuya fusión de fuerzas militares fue obstruida, inútilmente fueran tomadas por las líneas enemigas. Allí, deberías haberte retirado amablemente, y cambiar a la defensa.

Chasqueando su lengua por la voz aparentemente provocativa de Ikta, Matthew alineó las piezas con una expresión repulsiva. Torway abrió ampliamente sus ojos y vio la cama de arriba.

– Ik-kun, ¿recordaste el curso del juego? Me preguntaba si no podías ver el tablero desde allí.

– Te dije que no me llames Ik-kun, ikemen. La próxima vez, te golpearé con una almohada.

Su respuesta fue directa, pero Torway evaluaba honestamente en alto a Ikta. Que él recordara el curso del juego era una cosa considerable, pero, era el hecho de que también captara los ataques y defensas que merecían halagos. El estado del juego que Ikta consideró haber separado la victoria de la derrota fue exactamente la misma parte que Torway estuvo a punto de mencionar.

– Chicos, hice té~

Afortunadamente con eso, Haro regresó al cuarto junto a Yatori cargando una gran tetera y tazas de cerámica para todos. Primero intentó servirlo usando la mesa que estaba instalada, pero a causa del movimiento del suelo, la tetera de cerámica parecía a punto de caerse, por lo que cambiaron el método de servir a sostener las tazas uno por uno en sus manos.

– Se balancea considerablemente, ¿cierto…..? Cuando tomamos prestado la cocina, fuimos capaces de ver la condición de la superficie del océano un poco, pero las olas son en verdad sorprendentes.

– Enfrentando el fuerte efecto de los vientos del oeste, parece que el curso se está desviando bastante hacia el este. Ya que podríamos tardarnos en corregir el curso, el viaje en barco parece que se prolongará más de lo que pensamos. En verdad, un barco es un vehículo en que no tenemos el control.

Mientras tomaba una taza de té de parte de Haro, Yatori ató su cabello desfavorablemente. Su mirada fue casualmente girada hacia el tablero de shogi militar que Matthew y Torway tenían entre ellos.

– ¿Qué es esto, estaban jugando shogi? Y el resultado, ¿Cuántas derrotas consecutivas para Matthew?

– ¿P-Por qué la pregunta toma como un hecho mis derrotas consecutivas…..?

– La falta de vigor en tu objeción significa que eso es exactamente lo que sucedió, ¿cierto? …… Bueno, no creo que sea posible preocuparse tanto. No es como si un rey de shogi se iguale a un gran comandante de todas formas.

Torway encontró y desarrolló el comienzo de un nuevo tema con las palabras de Yatori, que había intentado calmarlo solo por si acaso.

– Ahora que lo mencionas, en relación a la entrevista en la etapa final del examen, parece que juegas una partida de shogi con los Oficiales militares de alto grado sirviendo activamente. Si uno no usará su habilidad en el shogi contra la habilidad de un comandante como ese, entonces qué tipo de significado tiene esa modalidad- ¿no crees?

– Ya que es una entrevista mientras juegas un juego, pienso que es algo para medir tu habilidad de hacer varias cosas a la vez. Aun si te conviertes en Oficial militar de alto grado, te volverás inútil a causa de hacer más allá de tu capacidad.

La respuesta de Yatori estaba basada en la lógica. Continuando, ella vio la figura de Ikta extendiendo su mano desde la cama y aceptando una taza de té. Mientras estaba asombrada por su pereza, ella le pasó la pregunta de Torway.

– Ikta, ¿Qué piensas?

– …. Nnn, es bastante delicioso. Sin embargo, en vez de hojas de té maceradas con leche, prefiero separadamente leche tibia agregado a un té algo fuerte preparado con agua hirviente- me pregunto si esa forma de preparación es preferible.

– ¿Quién te pidió tu opinión sobre el sabor del té? Por cierto, quien recomendó hervir la leche fui yo, sabes. Si por alguna razón está pasada, no es que pueda decir que es mi culpa.

Por solo haber pasado mucho tiempo juntos, Yatori era inusualmente fluida en tratar con incluso las bromas ridículas de su amigo. Mientras levantaba la parte superior de su cuerpo y bebiendo el té en la cama, Ikta respondió cuidadosamente a la pregunta original.

– Pienso que el razonamiento de Yatori fue difícilmente exacto. Aun excluyendo ese punto, es porque esto, en su propia forma, está lleno de lo básico del arte de la guerra. No está mal como ejercicio mental. Sin embargo, si se me permites dar mi opinión- si los soldados juegan de todas formas, un shogi a ciegas que no usa un tablero es mejor.

– …. ¿Huhh? Ik-kun, por qué- ¡Wa-!

La almohada dio un golpe directo en el rostro de Torway. Repentinamente sacando su cabeza de la cama, Ikta gritó.

– ¡Ik-kun está prohibido! ….. Si aplicas el shogi a la guerra, concretamente, el tablero se iguala al campo de batalla. Hago una pregunta con eso, aunque, cuando estás haciendo una guerra en la realidad, ¿el comandante observa todo el campo de batalla desde el cielo como el punto de vista de dios?

– ….. Eso es imposible. Respecto a las ubicaciones de las fuerzas enemigas, eso es información restringida, así que solo es una situación donde solo puedes hacer deducciones. Acerca de los aliados bajo comando, ellos no están restringidos para moverse como lo planeado.

– Así es. En una guerra real, la pelea empieza cuando comprendes las posiciones de tus aliados y enemigos. Para eso es necesaria la habilidad de imaginar para obtener una imagen completa con la información fragmentada. No diré que shogi a ciegas puede entrenar eso, pero puede crear una base para el poder de la imaginación. Primero sostienes “el tablero” en tu mente. Empezando con eso, imaginas a los soldados moviéndose en el tablero….. Ah, ¿hay más té?

Mientras empezaba sin problemas su punto de vista, Ikta tenía su taza de té siendo servida por Haro en una posición precaria con su brazo extendido de la cama, como siempre. Torway y Haro estaban escuchando admirablemente a un lado, y Matthew estaba ignorándolo grandemente y frunciendo hacia la tabla, pero con eso, el barco se balanceó en una gran escala.

– Ah.

– ¿¡Ahh-¡?

El té que se cayó de la taza de Ikta dio un golpe directo a la cabeza de Matthew con un ángulo diabólico. Mientras se disculpaba ligeramente con un “disculpa, disculpa”, a su compañero, que terminó dando una voltereta por el calor, repentinamente cambió su mirada hacia la puerta de la cabina.

– Allá, ¿Quién es?

Yatori llamó viendo en la misma dirección que Ikta.

Fue distraída por el grito de Matthew, pero en el momento que el barco se balanceó, el sonido de algo chocando con la puerta resonó. Yatori, pensando que era sospechoso, caminó hacia allá y abrió la puerta del cuarto.

– U-uha…. auuu….

Atrapó a un pequeña jovencita vistiendo un gran sombrero al otro lado de la puerta. No podía ver la cara oculta por el gran sombrero, pero el cabello rubio que fluía, sin caber dentro del sombrero, era suave y hermoso. Su vestimenta también era simple, pero era obvio que la tela era superior, y eran vestidos elegantemente de alguna forma.

– Una postulante….. No parece ser el caso. ¿De dónde eres, jovencita? ¿Necesitas algo de nosotros?

Cuando Yatori sonrió gentilmente e hizo su pregunta, la pequeña parecía perdida para responder y murmuró, “di-discúlpeme”, como una forma de esquivar la pregunta e irse rápidamente del pasillo. Viéndola irse, Yatori inclinó a un lado su cabeza.

– Me pregunto que fue eso. Bueno, al menos, considerando que un pasajero ordinario resultó estar en un barco que está abordando a cadetes de Oficiales Militares de Alto Grado…… Ikta, ¿Qué piensas?

– Nnn….. Cinco~seis años más hasta que esté lista para el consumo. Hasta que esté completamente madura, tal vez a los 15 años…..

– Nadie preguntó el límite inferior de tu zona de ataque-

El repentino asalto de una vibración severa en el casco interrumpió la respuesta de Yatori. Todos perdieron el balance simultáneamente, y el contenido de las tazas que sostenían en sus manos se derramó completamente. Claramente diferenciada del balanceo hasta ahora, ese fue el impacto de una colisión seria, no algo que causó las olas.

– ….. ¿¡Qué fue eso!?

Siendo la más rápida de todos en el cuarto en recobrar su balance, Yatori hizo un análisis de la situación. Por otro lado, Torway estaba sosteniendo y apoyando los hombros de Haro, que se cayó de cara, e Ikta, habiéndose caído de la cama más alta, golpeó el cuerpo abundante y elástico de Matthew y estuvo desvergonzadamente ileso.

– Oh, Matthew, no me digas que me salvaste ofreciendo valientemente tu cuerpo…. Brindemos por nuestra amistad.

– Ugh…. Alguien como tú debería haber caído de cabeza….

Cuando Matthew empujó a Ikta a un lado y finalmente se levantaba, los espíritus que estaban sentados silenciosamente en las camas también sintieron un estado de emergencia y reavivaron, acomodándose en las bolsas de sus amos respectivos. Cuando todos confirmaron la falta de heridas de cada uno, el grito de un marino resonó desde la puerta abierta.

– ¡P-Pasajeros, cálmense y escuchen! La sentina de este barco golpeó un arrecife y ha empezado a hundirse. ¡Justo ahora, una orden para el abandono completo del barco ha sido enviada por el capitán del barco! ¡Aquellos que puedan moverse, vayan inmediatamente a cubierta, sigan las instrucciones del marinero y aborden los botes salvavidas!

La voz que indicaba a la evacuación era aguda por la sensación de la crisis inminente. Siendo varados, flotando, completo abandono del barco-por estas palabras, todos en esa situación imaginaron simultáneamente un final único y derivado por el destino, junto con una imagen de desesperación.

– ¡Todos, escucharon eso! ¡Vamos a cubierta!

Sin embargo, había una persona que dejó a un lado la premonición pesimista en un instante y empezó a moverse. Esa persona era Yatori Igsem.

– ¡No hay necesidad de apresurarse, formen una línea detrás de mí y síganme! ¡El equipaje a un mínimo!

Quien podía tomar el control del área sin agitarse en esta situación era un humano llamado Yatori. Ella tenía el liderazgo para establecer orden inmediatamente en un grupo que era reducido a una multitud desordenada enfrentando un estado de emergencia.

Y, todos a parte de ella tampoco estaban resignados a una multitud desordenada en este ambiente.

Un bautizo de lluvia torrencial y vientos furiosos les dieron la bienvenida, mientras subían las escaleras con Yatori como su líder y salieron a la cubierta. El mástil, cuyo grosor excedía a la cintura de un hombre adulto, hizo sonidos de crujido con la presión del viento, y encima de eso los marineros estaban trabajando, arriesgando sus vidas, para bajar las velas que estaban llenas del viento y agitándose ferozmente. El casco ya estaba hundido 20 veces más de lo normal, y, además, el tiempo era el anochecer. La superficie del océano, acabando de descender a la oscuridad, era completamente oscura en todo el tiempo que estaban trabajando.

– ¿Clima tormentoso….? Una maldición de mal clima en esta situación, somos gente odiada por dios.

– Me pregunto el comportamiento de quién tiene la culpa. Las personas con una idea levantes sus manos.

– Sin siquiera pensarlo tú eres la única posibilidad, ¿cierto? Desde ahora abstengámonos de chistes con las Escrituras como material. (10)

Mientras hacía un chiste despreocupado con Ikta, Yatori, como líder el grupo, giró hacia la parte posterior de la cubierta. Allí, cuatro botes salvavidas habían sido preparados, y las preparaciones eran tales que un bote sea lanzado por las manos de los marineros a la superficie del océano. Las instrucciones volaron desde los instructores hacia el grupo de Yatori que había llegado.

– ¡Ayuden a abordar a las personas que vinieron! ¡Ustedes, ciudadanos, son la máxima prioridad!

Yatori, haciendo una expresión un poco sorprendida al trasfondo de “ciudadanos”, quitó rápidamente el sentimiento y resumió la acción. Hizo que Haro aborde primero, después Matthew, Torway, el turno de Ikta, entonces finalmente ella misma entró al bote. Cuando los cuerpos de todos estaban acomodados en el bote, los marineros vieron la figura de Ikta y agregaron algo en tono de disculpa.

– Tu compañero es un espíritu de luz, ¿cierto? Escucha, ya que nos vamos a la deriva, algunas heridas resultaron en los marineros, y ahora mismo aun no podemos dejar que los marineros aborden este bote. Ya que todos los botes salvavidas están atados al barco, no se perderán, pero cuando llegue el momento, las cuerdas necesitan ser cortadas para enviar a tus compañeros. En ese momento, por favor transmite tu ubicación a los botes cercanos con una señal de luz. ¡Aun cuando estén un poco alejados, júntense sin ninguna excepción!

Después de ver a Ikta y Kusu asentar en unísono, el marinero soltó las cuerdas y bajó el bote donde estaban ellos a la superficie del océano. El pequeño bote abandonado al gran océano tormentoso, balanceándose violentamente de un lado a otro, no le permitió a las personas que albergaba a que tengan una sensación de que estaban viviendo.

– ¡E-esta no es una broma, saben! ¡Con el océano así de brusco, encontrar refugio en cualquier bote….!

– ¡Maa-kun, recuéstate a la derecha un poco más! ¡Bekkel-san a la izquierda! ¡Estamos haciendo el balance del peso del cuerpo uniforme en todo el bote! ¡Con estas olas, si nos volteamos una vez entonces no seremos capaces de recuperarnos nunca más!

El siguiente en recuperar la compostura después de Yatori, Torway envió instrucciones, y Matthew y Haro, perdidos en el shock, las obedecieron. Por otro lado, Ikta, en el medio del diluvio golpeante, estaba concentrando inmóvil sus ojos en el barco hundiéndose fatalmente.

– ¿Qué sucede, Ikta? Di tus comentarios usualmente inútiles. Cuando estas callado, hay una energía mala.

– No sabía que tomabas mi comportamiento como una señal…. Más importante, Yatori, es esa chica.

– Cuando Yatori, escuchando eso, siguió la línea de visión de Ikta, las circunstancias de la pequeña, que se cruzó hace un momento en frente de su cabina, en la cubierta tratando de abordar un bote salvavidas entró en sus ojos. El temblor de sus hombros delgados era perceptible incluso en esta distancia.

No parecía que la chica estaba en la edad de viajar sola, pero ella no podía ver la figura de otro acompañante.

– ….. ¿¡Ah!?

En ese momento, una tragedia ocurrió. El casco se inclinó violentamente, recibiendo un gran golpe de las olas en su costado, y, con la inercia, la pequeña que estaba parada en el borde de la cubierta fue lanzada hacia el océano. En el aire por un instante—sin siquiera el tiempo para chillar, su pequeño cuerpo fue tragado por el oscuro océano y desapareció.

Uno de los marineros que apenas se las arregló para quedarse en la cubierta, con un flotador en una mano, envió ojos rojos hacia la superficie del océano….pero, fue demasiado tarde. Aun si intentaba enviar ayuda, su figura había sido ocultada en los valles de las olas hace mucho tiempo.

– Mm, mala suerte. Va a morir.

Murmurando la realidad extremadamente cerca al tiempo pasado, Ikta se paró inmediatamente y empezó a quitarse la ropa.

– Kusu. Si ves a esa chica de nuevo, brilla en ella con tu gran rayo(11) por mí.

– Ikta, es peligroso. Deberías detenerte…..

– Confío en ti.

Aceptando la petición de su amo, Kusu salió reaciamente de la bolsa mientras discutían y, parado al borde de la bolsa, lanzó un fuerte rayo de luz desde la “cavidad de luz” de su abdomen, empezando a iluminar una sección de la superficie del océano.

Continuando, Ikta agarró un flotador salvavidas que estaba esparcido, y le confió a Yatori la punta de la cuerda atada en él.

– Si lo sueltas fácilmente, volveré como un fantasma.

– ¡Espe-tú-¡?

Sin darle a Yatori el tiempo de pensar, Ikta se sumergió de cabeza en el océano. Sin desanimarse por las olas rabiosas y moviendo el agua con sus extremidades, él avanzó directamente a la ubicación mostrada por el gran rayo. No había nada que hacer para todos en el bote más que sostener sus alientos y observar su espala atentamente mientras se deslizaba en el océano completamente oscuro.

– ….. ¡Bwahh!

Desde el lado del observador, después de diez raros segundos que se sintieron como una eternidad, Ikta, abrazando el cuerpo de la pequeña, que estaba tan débil como un cadáver, salió a la superficie. Yatori y los otros dieron un gran suspiro de alivio.

– ¡Es imposible, estoy muriendo! ¡Salvenmeee!

Respondiendo el chillido que salió en ese momento, los cuatro empezaron simultáneamente a jalar la cuerda. Mientras sostenían el balance en el medio del balanceo capaz de voltearlos incluso ahora, solo traer a dos personas hacia el bote era difícil.

– Hahhh, hahh…. Ahh eso estuvo cerca….. El agua del mar es demasiado salada…..

– Deja de quejarte, si vas a hacer algo genial, entonces presúmelo hasta el final…. Haro, ¿Cómo está la condición de esta chica?

– No ha tragado agua de mar, y su respiración y pulso son normales. Parece que aún está en un estado de shock, pero……

Colocando su cabeza en el regazo de Haro, la pequeña estaba en silencio. En ese momento, parecía que sus ojos ligeramente abiertos recuperarían la luz de la razón pronto, pero simplemente escapar sin confrontar las cosas como eran, esa pudo haber sido una cosa afortunada.

– Parece que no tiene moretones o laceraciones. ….. ¿Hmm? Esto…..

Para revisar la presencia de heridas, Yatori, dividiendo el trabajo con Haro y examinando el cuerpo de la chica, tuvieron su atención capturada por el anillo en el dedo medio de la chica. Era una pieza superior que también funcionaba como un sello, pero más que una simple sensación de costoso, el diseño chapado en oro en la base de plata era demasiado familiar.

– ¡No tiene caso, esto no resistirá más! ¡Voy a cortar la cuerda!

El grito causó que el pensamiento de Yatori se paralizara. Con la ola recibida en su costado pareciendo que había sido el golpe mortal, el hundimiento del barco ya llegó al rango de recuperación imposible. De acuerdo a su deber, los marineros restantes encima del bote descendiente, ejecutaron la separación de la cuerda de remolque, la cual se convertiría en el trabajo del último de ellos con vida. El bote que contenía a Ikta y los otros tuvo su conexión con el barco cortado, y empezó a alejarse genuinamente.

– ….. No me digan…. ¿somos los únicos que fuimos capaz de escapar?

Ahora, mientras mordía fuertemente sus labios y mirando fijamente la figura del barco, que solo estaba esperando a ser completamente sumergido, incluso Yatori, siendo quien era, tenía una expresión demacrada. En el trasfondo, Matthew estaba tambaleando sus extremidades y alzando un grito penetrante.

– ¿Q-Qué vamos a hacer? Lanzados justo en el medio de un mar tempestuoso en un pequeño bote, ¡vamos a morir así!

Torway sujetó los brazos de Matthew que estaba en pánico por detrás de su espalda y mantuvo presionado. Por otro lado, firmemente abrazando el cuerpo de la chica inconsciente, Haro protestó débilmente con un suspiro.

– V-Vamos a morir, ¿cierto? A-Aun hay algo-

– ….. Haremos lo que podamos.(12) Por ahora, sobrevivamos la tormenta.

Yatori lo dijo con una voz firme como si dando instrucciones a todos, incluida ella misma.

De acuerdo con eso, Ikta, a pesar de estornudar, tomó el relevo de sus palabras.

– ¡Ah-chuu! ….. Como dijo Yatori, desde este punto es el dominio de la suerte. No hay nada que podamos hacer hasta que se termine la tormenta. Relájense tanto como sea posible, y después, hagamos que dios trabaje.

 

Notas del traductor:

(1) General Verano es el apodo para el verano.

(2) Escrito como “espíritus del vino/alcohol etílico, leído como alcohol.

(3) Escrito como “Imperio”, leído como “nuestro”.

(4) 買いかぶりすぎ (kaikaburisugi – sobreestimar). 貝かぶりすぎ(kaikaburisugi – ponerse demasiadas conchas encima de la cabeza)

(5) Hombre apuesto.

(6) でかい顔する (actuar arrogantemente). Literalmente: Hacer una cara grande.

(7) Escrito como aves de caza. Leído como cazadores

(8) En un duo de comedias, uno es el tsukkomi y el otro el boke.

(9) Es un tipo de ajedrez japonés.

(10) Escrituras es homónimo de buen clima (seiten)

(11) Escrito como “Luz concentrada reunida”

(12) Proverbio: 人事を尽くして天命をまつ (El hombre propone y dios dispone).

Notas traductor:

Perdonad por la espera pero entre los examenes y que pensé que iba ser mas corto el capítulo y me relajé tardé lo que tardé, LO SIENTO y ahora disfrutad del capítulo.

________________________________________________________________________________________

Notas de espumasaurio:

Hola, este proyecto yo lo habia colocado como pausado, sin embargo, alguien me ofrecio su ayuda.

Llamemoslo Shadowolf-kun

Gracias a Shadowolf-kun esta serie podria tener una publicacion mas o menos regular, no esperen mucho puesto que el es una persona ocupada, se le agradece.

Todos los creditos a Shadowolf-kun

GRACIAS SHADOWOLF-KUN ❤

Las imagenes referente a cada capitulo seran publicadas al finalizar el volumen ❤

(RNHS) Cap. 2 (V4)

Capítulo 02

La marioneta y el marionetista

Habían transcurrido diez días desde que el príncipe Francesco y la princesa Bona habían llegado al palacio de Carpa Kingdom.

Ese lapso de tiempo era lo suficientemente largo como para hacer que la presencia del príncipe y princesa extranjeras fuera algo natural en el palacio real.

Esto se aplicó a ambos lados: La delegación acomodada, así como el acogedor palacio de Carpa.

Tonto decir que esto fue todo. El edificio era fundamentalmente diferente de su país de origen. Aunque había un montón de ellos, las damas de espera extranjeras tenía vistas ligeramente diferentes. Y mientras que trajeron algunos cocineros de su país de origen a lo largo, simplemente no podía conseguir las comidas diarias para probar el mismo, debido a los ingredientes involucrados.

Diez días fueron definitivamente demasiado cortos para aceptar estas diferencias esenciales en sus culturas. Por el contrario, este tipo de diferencias podrían causar nostalgia a medida que se acumulan con el tiempo, por lo que la verdadera prueba todavía puede venir.

Sin embargo, también sucedió que algunas personas nunca sufrieron de una vida en un país extranjero en absoluto, aunque siendo una minoría.

Afortunadamente, o mejor dicho, como era de esperar, el príncipe Francesco pertenecía a esa minoría.

“Príncipe Francesco, por favor, eche un vistazo a esto. Esta es la prenda con los nuevos botones que te he mencionado antes. Por desgracia esto es sólo una muestra y un poco demasiado pequeño para que te pongas, pero tendré uno en tu tamaño con el mismo paño a tu medida, si así lo deseas”.

En el lado sur del Palacio Real Carpa, en una sala del edificio que fue asignada a la delegación del Twin kingdom de Jilbell y Sharrow, el príncipe Francesco había llamado al comerciante y estaba disfrutando hoy de unas compras inocentes.

La luz del sol caía por las numerosas ventanas abiertas y iluminaba la habitación, donde las prendas y los textiles del comerciante llenaban el suelo.

Al igual que el comerciante había dicho antes, la ropa a medida no eran más que muestras y no había stock del mismo artículo en diferentes tamaños como era común en las boutiques de Japón.

En otras palabras, todas las prendas ensambladas aquí sólo variaban en forma o forma.

“Hmm, fascinante. Su diseño, obviamente, también proviene del continente Norte, pero son completamente diferentes de los de mi país. Verdaderamente fascinante”.

El príncipe Francesco se abrió camino a través de los espacios entre las prendas ampliamente extendidas mientras observaba con ojos brillantes.

La ropa de estilo occidental había venido originalmente al continente del sur del continente del norte. Debido a ello, el diseño básico fue el mismo en Carpa Kingdom en la parte occidental y el Twin Kingdom de Jilbell y Sharrow en la parte central del Continente Sur, pero cada uno desarrolló sus propias características como las costumbres culturales locales lo influyeron después de todo.

“Está bien, por ahora voy a llevar tres conjuntos de ropa. La primera será esa prenda con los nuevos ‘botones redondos con cuatro agujeros’. Entonces el que describió como el ‘más común en el Reino de Carpa’ antes. Y dejo el último a su decisión. Tráeme un pedazo de ropa que me convenga”.

“¡Si, muy bien! Haré todo lo posible para entregarte tres conjuntos de ropa que definitivamente ganarán tu favor”.

Habiendo asegurado un generoso cliente en forma de una realeza directa de una gran potencia, el comerciante se postró en el acto sin ocultar su alegría.

“… ..”.

Por el contrario, los caballeros de escolta, de pie cerca de la pared, mantenían una cara indiferente.

El objetivo que tenían que vigilar era pedir ropa nueva en un país extranjero, lo que causó problemas innecesarios a los caballeros, ya que el bienestar del príncipe Francesco era su máxima prioridad.

Por regla general, se decía que la ocupación del sastre ocupaba el cuarto lugar en el ranking de ‘tipos de ocupaciones prometedoras para el asesinato cuando estaba a favor’ (por cierto, lejos en la parte superior estaba el doctor como el número 1) Por el ‘cocinero’ en # 2 y el ‘peluquero’ en # 3 de lejos).

073.jpg

Con el fin de adaptar la ropa, era necesario medir el cuerpo del comprador y acercarse con agujas para sujetar el paño en su lugar.

Un sastre no era tan sospechoso como un ‘peluquero’, que se mantuviese detrás del objetivo con una tijera o una navaja por un largo tiempo, pero la ocupación todavía presentaba suficientes oportunidades, si quería hacer daño.

Por esa razón, un sastre que trabajaba para la familia real por lo general requiere un fondo limpio y personalidad en la parte superior de las habilidades de adaptación.

Cuando una realeza directa permitía que el sastre afiliado a un comerciante de un país lejano le hiciera algo de ropa, sus guardias sólo sacudían la cabeza en incredulidad.

Sin embargo, los caballeros, de pie en la parte trasera, no mostraron ninguna señal de detener al príncipe Francesco, a pesar de que estaban sofocando una cara agria.

A juzgar por su expresión, probablemente ya habían renunciado a interferir con sus payasadas.

Sin embargo, podrían haber renunciado a detener la compra en sí, pero nunca podrían abandonar su deber de protegerlo.

Tomarían todas las precauciones posibles, tales como: Preparar las agujas para sujetar la tela de su extremo, examinar todos los paños antes de que fueran sujetos contra el cuerpo del Príncipe y buscar una seguridad sobre el fondo del comerciante y sastre del Carpa Kingdom.

Aún así, el peligro no podía ser evitado por completo y los caballeros se consideraría responsable si algo iba a suceder.

“Bien, estoy deseando que llegue. Estaré disponible para un ajuste en todo momento, así que siéntete libre de venir cuando necesites”.

“Si muchas gracias. Haré todo lo posible”.

“… ..”.

El príncipe se comprometió a algo molesto con una inocente sonrisa, mientras que los caballeros cerca de la pared sólo lo vigilaban mientras sofocaba todo tipo de reacciones, como hacer una cara agria o suspirar.

* * *

¿Quién resultó ser la persona más ocupada por la visita del príncipe Francesco y la princesa Bona? Huelga decir que fue Zenjirou.

Naturalmente, la evaluación de ‘ocupada’ fue relativa, medida por la diferencia entre antes y después de la visita, por lo que no era en realidad la persona más ocupada en el palacio.

Anteriormente, Zenjirou había estado asistiendo a algunos eventos oficiales en lugar de Aura, pero tampoco había sido raro que tuviera un día libre.

Sin embargo, ese tipo de estilo de vida llegó a su fin con la visita del príncipe Francesco y la princesa Bona.

Después de todo, eran el príncipe y la princesa de la gran potencia Twin Kingdom de Jilbell y Sharrow. Se requería un ‘estatus’ bastante alto para mantenerles compañía y como el Príncipe Consorte, Zenjirou era la única otra realeza adulta del Reino Carpa además de Aura.

Ya que Aura no podía abandonar sus deberes como Reina, era muy evidente que Zenjirou fue enviado para tratar con el príncipe y la princesa.

“Zenjirou-sama, como he dicho esta mañana, ahora tiene una reunión con el príncipe Francesco. Ya está esperando en la antesala. ¿Lo llevaré adentro?”.

La voz plana del secretario Fabio retumbó en la sala del palacio, que recientemente se había convertido en la ‘sala de audiencias’ de Zenjirou.

“Sí, adelante”.

Zenjirou se encontró con la mirada del inexpresivo hombre de mediana edad, que lo miraba desde arriba, y corrigió su posición sentada en el sofá, luego asintió.

En realidad, tenía ganas de estirarse y soltar un profundo suspiro, pero no podía actuar tan descuidado frente al retenedor de confianza de su esposa, que siempre tenía una palabra demas para decir.

Este secretario de mediana edad era, como Aura había asegurado, definitivamente una persona capaz, versado en el funcionamiento interno del palacio, pero cada vez que Zenjirou hacía algo descuidado, este hombre lo estaba advirtiendo con una mezcla de rencor y sarcasmo, No podía sentirse como él.

Pero al mismo tiempo, se sentía aliviado por el hecho de que evitaba cometer errores fatales cuando seguía su consejo, lo que lo irritaba aún más. El secretario Fabio hablaba a menudo con ambigüedad y trataba de probarlo con su conducta, pero se mantuvo firme la lengua durante momentos como éste, en los que no podían arriesgarse a avergonzarse del mundo exterior.

“Está bien, lo traeré. Espere un momento”.

Diciendo sólo eso, el secretario Fabio salió de la habitación por ahora.

Aproximadamente diez minutos más tarde. Zenjirou estaba charlando con el príncipe Francesco, que estaba sentado en el sofá.

“¿Es eso así? Me alegra ver que ya te has aclimatado, príncipe Francesco”.

“En efecto. Su país y el mío no son tan diferentes en temperaturas o alimentos después de todo. Ahaha”.

Zenjirou forzó una sonrisa, mientras que el rubio príncipe alegremente respondió con una sonrisa absolutamente inocente.

Sin embargo, las primeras palabras y la realidad del príncipe se contradecían entre sí.

El reino de Carpa estaba cubierto principalmente por los bosques densos y tenía temperaturas altas mientras que el de Jilbell y de Sharrow era un desierto en su mayor parte con aire siempre seco aunque tenía la misma temperatura. Era bastante inverosímil afirmar que estos climas ‘no eran tan diferentes’.

Huelga decir que las diferencias climáticas también se manifestaron en la flora y la fauna, lo que a su vez influyó en los hábitos alimenticios de las personas que viven allí.

En líneas generales se parecían entre sí, por ejemplo, que un pan ligeramente horneado era un alimento básico o que la sopa picante y la carne asada eran favorecidas. Pero en una mirada más cercana, la harina usada para el pan resultó ser diferente, para no mencionar el tipo de especias.

Para dibujar un paralelo, era tan extremo como agrupar la cocina francesa e inglesa juntos como la ‘misma cocina occidental’.

(Aunque en su caso, en realidad podría ser serio acerca de ello.)

En sus reuniones de los últimos días, Zenjirou había comenzado más o menos a comprender la personalidad del Príncipe y le estaba haciendo una amarga sonrisa en el corazón.

De todas formas, el comportamiento del príncipe era impredecible. Como todas sus palabras fueron conducidas directamente por sus emociones e impulsos, él se contradecía a menudo.

Dejando a un lado la cuestión de si sus palabras eran la verdad o algún acto elaborado, Zenjirou ciertamente se volvería loco si tomara cada palabra de él por su valor nominal.

En cualquier caso, tuvo suerte de que el tema se resolviera en torno a la comida, ya que había preparado algunas pistas de antemano.

“Me recuerda, príncipe Francesco, que parecías bastante aficionado al ‘licor destilado’ en la fiesta de la noche. Si quieres, te puedo ceder una botella”.

“¡De Verdad! ¡Gracias, Majestad Zenjirou!”.

Zenjirou se alejó un poco mientras el príncipe estaba más interesado de lo esperado, y llamó al secretario Fabio, que estaba de pie detrás de él.

“Sí, en serio. Fabio, tráigalo”.

“Como desées”.

Con una reverencia, la secretaria de mediana edad se fue a la habitación de al lado. Zenjirou lo observó con el rabillo del ojo mientras esperaba silenciosamente su regreso con el ‘licor destilado’ … O eso lo había planeado, pero su plan se desmoronó como una casa de naipes.

“¡Woah, no puedo esperar! Muchas gracias. ¡Nunca había probado un alcohol tan fuerte antes y ahora estoy realmente enganchado a él! El alcohol siempre ha sido una debilidad mía, pero eso fue algo completamente diferente. Lo bebes mezclado con todo tipo de otras cosas, ¿verdad? Me encantaría probar una cierta mezcla”.

El rubio príncipe, sentado frente a él, aparentemente no podía soportar un momento de silencio y continuó charlando alegremente.

Se consideraba algo malo mantener la charla de un solo lado cuando se enfrentaba a un compañero de conversación de pie igual, pero no tendría fin si usted comenzara a señalar cada pequeña ofensa al príncipe.

“Ya veo. Entonces me alegro de ofrecerle algo, si le gusta tanto”.

Mientras Zenjirou conversaba con una sonrisa forzada, el secretario Fabio regresó.

“Lo he traído, Zenjirou-sama”.

“Bueno”.

Permaneciendo sentado en el sofá, Zenjirou respondió con una breve inclinación de cabeza, después de lo cual el Secretario Fabio dejó una botella envuelta en paño rojo ante él sin un sonido.

Zenjirou buscó la mesa y desató el nudo de la tela envuelta, revelando lo que había dentro.

“¡Ohh!”.

Exclamó el príncipe Francesco con asombro, pero esta vez su reacción no fue exagerada. De hecho, incluso los caballeros, que estaban de pie detrás del príncipe, habían reemplazado a su anterior inexpresiva por sorpresa.

El paño rojo dejó salir un ‘contenedor transparente, rectangular’.

Era la ‘botella de whisky’ que Zenjirou había traído consigo de su mundo.

La alta botella con una base cuadrada estaba hecha de vidrio grueso y transparente. Por otra parte, la superficie entera era rugosa como la concha de una tortuga, así que la luz del sol que venía de las ventanas hacía brillar brillante como una gema.

Originalmente, la botella estaba llena de whisky de color ámbar, pero en ese momento contenía el ‘licor destilado’ de Zenjirou, que tenía un color casi transparente. Debido a eso, la botella de whisky fue prácticamente totalmente transparente, lo que es un verdadero ojo de captura.

A los ojos del pueblo del sur del continente, donde no existía ninguna clase de fabricación, no se trataba sólo de un contenedor, sino de una obra de arte.

“¡Maravilloso! Usted me lo está dando así!? No me pedirás que devuelva el contenedor una vez que lo vacié, ¿no?”.

“No lo haré. Por favor, lléveselo”.

Mientras el príncipe Francesco estaba plagado de preocupaciones de pobreza inadecuadas para su posición, Zenjirou alivió su dolor con un movimiento de cabeza.

Volvió a envolver la botella de whisky en el paño rojo, luego se levantó un poco del sofá y deslizó la botella hacia el príncipe Francesco.

“Pero te pido que tengas cuidado. Esta botella es mucho más frágil que una de madera o plata. Si lo cae desde lo alto, se romperá fácilmente y si la superficie es lo suficientemente dura, incluso podría dañarse simplemente cayendo”.

Al advertirle así, Zenjirou observó el comportamiento del príncipe Francesco con la mayor atención.

No había sido su propio juicio presentar al príncipe la botella de whisky de cristal. Anoche había tomado esa decisión en consulta con Aura.

Aunque el Twin Kingdom había mostrado un interés profundo en los mármoles, no eran todos que impresionaron por los granos.

Entonces, ¿qué pasa con una botella de vidrio transparente? Ellos habían decidido sobre este presente porque querían observar su reacción y el resultado superó su expectativa, pero al mismo tiempo, traicionó su anticipación.

“Wow, esto es realmente increíble. ¿De qué está hecho? Nunca he visto una nave tan clara, ni siquiera con cristales. ¡Por no mencionar su forma perfecta sin distorsiones!”.

La alegría exagerada en la expresión facial del príncipe era demasiado pura, por lo que era imposible distinguir si se dirigía a una mera ‘hermosa obra de arte’ o ‘algo valioso para hacer una herramienta mágica’.

(Hombre, no puedo decir en absoluto. Supongo que debería haber hecho Aura venir o por lo menos tomar un tiro secreto de su actitud con mi cámara digital.)

Aunque lo lamentaba de corazón, también comprendía que había sido prácticamente imposible.

No estaba seguro cuánto tiempo tendría que esperar el príncipe hasta que Aura encontró el tiempo para asistir a la reunión también, ya que estaba ocupada con sus deberes como reina, y no había sido capaz de pensar en una manera de tomar un tiro Con la cámara digital sin levantar sospechas.

La botella de whisky sería sólo vidrio de desecho en Japón, pero en este mundo era uno de sus bienes limitados e insustituibles, por lo que sin duda sería una pena regalarlo por nada.

Y el príncipe Francesco parecía haber discernido esa preocupación por él.

“Pero me sentiría mal si aceptara algo tan maravilloso sin pagarte. ¿Qué dices cuando te ofrezco hacer una ‘herramienta mágica’ a cambio, Majestad Zenjirou?”.

Propuso lo mejor que Zenjirou podía pedir.

Fue un golpe de suerte que el príncipe trajo a colación el tema de hacer una herramienta mágica por su propia voluntad.


Una vez más, Zenjirou prestó atención a la expresión facial y el discurso del príncipe Francesco mientras que él respondió.


“Eso suena muy bien. Pero he oído que se tarda un tiempo bastante largo para hacer una herramienta mágica. ¿Va a hacerlo? Creo que ya ha prometido hacer una herramienta mágica durante su estancia aquí”.


Como compensación por los gastos de la delegación durante su estancia y el permiso para que los caballeros de escolta para traer ciertas armas en el palacio, el príncipe Francesco y la princesa Bona se había comprometido a dotar a Carpa Kingdom con una sola herramienta mágica cada uno.


El tiempo necesario para hacer una herramienta mágica es contado en meses por algo simple y años por algo con una ‘Blood Line Magic’ incrustado en él. En consecuencia, el ‘agradecimiento personal’ de la botella de whisky se llevaría a cabo desde hace muchos años en el futuro.

“Sí, tiene usted razón. Hmm, ¿qué hacer? Que no sería un problema si acabo de tener una de estas joyas transparentes, incoloros … “.

“¿¡!?”.


Zenjirou quiso alabar su propia auto-control para no resoplar cuando escuchó las palabras en voz baja de un príncipe que murmuró más o menos a sí mismo al final de la frase.

(¿¡Se ha vuelto loco!? ¿¡no se suponía que era alto secreto!?)


El período de producción de una herramienta mágica drásticamente podría reducirse con el uso de ‘orbes, incoloros transparentes’, como las canicas. O al menos eso había sido un rumor poco fiable sólo unos pocos conocían.


Al parecer, Aura estaba más o menos convencida de que este rumor era verdad a través del chisme y la correspondencia con el Twin Kingdom, pero todavía no había pruebas de que especifica, por supuesto.


Ni en sus sueños más salvajes habrían pensado en conseguir que la prueba de manera rápida y por otra parte, expuesta por él mismo uno de los propietarios.


¿Tal vez este príncipe en realidad era sólo un idiota simple? Tal conveniente, aunque pasó por la cabeza Zenjirou, cuando de repente.


“Disculpe, Zenjirou-sama”.


La voz de un centinela resonó desde más allá de la puerta.


Zenjirou excusó de príncipe Francesco, que estaba sentado frente a él.


“¿Cuál es el problema?”.


Con una gran voz, llamó al lado de la puerta.


“Sí, la princesa Bona ha venido de visita. ¿La dejo entrar?”.


Entonces se dio cuenta de que todo demasiado tarde.


¿Por qué no había estado la princesa Bona aqui presente desde el principio?.


No le había molestado que el príncipe Francesco había llegado por sí mismo, ya que sólo el nombre del príncipe había sido anunciado para la reunión, pero ahora que él le dio otro pensamiento, algo que era extraño.


En el partido de la tarde era más que obvio que la princesa Bona es un ‘chaperón’ para el príncipe Francesco.

¿La fiel princesa Bona realmente permitiria que una situacion tan peligrosa como la reunion del principe de su pais sea interrumpida por ella?


“¿Príncipe Francesco?”.


Zenjirou lanzó una mirada que llevó al príncipe rubio a dar una respuesta, aunque Zenjirou ya la sabia.


El príncipe Francesco mostró una sonrisa brillante y sin la más mínima pizca de mala voluntad, a continuación.


“Bueno, ella siempre tiene que acompañarme. Así que pensé que podría necesitar algo de tiempo para sí misma, también. Y vine aquí sin decirle a ella, pero lo que puedo decir, es que realmente toma en serio sus deberes”.


Le dije mientras se rascaba su cabellera rubia.


“Es eso así. Pero ahora que está aquí, no te importa que ella entre, ¿verdad?… ¿Me escuchas? Dejarla entrar”.

(… No me gustaría estar en los zapatos de la princesa Bona.)


Compadecido la princesa con el pelo castaño un poco en el pensamiento, Zenjirou dio el soldado más allá de la puerta de una compra con una gran voz.

* * *

“Me disculpo que he venido por sin previo aviso. Y yo te ofrezco mi más profundo agradecimiento por aceptar mi capricho tan fácilmente, Su Majestad Zenjirou”.


Las primeras palabras de la princesa Bona eran exactamente lo que había esperado Zenjirou: Una disculpa.


Una visita sin previo aviso ciertamente no era una buena manera. Más aún cuando se considera que Zenjirou cuenta como un ‘carácter público’ en el palacio real y los dos de ellos no eran exactamente lo suficientemente cerca como para ignorar estas reglas no escritas.


Pero Zenjirou podría relacionarse con el papel de princesa como una ‘chaperona’, por lo que no tienen la intención de hacer un alboroto por algo como esto.


“No está bien. Dicho esto, no va a suceder cada vez que como he cosas pasando en mi fin de considerar, también, pero en ocasiones como la de hoy, no tengo ninguna razón para rechazarla”.


Incluso mientras que él le dio una luz de alerta, también expresó su aprobación de su acción.


La parte ‘ocasiones como el de hoy’ se refiere obviamente a la situación actual, donde el príncipe Francesco se había atrevido a cumplir Zenjirou todo por sí mismo, dando a su chaperona, la princesa Bona el deslizamiento.


En otras palabras, él estaba dando a entender el significado: “Por favor, únase a nosotros la próxima vez que esto sucede sin tener que preocuparse acerca de hacer una cita o aviso previo”.


Y ella debe haber comprendido adecuadamente su pista.


“M-Muchas gracias”.

Princesa Bona habia hecho una expresión como si estuviera salvada por los pelos de la muerte y bajó la cabeza una vez más.


“Hmm, no estoy seguro de lo que está pasando, pero bueno para usted, Bona”.


“¡… Sí!”.


A medida que el principal culpable de sus preocupaciones pronunció algo, la princesa Bona estaba a punto de decir algo sobre el reflejo de trato fácil, pero luego se dio cuenta de que no era apropiado para este lugar y se tragó estas palabras en el último momento.


El estado de ánimo podría necesitar algo refrescante. Sensible a eso, Zenjirou habló con un tono como si pensara que de ella hace un momento.


“Ahora que lo pienso, por lo general tienen el té alrededor de este tiempo. ¿Qué dicen? ¿Vamos hacia el jardín y continuamos nuestra conversación en el pabellón?”.


Casualmente sugirió.


El príncipe y la princesa tenían ninguna razón real para disminuir, por lo que.


“Sí, suena bien. Estaba sintiendo un poco de sed, también”.


“Sí, muchas gracias. Tomare su oferta”.


Los dos respondieron afirmativamente.

El pabellón en el jardín era un edificio sin paredes y sólo cuatro pilares que sostenían un techo de tejas. Los árboles se habían plantado de tal manera que el viento soplaba sobre la fuente cercana al pabellón, por lo que era mucho más frío que hay en el palacio real.


Por eso había sido una sugerencia muy razonable para pasar las horas del mediodía caliente en el pabellón. Sin embargo, Zenjirou no eligió este lugar por su frialdad.


A medida que el pabellón se situó cerca de la fuente, era obviamente un salpicadero de agua constante bastante ruidoso. Como resultado, la conversación dentro del pabellón no podía ser escuchada por los caballeros de escolta o el secretario, que estaban todos de pie por fuera, a menos que ellos levantasen sus voces deliberadamente.


Zenjirou habia reflexionado sobre elegir este lugar para la conversacion, dandole una pista a la princesa Bona sobre ‘la gran boca’ del principe Francesco.


“Pues bien, voy a tomar un poco de té frío”.


Después de que él había dicho eso en la típica silla de local a base de madera y vid, Zenjirou mantuvo la mirada dirigida hacia adelante mientras llamó a la persona detrás de él con un volumen de voz normal propósito.


En la reacción.


“¿Zenjirou-sama? ¿Dijiste algo?”.


El secretario Fabio preguntó de nuevo afectado.


“Sí, ¿no me escuchas? Le dije que me traiga un poco de té”.


Ahora Zenjirou repite a sí mismo con una voz más alta. Todo eso había sido pre-arreglado por ellos.


Había querido mostrar el príncipe y la princesa que no iban a ser escuchados por los demás si hablaban normalmente, pero la única indicación de si lo habían entendido o no, estaban allí las expresiones faciales.


“Voy a tomar el té frío. Dicen que uno debe beber algo caliente durante el calor, pero realmente prefiero algo de hielo frío cuando hace calor afuera”.


Diciendo esto, el príncipe Francesco mostró una sonrisa, pero por lo demás su expresión era ilegible, que no era del todo que sorprende por Zenjirou.


El problema era la princesa Bona. Ella era realmente fácil de leer.


“¿Eh? ¡Ah! ¿¡Ehh!? ¡Ahh!… Yo, voy a tomar el té frío, así …”.


Poner en palabras, su expresión cambió por primera vez en ‘duda’, luego en ‘comprensión’. En el momento siguiente ya se transformó en ‘duda’ una vez más y, por último, ‘choque’ fue escrito por toda la cara.


Ella se había quedado perpleja justo después de haberlo escuchado, porque ella no entendía el significado oculto, pero después de unos segundos, se hizo un “Oh, ya veo” en su cara, ahora que ella había leído entre líneas. Sino directamente después, se había preguntado por qué había habido una necesidad para una charla confidencial tal, y, finalmente, se había perdido toda esperanza, porque ella llegó a la conclusión de que el príncipe Francesco debió haber expuesto alguna información secreta a Zenjirou antes de su llegada.


En el fondo, Zenjirou sentía lástima por ella, pero no podía permitir que la emoción le influyen en su posición. Por el contrario, su posición le obliga a abordar el tema de nuevo y sacar provecho de ese desliz de la lengua.


(Aunque no puedo exagerar e incurrir en su desagrado. Y yo no tengo que hacer nada espectacular en mi posición… Ahora bien, esto es un dolor.)

Si bien estos pensamientos cruzaron por su mente, las criadas en espera de órdenes de Fabio, el secretario terminase de colocar las copas de plata con bebidas y platos de madera con aperitivos en la mesa.


Las placas de madera con diseños elaborados tallados en la madera fina eran obras maestras, por no hablar de las copas de plata.


Zenjirou se llevó la copa de plata a la boca y humedecio la garganta un poco. Él habia fijado su mirada por igual en el príncipe y la princesa de pelo castaño rojizo y de pelo rubio sentados frente a él mientras hablaba.


“Príncipe Francesco, antes mencionó que hacer una herramienta mágica no sería un problema si tienes una ‘joya incolora transparente’. ¿Que quieres decir con eso? Tal vez usted podría explicar el proceso en detalle?”.


Zenjirou había imaginado que un enfoque de jarro sería mejor, pero sus palabras evocado un cambio drástico en la princesa Bona.


“¿¡Pfft!?”.


Ella resopló con todas sus fuerzas sin ninguna posibilidad de mantener la apariencia. Todo su cuerpo estaba cubierto de ‘horror’, y no sólo su cara. Suerte, dadas las circunstancias, ella no tenía nada en su boca.

Por supuesto que Zenjirou había esperado para tocar el tema hasta confirmar que la princesa Bona se tomase su té, por si acaso, y su consideracíon sin duda había dado frutos. A pesar de que casi no había ningun consuelo para la misma princesa.

Sin embargo, había algo mucho más urgente que la búsqueda de la reacción impropia de una dama en la princesa Bona, en la parte delantera de un canon extranjera, a saber: el explosivo anuncio que había causado esa misma reacción.


“S-Santo cielo, príncipe Francesco, ¿¡que ha dicho al respecto!?”.

La princesa Bona no había perdido aún sus sentidos que revela en el hecho de que todavía mantiene su voz a un nivel normal. Pero su cara estaba ‘pálida’ en el verdadero sentido de la palabra y la voz que salió de sus labios, que se habían vuelto violeta azulado, había trascendido un simple grito y estaba más cerca de un ‘grito de muerte’.


Pero el estado de ansiedad de la mente de la princesa fue completamente ignorado.


“Hmm, ahora que lo mencionas, yo podría tener dejar que algo así se salga. Lo dije en voz muy baja, pero supongo que Su Majestad Zenjirou me oyó de todos modos. Ahaha”.


” … Este no es un asunto de risa, príncipe Francesco. ¡Se supone que es un secreto entre la familia Sharrow!”.


” Oh, está bien. Esa es la manera que es, Su Majestad Zenjirou, así que por favor mantenga esto en secreto”.


El príncipe Francesco hizo una expresión como si sólo se dio cuenta de lo que a hecho ahora, puso el dedo índice sobre la boca y bajó la voz, que la enfurecida princesa Bona no lo escuchase.


“¿¡Cuál es el punto de pedirle que mantenga en secreto ahora!? Es una condenación para nosotros en el momento en que se enteró de ello!”.


” Por favor, cálmate, princesa Bona. Puede ser extraño para mí decir esto, pero el príncipe Francesco estaba realmente hablando en voz muy baja, por lo que estoy seguro de que era el único que pudo oírlo mientras estaba sentado justo enfrente de él. Tengamos una conversación más constructiva en mente”.


Zenjirou pensó para sí mismo cómo inexperto que todavía era, con una sonrisa irónica mientras estaba apaciguando el ambiente. Si sus palabras anteriores sólo habían sido un farol, a continuación, su reacción habría dado a conocer información crucial para la seguridad, pero ella misma no se daba cuenta de ello.


Una vez dicho esto, la princesa Bona tan solo tenia dieciséis años todavía. En Japón seguiría siendo una chica de secundaria. Solo un puñado de personas a esa edad lograrian mantener una cara de perfecto ‘Poker’ o la improvisación a nivel práctico, incluso si eran de sangre real. Sería sin duda ir demasiado lejos esperar una gran diligencia de la pequeña princesa.


“Ah, sí. Por favor perdename por pasarme de la raya … “.


Al reflexionar sobre sus acciones, la cara de la princesa Bona se volvió de color rojo brillante y se inclinó varias veces. Por otra parte.


“De hecho. No sirve llorar sobre la leche derramada. Vamos a trabajar hacia un fin más productivo. Su Majestad Zenjirou, sin duda puede reducir el tiempo para la creación de una herramienta mágica si usted fuera a entregar una de estas joyas en su posesión. ¿Qué dice usted?”.


Príncipe Francesco pidió que con una sonrisa brillante, como si hubiera decidido sobre ese curso de acción desde el principio.


(Ohh … ¿Tal vez no es sólo un idiota después de todo?.)

“De acuerdo, entiendo la esencia del mismo. Pero lo que no entiendo es por qué tiene que ser un esa joya. He oído que el Twin Kingdom tiene las mejores habilidades para Talladores de Gemas en el Continente Sur. ¿No es suficiente pulir un cristal en una forma esférica?”.


Pasando por alto su cautela elevando de forma natural una sonrisa a la medida de sus capacidades, Zenjirou preguntó casualmente.


El príncipe Francesco nego con la cabeza de una manera exagerada, sin dejar de sonreír alegremente.


“De ningún modo. Le está dando a nuestros talladores un poco demasiado de credito.
Por supuesto, nuestro país tiene a los mejores talladores de todo el continente, pero es imposible pulir un poco de material transparente en forma esférica de manera perfecta. ¿No, Bona?”.


La princesa Bona dejó escapar un profundo suspiro mientras finalmente renunció después de que ella se había peleado con él durante algún tiempo, y comenzó a hablar.


“En efecto. Desde luego, no tenemos a nadie capaz de eso en la actualidad. Pulir una joya puramente depende de las habilidades del lapidario, y en el pasado, algunos artesanos habían sido capaces de pulir un cristal en una forma esférica útil. Pero entonces, he oído que incluso estos artesanos excepcionales rara vez tuvieron éxito y se llevaron mucho tiempo, por lo que fabricaron tres o cuatro, en el mejor de los caso de toda su vida. Además, un artesano de un calibre tal no dedicaría toda su vida de trabajo para la creación de estas esferas por sí solas”.


“Oh, ya veo”.


Zenjirou consintió impresionado.


De hecho, el pulido de minerales duros en esferas sólo había llegado a ser posible en los últimos siglos en la Tierra también.

Requería habilidades realmente avanzadas para cortar una esfera perfecta de los minerales. No es que Zenjirou lo supiera.


En comparación, era extremadamente fácil hacer mármoles. Porque, a diferencia de un cristal, donde se tiene que ‘cortar en una esfera perfecta’, los mármoles se formaron de esa manera desde el suelo.


En pocas palabras, dejar que una cantidad adecuada de vidrio fluido de alta viscosidad rodase por una pendiente espiral, como un tobogán de agua, mientras llega a la parte inferior, enfriándose y tomando una forma esférica.

Seria tonto decir que este proceso fue perfecto, y que de este no salían esferas deformadas, pero solo req ueria repetir el proceso con distintos parámetros hasta tener el producto de manera satisfactoria.

Mientras Zenjirou recordaba el ‘procedimiento de fabricación de mármol’ que había visto en un museo de vidrio durante una excursión en la escuela secundaria en el fondo de su mente, asintió con la cabeza y continuó el diálogo.


“Eso ciertamente los hace valiosos. Sin embargo, ¿hasta qué punto la joya afecta el procedimiento cuando lo usas?”


“Bien…”.


La princesa Bona vaciló en hablar, ya que todavía parecía oponerse a revelar todo en el último momento, pero el príncipe rubio, sentado a su lado, no tenía tales reservas.


“Lo creas o no, pero tiene una enorme influencia. Puedes terminar el otorgamiento de un elemento mágico típico en un día con la joya que has presentado con la princesa Isabelle antes. Los factores importantes para un artículo que se concede con la magia son ‘color’ y ‘forma’. ¿Tengo razón, Bona?”.

¿Cuánto más se proponía revelar? El príncipe Francesco no mostró la menor inclinación a detener su charla, que incitó a la princesa Bona, que era mala en hacer una cara de póker para empezar, para arruinar su cara demasiado obviamente.


A este ritmo, parecía que la única manera de poner al príncipe en silencio sería por pura fuerza de los caballeros guardianes con una orden.


La princesa Bona reforzó su determinación al concluir. Ahora que había llegado a esto, debía tomar las riendas de la conversación explicando las cosas por sí misma y de alguna manera convertir el intercambio unilateral de información en un dar y recibir.


Con una resolución irritante como esa, la princesa Bona miró a Zenjirou directamente a los ojos, luego asintió con una expresión obviamente cubierta de azúcar.


“…Sí. Cuanto más transparente e incoloro es, más rápido se le da la magia. Pero incluso si no es incoloro, algo con una alta transparencia es mejor que uno sin el. Ésa es realmente la razón por qué las gemas son valoradas tan altamente para otorgamiento. Luego está la forma … Oh, por favor, perdóname. Me dejé llevar. ¿Te interesa esto, Majestad Zenjirou?”.


Después de revelar un poco de información, la chica con el pelo castaño le preguntó que un poco afectado.


Así, Zenjirou se dio cuenta de lo que la princesa Bona estaba insinuando.


(Oh sí, ella está tratando de hacerme decir que estoy interesado.) Si me comprometo conmigo, el hecho de que el Príncipe Francesco hablara por su propia cuenta al menos dará la impresión de que habló porque expresé interés.


Ahora que había notado su objetivo, no había necesidad de jugar.


Pero si los condujera a una esquina estrecha, era posible que la relación con el Twin Kingdom de Jilbell y Sharrow fuera dañada.


Haciendo un juicio rápido, Zenjirou sonrió exagerado y contestó.


“Bueno, es un tema verdaderamente fascinante. Pero me temo que no soy el interlocutor adecuado para ello. Tan vergonzoso es admitirlo, que sólo desperté mi capacidad de discernir el poder mágico por la vista a mi edad y apenas sé algo acerca de la magia todavía, así que temo que sólo les decepcionaré a ustedes dos diciendo algo absurdo. Eso no sucederá con la reina Aura, sin embargo. Dicho de otro modo: “En mi posición, no podré hacer ninguna promesa de compensación, aunque me den más información ahora. Por favor dirija esas peticiones a la propia Reina Aura””.


Zenjirou no había utilizado ninguna metáfora particular abstrusa por falta de tiempo, lo que afortunadamente provocó el resultado de que la princesa con el cabello castaño correctamente capturó su significado implícito y aclaró su sonrisa en alivio.


“Es eso así. Entonces, ¿estaría bien continuar nuestra conversación en una fecha posterior en compañía de Su Majestad Aura?”.


“Sí. Yo la aconsejaré en consecuencia”.


El asunto había sido resuelto de una u otra forma. La princesa Bona no pudo detener el alivio de aparecer en su rostro, mientras que Zenjirou con su cara de póquer estaba interiormente liberado de la misma presión y nerviosismo que la chica sentada frente a él.


La única razón por la que apenas logró ocultarlo fue su experiencia ligeramente superior.


“.. ..”.


Por otra parte, el príncipe Francesco actuó completamente diferente de su yo hablador anterior. Él se abstuvo cortésmente de interrumpir su conversación y simplemente la miró con una sonrisa inocente.

* * *


Después de que Zenjirou se separó con el príncipe Francesco y la princesa Bona en el pabellón en el jardín, volvió una vez más a su oficina en el palacio real.


“…”.


Sólo el secretario Fabio estaba con él en la habitación. La oficina estaba muy caliente en comparación con el pabellón, pero incluso aquel aire caliente se sentía cómodo, ahora que la gran responsabilidad en la forma de la reunión con dos reyes de una gran potencia extranjera había sido retirado de sus hombros.


Sentado en el borde del sofá de cuero con las piernas separadas, relajó los hombros y respiró hondo.


El secretario Fabio lanzó una rápida mirada hacia él, pero se abstuvo de decir nada ahora, sin embargo.


Seguramente se dio cuenta de que la mente y el cuerpo de Zenjirou no durarían si no se relajaba un poco cuando su agenda tenía tiempo libre y nadie más estaba cerca.


Otro punto detestable sobre el secretario de mediana edad fue que él meticulosamente esperó el momento en que recuperó el aliento y recuperó parte de su resistencia y fuerza de voluntad, para llamarle.


“Bueno, Zenjirou-sama, ¿puedo preguntarte algo? Antes te mudaste al pabellón en medio de la conversación, pero ¿puedo suponer que lo hiciste, porque tenías algo que discutir que no era para nuestros oídos?”.


¿Tal vez este hombre podría ver la tasa de recuperación de su resistencia y la fuerza de voluntad en números? Por un momento, Zenjirou albergó una duda tan poco realista, pero luego tuvo que responder a su pregunta.


Él asintió con la cabeza y se sentó bien educado en el sofá. Luego se apoyó en el respaldo y alzó la vista hacia la secretaria de mediana edad que estaba delante de él mientras abría la boca.


“Sí tu puedes. En realidad se trataba de información clasificada del Reino Gemelo. Para ser honesto, nunca esperé que el príncipe Francesco revelara descuidadamente tanto. No puedo decirte nada sobre eso. Por supuesto informaré los detalles a Aura. Si debes sentir la necesidad de saberlo, pregúntale más tarde”.


“Mhm … Ya veo”.


En respuesta a la respuesta de Zenjirou, el secretario Fabio puso su mano derecha bajo su fina barbilla y reflexionó durante un rato.


No era frecuente que el secretario de mediana edad, desapegado por Aura, estuviera absorto en sus pensamientos durante mucho tiempo.


¿Había dicho Zenjirou algo malo en su respuesta? Aunque no lo mostró en la superficie, Zenjirou estaba un poco nervioso de corazón mientras esperaba la respuesta de la secretaria.


Entonces el secretario finalmente parecía haber recogido sus pensamientos. Asintió una vez y murmuró más o menos consigo mismo.


“Podríamos haber sido ‘engañados’ en su lugar”.


Zenjirou frunció el ceño ante el ominoso comentario.

¿Engañado? ¿Qué quieres decir? Explícalo”.


Por lo que podía recordar, no había sido tan negligente para dejar que lo engañaran. En todo caso, lo veía como una victoria diplomática unilateral para sí mismo, por la cual el otro partido se había deslizado por su propia cuenta.


El secretario de mediana edad recibió la mirada severa de Zenjirou desde abajo, y respondió sin mover un músculo como siempre.


“Bueno. El hecho de que solo escuchaste información clasificada del Twin Kingdom de primera mano plantea un gran problema. Me gustaría confirmar una cosa con usted. Después de que el príncipe Francesco reveló esa información clasificada, ¿le prohibió decir algo al respecto?”.


“Sí, lo hizo. Dijo que debía guardarlo para mí”.


Zenjirou respondió perplejo, pero honestamente, en que el secretario Fabio asintió como si dijera “lo sabía”.


“En ese caso, en mi humilde opinión, no tenemos otra opción que cumplirlo, ya sea que sea fiel a su intención o no. Después de todo, es información clasificada del Twin Kingdom de Jilbell y Sharrow. No puedo decir lo ventajoso que sería si lo utilizáramos con eficacia, pero sin duda llevaría algún tipo de fruto. Además, habrá registros oficiales de su reunión con el Príncipe Francesco hoy. Realmente un magnífico logro diplomático. Eso elevará la ‘fama de Su Majestad Zenjirou’, seguro”.


“… Aw”.


Zenjirou incluso olvidó advertirle de que lo llamara sarcásticamente con el título de ‘Su Majestad’, mientras respiraba un sonido de consternación.


Estaba muy claro lo que el secretario Fabio estaba tratando de decir.


Cuanto más se aprovechaba el Reino de Carpa de la información que Zenjirou había alcanzado hoy, al sacarla a la luz, más destacaría su logro y aumentaría su fama tanto si les gustaba o no.


Huelga decir que ese fue el peor escenario para Zenjirou y compañía.


Los valores patriarcales estaban arraigados en el Reino. Por ejemplo, un ‘logro’ de este nivel lo alegaba como un pretexto plausible para expandir la esfera de influencia de Zenjirou.


Aunque los nobles reconocieron la capacidad de la reina Aura como político, la mayoría de ellos albergaba una aversión emocional hacia el hecho de que jugaron el segundo violín a una mujer.


Debido al problema con un linaje legítimo, nadie era tan estúpido como para afirmar que el trono y la corona debe ser de Zenjirou, pero muchos extendió un ‘argumento sólido’ que debería tener una autoridad apropiada para su posición como el único Varón adulto de la familia real.


Por supuesto, algunas personas estaban sugiriendo que de buena voluntad pura o su sentido de la justicia, pero por encima de todo, la mayoría de ellos estaban diciendo que en su propio interés, pensando que eran ‘más fáciles de tratar’ si Zenjirou tenía más autoridad que la reina Aura.


“Así que … ¿qué hay que ser? ¿Estás diciendo que todavía tienen la ventaja?”.


Como estaba todavía confundido, Zenjirou habló con un tono indeciso e indeciso, luego de lo cual el Secretario Fabio asintió brevemente una vez en afirmación.


“Sí. Ciertamente, podría beneficiarse de traer la cuestión a la luz, pero al mismo tiempo, va a causar caos. Por lo tanto, es necesario mantenerlo en la confianza. Me parece apropiado permanecer pasivo”.


“¿Por qué deberíamos tener cuidado de mantenerlo en secreto cuando eran ellos, que nos lo filtraron? … Me suena un poco irracional”.


Zenjirou terminó quejándose por el momento, aunque vio la verdad en el consejo del secretario Fabio.


Pero mientras hablaba con él, el choque inicial se desvaneció y su tren de pensamiento volvió a la pista también.


“Me pregunto si, ¿el príncipe Francesco realmente lo consideró en todos sus aspectos cuando actuó?. Admito que la situación es demasiado conveniente para que las acciones caprichosas de un hombre de espíritu libre sean las únicas responsables de ello”.


El secretario de mediana edad se encogió de hombros un poco en reacción a su pregunta.


“Todo, sin duda, juega demasiado bien para llamarla una coincidencia. Pero incluso si asumiéramos que la actitud del príncipe Francesco había sido una farsa y que él es en realidad mucho más inteligente de lo que aparenta, todavía creo que sería muy exagerado decir que causó esta situación con acierto. Quiero decir, habría sido completamente diferente si hubieras pasado a ser ambicioso. Por ahora, digo que es imposible que lo haya hecho de propósito”.


Y respondió con eso.


El secretario Fabio sin duda tenía razón. O más bien, Zenjirou era una excepción entre las excepciones. En general, no había tal cosa como un rey masculino, que guardaría información confidencial de este nivel para sí mismo por consideración a su esposa.

Normalmente, el Príncipe Consorte haría un buen uso de la información tan pronto como lo oyera y el Twin Kingdom sufriría una gran pérdida.


“Hmm, sí. Es demasiado extraño para que sea un golpe de suerte de un idiota. Al igual que es demasiado extraño para que sea la trama de una mente inteligente jugando el tonto. Pero ¿de qué se trata entonces?”.


Zenjirou hizo esa pregunta, pero pareció como si hablara consigo mismo sin esperar una respuesta.


“No lo sé. Si todo no hubiese sido una coincidencia ni un complot, ¿quizás era un poco de ambos? O bien, hay más de lo que parece, un objetivo importante que les hace ignorar la divulgación de información clasificada?. De cualquier manera, tenemos muy poca información para especular”.


De hecho, la respuesta del Secretario Fabio no contenía nada que pudiera considerarse una solución.

***

Durante la época en que Zenjirou y el secretario Fabio estaban seriamente absorbidos en la conversación, el príncipe Francesco y la princesa Bona habían regresado al edificio del sur. Un diálogo acalorado tuvo lugar mientras caminaban por el largo pasillo, aunque estuvieran hablando entre ellos como siempre.


“¡Príncipe Francesco! No vuelvas a hacer algo como hoy. Por favor, llámame también cuando vayas a conocer a Su Majestad Aura o a Su Majestad Zenjirou”.


“Um, mi mal. Parecías tan ocupada últimamente, así que sólo quería ser amable contigo, Bona. Pero todo esta bien. Tendré más cuidado a partir de ahora”.


Estrictamente hablando, sólo la princesa Bona estaba hablando con sangre caliente. El príncipe Francesco sonrió amable como siempre, mientras él respondía despreocupado.


“Por favor, hazlo”.


Ella no podía dejar de regañarle, ya que ella actuaba como su chaperona, pero tampoco podía reprender al hombre con demasiada severidad, ya que él era mayor y más alto que ella. Aunque su expresión indicaba lo contrario, la princesa Bona se contendió con eso.


Mientras tanto, llegaron a una habitación determinada.


En la práctica, el príncipe Francesco estaba solo en este primer edificio, mientras que la princesa Bona tenía su alojamiento en el segundo edificio vecino, pero ahora mismo, tenían que discutir algo urgente.


La princesa Bona siguió al príncipe Francesco por la puerta abierta por los guardias.

El interior de la habitación estaba frío hasta el punto de que sólo un paso en que era suficiente para sentirlo.


No hace falta decir que la Familia Real de Sharrow permitió que el Príncipe Francesco y la Princesa Bona llevaran algunas herramientas mágicas con ellos para una larga estancia en un país extranjero, de modo que su vida cotidiana no fue afectada en lo más mínimo.


Y fue una de esas herramientas mágicas que la habitación estaba fría.


Una gran cuenca de plata se había incrustado con los hechizos ‘Fog Genesis’ y ‘Wind Control’, que aseguraba un constantemente brote la niebla con la consistencia del humo blanco y luego dejando salir una agradable brisa.


El efecto de enfriamiento no es tan radiante como el del aire acondicionado de Zenjirou, ya que no había magia que manipulaba la temperatura del agua, pero todavía logró transmitir la sensación de ‘sentarse a la sombra de un árbol cerca de un río’.


El príncipe y la princesa extranjeros lanzaron un profundo suspiro de alivio cuando se alejaron del calor asfixiante desconocido, y se sentaron en las sillas de frente.


Sus sillas de madera / vid*, así como la mesa de madera que se hicieron aquí en el Carpa Kingdom. No eran exactamente incómodas, pero sin duda tomó un poco acostumbrarse. (NT* se refiere a los sofas o sillas que mencionan en el primer volumen)


El príncipe Francesco habló mientras movía su trasero sobre la silla para encontrar una mejor posición sentada.


“Uf, bendito el frío. De todos modos, lo siento mucho, Bona. Pero no creo que necesites estar tan enfadado. Quiero decir, tanto mi padre y mi abuelo dijeron que estaría bien revelarlo mientras nos ganaramos las joyas”.


“El Príncipe Heredero y Su Majestad, respectivamente, dijeron en realidad que la obtención de las joyas toma la máxima prioridad y sólo en el peor de los casos, debemos revelar información clasificada. Nadie dijo una sola palabra acerca de la imprudencia de la venta de información confidencial”.

La princesa Bona corrigió el recuerdo convenientemente reprimido del príncipe con un tono serio.


Pero el príncipe rubio ni siquiera se estremeció.


“Eres tan ingenua, Bona. Ingenuo en tu opinión sobre lo bien que mi padre y mi abuelo me entienden. Desde el momento en que me permitieron hablar sobre el secreto, ya se habían resignado al hecho de que en la primera ocasión me haría sonar todo. Después de todo, no soy lo suficientemente inteligente como para recordar cada pequeño término. Los dos lo saben muy bien”.


El príncipe Francesco arrojó su pecho con un “Ehe ~”, mientras que la princesa Bona se inclinó los hombros caídos.


“Príncipe … Eso no es algo para estar orgulloso”.


Suprimiendo el dolor sordo emergiendo en la parte posterior de la cabeza, replicó en voz baja, pero puntillosa.


En su mente atribulada flotó la escena cuando el rey y el príncipe heredero de su país le habían confiado esta misión.


Cuando había aceptado la misión de ‘chaperona’, se había sorprendido de lo grande que era la recompensa ofrecida. En aquel entonces, había temblado de emoción, pensando que se le había confiado una importante tarea, pero quizás la abundante recompensa era sólo una “compensación por sus problemas pagados en adelantado”.


Ella albergaba tal duda en su corazón cuando el príncipe Francesco dijo con una mirada de soslayo a ella sin forzar su sonrisa radiante.


“Oh, bueno, ahora todo es agua bajo el puente. Más importante aún, Bona, mira esto. Recibí esto de Su Majestad Zenjirou. Genial, ¿verdad?”.


Desató el paño rojo que estaba envuelto alrededor de la botella con licor destilado sobre la mesa.


La botella de whisky incolora y transparente se mostró. Estaba llena de un líquido cuyo tono era casi transparente, el ‘licor destilado’ hecho en casa de Zenjirou. Pero el contenido no era importante en este momento.


“S- ¡Santo cielo!”.


Como era de esperar, sus ojos se iluminaron y se inclinó hacia la mesa. En el momento en que ella se había levantado de la silla, se agitó ruidosamente, pero ni siquiera se dio cuenta, y mucho menos se molestó con ella.


“Puedes recogerlo, pero ten cuidado. Su Majestad Zenjirou dijo que es muy frágil. Oye, ¿estás escuchando, Bona?”.


“… ..”.


Sin responderle, la princesa Bona se acercó de inmediato a la botella de whisky, con los ojos brillantes de pasión. Lo agarró cuidadosamente con las dos manos para no caer ni golpearlo, por lo que debió haber escuchado su advertencia en general.

Una vez que había llevado la botella delante de ella y se sentó en la silla, la princesa Bona fijó su mirada en ella intensamente hasta el punto de que parecía ser un desperdicio para parpadear.


“Tan hermoso … Qué mano de obra impecable. ¿Es del mismo material que estas joyas transparentes? Y todo es tan uniforme, ya sea el patrón en la superficie o la altura y el ancho, por no hablar de la falta de deformaciones. ¿Cómo se hizo esto?”.


“Uhm, ¿Bona? Sólo para ser claro, Su Majestad Zenjirou me lo dio, no a usted”.


Las manos de la princesa Bona apretaban la botella de whisky con tanta fuerza que uno podía preocuparse de que el licor destilado dentro se calentara, lo que provocó que el príncipe Francesco la llamara desde el otro lado de la mesa preocupado.


“¡Príncipe Francesco!”.


“Sí, ¿sí?”.


“¿Quiere usted renunciar a esto?”.


Aunque anticipó su petición, fue sin embargo una expresión inesperada de la princesa, considerando su actitud habitual.


Normalmente era modesta a una falta y ocultando sus propios deseos, pero su actitud aparentemente cambió por completo para cualquier cosa relacionada con la joyería.


“No, ciertamente no puedo hacer eso. Su Majestad Zenjirou me lo cedió personalmente. Sería grosero si lo pasara a otra persona de inmediato”.


“E- Entonces me conformaré con esta parte en el borde”.


“No no. Si rompe eso, el contenido se derramará. ¡Será completamente inútil para mí con un agujero!”.


“Si no te sirve de nada, con mucho gusto tomaré el resto también!”.


“¡No, sostén vuestros caballos! Yo estaba hablando puramente hipotético y no se puede romper, ¿de acuerdo? Por favor, dime que lo entiendes”.

¿Debe esto llamarse una negociación o simplemente una burla?”


De cualquier manera, los papeles habituales para el príncipe Francesco y la princesa Bona fueron revertidos en una rara ocasión y su escaramuza duró hasta que la cordura de la princesa se recuperó.

***

En la noche del mismo día.


Después de la cena y el baño, Zenjirou se había cambiado a ropa de ocio y ahora estaba sentado a través de su esposa Aura en su dormitorio con el aire acondicionado, discutiendo los acontecimientos de hoy.


“Ya veo … el príncipe Francesco nos dio una ‘lengüeta’ molesta, no puedo decir si debo estar contenta o molesta”.


Aura había escuchado toda la historia del incidente al mediodía, luego dijo aquello mientras se apoyaba en el respaldo de su silla.


“Pero sin importar cómo llegó a ser, puedes llamarlo un éxito que lograste averiguar el efecto de las canicas”.


“Gracias, bueno, realmente no hice nada y ni siquiera puedo tomar el crédito por ello en mi posición Aura, sé honesto conmigo ¿Crees que fue a propósito? Estoy de acuerdo con Fabio, que es una situación bastante difícil , Porque por casualidad me enteré de ello primero cuando estaba solo”.


“Hmm”.


Aura cerró los ojos y reflexionó.


“Definitivamente es problemático, para ser honesto, hubiera sido un duro golpe, no necesariamente fatal, si mi marido hubiera sido alguien más que tú”.


“Aura”.


Zenjirou sin querer sonrió ampliamente en reacción a sus palabras.


Había sido un voto de confianza de su esposa sin duda. Sin embargo, en un examen más detenido, el voto se aplicó más bien a su falta de ambición y deseo.


De acuerdo con los valores universales de este mundo, sus palabras no habían sido en modo alguno un elogio, pero eso no era una preocupación para Zenjirou.


Podía decir con confianza que algo así no valía la pena elaborar hasta el punto, donde colocase en peligro la relación con su amada esposa.


Aura devolvió la sonrisa de su esposo radiante mientras ella se inclinaba hacia adelante y seguía hablando con sus dos brazos apoyados sobre la mesa.


“Por ahora también estoy de acuerdo con Fabio, en este momento tenemos muy poca información para emitir juicios, en lugar de prestar atención a sus potenciales intenciones, debemos centrarnos en la verificación de la información. Por ejemplo, podríamos entregarles un mármol y ver si pueden hacer una herramienta mágica. Y aunque realmente me pregunto si es un truco preestablecido por el príncipe Francesco y la princesa Bona, no puedo descartar su posibilidad. Por encima de todo, en realidad me da satisfaccion cuando el tiempo para crear la herramienta mágica se puede reducir. Porque sé cuán eficaz será incrustar la ‘magia del espacio-tiempo’ en herramientas mágicas, pero el poder mágico y el tiempo requeridos son demasiado caros hasta ahora al repetir el proceso muchas veces”.


Una vez que terminó su discurso sin respirar, tomó el vaso rojo de Kiriko lleno de agua helada en la mano.


Para hacer una herramienta mágica, necesitabas un practicante de la Magia de Asignación así como un practicante de la magia que deseabas integrar en la herramienta mágica.


Ambos practicantes podrían llegar a ser una y la misma persona en caso de magia elemental simple, pero para incrustar la ‘magia espacio-tiempo’, la cooperación de Aura era absolutamente necesaria ya que ella era actualmente es la única practicante de la misma.


Y puesto que ella tenía un horario ocupado como la reina, sería más que agradable si el tiempo cooperativo del trabajo podría ser reducido de un año a menos de diez días.


“Bueno, es algo bueno que seas capaz de pasar mucho menos tiempo en la creación de la herramienta mágica, pero, ¿no sería un problema en sí mismo cuando el trabajo se realice demasiado rápido? Me temo que alguien podría incluso levantar la tapa de ‘mi logro’ si la información se filtra por casualidad”.


Aunque reconoció la virtud de su sugerencia, Zenjirou tenía escrúpulos en hacerlo. Aura puso el vaso rojo que había bebido de vuelta a la mesa y contestó.


“No tenemos más remedio que disimularlo retrasando la publicación durante un año, aunque en realidad se haya hecho después de unos días. Afortunadamente, sólo involucra a cuatro personas: el Príncipe Francesco, la Princesa Bona, tú y yo. Acerca de ello, más fácil es mantenerlo en secreto”.


“¿Estás segura?, quiero decir, estamos hablando del príncipe Francesco aquí”.


La reina vaciló bastante inusualmente mientras su marido le lanzaba una mirada sumamente dudosa.


“Mh … Bueno, admito que estoy un poco preocupada”.


“¿Solo un poco?”.


“… Está bien, quita el pedacito, pero debemos tomar algunas oportunidades aquí para llegar al fondo”.


“Hmm, te dejaré llamar a los disparos sobre estas cosas. ¿Tienes idea de qué clase de herramienta mágica pedir primero?”.


Zenjirou se dio cuenta de que Aura ya había decidido un curso general de acción, por lo que cambió el tema a otra cosa por el momento.

Si ella estaba dispuesta a probar la ‘técnica secreta’ de la familia Sharrow entregándole un mármol, entonces tenían que decidir qué tipo de herramienta mágica querían hacer.


Aura aparentemente tenía la intención de discutir esta cuestión con Zenjirou también. Ella se inclinó hacia adelante un poco más de tal manera que su hendidura profunda sacó de su fino camisón, y comenzó a hablar.


“Sí, esa es una buena pregunta. Escoger una magia poderosa y versátil tiene muchos méritos, pero teniendo en cuenta que podría caer en las manos de un enemigo un día, no podemos asumir el riesgo total. El monopolio de la ‘Bloodline Magic’ permite que la familia real permanezca en el poder después de todo. Incrustarlo en herramientas mágicas significa abandonar su ventaja, si no necesariamente completamente. Sólo para estar seguros, debemos solicitar una herramienta mágica ‘desechable’, pero de nuevo, su aplicabilidad será limitada. Es una opción difícil”.


Con la barbilla apoyada en la mesa, su mujer soltó un suspiro. Mientras tanto, Zenjirou estaba sobre la luna con su escote revelado mientras que él contribuyó ideas.


“Hmm, por lo que se reduce a esto, después de todo. Entonces la magia oculta ‘Time Reversal’ y la más importante ‘Teleportation’ están fuera de la cuestión. ¿Qué más podría ser útil … Tal vez ‘Gran Barrera’ o ‘Extensión de Efectos’?”.


“Si, algo así. Y hablando de los desechables, ‘Vibración espacial’ es posible, también. Es uno de los pocos hechizos de destrucción entre la Magia del Espacio-Tiempo. Incrustarlo en una herramienta mágica y mantenerla en una fortaleza en la frontera actuará como un elemento disuasorio”.


Aura respondió así y asintió satisfecha después de eso.


Justo como el nombre implicado, ‘Space-Time Magic’ era una magia que manipulaba el espacio y el tiempo hasta cierto punto. Debido a eso, había un montón de hechizos útiles para la vida cotidiana, pero en contraste, había muy pocos hechizos ofensivos.


“Oho. ¿Algo más? … Ah, ¿qué pasa con el hechizo ‘Invocación’ que me trajo aquí? No es realmente una magia oculta, ¿verdad?”.


Zenjirou había notado que Aura no quería una respuesta precisa de él, sino varias sugerencias que estimulaban su inspiración, por lo que mencionó todo lo que pasaba por su mente.


“Eso es demasiado exagerado. No tiene sentido incrustar una magia que sólo se pueda usar una o dos veces en treinta años con una constelación apropiada”.


“Bueno, ya se me ocurrió antes, pero tenemos ‘Time Reversal’ y ‘Time Acceleration’, ¿verdad? ¿Qué pasa si lo combinamos con uno de estos? Tal vez funcione incluso sin la constelación correcta”.


“De ninguna manera. La magia que manipula el tiempo no puede aplicarse a algo con poder mágico. Usted sólo sería capaz de convocar algo no orgánico cuando se combina Invocación y Reversión de Tiempo. Además, el hechizo ‘Time Reversal’ tiene que ser suministrado con mi poder mágico de varios días a través de ‘Future Compensation’, incluso si sólo quiero recuperar el tiempo durante un año para el más pequeño objeto. ‘Time Acceleration’ no es tan malo como ‘Time Reversal’ en ese aspecto, pero ¿por qué iría a lo largo de hacer eso para obtener algo de un futuro no tan lejano?
Hablando francamente, no vale la pena”.


“Mhm, ya veo”.


Zenjirou miró al techo un poco arrepentido.


A través de la combinación de ‘Time Reversal’ y ‘Future Compensation’, había querido establecer una conexión a un hotspot de Internet.


La idea era alinear un espacio aéreo del tamaño de la punta del dedo a un tiempo con una constelación apropiada mediante ‘Time reversal’ o ‘Aceleración del Tiempo’, y luego vincularlo a la Tierra con el hechizo ‘Puente del Mundo’.


Al mismo tiempo, su computadora y su teléfono celular volverían a su estado antes de que cancelara su contrato por Internet, a través de ‘Time Reversal’. Al hacerlo, había esperado establecer una conexión a Internet, pero que resultó ser nada más que ilusiones.


(Estoy desvariando).


Zenjirou, mientras se reunía, todavía vocalizaba todo lo que venía a la mente.


“Oh, también podríamos incorporar ‘Compensación futura’. El hechizo te permite usar tu poder mágico del futuro por adelantado, ¿verdad? Pero dijiste que no hay tal cosa como ‘Compensación pasada’, que permitirías utilizar el poder mágico no gastado del pasado. Pero podríamos obtener un pseudo efecto si es posible integrar ‘Compensación futura’ en una herramienta mágica. Quiero decir…”.


“Oh ya veo. Eso ciertamente parece viable. Tendríamos que consultar con el príncipe Francesco para obtener detalles, aunque … “.


La pareja real continuó su charla de la noche hasta que el teléfono de la célula jugó la música que señaló que era hora de irse a la cama.

____________________________________________________________________________________

No tengo nada que decir :’v

Gracias por leer

Este cap va dedicado a aquella usuaria o usuario que comento que tenia todos los volumenes traducidos, !!Escribeme a mi correo plox!!

En todo caso seguire traduciendo no he muerto ❤

¡¡MOZQUETEGOOOZZZ!!

A toda mi contienda espumosa.

Hoy es un nuevo día, no publicare un carajo, quiza mañana.

Tengo pc nueva chavoz. (APLAUSOS CARAJO >:’v)

Ahora podre traducir en paz, en toda mi gloria maxima, pero eso si… El vicio viene a mi… League of Legends (Cai en bronce prros :’v); HearthStone (Esperando Un’Goro)… No pidan cacao porque no tengo.

 

Bueno la cuestion es que estoy traduciendo el cap 2, es estupidamente largo, he de decirles que 22 paginas y no paro…

No colocare la wea esa de los links, es decir, no cobrare una mierda 🙂

Nos vemos.

SU ESPUMOSIDAD SE RETIRA A JUGAR :v dios me los bendiga prros.

 

Gracias por confiar en mi, no los defraudare, aunque no lo parezca, aprecio cada minuto sus comentarios, ofensivos y constructivos ❤

(RNHS) Cap. 0.1 (V4)

Intermedio 1

El héroe y el joven

Casi al mismo tiempo.

El tercer hijo y sucesor del Marqués Guzzle, Xavier Guzzle se encontraba en una sala de la fortaleza en la frontera sur del dominio real, en una reunión con el general Puyol Guillén.

Dentro de la fortaleza, con sus gruesos muros de piedra y sus pequeñas ventanas de buhardilla, era sombrío incluso de día, pero a cambio más frío que en una casa normal.

Sin embargo, Xavier no podía permitirse disfrutar del frío. Un sudor frío le empapaba la espalda mientras se enderezaba la espalda con toda su fuerza de voluntad. Tenía los brazos cruzados detrás de él y estaba en la atención.

(¡Es el héroe de la guerra anterior, General Puyol …!)

Miró hacia la cara del enorme hombre, de pie delante de él, asombrado.

Basado en el nivel de ojos de Xavier de 160cm, el General Puyol, de casi dos metros de altura, era realmente un gigante al que literalmente miraba.

Por otra parte, Xavier, confiado en su juicio a pesar de su corta edad, podía decir intuitivamente que el general Puyol era un guerrero experimentado, a quien él mismo no era rival, sólo por su postura.

En presencia de este hombre, que era abrumador superior en posición social, fuerza de combate y tácticas militares, Xavier había avanzado su opinión.

Debido a su nerviosismo, su boca estaba seca y no se atrevió a tragar su saliva. Entonces el general Puyol abrió la boca.

“Ya veo. Entonces, ¿estás diciendo que deseas seguir la misión de subyugar ‘Packs Dragons’ por tu cuenta en lugar de dejarme tomar el control, Sir Xavier?”.

La voz del general era fácil de entender a pesar de que hablaba con voz baja y muy lejos de lo alto. En respuesta, las piernas de Xavier tensas disuadieron y él respondió.

“En absoluto, general Puyol. ¡Conozco mi lugar! Desde el momento en que pedí ayuda de la capital, mi mision de ‘Packs Dragons’ terminó como un fracaso. Lo que les estoy pidiendo ahora es que mis casi cien soldados y yo podamos participar en su operación como ‘voluntarios'”.

“Ya veo…”.

La frase “Yo veo” era la misma que antes, pero el matiz era diferente. Esta vez se llenó de aprecio, al ver al joven encogido ante él con una nueva luz.

“Hmm”.

El general Puyol permaneció allí relajado y meditó por un momento, luego asintió y habló.

“Señor Xavier, creo que esta expedición llevará mucho tiempo. Usted ha localizado un gran pack. Si podemos confiar en la teoría de los cazadores que los ‘Pack Dragons’ se hacen más inteligentes y más fuertes con el avance de la edad, resultarán ser un duro oponente”.

“Ah, sí. Yo también lo creo”.

Aunque Xavier estaba perplejo por el hecho de que el general no respondiera a su pregunta y repentinamente expresó su propia opinión con elocuencia en su lugar, todavía estaba de acuerdo con él.

Y lo decía en serio.

Si el líder de los Pack Dragons era realmente lo suficientemente inteligente como para entender la diferencia de fuerza entre ambas partes, era más que probable que no aparecieran ante el General Puyol, ‘Dragonback Archery Knights’ para empezar.

En ese caso, tendrían que escurrir ese bosque grande y denso para ellos.

Y eso a su vez significaba que inevitablemente se convertiría en una misión prolongada, a menos que fueran muy afortunados o lograron establecer una buena trampa.

“Pero entonces el stock de emergencia de sal en la Marcha se convierte en un problema. Si recuerdo bien, ¿sus acciones duran alrededor de tres meses en el mejor de los casos?”.

Xavier se dio cuenta de lo que el General estaba haciendo y asintió con una severa expresión.

“Sí. Sería suficiente para medio año si lo racionáramos, pero preocuparía al ciudadano y tendría un efecto negativo en el precio. Si es posible, me gustaría abstenerse de hacerlo”.

El general Puyol estaba aparentemente satisfecho con su respuesta. Él asintió brevemente sin cambiar su expresión facial en absoluto.

“Para evitar eso, he traído grandes cantidades de sal conmigo desde la capital. Por supuesto, será imposible guardar toda esta sal mientras se caza el Pack. Mi plan inicial tenía la intención de regresar a esta fortaleza tan pronto como la subyugación se completa y transportar la sal a su marcha. Pero la adición de tus hombres cambiará un poco mis planes. Sir Xavier, si tuviera que dedicar a sus hombres a transportar y custodiar esa sal, quisiera dar prioridad a entregar la sal a la Marcha primero forzándonos por el camino. Naturalmente, voy a contar con sus tropas para estar en la línea de frente durante la ofensiva militar después, si no tenemos la suerte de encontrar y acabar con los Pack Dragons en el camino. ¿Qué dice?”.

Xavier concordó interiormente con su razonamiento.

En otras palabras, el general Puyol estaba dispuesto a traerlos siempre y cuando se ocuparan del transporte y la guarda de la sal.

(Básicamente está diciendo que no tendremos la oportunidad de unirnos a la batalla cuando encontremos el paquete en el camino, pero si no los terminamos entonces, tendremos permiso para redimirnos en la línea de frente después.)

Además, como sucesor de la marcha, debe acoger con satisfacción la propuesta de entregar rápidamente la sal al dominio con los brazos abiertos.

En general, Xavier no tenía ninguna razón para rechazarlo.

“Entendido. Por favor, hagámoslo, general Puyol. Les doy mi más profunda gratitud por dar prioridad a la entrega de la sal a la Marcha en lugar de todos sus ciudadanos”.

“Ni lo mencione. Estoy haciendo mi parte”.

El rostro del general Puyol mostró una sonrisa por primera vez hoy cuando respondió así.

_____________________________________

CHICOS, ESTA MIERDA YA TIENE MANGA, Gracias a jhoan_flores por el comentario.

ZELDA: http://www.tumangaonline.com/lector/Risou-no-Himo-Seikatsu/23465/1.00/5972

NOTA: EZ RIKHIZIMAAAAAAAAAAA

(RNHS) Cap. 1 (V4)

Capítulo 01

La Reina, el Príncipe Consorte, el Príncipe y la Princesa


La tarde temprana en un cierto día.

Una atmósfera inusual colgaba sobre la ‘sala de audiencias’, que podría ser considerada el centro del palacio real de Carpa Kingdom.


La reina Aura se sentó en su trono y varios funcionarios, encargados de los asuntos civiles y militares en el Reino, se situaron en el extremo inferior, mostrando una mezcla de nerviosismo y curiosidad.


Usted podría muy bien llamar a esto una situación anormal. Todos los nobles presentes estaban por encima de cierto rango, es decir, pilares importantes del condado.


Era muy raro que estos nobles, revelaran su ‘nerviosismo’ y aún más raro que no pudieran esconder su ‘curiosidad’.


Sin embargo, sería un poco injusto llamarlos ‘descuidados’ por ello. Después de todo, actualmente se enfrentaban a una situación que atraía ‘nerviosismo’ y estimulaba la ‘curiosidad’.


Un príncipe y una princesa del Twin Kingdom de Sharrow y Jilbell estaban visitandolos despues de todo.


Ese hecho fue lo suficientemente significativo para hacer que los nobles de Carpa Kingdom, una potencia importante, perdieran su compostura.


Así como el reino de Carpa era el líder de la parte occidental en el continente del sur, el reino Gemelo de Sharrow y de Jilbell gobernaba sobre el área central del continente del sur.


Por otra parte, el príncipe Francesco y la princesa Bona eran miembros de la ‘familia real Sharrow’. A diferencia de los miembros de la familia real Jilbell, que frecuentemente visitaban otros países en demanda de su ‘magia de sanación’, la familia real Sharrow, practicantes de la ‘magia de otorgamiento’, básicamente, nunca abandonaban su país.

Por lo menos, no habían hecho ninguna visita oficial al extranjero en el último siglo. Por lo tanto, no era de extrañar que los nobles, por lo general expertos en controlar sus expresiones y formas de hablar, no pudieran ocultar su curiosidad cuando la realeza envuelta en tales misterios de repente se acercase a una visita.


Mientras estaban de pie bajo el trono, los nobles guardaban fielmente su expresión facial, pero aún así no podían evitar que el tinte de la curiosidad se le apareciera en los ojos mientras contemplaban la puerta doble, todavía cerrada.


(He oído rumores, pero para pensar que realmente vendría …)


(Es toda la sorpresa, me pregunto, ¿cuál es su objetivo?)


(Quién sabe, oficialmente es etiquetada como una ‘visita amistosa’).


(Eso es obviamente sólo una excusa, pero de cualquier manera …)


(Sí, habrá un revuelo durante un tiempo.)


Si sus palabras susurradas mientras permanecían fielmente atentos, llegaran a los oídos de Aura, probablemente haría un suspiro de alivio.


De hecho, el ‘chisme’ de los nobles no incluía ninguna información que prestara atención al verdadero objetivo de la visita del príncipe Francesco y la princesa Bona, como Zenjirou que heredaba la sangre de Sharrow o sus mármoles de vidrio que tenían la alto posibilidad de ser un medio para la ‘magia de otorgamiento’.


Por ahora, la censura funcionaba como se esperaba.


Mientras tanto, la puerta doble se abrió con un tono profundo y un par de hombres y mujeres entraron en la sala de audiencias.


(Oho, por lo que son …)


(Príncipe Francesco y Princesa Bona …)


Con todos los ojos de los nobles puestos de izquierda a derecha, el joven príncipe y la princesa de la Familia Real de Sharrow, vestidos con los trajes púrpuras formales, avanzaban con gracia sobre la alfombra roja.


Detrás de ellos seguían numerosos caballeros vestidos con una armadura de cuero y una larga espada en la cintura.


Los principales armamentos como arcos o lanzas, y mucho menos herramientas mágicas para el combate, no eran permitidos aquí, pero a juzgar por su manera natural, pero cautelosa de caminar, era evidente que podían ejecutar una precisión mortal incluso con una sola palabra.

No eran los guardias imperiales del Twin Kingdom de Sharrow y de Jilbell, el gobernante de la zona central en el continente del sur, para la demostración. La delegación del Twin Kingdom se dirigió frente al trono y se detuvo allí mientras los oficiales militares les daban miradas de admiración y vigilancia.


“…..”.


Sentada en su trono, Aura miró en silencio al príncipe ya la princesa del país extranjero que estaba debajo de ella.


(Ahora, son el príncipe y la princesa del Twin Kingdom, ¿eh?) Su poder mágico ciertamente es la clase real.)


Observó el poder mágico surgir de los cuerpos del príncipe Francesco y de la princesa Bona, y murmuró eso para sí misma.


El poder mágico de la princesa Bona era ligeramente inferior al esposo de Aura, Zenjirou, que estaba sentado casi a su lado, pero el príncipe Francesco tenía casi el doble que él.


Entre los derechos de una potencia mayor que era una cantidad extraordinaria. Incluso tenía mucho más que Aura, que se enorgullecía de tener un poder mágico de primera clase para una realeza.


(Hmm, esto demuestra que el príncipe Francesco es el nieto legítimo del rey actual y la princesa Bona una realeza atávica. Pero eso lo hace aún menos comprensible ¿Por qué un descendiente real directo no tiene ninguna reclamación en el trono cuando obtuvo este poder tanto mágico …?)


El hijo mayor del príncipe heredero había alcanzado la mayoría de edad, estaba en perfecto estado de salud a juzgar por la apariencia y poseía una extraordinaria cantidad de poder mágico para una realeza.


Era extremadamente antinatural que no hubiera obtenido una reclamación en el trono con estas condiciones.


(¿Supongo que tiene que haber algún tipo de problema con su personalidad?.)


Cuidado una vez más, Aura habló con una voz clara desde su trono sin expresar ninguno de sus pensamientos internos.


“Soy la Reina Aura del Reino de Carpa. Han recorrido un largo camino. Les doy la bienvenida en mi palacio. Por favor sientanse como en casa”.


Las palabras habladas y la conducta asumida estaban más o menos predeterminadas para este tipo de acontecimiento oficial. Pero la conducta del príncipe Francesco traicionó un poco las expectativas de Aura.


“Me llamo Francesco. Soy el primer hijo de Giuseppe, el príncipe heredero de la Familia Sharrow. Tienes mi más profunda gratitud por tu hospitalidad”.


El príncipe Francesco llamó a las palabras predeterminadas con un tono suave y profundamente ‘bajó la cabeza’ en un movimiento fluido.


Era una cosa cuando un miembro medio de la familia real lo hacía, pero un príncipe heredero, que estaba destinado a asumir el trono siguiente, o su hijo mayor serían ‘reyes en el futuro’, por lo que nunca bajarían la cabeza , Ni siquiera al gobernante de un país extranjero.

En el intercambio entre una reina y un príncipe, una cierta humildad en su manera de hablar y así sucesivamente, estaba obviamente en orden, pero ‘bajar su cabeza’ era definitivamente estaba fuera de lugar.


De hecho, los nobles, llenando la habitación a la capacidad, mostró sorpresa susurrando en secreto.


Por otro lado, todos y cada uno de los caballeros del Reino Gemelo, de pie detrás del príncipe Francesco, mantuvieron una cara recta sin ni siquiera mirar a los ojos.


Su comportamiento no es nada inusual para ellos, por ahora, eso significa que no fue una línea de acción aleatoria para él.


Dicho de otro modo, significaba que todos en el Twin Kingdom de Sharrow y Jilbell sabían que ‘el príncipe Francesco no accedería al trono’.


“Mi nombre es Bona, también de la Familia Sharrow. Es un gran honor tener la oportunidad de conocer a su Alteza … “.


A partir de entonces, la princesa Bona, de pie junto al príncipe Francesco, bajó la cabeza más profundamente que él y pronunció palabras de acuerdo con la etiqueta con voz tensa, pero Aura sólo escuchaba con la mitad del oído y estaba pensando en el príncipe Francesco.


(¿Que le impide obtener una reclamación en el trono? ¿Su personalidad después de todo? Pero tiene al menos la prudencia suficiente para hacerlo a través de un intercambio verbal formal …)


En la superficie, Aura mantuvo una cara recta, pero detrás de la máscara, ella estaba arruinando su cerebro acerca de posibles acontecimientos en el futuro.

***

Era una regla no escrita que cuanto más alto tu estatus, más tarde aparecías en una fiesta por la noche, usualmente se celebraba en el palacio real.


Como ‘anfitrión’ de la fiesta por la noche, se le permitió respirar un poco, pero cuando el anfitrión pasó a ser de la familia real, ya no tenía más opción que aparecer como el último.


A decir verdad, la realeza no podía ser castigada por ir en contra de ella, ya que no era una ofensa fija, pero incurrirían en la enemistad de los nobles, que asistían más tarde que ellos, al final, por lo que deberían evitar hacerlo a menos que Había un terreno sólido.


Y la ‘fiesta de bienvenida para el Príncipe Francesco y la Princesa Bona’ en el palacio real esta noche fue organizada por la Familia Real Carpa.


En consecuencia, la reina Aura y su príncipe consorte Zenjirou, ambos miembros de la familia real, tuvieron que aparecer por último, porque eran los anfitriones.


Sin embargo, este mundo no tenía ‘relojes mecánicos precisos’ como la Tierra moderna. Durante el día, podían confiar en un reloj de sol, pero por la noche, todo el mundo tenía que depender de su propio reloj biológico por sí solo.


Como resultado, Aura y Zenjirou tuvieron que perder tiempo en la sala de espera al lado del salón de baile hasta que todos los invitados previstos para esta noche habían llegado.


“Puh … Tan aburrido”.


Zenjirou se sentó en el sofá amortiguado en la sala de espera débilmente iluminada mientras hablaba sin pensarlo.


Al principio, cuando había entrado en la sala de espera, había sido un naufragio de nervios debido al hecho de que tendría que hablar con el príncipe y la princesa del Twin Kingdom, pero después de más de una hora, ni siquiera ese nerviosismo podía con el aburrimiento en este preciso momento.


“Phew …. Oh, casi se me arruga la ropa”.


Cuando la tensión dejó su cuerpo, inconscientemente estaba a punto de caer en el sofá, pero recordó su atuendo y corrigió su posición sentada.


Esta noche, estaba lujosamente vestido con el vestido rojo nativo de Carpa. El tercer traje formal que llevaba en aquel momento, era más agradable que su primer vestido formal, que había usado en la ‘ceremonia de bienvenida’ hace unos días, pero tampoco estaba muy cómodo.


“Zenjirou, puedes quitarte la ropa si te sientes incómodo. Creo que todavía tomará algún tiempo hasta que sea nuestro turno”.


Sentada frente a él estaba Aura, pero su personalidad era un poco demasiado diligente para tomar esa oferta.

El tercer vestido formal, que vestía su cuerpo en este momento, consistía en una prenda que se colgaba en la parte delantera como ropa japonesa, y se mantenía unida con una correa alrededor de la cintura. Sobre él llevaba algo así como un chaleco.


Por muy patético que parezca, Zenjirou no confiaba en que pudiera volver a ponerse la ropa apropiadamente si ahora se tomaba algo de tiempo recostandose, y se sentiría culpable de molestar a las ocupadas damas de espera a última hora.


“No, lo haré sin él. Podríamos ser llamados en cualquier momento ahora de todos modos”.


Por lo tanto, sacudió la cabeza con estas palabras.


Definitivamente era aburrido esperar en silencio, pero él podría prescindir de crear un pánico innecesario para hacer algo precipitado. Como era malo en improvisar para comenzar, Zenjirou quiso evitar situación inesperada tanto como fuese posible.


“Aún así, tengo que decir que es bastante oscuro aquí …”.


Al comentar sobre eso sólo ahora, miró la cacerola de aceite de pie junto a la mesa mientras él permanecía sentado en una posición bien educada.


El salón de baile estaba relativamente bien iluminado por un buen número de velas en candelabros magníficos, pero que no era el caso de esta sala de espera.


La luz de las cuatro cacerolas de aceite que se encontraban alrededor de los dos sillones uno frente al otro, no podía llamarse brillante ni siquiera como un cumplido. Sólo podía distinguir la silueta de su esposa sentada en el otro sofá, sus rasgos faciales estaban completamente en la oscuridad.


En ese momento, la cara de Aura se iluminó repentinamente desde abajo.
Cuando notó que Aura estaba jugando con algo en sus manos en su regazo mientras se sentaba en el sofá, Zenjirou inmediatamente supo de dónde venía la luz.

“¿Oh? ¿Lo has traído contigo incluso aquí?”.

Ella manejó hábilmente el ‘reproductor de música portátil’ en sus manos. Originalmente, Zenjirou lo había utilizado para distraerse cuando conmutó entre su casa y el trabajo en el tren.

Hoy en día los reproductores de música tenían tantas funciones que se llamaban ‘teléfonos inteligentes sin función de llamada’, pero el de Zenjirou no era nada de tan alta tecnología. Era un pequeño dispositivo con funciones limitadas. A pesar de su pequeño tamaño, todavía tenía algo de una pantalla, por lo que no era imposible ver los videos por sí mismo, pero en la práctica, era bastante exclusivo para la música.

“Sí, para matar algún tiempo. ¿Quieres escuchar también?”.

En el último año, se había acostumbrado perfectamente a ella, así que operó el reproductor de música con los movimientos de la mano practicados, luego se quitó un auricular y se dio una palmada en el sofá a su lado con su mano.

“Mm, ¿por qué no?”.

Como tenía demasiado tiempo en sus manos de todos modos, no tenía ninguna razón para declinar, por lo que obedientemente se sentó en el lado derecho de su esposa y tapó el auricular en su oreja izquierda.

031.jpg

El reproductor de música portátil tenía altavoces, también, por lo que sería capaz de escuchar la música sin sentarse uno al lado del otro con sólo desenchufar los auriculares, pero ambos, básicamente, se abstuvieron de usar sus herramientas traídas abiertamente fuera del palacio interior.

Además, sentarse hombro con hombro y compartir un auricular para disfrutar de la misma música no era demasiado malo.

Una melodía brillante del piano vino del auricular en su oído izquierdo.

“Ugh, una pista de piano clásico”.

Zenjirou gimió algo decepcionado.

La canción que Aura estaba escuchando era música clásica, que Zenjirou había comprado en un lote durante una venta de ‘cientos de yenes para todo lo que puedas meter en una bolsa’ en una tienda de CD a la vez.

Recordaba vagamente que las portadas estaban diciendo algo como ‘Pollini’s Full Collection’ o ‘Chopin Nocturnes’, pero ya no estaba muy seguro, ya que había tirado los CDs justo después de copiarlos en su computadora.

Ahora era un poco entristecedor que su esposa prefiriera este tipo de melodía que no tenía ningún apego a su música pop favorita.

“Hmm, mi país tiene música también, y hay un montón de músicos de primera categoría empleados en el palacio real, pero no hay nada que se acerca a este llamado instrumento de piano. Tiene un tono muy agradable”.

A partir de la diversa colección de música que Zenijirou había traído con él, Aura le gustaba la pista con el solo de piano clásico, y ella mostró una sonrisa mientras ella decía eso.

Los instrumentos tradicionales del Reino Carpa pertenecían principalmente a tres tipos: percusión, cuerda o viento.

La falta de conocimientos hizo imposible la construcción de un piano, por supuesto, pero los “instrumentos de percusión de teclado”, como el xilófono o el metalofón, tampoco existían aquí. Debido a eso, un recital de piano debe haber sonado como una novela para ella.

Por el contrario, las canciones de la banda favorita de Zenjirou aparentemente fueron más allá de una sensación de novela y Aura no pudo mantenerse al día con ella, por lo que realmente no le gustaba. Aunque podría haber sido un tema más simple, es decir, prefiriendo un simple recital instrumental sobre una canción con letras incomprensibles de otro mundo.

De todos modos, incluso la música de un género que realmente no le gustaba, era lo suficientemente buena para aliviar su aburrimiento mientras esperaba.

“Seguro que quieres tus canciones de piano, Aura. Me recuerda, Zenkichi parece estar en mejor estado de ánimo, también, cuando la música clásica está corriendo en su habitación”.

La reina, de alguna manera, capturó las palabras murmuradas de su marido con la oreja derecha sin auriculares y sonrió triunfante.

“Sí. Parece que Carlos ha conseguido su gusto de mí. Fufufu”.

Diciendo esto, le dio a su marido, sentado a su lado, una mirada provocativa.

Incluso la pareja real generalmente íntima se volvía la una contra la otra cuando se trataba de su hijo.

“Grr … N- No, está bien. Todavía tengo un montón de buenas canciones en mi computadora. El jurado aún está deliberando. No hay que olvidar, tengo algunas baladas, también”.

Zenjirou, todavía sentado junto a Aura, apretó los puños en su regazo.

“Oho, ahora eso suena interesante. Me gustaría verte intentarlo. Bueno, no harás que Carlos escuche las canciones de tu patria hasta que haya aprendido el idioma de todos modos”.

“¡Oh sí, eso es correcto! P-Pero todavía puedo girar las mesas después. Definitivamente voy a hacerlo, incluso contigo”. (NT: Hacerlos cambiar de opinion)

“Ahahha, solo ve y prueba, Papa. Recuerda que Carlos saldrá del palacio interior en cinco años”.

Incluso una realeza directa no era una excepción a la prohibición de los hombres en el palacio interior. Las únicas excepciones eran el rey, el amo del palacio interior (aunque en el caso de Zenjirou, él era el príncipe consorte y no el rey) y un niño bajo cinco años, porque era tratado como ‘sin genero’.

“Ugg …”.

Una serie de palabras desafiantes y una respuesta poniendo una pelea. Sin embargo, contrariamente al contenido, sus voces y expresiones revelaron que estaban disfrutando de su pequeña discusión.

“Ehm, el ritmo aumentado parece ser el problema, por lo que debería centrarse en las baladas, ya que están cerca de una cappella. No, espera. Creo que tengo algunas bandas instrumentales, ¿también? Podría jugar hasta ahora … “.

“Aunque sabes que no tienes ninguna posibilidad, todavía te echas abajo el guante. Me gusta eso”.

Sentados hombro a hombro y compartiendo un auricular para escuchar música, el matrimonio continuo su intercambio casual hasta que la dama de espera del palacio real vino a buscarlos.

***

“¡Ahora entrando, Su Majestad la Reina Aura y Zenjirou-sama!”.

Mientras sus nombres eran llamados en voz alta y la atención de todos se movía hacia ellos, Zenjirou tomó la mano de su amada esposa y avanzó sin prisas.

El salón de baile de la fiesta de la noche estaba iluminado por las llamas de las velas encendidas en los altos candelabros de pie en una línea ordenada, y los numerosos candelabros colgando del techo.

Visto individualmente, no eran una fuente de luz, pero todos juntos iluminaban el salón de baile a un nivel que merecía ser llamado ‘brillante’.

Naturalmente, ese brillo no se acercaba al de la sala del palacio interior, donde funcionaban las lámparas LED, pero comparado con la sala de espera que habían estado dentro hasta ahora, era casi deslumbrante.

Cuando entrecerró los ojos para mirar los candelabros, hechos de plata y cristal, Zenjirou sonrió irónicamente para sí, ya que no estaba tan perturbado como pensaba debido a todos los ojos puestos en él. (NT: Cristal y vidrio son cosas diferentes, no confundan, aparte, el cristal es conocido en este mundo)

(Supongo que me he acostumbrado un poco a esto después de la enésima vez.)

Más de un año ya había pasado, desde que se había casado con Aura, por lo que había hecho muchas apariciones en tales eventos.

Al principio, le costó mucho caminar derecho, pero en este momento, él simplemente registró sus miradas en el fondo de su mente.

‘Acostumbrarse’ a algo demasiado podría llevar al ‘descuido’, por lo que no era necesariamente una buena cosa, pero era justo decir que había mejorado su primera aparición, donde estaba demasiado nervioso y necesitaba apoyarse en su esposa para andar.

(Veamos, primero tengo que llamar a los invitados principales.)

Mientras sentía el cálido toque de Aura en su brazo derecho, Zenjirou miró alrededor del pasillo en busca de sus primeros objetivos para saludar.

(Oh, ahí están.)

Detectó sus blancos sin esfuerzo. En todo caso, venían a saludar, ya que la entrada de la reina y de Zenjirou había sido anunciada con gran voz.

Aura y Zenjirou se detuvieron en la alfombra roja y esperaron al par que se acercaba rápidamente.

El hombre de pelo rubio parecía tener la misma edad que Zenjirou, mientras que la chica de pelo castaño parecía no tener más de veinte años.

Los hombres y las mujeres, de pie en el pasillo, dejaron paso a los invitados de honor.

En poco tiempo, la pareja llegó delante de ellos y el hombre rubio habló primero como su representante.

“Su majestad Aura, Su Majestad Zenjirou, permítanme expresar mi más profundo agradecimiento por haber organizado una espléndida bienvenida para nosotros esta noche”.

Después de decir eso, el hombre con el pelo rubio hizo un arco tan exagerado que parecía pomposo.

“También tienes mi más profundo agradecimiento, Majestad Aura, Su Majestad Zenjirou”.

A continuación, la niña con el pelo castaño, de pie en ángulo detrás del hombre, expresó su gratitud y educadamente bajó la cabeza, también.

Estrictamente hablando, no fue su ‘primer encuentro’, ya que se habían encontrado en la sala de audiencias hace unos días, pero porque Zenjirou simplemente había visto la ceremonia de bienvenida de su trono personal en silencio, esto era más bien un ‘primer encuentro’ para él.

Ser llamado ‘su majestad’ hizo que Zenjirou se estremeciera involuntariamente, pero cuando vio que Aura junto a él no hacía ningún movimiento para decir algo, decidió dejarlo.

Desde que fue el primer príncipe consorte en la historia del Reino Carpa, aún no se había decidido si su título sería ‘majestad’ o ‘alteza’. Por esta razón, los nobles del Reino Carpa siempre agregaron un ‘sama’ a su nombre en ocasiones formales o informales, pero no se podía esperar que los dos extranjeros que habían llegado a este país hace unos días comprendieran ese matiz.

“Sí, disfrútalo al máximo”.

“Como uno de los organizadores, me llena de orgullo que disfruteis de la fiesta, príncipe Francesco, princesa Bona”.

Mientras repetía después de Aura, Zenjirou observó a los dos jóvenes reyes, de pie ante él, con gran cuidado.

“Por supuesto que lo estoy disfrutando. Me avergüenza admitirlo, pero esta es mi primera visita al extranjero a pesar de mi edad, así que todo lo que me encuentro es nuevo para mí. Nunca he probado ninguna de las comidas o bebidas aquí antes”.

El príncipe Francesco, respondiendo alegremente, era un joven con voz clara y rasgos finamente cincelados que irradiaba una expresión generosa.

Era más alto que Zenjirou, pero más o menos a la altura de sus ojos, por lo que su altura era probablemente de unos 175 centímetros. Pero a diferencia de Zenjirou, tenía unos brazos, piernas y cuello bastante largos, así como una carne bien proporcionada sobre sus huesos, por lo que su figura era bastante llamativa.

La ropa púrpura oscura, formal de la familia Sharrow, una combinación de un uniforme militar y un esmoquin, le convenía bien.

Si Zenjirou lo usara, sin duda sólo se vería como un cosplayer valiente, pero equivocado, mientras que parecía un traje bien adaptado cuando lo llevaba el Sr. Hermoso con pelo rubio y ojos verdes.

(Hmm, ¿cómo voy a decirlo? Es sociable o frívolo.)

Esa fue la primera impresión que recibió del príncipe de un país extranjero. Zenjirou dejó a su esposa Aura manejar la conversación y cambió su atención a la muchacha en el lado: Princesa Bona.

La impresión que tuvo de ella fue, en una palabra y algo grosera: ‘llanura’.

“Sí, es un gran honor poder ver con mis propios ojos la renombrada prosperidad del Reino Carpa”.

En el transcurso de la respuesta con una enunciación clara, la princesa Bona mantuvo su columna vertebral enderezada bien conducida y sus manos cruzadas casualmente sobre su abdomen, mostrando una sonrisa forzada por la tensión.

Su vestido tenía un color púrpura más débil que el traje del príncipe Francesco.

Su realeza podría expresar un ‘rango’ con las sombras de púrpura, pero en el caso de la princesa Bona, el tenue púrpura se estaba convirtiendo.

Con su figura esbelta y sus rasgos un tanto lisos, ella sería eclipsada por un vestido púrpura oscuro.

En comparación con el príncipe Francesco, su apariencia dejó una impresión débil, y en todo caso, su pelo era la característica más llamativa.

Tenía un color castaño y se extendía a medio camino entre sus hombros y la cintura. Eso en sí no valía la pena mencionar, pero como ella misma parecía no gustarle su color, aparentemente había rociado polvo de plata sobre su cabello, que brillaba ahora mientras la luz de los candelabros caía sobre él.

Su peinado era bastante peculiar, también. Originalmente debía de ser recta, pero el pelo largo se había vuelto bastante ondulado desde la mitad del camino. No era tan ordenada como una permanente de la Tierra, pero la moda de jugar deliberadamente con el pelo era conocida por este mundo también.

El peinado de la princesa Bona era una variación de eso, pero ninguna otra mujer en el pasillo tenía un peinado similar. Junto con el efecto brillante del polvo de plata, ella estaba atrayendo mucha atención de las otras damas. Había un número relativamente grande de miradas favorables, por lo que algunos de ellos podrían imitar el futuro.

Y mientras Zenjirou observaba al príncipe Francesco ya la princesa Bona, Aura continuó la conversación con una charla afable.

“Ah, entonces ambos han venido a mi país a su propio deseo?”.

“Sí. Como ustedes saben, nuestra familia Sharrow raramente tiene la oportunidad de salir del país, así que me permitiré aprovechar esta ocasión. Una auténtica maravilla, por así decirlo. Ahaha”.

“Príncipe Francesco, usted está en la presencia de Su Majestad, así que por favor sea un poco más cuidadoso acerca de su elección de palabras. Mis disculpas, Su Majestad. Sin embargo, el príncipe está diciendo la verdad cuando dice que vino a su propio deseo y estaba esperando la visita. Lo mismo vale para mí también”.

El príncipe rubio obviamente disfrutó de la conversación alegre sin mostrar la menor tensión, y la princesa castaña estaba realizando el control de daños durante todo el tiempo, mientras que las acciones y las palabras del príncipe la mantenían en apuros.

Aura se ocupó de la conversación en su mayor parte, pero como Zenjirou estaba asistiendo a la fiesta, no podía ser un observador para siempre.

“En efecto. En realidad tengo una buena razón por la que quería conocer a Su Majestad Zenjirou. Puede que sea unilateral, pero ya ves, encuentro algo agradable en ti”.

“Me halaga usted, príncipe Francesco. También me complace tener la oportunidad de hablar con usted”.

Zenjirou respondió al rubio príncipe, cuya amistosa interacción era definitivamente familiar, con una sonrisa forzada.

***

Aproximadamente una hora más tarde.

“¡Ohhh, vivir es tan maravilloso! ¡Canta a este golden seeeea!” (NT: Mar Dorado)

La festividad estaba en pleno apogeo. El príncipe Francesco estaba en el centro del salón con el rostro rojo y cantaba con una voz hermosa.

Cantando, junto con el baile y tocar un instrumento, se decía que eran los logros de los nobles, pero casi nunca sucedió que alguien ofreció una canción sonora en una fiesta nocturna como esta.

Ése puede ser el caso en el Reino Carpa, pero ¿quizás no era nada raro en el Twin Kingdom? Considerando esa posibilidad, Zenjirou miró a la princesa Bona y a los caballeros del Twin Kingdom, que estaban en el mismo salón de baile.

Al hacerlo, vio cómo los caballeros que escoltaban estaban levantando sus manos en la desesperación o sofocando una sonrisa amarga bajo su barba.

A juzgar por su reacción, el conocimiento común en el Twin Kingdom no era tan diferente de la del Reino Carpa.

“Mis disculpas. Él no significa ningún daño … “.

Como ella se sentía culpable por no haber sido capaz de detener el excéntrico comportamiento del príncipe Francesco, la princesa Bona ofreció una disculpa por enésima vez mientras ella quería acurrucarse y morir.

“No, por favor, no te preocupes demasiado. Realmente no incomoda a nadie”.

043.jpg

Aunque Zenjirou respondió con una sonrisa forzada, no pudo evitar sentirse culpable en su corazón.

En algún momento, el príncipe Francesco se había quitado la chaqueta morada y cantaba alegremente. Con sólo una mirada a su rostro rojo, se podía decir que estaba borracho en este momento.

Eso había sucedido, porque había vaciado abundantemente los cócteles de frutas, que se mezclaban con el ‘licor’ hecho por Zenjirou.

La gente del continente meridional sólo estaba acostumbrada a vinos de frutas o cerveza, que tenían un contenido alcohólico de menos del diez por ciento, por lo que cuando bebían los cócteles con base en licores destilados con la misma mentalidad, obviamente acabarían borrachos.

(Bueno, le advertí sobre el alto nivel de alcohol, pero supongo que no habría podido imaginar la fuerza de un licor que ve por primera vez)

“¡Una alegría para loooove! ¡Cante al moooooon de plata! ” (NT: Amor y Luna)

En todo caso, se estaba divirtiendo en cantar. Al verlo cantar tan refrescantemente, Zenjirou de alguna manera desconocía que había hecho algo bueno. Aunque se sentía mal por la princesa Bona, que temblaba incontrolablemente.

De hecho, incluso los otros invitados habían superado su choque inicial y ahora mostraban sonrisas afables mientras rodeaban al príncipe cantante de un país extranjero a distancia.

Por otra parte, se podía escuchar algún acompañamiento musical a su canto en algún momento.

(¿Mh?)

Zenjirou giró la cabeza reflexivamente hacia el origen de la música, donde vio a un grupo de hombres y mujeres, todos vestidos con el encantador vestido nativo del Reino Carpa de los viejos tiempos, tocando instrumentos de cuerda y flautas cruzadas.

(¿Son los músicos del palacio? Oh, Aura debe haber hecho eso.)

Ahora recordaba cómo Aura había llamado a una criada y le había dado una especie de orden cuando el príncipe Francesco empezó a cantar con voz fuerte.

No fue más que una casualidad cuando comenzó a cantar por sí mismo de la nada, pero que se convertiría en un entretenimiento adecuado cuando se acompaña con la música de la banda.

Por supuesto, eso no cambió el hecho de que el príncipe se había llevado por su propio entusiasmo a cantar, pero como anfitrión de esta fiesta, Aura oficialmente autorizó su canción haciendo que los músicos lo acompañaran con música.

Los nobles presentes también deben haber entendido su intención. La atmósfera inicial incómoda había desaparecido completamente y todos aplaudían sinceramente al príncipe del país extranjero por su canción con una sonrisa.

“El príncipe Francesco tiene una personalidad extrovertida, ¿verdad?”.

“Yo, de hecho. Uhm … Gracias”.

Era dolorosamente obvio que Zenjirou escogió las palabras para su evaluación con mucho cuidado, después de lo cual la princesa Bona lanzó un suspiro de alivio, pero todavía mostraba una expresión apologética y preocupada.

“Zenjirou”.

Los ojos de Aura le dijeron que iba a remolcar cosas para el príncipe Francesco.

“Bueno”.

Diciéndole a cambio, con los ojos que se las arreglaría, Zenjirou observó la espalda de su amada esposa mientras se marchaba con suaves movimientos, y luego se volvió a mirar a la princesa extranjera.

“Princesa Bona, ¿tienes sed? Si es así, toma esto”.

Con estas palabras, llamó a una camarera, que estaba a su disposición con una bandeja de plata cerca.

A su señal, la sirvienta se acercó rápidamente, la bandeja de plata cargada de copas de plata en la mano, y tendió la bandeja a la princesa del Twin Kingdom de una manera respetuosa.

“Ah, sí, muchas gracias”.

La princesa Bona tomó una de las copas de plata ofrecidas y se vació de un trago a pesar de su reserva.

La copa contenía un vino de fruta suave que era común en el Reino Carpa. Zenjirou ciertamente no era tan desconsiderado como para ofrecer a la princesa el cóctel de licor destilado en su primera reunión.

Más aún, porque había cometido el error de ofrecer al príncipe algunos en su primera reunión anterior.

“Fuh …”.

Tal vez se sentía mejor después de tomar en algún líquido, o ¿tal vez el poco de alcohol ya la afectó? De cualquier manera, la princesa con el cabello castaño alivió un poco su desafortunada tensión de antes, y miró a la mirada del príncipe Francesco una vez.

“¡Ohhh esta hermosa capitaaal! ¡La perla del desierto, su nombre!”.

El príncipe borracho alegremente lanzó una segunda canción, ahora que había ganado compañeros tranquilizadores en forma de músicos del palacio.

Para la princesa Bona fue una experiencia dolorosa, ya que había sido designada como ‘chaperona’ por el actual y siguiente rey de su país, pero ya no podía interferir, ahora que la reina Aura había proporcionado el ‘escenario’.

Para buscar el revestimiento de plata, la reina Aura y los otros nobles mostraban claramente su intención de no dejar que escalara aún más en consideración de ellos. Bueno, eso a su vez la hizo sentir patética e inútil como una ‘chaperona’.

De todos modos, se dio cuenta de que no sería de utilidad preocuparse más por el príncipe Francesco en este punto, ya que sólo la cansaría mentalmente, por lo que ella se quitó completamente los ojos de él por primera vez esta noche.

Y entonces notó el ‘anillo con poder mágico’ en el dedo anular de la mano izquierda de Zenjirou mientras sostenía una copa de plata.

“¡Su Majestad Zenjirou, ese anillo …!”.

La princesa Bona tenía los ojos iluminados y se inclinó hacia delante, dirigiendo una mirada intensa a la mano izquierda de Zenjirou.

“Oh, ¿esto? Sí, lo adivinaste bien. Es el anillo que su familia había convertido en una ‘herramienta mágica’ antes”.

Dicho esto, Zenjirou cambió la copa a su mano derecha y llevó su mano izquierda, la palma hacia abajo, más cerca de la cara de la princesa, para que pudiera ver mejor.

Cualquiera, que había despertado la capacidad de ver el poder mágico, podía verlo. El anillo por sí mismo emitió un poder mágico distinto al que levantaba de su mano.

Zenjirou nunca tomó el ‘anillo de bodas’ de la Tierra fuera del palacio interior, porque su mano de obra extremadamente detallada se destacó en un mal camino, pero hoy hizo una excepción como era de esperar.

El príncipe Francesco mismo había aplicado magia a ese anillo, así que sería grosero no usarlo hoy. Dicho esto, podría haber sido una preocupación innecesaria, teniendo en cuenta el espíritu libre del príncipe.

De cualquier manera, Zenjirou pensó que había encontrado una buena pista para hablar con la princesa Bona, debido a su interés en ella, por lo que deliberadamente habló sobre el anillo.

“Si lo recuerdo bien, ¿el príncipe Francesco le dio magia a este anillo?”.

“En efecto. El príncipe Francesco es un prominente practicante de la magia de otorgamiento dentro de la familia Sharrow. Yo también me había ofrecido para ayudar, pero desafortunadamente me desestimaron. Bueno, es comprensible. Puedo tener confianza en crear algo desde cero, pero cuando se trata de otorgar magia a algo preexistente, mi poder mágico no es suficiente”.

La princesa Bona se rió de sí misma después de decir eso. El poder mágico que provenía de su cuerpo era ciertamente demasiado bajo para una realeza.

Ella tenía incluso menos de Zenjirou, que ya estaba en el nivel inferior. Era el mínimo para una realeza.

Al parecer, era cierto que aquellos que heredaban una ‘Blood line Magic’ atavisticamente, tendrían un mínimo de su poder.

(Por otro lado, es increíble, parece que supera a Aura a la mitad.)

Zenjirou le dio al rubio príncipe, que estaba feliz cantando su tercera canción en medio del salón de baile, una mirada casual.

El poder mágico que flotaba sobre el cuerpo del príncipe era enorme, distinguiéndolo como descendiente directo digno de la familia real.

La Reina Aura también tenía un poder mágico digno de un gobernante de una potencia mayor, pero el príncipe Francesco era tan prominente que se podía decir de un vistazo que era superior a Aura.

En comparación con Zenjirou o la princesa Bona, era genuinamente ‘más del doble’.

(Wow. ¿Tal vez es incluso como Zenkichi?)

Zenjirou volvió su atención desde el lejano príncipe hacia la princesa cercana.

“Interesante. Así que la elaboración es su especialidad, ¿no princesa Bona? Me recuerda que me han dicho que el Twin Kingdom hace las joyas más finas en el continente del sur”.

“En efecto. Por supuesto, mis capacidades modestas todavía están lejos de ser perfectas, pero confío más en mis habilidades de artesanía que en mi poder mágico”.

Diciendo esto, la princesa asintió brevemente y su rostro mostró más confianza de la que había admitido.

La misma princesa, que era demasiado seria y parecía más o menos introvertida, había dicho que estaba ‘segura’ de algo. Tal vez ella realmente ya era un artesano de pleno derecho a su temprana edad.

Por lo menos era obvio que su interés y pasión hacia la joyería era excepcional.

“Isabelle-sama de la Familia Jilbell me lo había mostrado una vez antes. Lo trajiste contigo desde tu país de origen, ¿verdad?”.

En realidad no iba en contra de la etiqueta, pero la princesa Bona lanzó una mirada tan apasionada en su dedo izquierdo que Zenjirou sin darse cuenta se sentía en peligro.

Devorar algo con los ojos significaba exactamente esto.

Zenjirou se estremeció interiormente ante la inesperada mirada apasionada, pero logró mantener una sonrisa en su rostro.

“Sí, tiene usted razón. En mi patria, es una costumbre que el hombre intercambie pares de anillos -es decir, anillos coincidentes- con su novia cuando se casan”.

Simplemente explicó los anillos de boda como ese. Pero la princesa Bona no parecía interesada en la historia detrás de los anillos de boda y no le importaba. Ella sólo estaba centrando su atención en el ‘anillo’ en sí.

“Ah, entonces es así. ¿Entonces un anillo como ese es común en su tierra natal? Quiero decir, los diamantes se cortan en un poliedro brillante y además, los tres tienen el mismo tamaño y forma indistinguibles … “.

“Sí, sí. Bueno, no eran exactamente baratos, pero es posible que los llamen comunes”.

“Bueno, ¿sabes cómo se ha procesado el metal del zócalo? El oro es ciertamente fácil de procesar, pero está más allá de mí cómo hacen tales patrones detallados sin distorsiones. Si es que lo sabes, me encantaría oírlo, si es posible”.

Que las palabras salieran de ella ahora, aunque ella había sido contenida antes, simbolizaba su entusiasmo por la ‘artesanía de la joyería’. Aunque el alcohol tenía un dedo en el pastel por un poco también.

“No, lamento decepcionarte, pero no tengo la menor idea”.

“¿No? ¿Ni siquiera un poquito? Cualquier información trivial estaría bien”.

“Así que dices, pero … realmente no soy un experto. El conocimiento superficial no te llevaría a ninguna parte”.

“No me importa. Por favor, algo podría ser de utilidad”.

Zenjirou no podía evitar sorprenderse por su celo y su atractivo, que era tan diferente de su comportamiento inicial.

(Uwah, ella hizo un giro total de 180 grados. ¿Ella se puso en un acto? No, no confundí su carácter. Parece más como ella sólo se convierte en una persona diferente cuando se trata de joyas.)

No se oponía a las personas, que entraban en un frenesí sobre su cosa favorita o pasatiempo personal.

“…Bueno. En alguna ocasión futura”.

“¡Muchas gracias!”.

Al final, Zenjirou cedió y pronunció una frase que podría muy bien entenderse como una ‘promesa’.

***

Después de que habían asistido a la fiesta de la noche como anfitriones en condiciones sanas, Aura y Zenjirou se lavaron y limpiaron su sudor y del aceite perfumado en el baño, después pasaron el ‘switch’ antes de irse a la cama en el dormitorio con aire acondicionado. (NT: decia ‘cortocircuito’ sin embargo ni putas de que trata, imagino que ah de ser el Switch del aire)

“Aw, eso fue agotador. Hombre, ojalá pudiera haber visto Zenkichi antes de acostarme”.

“Fufu, no digas eso. Sabes muy bien que a la nodriza y a las criadas les molestará cuando visites a Carlos tan tarde por la noche, porque están obligadas a despertarse cuando pasemos”.

“Sé eso”.

Incluso mientras estaba de acuerdo con su esposa, Zenjirou sonaba lamentable y lanzó un profundo suspiro mientras se inclinaba hacia la silla.

En este momento, estaban sentados en sillas de madera que habían sido colocadas en una esquina del dormitorio.

Un día después de que el aire acondicionado se había instalado en el dormitorio, Aura ya había decretado que una pequeña mesa redonda (aunque pequeña era relativa en los estándares reales) y dos sillas de madera fueran llevados al dormitorio. Y una de las dos lámparas LED de piso de la habitación se trasladase cerca de la cama a la mesa de acuerdo con ella.

A partir de entonces, obviamente habían pasado su noche de recreación en el dormitorio, pero incluso tomó casi todos los desayunos y cenas.

Y estas circunstancias seguramente continuarán hasta que la temporada más caliente haya terminado.

La temporada tenía muchos días, donde la temperatura no bajaba por debajo de la temperatura del cuerpo, ni siquiera por la noche, así que era natural que una persona no pudiera resistir el encanto del aire acondicionado después de experimentarlo una vez.

Zenjirou lavó el agua helada en su copa de cristal por la garganta de un trago y volvió a colocar la taza vacía sobre la mesa.

“Fuh”.

Anteriormente siempre había bebido la cerveza de malta baja de Japón después de un baño, pero como era de esperar, su stock se había agotado a estas alturas. Al principio, él lo había saboreado cuidadosamente uno por uno, pero cerca de la fecha de vencimiento, el sabor claramente había comenzado a cambiar, por lo que rápidamente había bebido el resto antes de que saliera mal.

Al ver a su marido colocar su vaso sobre la mesa, Aura puso sus manos dobladas sobre la mesa y habló.

“Pues bien, ¿vamos a empezar? Tenemos que levantarnos temprano de nuevo mañana, así que no podemos perder el tiempo. Zenjirou, ¿qué te parece el Príncipe Francesco y la Princesa Bona del Twin Kingdom de Jilbell y Sharrow? Dime todo, sea una simple impresión o algo que te llamó la atención”.

“Bueno. Vamos a ver, hmm … “.

Él asintió en breve a su petición y comenzó a articular cuidadosamente mientras recordaba lo que había sucedido en la fiesta de la noche.

“Comenzaré con mi impresión del príncipe Francesco. Bueno, creo que no hace falta decirlo, pero es un ‘idiota despreocupado’ si sus acciones no eran un acto”.

“Es cierto …”.

Aura, también, no fue capaz de evitar el acuerdo con su evaluación honesta mientras sonreía irónicamente.

El comportamiento que el Príncipe Francesco había mostrado en la fiesta de la noche sólo podía describirse como ‘estúpido’.

Aunque la fiesta nocturna excusa algunas debilidades, beber hasta el punto de ruptura y comenzar a cantar con una voz fuerte no era algo que un noble hacía.

Si eso realmente no había sido un acto, entonces se explicaba cómo el príncipe Francesco no había recibido una reclamación en el trono a pesar de estar en los veinte años.

Sin embargo, Zenjirou inclinó su cabeza y continuó.

“Pero si ese es el caso, creo que su conducta no fue coaccionada. Quiero decir, si ese era su verdadero carácter, entonces no le gustaría tener una personalidad desinteresada y sin caprichos que le permita actuar tan estúpido?”.

“Sí, supongo que sí. ¿Qué te parece?”.

“Cuando piensas en ello, el Príncipe debe haber sido rechazado por el palacio real desde su juventud, porque traicionó sus expectativas acerca de su posición como el hijo legal del príncipe heredero, si ese descuido y estupidez realmente sucede ser su Verdadero carácter. ¿Pero sería realmente inocente cuando se crió en un ambiente así?”

Zenjirou creía que el ambiente durante la infancia tenía una enorme influencia en el desarrollo de la personalidad, y Aura no se opuso a eso tampoco, pero esa visión era demasiado unilateral para que ella estuviera de acuerdo en general.

“Sólo lo sé de rumores, pero los padres del príncipe Francesco, a saber, el príncipe heredero Giuseppe y su esposa son personas respetables. ¿No diría usted que podría haber crecido con mucho amor de sus padres?”

Al parecer, su argumento valía la pena estar de acuerdo con él, también.

“Sí, eso es más que posible. Además, he escuchado de la princesa Bona que el príncipe Francesco es un practicante principal de la magia de otorgamiento dentro de la actual familia Sharrow. Tener un principio como ‘Voy a mantener mi mentón para esto por lo menos’ juega un papel importante. Así que no sería extraño que este comportamiento fuera su verdadero color. Para un acto, parecía demasiado natural”.

Expresó su aprobación de esta manera.

“Pero eso todavía plantea un problema. ¿Por qué enviaría la familia Sharrow a un idólatra como el importante embajador para la primera visita al extranjero en cien años?”.

“Hmm, tal vez no consideran este viaje tan importante como nosotros, así que sólo enviaron a un príncipe, que es tan bueno como desheredado, y una princesa, que es la realeza sólo en nombre”.

Aunque Aura realmente no pensaba eso, ella instó un argumento poco convincente para probar la manera de pensar de su marido.

Su reacción fue como ella había esperado. He sacudido la cabeza inmediatamente.

“Es obvio al menos que es un hábil creador de herramientas mágicas, por lo que debe haber una razón válida o ventaja en ir sin sus habilidades y enviarlo a él Aquí, o no tiene sentido”.

Sí, su conclusión no era tan diferente de la de Aura.

“Tienes razón”.

Por ahora, Aura había confirmado que su marido estaba en la misma página que ella y levantó una sonrisa feliz. Aunque las circunstancias eran molestas, era agradable ver que no había problemas en la comunicación con su marido.

“En otras palabras, aunque el propio príncipe Francesco no tenga ningún otro motivo, los principales miembros de la familia Sharrow tendrán un motivo oulto de enviar al príncipe sin ambición, de cualquier manera, sería peligroso proceder sólo por razones oficiales”.

“Está bien”.

Zenjirou afirmó las palabras inquisitivas de Aura.

En cualquier caso, esta noche había sido su primer encuentro real. Zenjirou no creía que su visión era tan excelente como para evaluar correctamente a una persona que sólo había conocido una vez y había hablado un poco.

Lo mismo se aplica a Aura, aunque está un poco mejor que él.

“Bueno. Entonces esperaremos y veremos cómo las cosas resultan con el Príncipe Francesco por ahora”.

Traer un tema a un cierre como ese, Aura entonces comenzó a hablar de la otra realeza.

“Ahora, ¿qué opinas de la princesa Bona?”.

“Mhm, mi primera impresión fue que ella es una ‘persona seria que ha pasado por mucho’. Estoy bastante seguro de que se está sumando esta vez. Parece ser una chaperona para el príncipe y estaba tan tensa que la compadecí”.

No lo mencionó, porque Aura probablemente no lo entendería, pero una descripción más exacta sería un ‘presidente de clase tímido y serio’.

La imagen de su cabeza era la de una niña, que había sido nombrada presidenta de la clase, porque se llevaba bien con los maestros debido a sus buenas calificaciones, pero no era sociable y no podía reunir a la clase debido a su timidez. Y puesto que ella era demasiado seria, no podía abandonar el deber que había sido empujado hacia ella, y siempre estaba haciendo todo lo posible con lágrimas en los ojos.

“Sí, tienes razón. Estaba nerviosa y parecía prestar atención al príncipe Francesco todo el tiempo. Sin embargo, ¿me parecía que estuvieran hablando bastante vivaces?”.

“Sí, al principio ella estaba un nervioso naufragio y siguió diciendo ‘Lo siento mucho’. ‘Por favor, perdone los inconvenientes que está causando’. Sin embargo. Tan pronto como el tema cambió a mi anillo, ya no podía contener su lengua”.

Una sonrisa torcida atravesó su rostro mientras recordaba la situación.

“Tenía la impresión de que ella le estaba dedicando toda su vida. Ella se metió tanto que estaba un poco asustada”.

“¿Tu anillo? Oh, tu ‘anillo de bodas'”.

Aura fue capaz de relacionarse de inmediato, lo cual pareció sorprender a Zenjirou un poco.

“¿Oh enserio?”.

Preguntó.

Aura asintió brevemente.

“Sí, porque las familias de la rama de la familia Sharrow se establecen como fabricantes de herramientas mágicas. Los hombres suelen establecer un negocio de armamento, mientras que las mujeres suelen crear un negocio de joyería.

Por supuesto, la princesa Bona tendría sus ojos iluminados cuando vea ese anillo”.

Dijo ella con un corto encogimiento de hombros.

Un apreciador se habría quitado el aliento cuando se mira el brillo de su anillo de bodas con tres pequeños diamantes incrustados en un enchufe de oro.

Por no hablar de una autoridad sobre el tema como la princesa Bona, que podía percibir que era imposible recrear la uniformidad de los diamantes o la artesanía detallada en este mundo, no importa lo difícil que uno podría intentar.

“Uh-huh, pero no apareció como ‘puro negocio’. Ella estaba más entusiasmada al respecto, prácticamente insistiendo en que le mostrara el anillo y hablar sobre él con gran celo. Al final, me rendí y le prometí que lo haría en el futuro”.

Zenjirou se rascó la cabeza después de decir esto, con lo cual Aura se puso las cejas por primera vez esta noche y adoptó un tono severo.

“Espera un minuto, Zenjirou. Eso fue un poco imprudente de ti. No parece que hayas hecho una promesa con una fecha o términos definidos, pero debes abstenerte de hacer compromisos descuidados”.

Al ser regañado por su esposa en una rara ocasión, Zenjirou se agachó la cabeza con expresión seria.

“Lo siento. Sé que es una princesa de una gran potencia, incluso si está al pie de la clase. Resultó ser así mientras que estaba escogiendo cuidadosamente mis palabras para no ser grosero. ¿Ahora que? Yo diría que puedo hacerlo cuando llegue el momento, porque no hice una promesa concreta”.

“Mmmm”.

Como le preguntó, Aura puso una mano en su barbilla y reflexionó por un momento.

(La promesa en sí misma no es un gran problema, era sólo un acuerdo verbal en una fiesta y dudo que ella misma crea que lo mantendrá. Hay muchas maneras de hablar y cómo salir de ella. El problema es que es la primera vez que mi marido hizo una observación tan descuidada.)

Sería mucho mejor si hubiera cometido el error por la fuerza del hábito. A juzgar por su expresión facial mansa actual, Zenjirou se había arreglado ahora y no cometería el mismo error de nuevo por un tiempo.

La parte de miedo fue que podría ser una cuestión de ‘afinidad con la princesa Bona’.

Un socio con una buena compatibilidad. O en otras palabras, un socio que era fácil de hablar. O ir aún más lejos, un socio, a quien bajó su guardia incondicionalmente.

Podría estar pensando demasiado, pero para ella parecía que Zenjirou y la princesa Bona estaban un poco demasiado cerca para su primera reunión.

(Normalmente es bastante conservador y cauteloso, Lady Octavia ha pasado mucho tiempo solo con él y Lady Fatima se acerca a él muy agresivamente en cada oportunidad, pero ninguno de ellos podría acercarse más a él hasta el momento).

En comparación, la princesa Bona había generado una promesa de reunirse de nuevo en una ocasión posterior con él en su primera reunión, aunque en la forma de apenas un acuerdo verbal vago.

(Sólo espero que sea mi imaginación o celos, pero si no, podría ser un poco problemático.) (NT: JO JOO JO)

En el camino, Aura se dio cuenta de que no le gustaba que otra mujer se acercara a su marido. No podía afirmar con seguridad que su juicio no estaba enturbiado por los celos.

Por ahora, decidió no excavar aquí más profundamente.

“Ella no parece ser el tipo duro de corazon, se más cuidadoso de ahora en adelante. Bueno, eso será suficiente para hoy. Vamos a la cama”.

Al oír sus palabras, Zenjirou comprobó la hora en su teléfono celular sobre la mesa, se levantó de su silla y se trasladó ccon Aura sentada en el otro lado.

“¿Esta ya tan tarde? Lo tengo”.

Naturalmente, su marido le tendió la mano.

“Sí”.

Su esposa tomó su mano y se puso de pie.

De la mano, los dos se dirigieron hacia la cama … pero Zenjirou se detuvo abruptamente con algo en su mente.

“¿Mh? ¿Cuál es el problema?”.

Mientras su esposa le miraba perpleja, el marido se rascó la cabeza con su mano libre.

“Bueno, nada de notar. Sólo pensaba en lo bueno que sería si te llevara a la cama como una princesa ahora”.

Y pronunció algo absurdo.

“¡¿Como una princesa?!”.

“Sí, bueno, ¿cómo puedo explicar? Así es como se llama en mi país cuando levanta a alguien con un brazo bajo las rodillas y el otro alrededor de la espalda”.

“Oho”.

La reina reflexionó un rato después de escuchar la explicación de su marido, luego sonrió y dijo.

“Mhm, puedes contar conmigo. Me siento un poco aburrida últimamente, así que podría no ser posible en este momento, pero con un poco de entrenamiento, estoy seguro de que puedo llevarte como una princesa”.

“¿Ehh? ¿Los papeles invertidos !? Eso no es lo menos atractivo, sólo hiriente. Espera, ¡estás diciendo que a propósito!”.

En el medio de su frase, notó la sonrisa maligna de su esposa y abandonó artificialmente su discusión.

Una mujer que lleva a un hombre. Incluso si se tratara de una broma, un hombre de este mundo patriarcal, donde la fuerza era considerada una virtud, era probable que se enojara por ello de verdad.

Sin embargo, Aura había aprendido en el último año que su marido no era el tipo de hombre estrecho de mente, que se sentiría seriamente ofendido por este tipo de broma, por lo que terminó por burlarse de él en el estímulo del momento.

Era una especie de ‘afecto’.

“Vamos al grano ya”.

Como era de esperar, Zenjirou simplemente cortó ligeramente la cabeza de Aura con su mano izquierda libre mientras su mano derecha seguía apretando su mano izquierda.

“Ay. Fufu, está bien”.

Aura apretó su brazo derecho entre su escote y dulcemente puso su mejilla contra su hombro derecho.

“… ..”.

“… ..”.

Con sus dos cuerpos tan cerca que lanzaron una sola sombra, se dirigieron hacia su cama compartida.

 

_________________________________________________________________

Si ya saben como soy…. pa que me esperan?

No pido perdon ni clemencia, pido una nueva pc…. 1 mes sin querer encender esta porqueria.

Espero tener nueva pc para marzo :’v

No implementare los pagos porque necesito tarjeta de credito :u

Despues de este cap viene una intermision la cual subire hoy, si no me duermo.

GRACIAS POR SEGUIR LEYENDO.

NOTA: Si alguien quiere traducir por su cuenta esta vaina, no tengo peo, pero pls contactese conmigo si quiere los capitulos anteriores, podemos ayudarnos entre nosotros y claro mi egoismo me pide que sea publicado en esta pagina por lo que si alguien quiere traducir y quiere mis caps la condicion es que al final de cada cap coloque los creditos y un link con el cap de esta pagina y yo hare lo mismo si esa persona va mas adelantada que yo.

NOTICIAS (1)

Hola chicos, aqui espumasaurio en algo que no es un capitulo de RNHS.

1.- Subire caps a partir de enero gente….

2.- Quiza tenga algunos pdfs para el año que viene.

3.- Hay una pagina, Novelas Ligeras Para Todos (http://novelasligerasparatodos.blogspot.com/), la cual esta plagiando varias novelas de varios subs y no les coloca creditos, aparte de copiar y pegar los capitulos de las novelas en su pagina…

Si, yo me entere por mi propio ojo al ver parte de mi errores ortograficos en la pagina del wey aquel…. :V particularmente no estoy molesto (coloco “Traductor Original” y un link que redirecciona en la pagina) sin embargo… no recibi ningun aviso de que alguien lo haria y eso me ofendio un poco, me hubiese gustado que me dijeran “Hey, puedo tomar tu trabajo hasta ahora para ahorrarme trabajo” y yo le hubiese dicho que los links los redireccionara aqui…. pero bueno….

Fansubs como “Excalibur-Es” hablaron con el tipo y este se nego a borrar los contenidos y ahora solo ignora los comentarios y mensajes…..

Ahora…. ¿Que hara espumasaurio para resolverlo?

Hare lo que hicieron los demas, le enviare un mensaje y esperare resultados, si esa persona esta leyendo esto, bueno, no insulto a nadie por gmail :V

Si este plagio continua entonces mi centro de operaciones estara en facebook y subire cada capitulo como pdf…… aunque eso no quita el hecho de que me pueden seguir plagiando a mi o a los demas subs pero….. bueno…. no se….

 

Con esto me despido por este año, gracias por seguir apoyandome a pesar de que los abandone en el pasado 🙂 FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO

(RNHS) Prologo (V4)

000a

 

Prólogo

El viaje del príncipe y la princesa

Carpa Kingdom era un país grande que reinaba sobre la parte occidental del continente del sur, también conocido como el continente de Landlion.


Debido a las condiciones en la parte occidental del reino, se distribuyen principalmente ‘por mar’ y en la parte oriental ‘por tierra’.


Por supuesto que no era nada más que una partición áspera y la parte occidental tenía un montón de rutas terrestres también. Asimismo, la parte oriental transportaba mercancías por mar, también a través de ríos.


En términos generales, sin embargo, se han invertido más dinero y esfuerzo en las rutas terrestres en la parte oriental del reino en comparación con las de la parte occidental.


Entre los diversos países del continente meridional, Carpa Kingdom goza de buena reputación por sus rutas bien mantenidas en su región oriental. Y un carro impresionante, con un carro grande, tirado por ocho dragones, en su centro, avanzaba lentamente en tal ruta.

Las dos jovenes regalias del Twin Kingdom de Sharrow y Jilbell, el principe Francesco y la princesa Bona, eran resguardados por trescientos soldados del ejercito real del Twin Kingdom. En este momento estaban descansando temporalmente en el prado junto al camino.

Era fácil de entender que eligieron este lugar intencionalmente para un descanso, viendo como un río estaba viajando a lo largo no muy lejos de alli.


Aunque fue un desvío, tuvieron que cambiar de lugar para recoger agua. De lo contrario no tendrían suficiente agua potable para los viajeros y dragones. Por esa razón, los caminos alejados de las aldeas fueron deliberadamente zigzagueados, de modo que estaban bordeando fuentes de agua en el camino.


Los dragones rapaces que tiraban del carro estaban desatados actualmente y bebiendo avidamente del río junto con los dragones raptoriales de los caballeros.


Mientras tanto, los caballeros estaban sentados sobre sus alrededores. El río podría albergar a los dragones de agua dulce, cocodrilos o peces carnívoros. Y lo más probable era que los dragones carnívoros salvajes cazaban en esta área.


Dicho esto, esta región era pradera hasta donde podía ver el ojo, sin lugares para esconderse, y el agua en el río era muy clara también, así que era fácil detectar a los enemigos dentro de ella. Así que los caballeros de guardia, también, estaban allí relativamente relajados y acariciaron los cuellos de los dragones raptoriales bebiendo en agradecimiento por sus esfuerzos en el camino.

Era un ambiente relajado, aunque con una precaución razonable.


Entonces se abrió la puerta del gran carruaje y apareció una sola silueta.


“Fuh … Buen trabajo, todo el mundo. Oh hombre, mis hombros son tan rígidos”.


El joven, bajando del carruaje, dijo eso en un tono que era algo inapropiado para su estado y rodó sus hombros como para subrayar sus palabras.


“Por favor, perdone los inconvenientes, príncipe Francesco. Vamos a hacer una pausa aquí por un momento para dejar que los dragones beban, así que por favor, relajarse fuera mientras tanto”.


“Esta bien, lo haré. Dejaré el horario a usted, así que haga lo que quiera”.


El joven de cabello rubio, ojos verdes e hijo mayor del príncipe heredero de la Familia Afable, Francesco, respondió con una sonrisa refrescante al caballero de mediana edad que actuaba como comandante de los guardias.


Ambos, su comportamiento y sus palabras, no estaban exactamente careciendo de la dignidad de una realeza, pero aún así era algo ‘fácil’. De hecho, los caballeros cercanos no estaban más tensos de lo necesario, incluso en presencia de una de las figuras prominentes de su país, a saber, el hijo mayor del siguiente rey, que definitivamente se atribuyó a este mismo personaje del príncipe Francesco .


Su hermoso y delgado rostro siempre mostraba una amable sonrisa, así que parecía más joven de lo que realmente era.


Sin embargo, claramente le reveló como una realeza nata cómo él ‘naturalmente’ aceptó a todos los caballeros cercanos que se colocaban en guardia a una distancia.


Bajo la protección de numerosos caballeros, el príncipe Francesco caminó casualmente con una expresión extremadamente relajada y alivió su cuerpo que había estado rígido por el largo viaje en el carruaje.


“El príncipe Francesco”.


De repente, la voz de una mujer salió de detrás del príncipe.


Cuando el príncipe Francesco se dio la vuelta, vio a una chica familiar y dijo con una sonrisa más brillante.


“Oye, Bona. Veo que también saliste del carruaje. Buena llamada. El área occidental del continente es mucho más caliente, y en consecuencia sudaras, mas que la zona central, pero cerca del agua es definitivamente refrescante. Aquí, siente la brisa agradable”.

“Ah, sí. Gracias por el consejo, Principe”.


La joven, asintiendo un poco sorprendida en respuesta a las palabras del príncipe Francesco, fue la princesa Bona.


Al igual que el príncipe Francesco, ella también era miembro de la familia real de Sharrow.


Sin embargo, se extendería un punto para agrupar al príncipe Francesco, nieto legítimo del actual rey, ya la princesa Bona, una noble de rango inferior que sólo fue puesta en la familia real porque ella despertó atávicamente la ‘magia de otorgamiento’, juntos como la misma ‘realeza’.


De hecho, su actitud hacia el príncipe Francesco era más cercana a la de un aristócrata que consultaba a una realeza más que a un miembro igual de la familia real.


Su diferencia de autoridad estaba representada en todo tipo de cosas. Por ejemplo, el carruaje del dragón del príncipe Francesco era grande y dibujado por ocho dragones, mientras que el carro del dragón de Priness Bona era un tamaño más pequeño y dibujado por seis dragones.


Sin embargo, a pesar de las diferencias evidentes, la princesa Bona era un miembro inconfundible de la familia real. En términos de posición social, era claramente distinguible de los caballeros de escolta y mucho más cerca del príncipe Francesco.


Por lo tanto, no era otro que su papel de señalar ‘eso’ en este momento.


“Discúlpeme, príncipe Francesco, pero ¿te has puesto esta ropa por ti mismo?”.


Su pregunta implicaba un significado obvio para cualquier oyente, pero el príncipe Francesco no parecía notarlo en absoluto y contestó alegremente.


“Oh, te has dado cuenta. Como saben, tenemos menos sirvientas con nosotros que en el palacio real. No quiero molestarlos demasiado, así que por lo general hago lo que puedo por mi cuenta”.


El príncipe lo declaró tan orgulloso que prácticamente podía escuchar el matiz: “Muy considerado de mí, ¿no? Ve y alaba”.


Verlo así hizo que la princesa Bona se sintiera culpable por alguna razón. Pero todavía tenía que mencionarlo, porque era la única persona presente que podía hablar abiertamente con él sin causar problemas sociales.


La princesa Bona aclaró su garganta determinada con una tos afectada y luego…


“Prince, llevas dos calcetines diferentes”.


Ella declaró el hecho lo más directo posible.


“¿Eh? Ah, tienes razón”.

El sorprendido príncipe Francesco se miró a sus pies y vio exactamente lo que la princesa Bona había señalado: llevaba calcetines diferentes en cada pie, un calcetín rojo a la derecha y un calcetín azul a la izquierda.


“Ahaha, ahora eso es realmente algo. Gracias por decírmelo, Bona. Me has ahorrado una vergüenza”.


El príncipe agradeció a la joven princesa con una sonrisa por señalar su error.


“No hay problema. Puedo estar hablando fuera de turno, pero le sugiero que regrese a su carruaje y cambie sus calcetines”.


Mientras respondía así, la princesa Bona lanzó un suspiro de alivio.


(Bueno, él va a ‘escuchar la razón’ de mi lado, después de todo.)


Algunas personas se sentirían ofendidas y lo percibirían como palabras ‘comprometedoras’ cuando les dieran un consejo correcto por su propio bien. Afortunadamente para todos los involucrados, el príncipe Francesco no era tan estrecho de mente. Sin embargo, había un problema bastante problemático diferente con el príncipe.


“¿Mh? Pero ya que estoy usando un calcetín rojo y azul cada ahora, ¿no significa que hay un calcetín rojo y azul cada izquierda en el carro también? Así que cuando regrese y los cambie, ¿no terminaría con un calcetín azul en mi pie derecho y un calcetín rojo en mi pie izquierdo?”.


(El problema es … le falta un poco el ‘cerebro para entender’ mis palabras.)

La princesa Bona no podía evitar sentir un dolor sordo alrededor de sus sienes cuando oyó las palabras del príncipe, que era alrededor de ocho años mayor que ella.


Recordó las palabras que el padre del príncipe Francesco, el príncipe heredero y su abuelo, el rey actual, le confiaron en el palacio real.


“Por favor, cuída de él”. Ni en sus sueños más salvajes, ella habría esperado que estas palabras significaran literalmente ‘cuidado de niños’.


Su viaje fue una visita oficial al extranjero, la primera para la Familia Sharrow después de un par de decenas de décadas. Además, su destino era el Reino de Carpa, el líder en el oeste con el que el Reino de Sharrow y Jilbell querían evitar una confrontación directa.


Entonces, ¿qué pensaba la Familia Sharrow al enviarlos, la más baja de las más bajas de la familia, y un príncipe, casi muerto desde el cuello, como los emisarios importantes?.


(Su Majestad y Su Alteza el Príncipe Heredero son ambas personalidades sagaces, tiene que haber algún tipo de razón para enviar al Príncipe Francesco …)


Había esperado que le dijeran esa razón, si es posible, pero eso no era más que una ilusión para un miembro real en el fondo de la cadena alimentaria.


Si hubiera sabido de antemano que resultaría así, nunca habría competido por esta delegación …


(… No, al final, todavía habría competido por ello después de una cuidadosa deliberación.)


Como ella nunca se mintió a sí misma, llegó a tal conclusión.


Su destino podría haber sido decidido desde el momento en que vio los anillos de diamantes que la princesa Isabelle de la familia Jilbell había traído con ella.


Los tres diamantes incrustados eran perfectamente uniformes en tamaño y forma, y las líneas finas y precisas grabadas en el zócalo eran simplemente cautivadoras.


Los anillos eran lo suficientemente exquisitos para fascinar a alguien, que estaba apuntando a ser un joyero.

Por naturaleza, los de la familia Sharrow, que se encontraban en la parte baja de la línea de sucesión, a menudo se esforzaban en crear joyas o armamentos para ponerse de pie como fabricantes de herramientas mágicas. Y la princesa Bona no fue la excepción. Ya era reconocida como una joyera de pleno derecho a su temprana edad.


(Al final, no podía tomar parte en convertir estos anillos en herramientas mágicas, pero cuando voya al Reino de Carpa y me acerco a su Alteza Aura y a su esposo …)


Había anunciado su intención de formar parte de esta delegación con ese tipo de ambición, que era demasiado entrañable para ser un motivo ulterior.


De todos modos, ahora que el actual rey y el príncipe heredero estaban ‘contando con ella’, ya no tenía más remedio que hacer lo mejor para satisfacer sus expectativas.


“Prince, no hay necesidad de cambiar los dos calcetines. Sólo cambia uno de los calcetines y tendrás colores a juego en ambos pies”.


“¡Ah bien! Eso es lo que ellos llaman pensar fuera de la caja, supongo. No está mal, Bona. Tienes una manera flexible de pensar”.


“… Usted me honra”.


La joven princesa luchó contra el dolor sordo en su cabeza mientras ella ya empezaba a lamentar su propia decisión.

***

Unos días más tarde.

Aura estaba mirando a través de varios documentos en su oficina en el palacio real cuando un mensaje de la fortaleza en la frontera oriental llegó a ella por pequeño dragón volador justo cuando el sol había comenzado a ponerse.


“…Ya veo. Por fin han llegado”.

-La ‘delegación’ del Twin Kingdom de Sharrow y Jilbell llegó a la estación fronteriza oriental. Los emisarios son el príncipe Francesco y la princesa Bona. Programado para continuar después de unos días de descanso en la fortaleza. Mil caballeros de la fortaleza los acompañarán como escolta.-

Una vez que había leído brevemente el mensaje escrito, lanzó un suspiro.


Su visita había sido conocida por ella durante un tiempo y admitió que no eran malas noticias. Sin embargo, Aura podía anticiparse a los problemas que llegaban junto con asuntos importantes, por lo tanto el suspiro.


Aun así, no podía dejarlo en un suspiro como gobernante de un país.


“Fabio. ¿Cómo van los preparativos para su recepción?”.


Sentada en su silla y manteniendo su mirada en los documentos de su escritorio, Aura llamó a su secretaria, que estaba de pie detrás de ella.


“Sí, está saliendo bien. Hemos hecho tres edificios disponibles en el ala sur del palacio real y el personal se ha montado de acuerdo con sus instrucciones también”.


El hombre de mediana edad con el rostro delgado, el secretario Fabio, respondió con un tono plano como siempre.


“¿Tres? ¿Será eso suficiente? Estamos hablando de dos regalías de una gran potencia aquí”.


Aura, alzando una ceja, sólo volvió la cabeza hacia atrás, y su secretaria respondió con indiferencia.


“Sí. Parece que tienen menos asistentes con ellos de lo que esperábamos al principio, así que creo que será suficiente. Sólo se puede llegar al primer y segundo edificio a través del tercer edificio, así que cuando coloquemos a Su Alteza el Príncipe Francesco en el primer edificio, Su Alteza la Princesa Bona en el segundo edificio y los caballeros de escolta en el tercer edificio, no tendrían mucho Para quejarse desde su final, tampoco”.


“Mmmm”.

Dado que era necesario verificar las cosas en detalle, Aura le hizo señas para que se acercara y planteó su pregunta.


“¿Y sus armas? Como caballeros del Twin Kingdom y, además, bajo el control directo de la Familia Real Sharrow, es más que probable que todos estén equipados con ‘herramientas mágicas’ aptas para la acción”

.
“Definitivamente estoy de acuerdo con eso. Ciertamente no podemos permitir que las posesiones sin restricciones de herramientas mágicas listas para el combate dentro del palacio real. Sin embargo, tienen que proteger dos regalías con un número limitado de personas. Dudo que entreguen sus herramientas mágicas incluso cuando se los pedimos”.


“Yo nombraré los ‘derechos extraterritoriales’ a los tres edificios dados a la delegación y permitiré todos los armamentos allí. Y sólo pueden salir con herramientas mágicas protectoras después de averiguar sus habilidades y obtener nuestro permiso”.


En respuesta a la propuesta de Aura, su secretaria señaló que reafirmaba.


“¿Significa esto que los armamentos medios, es decir, las herramientas no mágicas, serán permitidos en el palacio real sin limitaciones?”.


“No sin ninguna limitación en absoluto, pero tendremos que comprometer hasta cierto punto”.


Sin embargo, ya puedo ver a nuestros nobles protestando.


“¿Qué esperas que haga? No es como si les dijera que guardaran la realeza directa sin armas”.


Respondiéndole, Aura lanzó de nuevo un profundo suspiro.


“Incluso si bajo limitaciones, los extranjeros armados serían admitidos en el palacio real. Definitivamente no era una situación bienvenida, pero tampoco podían simplemente rechazarlas, considerando el futuro”.


En el futuro cercano, Zenjirou señalo sus ansias por ir al palacio real del Twin Kingom después de aprender cómo utilizar el ‘Teleport’. Si desarmaron con fuerza a los guardias del príncipe Francesco y de la princesa Bona ahora, las probabilidades eran que exigirían lo mismo de los guardias de Zenjirou cuando él fuese allí.


Sin embargo, la delegación venía ‘sin ser invitada’ para su propia conveniencia, por lo que el Reino de Carpa perdería su rostro cuando lo concedieran todo.


“Mm”.


Aura cruzó las piernas bajo su largo vestido rojo con una hendidura lateral y reflexionó. Como su secretaria la había estado sirviendo durante años, parecía leer sus pensamientos de su rostro.


“En ese caso, ¿cómo les cobramos una tarifa por cada arma o objeto mágico que traen? Si el asunto puede resolverse con dinero, estoy seguro de que tampoco se negarán”.


Y sugirió esto.


Pero la reina frunció las cejas más profundamente en su propuesta y sacudió la cabeza.


“Para ser honesto, eso suena atractivo, pero no. No quiero establecer el precedente de traer armas al palacio real a cambio de dinero”.

Entonces, ¿qué tal si nos las arreglamos con algún tipo de ‘herramienta mágica’? Esa es una compensación que sólo la realeza del Reino Gemelo puede pagar, por lo que difícilmente se convertirá en un precedente explotable”.


“… Eso funciona, supongo. Entonces tengo que considerar qué clase de herramienta mágica pediré”.


“Estoy seguro de que ya lo sabes, pero las secuelas resultantes de una herramienta mágica ‘Space-Time’ es tan tremenda como su beneficio”.


Convertir la “Space – Time Magic”, que originalmente sólo podía ser utilizada por la familia real del Reino de Carpa, en una herramienta mágica significaba que incluso personas fuera de la familia real podía usar esa magia. En la actualidad, Aura era la única practicante de la magia espacio-temporal, por lo que una herramienta mágica con su magia sería una gran ventaja para el Reino Carpa, pero dar a la magia una forma de herramienta mágica también significaba que Podría caer en manos de otros países en el futuro.


“‘Teleport’ está fuera de discusión, pero incluso para otra magia ‘Space-Time’ sería más seguro convertirlas en herramientas mágicas ‘desechables’, si es que se puede…”.


En algún momento, Aura había empezado a contar el pollo antes de que fueran eclosionados y cuando notó lo que estaba haciendo, se aclaró la garganta con una tos y volvió al tema.


“Bueno, en cualquier caso, elaborar los detalles finos tendrá que esperar hasta que lleguen aquí. Basta de cuartos y armamento por ahora. ¿Tienes suficiente personal?”.


Su cambio de tema surgió de la nada, pero su secretaría estaba acostumbrada a ella, así que respondió sin ninguna duda.


“Sí. Por sus instrucciones, hemos reclutado especialmente a las jóvenes sirvientas de las familias comunes inferiores, nobles o ricas, que tienen una apariencia y destrezas adecuadas para no avergonzarnos delante de la realeza extranjera”.


Habían escogido a mujeres de un estatus relativamente bajo por considerarse al Twin Kingdom. Ambos, el príncipe Francesco y la princesa Bona, sólo traerían un mínimo de asistentes con ellos desde el Reino Gemelo.


Los asistentes proporcionados por Carpa Kingdom eran sólo personal temporal. Ahora bien, si eran mucho más viejos o de mayor estatus que las criadas de espera del Twin Kingdom, complicaría la estructura de mando.


“Bueno. Pero no afectará a sus departamentos cuando los retiremos, ¿verdad?”.


“Está seguro. El palacio real tiene un cierto excedente de personal para empezar y siempre podemos ‘restablecerlo temporalmente’ algunas criadas jubiladas si es necesario”.


“Muy bien”.


Después de escuchar su explicación completa, Aura asintió brevemente.


Los preparativos para la recepción parecía ir bien. Una vez que llegasen los dos reyes, podría muy bien ser posible encontrar algunas deficiencias imprevistas, pero elaborar más allá de esto era el trabajo de la gente en el campo, y no algo que la Reina de un país debe involucrarse directamente con ellos.


Cuando la reina se alegró de su respuesta, la secretaria le hizo una pregunta.

Bueno, ¿qué hay de Zenjirou-sama en el Palacio Interior? Al menos tendría que asistir a la fiesta de bienvenida”.


En este momento, Zenjirou seguía aprendiendo etiqueta en el palacio interior.


En el último año, había adquirido la manera de hablar para conversar con los nobles nativos hasta cierto punto, pero la enseñanza de la etiqueta para tratar con alguien de estatus casi igual, a saber, la realeza extranjera, había sido pospuesta. Por supuesto, había empezado a estudiar las relaciones sociales entre la realeza tan pronto como el diplomático del Twin Kingdom les informó informalmente acerca de la visita de la Realeza Sharrow, pero aún estaba lejos de ser perfecto.


Aura sintió una punzada de culpa en su pecho cuando pensó en cómo debía lanzar a su marido al escenario con conocimiento superficial, y respondió con un extraño tono plano.


“Lady Octavia me aseguró que ha aprendido lo suficiente como para pasar de una pieza mientras no suceda nada ‘inesperado'”.


Como era de esperar, la secretaría de mediana edad retorció la boca un poco cuando oyó la vaga respuesta de Aura.


“Oho, mientras no suceda nada ‘inesperado’ , ¿dices?”.


“… Deja, Fabio”.


Ella le reprendió, pero sus palabras carecían de fuerza otra vez. Bueno, era natural.


La Familia Real de Sharrow había roto una taciturnidad de décadas y estaba visitando un país extranjero.


Los objetivos concebibles eran los mármoles de cristal de Zenjirou y su línea de sangre.


Por otra parte, la realeza visitante era un príncipe obviamente cargado de problemas, ya que todavía no tenía una reivindicación en el trono después de más de veinte años, aunque él era el nieto legítimo del rey actual con un linaje perfecto, y una joven princesa en sólo la edad adecuada para el matrimonio.


Teniendo en cuenta todos estos factores, Aura misma no creyó ni un poco que ‘nada inesperado’ sucedería.

________________________________________

Con este cap, doy inicio, oficialmente, al volumen 4.

Chicos…. ya estamos poniendonos al dia… bueno, disfruten y pls informen de errores en los comentarios.

GRACIAS

(RNHS) Cap. Extra (V3)

Historia extra sobre las criadas y su maestro:

El Choque de Culturas


Las camareras que trabajaban en el palacio interior tenían a Zenjirou en alta estima. Se atrevían a ponerlo en la línea ‘maestro de fácil cuidado’.


Ellas no tenian problemas con su trabajo. No daba órdenes por capricho. No las regañaba cuando una tarea determinada no se terminaba a tiempo debido a algunas circunstancias, siempre y cuando lo explicaran con una razón legítima. Y no se olvida de agradecerles cuando completasen una tarea.


Individualmente, estos puntos no eran nada especiales, pero una acumulación tan trivial de consideración produjo un ‘ambiente cómodo’.


Como tal, era natural que Zenjirou fuera mantenido en alta estima por las criadas de espera.


Sin embargo, nada, cualquiera cosa sea, fue siempre ‘perfecto’ hasta el último detalle.

Por lo tanto, no era como que las camareras de espera no tenían quejas en absoluto en lo que respecta a él.


Rara vez las dejo entrar en la sala de estar o en el dormitorio. Él no dio órdenes rectas debido a su modestia. Y su gusto en la comida difirió gravemente de una persona del Reino de Carpa cuando vino de un mundo diferente. Todas las ‘quejas’ surgieron cuando cada criada fue citada.


Pero la mayoría de sus opiniones seguramente se unirían cuando todo el equipo de camareras de espera tuviera que nombrar ‘la única queja que consideraban la peor’.

A saber: “Su anormal ‘afición por los baños'”.

En cierto medio de la mañana, un par de camareras de espera estaban limpiando el ridículo cuarto de baño del palacio interior con el corazón y el alma. Como Carpa Kingdom tenía altas temperaturas, el trabajo físico tendía a hacerse durante la mañana relativamente fresca, o por la noche.


El agua había sido drenada de los dos baños, que eran lo suficientemente grandes como para confundirlas por pequeñas piscinas, y las doncellas descalzas fregaban el piso viscoso con trapeadores largos todo, lo que quiza no valia el sudor de sus frentes.


Era un trabajo duro sin el menor atractivo.


“¡Ay, Ugh, me duele las caderas!”.


Era comprensible que las jóvenes criadas pronunciaran palabras de queja.


Una criada pequeña con un corte de pelo corto se lamentó, con lo que la criada a su lado respondió con un tono de chasquido.


“En este lugar se hace eco, así que mantén tu ridícula y potente voz, Fay. Para empezar, eres pequeña, así que deberías tenerlo mejor que yo. Tengo que trabajar pendiente todo el tiempo”.


La pequeña doncella con el pelo corto … Fay fue contada así por la criada.


Como para respaldar sus palabras, la alta doncella … Dolores tomó su mano derecha de la manija del cepillo y golpeó su cadera entumecida con un puño cerrado.


De hecho, Dolores tenía un punto. Cuanto más arriba en sus caderas, al limpiar un lugar bajo, mayor es la tensión.


Aunque eso era de hecho el caso para la limpieza se encorvó con apenas un paño, una diferencia del tamaño apenas afectó la carga al limpiar con un trapeador largo. Sus nervios también se habían estirado por el trabajo monótono y duro. En otras palabras, ella estaba desahogando su ira.


Pero la chica llamada Fay no era tan educada que soportara silenciosamente ese estallido.


“¿Que qué? Tu voz es mucho más fuerte. El volumen de tu voz es proporcional al tamaño de tu cuerpo después de todo, ¡montaña!”.


“¡Ja!. Si eso fuera cierto, tu voz debería ser demasiado débil para llegar hasta mis oídos”.

“¡No soy tan pequeña!”.


Incluso mientras se maldecían la una a la otra, las dos todavía estaban moviendo los trapeadores en sus manos, lo cual era verdaderamente digno de elogio.


Debido a que estaban limpiando el suelo húmedo, sus faldas se enrollaron en la parte de la cintura aún más que de costumbre, lo que es una mini-falda por encima de sus rodillas. Zapatos tipo sandalia, hechos de piel de un dragón de agua, se deslizaron sobre sus pies descalzos sin calcetines. Su traje en sí era bastante atractivo y encantador.


Sin embargo, no había una pizca de sensualidad, a pesar de lo sensual que era su vestimenta, porque las criadas estaban cavando sus pies en el piso con las piernas arqueadas y mirando al suelo con hostilidad mientras apretaban los dientes.


“Sigo diciéndote que eres demasiado ruidosa, enana”.


“¡Eres el ruidoso, Montaña!”.


La pelea verbal entre las dos muchachas reverberaba de las paredes de piedra de la enorme bañera. Cuando su disputa se calentó, sus manos inevitable se detuvieron.


En algún momento, la niña pequeña y alta había dejado caer todo y se miraban simplemente durante el trabajo. Huelga decir que su actual superior no pasaría por alto su comportamiento deshonroso.

“… ..”.

La doncella de mediana edad, que había trabajado su cepillo en silencio en una esquina de la bañera, sin palabras recogió el cubo de agua a sus pies y salpicó todo su contenido.

“¿Wah !?”.


“Kyaa !?”.

Fay y Dolores se levantaron con un grito cuando el agua fría golpeó sus pies descalzos. La vieja sirvienta debió reprimirse, ya que el agua no les salpicaba más que la falda.


La criada de mediana edad las miró con los ojos entrecerrados y suspiró con sus palabras.

“No veo sus manos moviéndose. Hagan tu trabajo”.


“Sí, lo siento, Olsha-sama”.


“Perdóname, Olsha-sama”.


El regaño de la doncella de mediana edad encargada de la limpieza, Olsha, no era realmente tan duro, pero Fay y Dolores se estremecieron exageradamente como si hubieran sido golpeados con un látigo.


A cargo de la limpieza, Olsha era una mujer promedio de mediana edad sin rasgos llamativos en particular.


Si hubiera tal cosa como un rasgo, sería que ella siempre mantenía los ojos medio cerrados como si estuviera dormida.


“… ..”.


La apacible e inexpresiva criada de espera regresó en silencio a su propia tarea, su interés se perdió después de confirmar con una mirada que sus subordinadores rápidamente volvieron a trabajar.


No era tan culpable como su compañera de supervisión Ines, la sirvienta a cargo de la limpieza, ni tampoco gobernaba como una mujer de hierro como su otra supervisora Vanessa, la sirvienta a cargo de cocinar.


Pero incluso ‘las tres alborotadoras’ querían mantenerse alejadas de su mirada por todos los costos.


Había una buena razón para eso. Olsha juzgó que el trabajo de las jóvenes sirvientas de espera era ‘bueno o malo’ al observarlas inexpresivamente y sin palabras.


Y si por casualidad decidia que el ‘modus operandi’ de una criada era inapropiado para el palacio interior’, se quedaría apática con el núcleo y calmadamente informaría a la Supervisora que alguien ‘falló’.


La postura de Olsha era la siguiente: Un trabajo era algo que aprendiste observando y luego haciéndolo tú mismo. Las instrucciones sólo eran necesarias una vez al principio. Y un superior tenía la responsabilidad de distinguir entre subordinadores capaces e inútiles.


Su modo de pensar era todo lo contrario de Vanessa, cuyo propósito en la vida era perforar las habilidades en las jóvenes doncellas, o Inés, que consideraba su mayor obligación guiar a las otras criadas.


Fay y Dolores, aparte de los infames ‘Tres problemáticas’, conocidas por su actitud tranquila y relajada, también reflexivamente enderezaron sus espaldas al recibir un ‘regaño’ de Olsha.


Al fin y al cabo, las doncellas de espera, empezando por Fay y Dolores, se esforzaban por hacer su trabajo por ello, por lo que en realidad podría ser una buena dirección. Aunque las jóvenes criadas en el extremo receptor podían prescindir de él.


“… ..”.

Durante un rato, sólo el sonido de los cepillos que frotaban sobre el piso húmedo podía ser oído en el baño sin que nadie dijera una palabra.


Eso no era nada inusual para Dolores, que estaba en muy buen control de sí misma, pero incluso Fay, un – pack – de energía pura, estaba encerrado, lo que definitivamente hablaba a favor de la autoafirmación de Olsha.


Sin embargo, Fay no sería llamada la ‘Cabeza de los Tres Problemas’ si pudiera mantener una moral de trabajo diligente en silencio durante mucho tiempo.


Puede que no sea tan estúpida para descuidar su tarea cuando acababa de ser regañada, pero empezó a distraerse poco a poco. De repente, recordó que no había oído nada de su compañera de cuarto Rethe todavía, desde que habían comenzado a limpiar el baño.


Rethe era una chica de pocas palabras y hacía cosas a su propio ritmo, pero aun así, era extraño que no hablara ni una sola palabra durante el trabajo.


Con cuidado continuando con su tarea, Fay siguió una mirada a un lado. Rethe trabajaba su cepillo con diligencia, mientras sus pechos enormes, distinguibles incluso a través de su ropa de limpieza, se balanceaban. Debido a sus ojos caídos, por lo general se veía un poco tonta, pero ahora mantuvo una expresión lo más seria posible.

(¿Por qué Rethe esta tan seria?)

Testigo del comportamiento inusual de su compañero de cuarto, Fay inclinó la cabeza perpleja.


Y mientras Fay mantenía su pequeña cabeza inclinada así, la niña de pechos grandes, con los ojos caídos, terminó de limpiar su área asignada y se acercó a ella mientras sus pasos hacían sonar y salpicando el suelo húmedo.


“He terminado con mi lado, así que te ayudaré. Fay-chan, ¿dónde quieres que empiece?”.


Por lo general, en su tiempo libre, Rethe la llamó con un tono relativamente rápido.


Esto fue definitivamente raro. Su compañera de cuarto con los ojos caídos no era de ninguna manera tan diligente.


Fay se olvidó de responder a su pregunta y le preguntó en un susurro.


“(Hey, Rethe, ¿qué está pasando?)”.


Rethe ensanchó sus ojos caídos en reacción a la pregunta, que implicaba el significado de ‘usted nunca ha estado tan grave’, y respondió decepcionada.


“¿Te has olvidado, Fay-chan? Si no nos apresuramos con nuestro trabajo, terminaremos por último el ‘shopping’ al mediodía”.


“¿¡AH !?”.


“¿¡EH!?”.

‘Compras’.

Esa palabra hizo que Fay se sobresaltase, pero también Dolores, que estaba fregando cerca, lanzaron una exclamación de sorpresa.


Después de un momento de sorpresa, su significado se apoderó de las dos.


Sí, se habían olvidado.


Un comerciante llegó al palacio interior una vez cada tres meses y hoy era ese día.

***

Un par de minutos más tarde.

“¡Darse prisa!”.


“Fay-chan, la supervisora Amanda se enojará con nosotras cuando corremos en el pasillo!”.


“¡Todo es tu culpa haber olvidado tu billetera, Rethe! ¡Estamos totalmente atrasadas!”.


“En primer lugar, hubiéramos tenido todo el tiempo en el mundo si no te hubieras olvidado hoy y tomásemos la limpieza en serio”.


“Lo que sea, simplemente date prisa. ¡No tenemos tiempo que perder!”.

Habiendo terminado de limpiar el baño en un apuro, las ‘tres problemáticas’ ahora corrían por el pasillo en el palacio interior. Dicho esto, su opinión de correr era en realidad subjetiva. Para un espectador, estaban ‘caminando a un ritmo rápido’ en el mejor de los casos.


A pesar de todo, los tres seguían siendo criadas del palacio interior. Nunca cruzarían la línea. Sin embargo, a veces llegaron muy cerca de esa línea, lo que les valió el alias de ‘Tres alborotadoras’.


De todos modos, las tres caminaron por el pasillo tan rápido como su posición como sirvientas del palacio interior les permitió. En la entrada trasera, se cambiaban los zapatos al aire libre, luego cruzaban el patio bajo el deslumbrante sol del mediodía y se dirigían a un edificio separado.


El palacio interior del Reino de Carpa era relativamente pequeño, teniendo en cuenta el tamaño del país, pero eso no significaba que sólo consistía en un solo edificio de pie por sí mismo.


Las paredes del castillo rodeaban varios edificios y sus patios, el edificio principal, donde Zenjirou vivía, en su centro. La totalidad de ella se llamó el ‘Palacio Interior’.


En este momento, Fay y las otras dos chicas se dirigían hacia el edificio que estaba en el mismo borde del palacio interior.


Esa casa se fusionó en parte con la pared exterior del palacio y sirvió como una puerta, conectando el palacio interior aislado con el mundo exterior. Debido a eso, las jóvenes doncellas estaban normalmente prohibidas para acercarse a ella a menos que tuvieran una razón especial.


Cuando cruzaron rápidamente el patio, un grupo de tres jóvenes doncellas que estaban caminando a donde Fay y Cía se dirigían, conversando entre ellos.


“Ah, Karina …”.


“¿Kate …?”.


“¿Christel-chan?”.


Las tres doncellas cesaron su charla, como también notaron que Fay y los otros se acercaban rápidamente, y les mostró una sonrisa diferente que antes.


Cada una de las criadas sonrientes agitaba la mano y mostraba orgullosamente los textiles y las pequeñas ampollas de aceite perfumado que habían comprado en aquel momento.


En contraste con ellos, las ‘Tres alborotadoras’: Fay, Rethe y Dolores fruncieron el ceño.


Habían sido golpeadas.

El comerciante trajo un montón de artículos únicos. Los artículos raros venden bien, incluso en un mundo diferente.


Incluso si tuviera algunas ‘cosas buenas’ en stock, ya habría encontrado su camino en las manos de las otras criadas de espera. Y a juzgar por sus sonrisas presumidas, ese evento era más que probable.


Por otra parte, Karina encubiertamente levantó su índice y el dedo medio en un ‘signo de la victoria’ cuando pasó por ellos. Huelga decir que el fenómeno de un ‘Signo de la Victoria’ inicialmente no existía en este mundo, ya que ni siquiera había el alfabeto latino. Tales detalles representaban la influencia que Zenjirou tenía sobre las criadas de espera.


“¡Grr …!”.


Dado que sus compañeros de trabajo parecían el gato que tenía la crema, Fay sintió el impulso de gritarles, pero claramente tenía otras prioridades ahora mismo.


Sería demasiado estúpido si alguna otra chica le volviera a marchar otra vez mientras ella chasqueaba a sus compañeros de trabajo, que ya estaban haciendo sus compras.

“… ¡Vamos, Dolores, Rethe!”.


“Ah, espera, Fay. Incluso si este es el patio, no debe estar corriendo como el viento. ¡Si la sirvienta de vigilancia te atrapa, la vas a liar! “.


“Ah, Fay-chan, espera”.

Dolores y Rethe también aceleraron su paso, persiguiendo a Fay, que salió furioso.

***

Cuando Fay y los demás entraron en la gran sala, un comerciante de mediana edad con un vientre amable les dio una sonrisa afable mientras se sentaba con las piernas cruzadas sobre una alfombra roja, todo tipo de artículos se extendían ante él.

Textiles de todos los colores. Aceite perfumado en frascos metálicos tan gruesos como un golpe. Y accesorios como anillos o collares.

“Uwah, bien”.

Con una cara radiante, Fay estaba a punto de precipitarse al mercader a toda velocidad cuando notó la silueta que estaba sentada cerca de la pared en el último momento.

La persona que la miraba tan fuerte que podía sentir la tensión en el aire no era menos una figura que la Supervisory Maid Amanda, la superior general del palacio interior.

Su postura sentada en la parte superior de la alfombra con una espalda enderezada y las rodillas juntas era tan perfecta e inhumana como siempre. Hasta el punto de que le hizo preguntarse si incluso las arrugas en su ropa obedeció la voluntad de la empleada de cabecera de mediana edad cuando está sentado.

Normalmente trabajaba en el edificio principal del palacio interior, sólo se preocupaba por las instrucciones para todas las criadas que esperaban y por la preservación del cómodo estilo de vida de Zenjirou. ¿Por qué estaba aquí ahora? Porque sus deberes también abarcan la negociación con los comerciantes y su supervisión.

En este momento, no había más de seis soldados con lanzas cortas presentes, pero la Maid Amanda tenía el derecho excepcional de asumir el mando de ellos en esta sala.

Frente a la feroz mirada de la sirvienta, que puso su vida en la línea para mantener el orden en el palacio interior, y las armas de los soldados armados bajo su control, el hombre rechoncho de edad media dejó su obvia sonrisa de negocios sin cambios , Una señal de que no era un proveedor de la corte para nada. Al menos su indiferencia era notable.

El comerciante, todavía sentado en la alfombra, sonrió a los recién llegados.

“Bien bien. Es un placer verte de nuevo, Fay-sama, Dolores-sama, Rethe-sama. Creo que tengo algunos artículos que les gustaría esta vez también. Por favor, vengan a echar un vistazo más de cerca”.

Diciendo esto, les hizo señas para que se sentaran frente a la alfombra con los objetos expuestos.

Al instante recordó los nombres de sus clientes, a los que sólo llegó a ver una vez cada tres meses, lo distinguía como un comerciante capaz después de todo.


Guiado por su sonrisa, Fay y las demás se arrodillaron sobre la alfombra.


La supervisora amanda siempre les presionaba desde el otro lado como si dijera: “Saben lo que ocurre cuando traen vergüenza a las criadas de esperan en el palacio interior …”, pero habían estado esperando tres meses para las compras tanto que podrían conquistar esa presión.

“Oh mi, nunca he visto un paño como este. Un poco inusual, pero todavía agradable”.


“Tienes buenos ojos, Dolores-sama. Ese diseño ha comenzado a ser muy popular en la capital. A pesar de su popularidad, hay una escasa oferta de la misma, por lo que esa pieza es la única que tengo ahora”.


“¿Supongo que tendra un peine? Unos pocos dientes se rompieron en mi favorito el otro día”.


“Entonces recomiendo este, Rethe-sama. Se ha cortado del caparazón de una tortuga marina y no sólo se ve hermosa, pero cada diente se ha tallado meticulosamente, por lo que es muy adecuado para cepillarse el cabello”.


“Hmm, ¿qué debo conseguir? Un lindo anillo o collar es todo bueno, pero no puedo usarlo durante el trabajo … “.


“En ese caso, Fay-sama, ¿qué hay de este? A diferencia de un anillo o collar, no se interponen en el camino con su trabajo y todavía se puede mirar a la moda”.

Mientras los tres dejaban que sus espumosos ojos vagaran por los artículos expuestos, el comerciante corpulento inmediatamente se dedicó a alguna charla de ventas.


Casualmente recomendó un peine con pocos dientes a Rethe, que tenía cabello rizado y un accesorio para el cabello, incluso para el pelo corto: una banda de Alicia para el Fay de pelo corto. Otra señal de que el comerciante sabía lo que estaba haciendo.


Gracias a las palabras bien pronunciadas del comerciante, las tres chicas poco a poco se olvidaron de la presión proveniente de Amanda. Pusieron ambas manos en la alfombra, se inclinaron hacia delante y observaron cuidadosamente los productos.


Como estaban prácticamente a cuatro patas encima de la alfombra, miraron con avidez los artículos y abrieron sus carteras traídas para contar su dinero, apenas parecían nada como ‘refinadas criadas de espera del palacio interior’, pero Amanda no muestra la menor inclinación a reprenderlas por ahora.


Cuando todo estaba dicho y hecho, Amanda, también, no era tan irrazonable como las jóvenes.


Ella era lo suficientemente flexible como para hacer la vista gorda a algunas cosas durante actividades como esta, que sirvia como calmante para el estrés.


“Oye, ¿qué te parece mejor?”.


Dolores guardó varias ropas contra sí misma y preguntó a Fay y Rethe con una voz emocionada.


“Ehm, creo que el que tiene la línea azul en él se ve muy bien”.


“¿Hmm? El paño en sí puede ser mejor, pero no creo que te convenga, Dolores. Este marrón te parecería mejor, en mi opinión”.


El disfrute de satisfacer su propio deseo de comprar algo con un presupuesto limitado existía incluso en el mundo diferente. Una vez más, las compras seguramente perdería todo su atractivo cuando tuviera un presupuesto ilimitado y podría tomar todo lo que quería.


Después de destrozar sus cerebros por un tiempo, Fay y las otras dos decidieron finalmente qué comprar. En ese momento.

“Sí, muchas gracias por su compra. Por favor, echen un vistazo a este próximo”.

Manteniendo su sonrisa amistosa, el comerciante dijo eso y comenzó a alinear los pequeños frascos que brillaban como la plata, delante de ellos.


“¿Qué es esto?”.


“¿Aceite perfumado?”.


“Uwah, tan bonita. Sólo tengo un frasco de plata de aceite perfumado que mi madre me regalo ~ “.


Frascos de plata de aceite perfumado. Las jóvenes doncellas que esperaban abrieron los ojos al verlas.


Los frascos utilizados para el aceite perfumado se clasificaron básicamente en el siguiente orden ascendente: madera, cobre y plata. El frasco de madera con aceite perfumado era principalmente para plebeyos y tirado después de su uso. Fay y los otros casi nunca poseían uno de estos, ya que eran nobles de rango inferior.


Sin embargo, incluso con su sentido del valor, el frasco de plata es indudablemente clasificado como un ‘artículo de clase alta’.


El astuto comerciante profundizó su sonrisa mientras los ojos de las jóvenes camareras se iluminaban.


“Por favor, siéntase libre de tocarlos. Están llenos del mejor aceite de perfume que pudiera poner en mis manos. Cada frasco contiene un aceite diferente”.


Diciendo esto, los urgió extendiendo las palmas de las manos hacia arriba.


“¿Eh, pero …?”.


“Nuestro dinero…”.


“Sí, ya pasamos la mayor parte …”.


Las muchachas murmuraban tristemente, después de lo cual la persona, que había permanecido en silencio todo el tiempo hasta ahora, habló con ellos desde un lado. Era la empleada supervisora Amanda.

“No se preocupen por el dinero. Es un regalo de Zenjirou-sama. Puedes elegir uno que les gusten”.

Su reacción ante estas palabras fue una vez más dramática.


“¿Eh? ¿¡De ninguna manera!?”.


“¿¡Desde Zenjirou-sama!?”.


“¿¡De Verdad!?”.

Su anterior depresión desapareció y se inclinaron una vez más, examinando intensamente los frascos de plata de aceite perfumados alineados en la alfombra.


Todos los frascos eran casi del mismo tamaño, alrededor de tan grueso como un pulgar, pero los patrones dibujados en ellos eran tan múltiples como había estrellas en el cielo.


Uno tenía un diseño que parecía una tela de araña. Otra había enredado las viñas de hiedra. Otro más mostró el bajorrelieve de un dragón de agua levantando su cabeza. Y así.


“Para decirlo simplemente, tenemos, a partir de la derecha, ‘Rosa Unguis’, ‘Warm Chamomile’, ‘Peppermint’, ‘Red Lily’, ‘Spikenard’, ‘Sweet Horned Dragon’, ‘Blind Snake’, ‘Water Dragon Jewel “y” Sweet Mouse”. (:V *inserte aquí mi trabajo pls*)


“¿¡Es una broma!? ¿Cuernos dulces de dragon?”.


“¡La joya del Dragón de Agua es mía!”.


“Ah, me encanta la hierbabuena ~ Aún así, el dulce ratón …”.


El interés de las criadas que esperaban estaba centrado en el aceite animalizado perfumado. A los ojos del comerciante, eso era de esperar.


La recolección o incluso el cultivo de las plantas hizo relativamente fácil hacer aceite botánico perfumado. En contraste con eso, cazar animales era peligroso, así que el aceite perfumado animalista se consideraba un lujo.


Hablando estrictamente de fragancias favoritas, algunas personas tomarían aceites perfumados botánicos sobre aceite animal perfumado cualquier día, pero cuando se les ofreció algo que por lo general no podía permitirse, de forma gratuita, era la naturaleza humana elegir el más caro.


De hecho, era bastante inusual que alguien estuviera dividido entre un artículo raro y costoso de clase alta y un artículo común que coincidiera con su propia preferencia, al igual que Rethe estaba en este momento.


Amanda supervisó la reacción con ojos estrechos de las jóvenes damas, pero decidió no hablar ‘aquí’.

“Está bien, ¡Cuernos de Dragon Dulce!”.


“La joya del dragón de agua … Es demasiado bueno para ser verdad …”.


“Me he hecho a la idea. Voy a tomar la menta después de todo ~ “.

A la luz de las sonrisas radiante de las excitadas criadas, incluso Amanda tenía suficiente compasión para no darles lecciones sobre ‘modales’ y ‘etiqueta’ aquí. Además, en realidad no debería regañar a sus subordinados frente a un forastero, a menos que lo tomaran demasiado lejos.


Tragándose sus palabras de reproche, Amanda declaró a las camareras que acababan de terminar de ir de compras, con un tono tan inexpresivo como su rostro.

“Veo que ustedes tres han hecho su elección. Entonces no olviden darle las gracias a Zenjirou-sama y usarlo con cuidado. Sin embargo, asegúrese de que utiliza la mitad de ella junto con el ‘jabón’ durante los baños. Después dar su opinión a Zenjirou-sama.¿Entendido?”.

Jabón. Zenjirou estaba muy entusiasmado por hacerla tan tarde. Él de alguna manera había logrado hacer una versión viscosa, pero su jabón hecho por sí mismo todavía apestaba un poco a aceite y no podía ser realmente usado todavía.

Al oír la razón detrás del presente del aceite perfumado de la clase alta para cada uno, los tres problemáticos cada uno mostró una reacción diferente.


“¿¡Ehh!?”.


“Entonces asi es como es”.


“¿Eh? ¿Junto con el jabón ~? Qué desperdicio ~ “.


Sin embargo.
“¿Lo entienden?”.


Mientras percibían el peligro de la mirada fría de la criada supervisora mientras ella preguntaba de nuevo.


“Sí, sí”.


“Entendido”.


“Sí, Amanda-sama”.

Las tres doncellas enderezaron la espalda y bajaron la cabeza.

Cuando las jóvenes sirvientas de espera se fueron, la habitación se quedó en silencio al mismo tiempo.


Los seis guardias, de pie en cada esquina de la habitación y flanqueando la puerta, no se les permitió hablar aquí sin el permiso de Amanda.


Tan prácticamente, sólo estaban la jeva de supervision Amanda y el comerciante de mediana edad en la habitación. Mientras ninguno de ellos abriera la boca, el silencio continuó para siempre.


Pero aparentemente Amanda no tenía intención de guardar silencio.


“Permítame expresar una vez más mi gratitud: Muchas gracias.”


La empleada supervisora Amanda hizo una reverencia perfecta en el libro de texto, que conjuró una amable sonrisa en la cara del comerciante bajo su profundo bigote negro.


“No lo menciones. En cambio, es un gran honor para un comerciante poder hacer negocios con todos los que trabajan en el palacio interior”.


Diciendo esto, le estrechó la mano delante de su rostro, como si fuera a despedirla.


“Ya veo”.


Sin atreverse a negarlo, la empleada principal Amanda se retiró con estas palabras.


Sin embargo, había tenido razón en agradecerle.


Este hombre era más o menos un ‘proveedor de la corte’. Mientras que de nacimiento común, su fortuna superó a un noble pobre. Era un comerciante próspero.


Decir que sólo trata con artículos de alta clase, es una mentira. Normalmente, nunca vendía artículos que las carteras de las jóvenes doncellas pudieran pagar.


Para hacer una referencia a la Tierra moderna: Era lo mismo que llamar a Harry Winston o el gerente de una tienda de joyas de clase alta como Bvlgari o Cartier en su propia casa para comprar una sola joya por valor de menos de diez mil yenes. Simplemente no valía la pena el esfuerzo.
(Ni idea de quienes son, pero quiere decir que un comerciante nunca se arriesgaria a vender algo de 100$ a quienes ganan 40$…. seria una perdida de tiempo)

Sin embargo, la sonrisa del comerciante no era de ninguna manera falsa.

“Quiero decir, realmente lo digo en serio. De hecho, Su Alteza Aura compra regularmente en mi tienda, así que nunca estoy en los tintos y sobre todo, el trato con Zenjirou-sama me ha dado algo que vale su peso en oro”.


Algo que el comerciante recibió de Zenjirou. A saber, cosas de la Tierra.


Por ejemplo: Un botón plano con cuatro orificios.


El Reino Carpa sólo sabía de botones ornamentales sobresalientes, por lo que un botón plano con cuatro agujeros tenía el potencial de causar una pequeña revolución cultural.


Y hablando de botones planos, podrían incluso iniciar un nuevo estilo de moda, donde los botones estaban ocultos en el interior, y lo más importante, un botón plano en la ropa de trabajo ‘no se interponía’. Eso solo ya era una gran ventaja.


El mercader estaba ideando un plan para diseñar un uniforme militar con botones planos y venderlos al ejército en un futuro no tan lejano.


Aparte de eso, también se le mostraron cosas como tornillos, la tapa de rosca de una botella de PET y la bomba de un dispensador de champú. Cada uno de ellos tenía la culpa de que necesitaba destrezas avanzadas para reproducirse, pero una vez que una producción en masa era posible, sin duda se convertiría en una innovadora invención.


Si incluso una sola, sin importar cuál, produjera el resultado esperado en el futuro, recuperaría en poco tiempo todas sus inversiones anteriores.

“Estoy muy contento cuando esto me permite estar a favor de Zenjirou-sama de ahora en adelante, en realidad”.

No perdiendo los pensamientos interiores de sus ambiciones, el comerciante bajó la cabeza respetuosamente con una actitud tan humilde como sus palabras.

***

Zenjirou era infame entre las damas de espera por su afición a los baños.


Y no sólo porque tenían que preocuparse por limpiar y calentar el baño todos los días.


La razón principal era que alguien de un mundo diferente estaba sugiriendo – que era prácticamente un orden – sus costumbres de baño a la gente de este mundo, a saber, las damas de espera, aunque inconscientemente.


El acto de ‘lavarse el cuerpo con agua’ ya estaba establecido en esta región, ya que era húmedo y abundante con recursos hídricos, pero por desgracia, su clima era ridículo caliente.


Debido a eso, incluso las señoras más nobles preferirían bañarse en ‘frío’ que en agua ‘caliente’.


Por supuesto, las criadas, criadas en un ambiente así, mostraron reticencia cuando se les ‘sugirió’ tomar baños calientes todos los días.


Sin embargo, había pasado un año ya que la cultura del baño era ‘sugerida’. La opinión de las criadas en cuanto a bañarse en agua caliente, había comenzado a cambiar lentamente.

“¡Fuh, finalmente hemos terminado por hoy!”.


“Ah, ya lo sabía, ya no hay nadie más”.


“No es sorpresa. Mira lo tarde que ha llegado”.


Era tarde en la noche. Las voces de Fay, Dolores y Rethe resonaron en el cambiante vestuario. Para entonces, su amo Zenjirou y Aura habían terminado obviamente su baño ya, pero igual era el caso de sus compañeras de servicio.


Bueno, era evidente. Después de todo, estaban en su ‘deber de baño’.


Al igual que un cocinero sólo comia después de que todos los invitados habían desaparecido, la gente en la caldera de carga sólo tomó un baño después de que las horas de baño normales habían terminado.


“Bueno, !vamos a terminar con esto ya!”.


“No. Lávese bien. Zenjirou-sama es sorprendentemente neurótico cuando se trata de limpieza”.


“La has oído, Fay-chan. Finalmente es nuestro turno de bañarnos, así que tomemos nuestro tiempo y lo disfrutemos”.


Incluso en medio de la oscuridad Fay y los otros dos recordaron el diseño de la habitación y rápidamente se quitaron las ropas de limpieza, que estaban sucias del hollín de leña para la caldera. Mientras estaban charlando, estaban completamente desnudas.


Después de desnudarse, Dolores buscó la ‘linterna LED’ de pie en la esquina de la habitación y buscó su interruptor.


“Ehm … Debería estar por aquí. Ah, lo encontré”.


Tan pronto como ella dijo eso, el vestuario fue iluminado por una deslumbrante luz blanca.


“Uwah”.


“Ah bien. Zenjirou-sama nos dio permiso para usar esta luz el otro día”.


A medida que la luz de la linterna LED era un poco demasiado brillante para sus ojos que habían sido utilizados para la oscuridad, Rethe parpadeó un par de veces mientras ella sonreía felizmente.


Justo como había dicho, Zenjirou les había permitido recientemente a las criadas usar la linterna LED durante su baño. Antes, habían entrado en el baño en medio de la iluminación de las ollas de aceite.


Antes de esto, la linterna se utilizaba lo menos posible, manteniendo la vida útil de las células secas recargables en mente, pero después de pedir a las criadas que esperaban que probaran el jabón viscoso, no tenía más remedio que revisar su decisión.


El suelo, donde se estaban limpiando, se había vuelto extremadamente resbaladizo, desde que empezaron a lavarse los cuerpos con jabón. Deslizarse dentro del baño no debía subestimarse. La seguridad de las criadas de espera ni siquiera se puede comparar con la vida útil de las baterías después de todo.


“Está bien, voy a llevar la luz”.


Dicho así, Dolores cubrió la parte delantera de su cuerpo desnudo con una toalla en una mano y levantó la linterna LED con la otra.


“Ah, Dolores, olvidaste el aceite perfumado”.


“Caray, llévalo por mí, ¿quieres? Tengo las dos manos llenas”.


“Bien, bien”.


Fay, también, presionó una toalla contra su cuerpo con una mano y agarró las dos pequeñas ampollas de plata con aceite perfumado con la otra.


“¡Ah, espérenme!”.


Cayendo detrás, Rethe las siguió.


Guiados por la luz de la linterna LED en la mano de Dolores, los tres desaparecieron en el baño.

El baño estaba justo detrás de la puerta del vestuario.


Un montón de vapor estaba sobre las grandes bañeras y la temperatura dentro del baño era incluso más alta que fuera. Tanto más ahora mismo durante la temporada más caliente con noches de calor continuamente.


“Ueh”.


Por lo tanto, no era de extrañar que Fay instintivamente frunció el ceño.


“Ah, maldita sea. Qué calor tan opresivo. Vamos a terminar con esto ya y salir de aquí”.


Con estas palabras, Fay rápidamente se dirigió a una de las dos bañeras.


“Hey, ¿por qué te diriges directamente al baño frío? Primero vamos a lavarnos con agua tibia, Fay!”.


Fay, con el fondo desnudo expuesto, fue regañada así por Dolores.


Dolores colocó la linterna LED en el mostrador de la pared, luego recogió una tina de madera y se acercó a la otra bañera.


“Tiene razón, Fay-chan. Ven aquí. Se siente bien lavarse el cuerpo con agua tibia”.


Entre todas las criadas de espera en el palacio interior Rethe era probablemente la que disfrutaba de los baños calientes cada día más. Como le había encantado tomar baños antes incluso de ser elegida como sirvienta de espera para el palacio interior, Rethe era una de las pocas chicas que se habían adaptado a la ‘sugerencia’ de Zenjirou sin ningún problema desde el principio.


“Bueno, no es que no pueda entender tu aversión de agua caliente en este calor, Fay, pero es un hecho que el agua caliente limpia tu cabello y tu cuerpo mejor. Así que renúntese y venga aquí.


Por otro lado, Dolores tampoco le gustaba, pero reconoció la importancia de un baño caliente como algo práctico.


“Geh, bien. ¡Maldita sea, voy a hacer esta prueba rápida! O más bien, nos encontraremos con los jefes de departamento si no tenemos prisa”.


Fay estaba siendo renuente hasta el final. Para empezar, ella prefería bañarse en agua fría, rápida y brevemente en eso, por lo que era natural que sufriera agonía en un baño caliente.


“Al menos en el baño, quiero mi paz”.


Ante la observación de Fay, Dolores se encogió de hombros y se desnudo con estas palabras. Cada jefe de departamento, comenzando con la Supervisora Amanda, tenía muchos deberes, así que tomaron sus baños más tarde. Mientras Fay y los demás terminaran su baño en orden, no entrarían en la difícil situación de encontrarse con sus superiores en el baño.


Fay hundió un tazón de madera en la tina de madera con el jabón viscoso y recogió su contenido.


“Uf, esta cosa realmente apesta”.

“Es por eso que Zenjirou-sama nos compró un costoso aceite perfumado para eliminar el olor. Vamos, vamos a probarlo ahora”.


“Ehehe, tengo ‘hierbabuena’. Estoy muy emocionada ~ “.


Cada una de las tres llenó sus pequeños tazones con el jabón viscoso, luego abrió las ampollas de aceite perfumado que habían conseguido hoy.


Una persona con una nariz sensible sin duda frunciria el ceño ahora como abriese las tres ampollas de aceite perfumado con diferentes olores cerca a mano de una vez.


Sin embargo, Fay y sus amigos no tenían tales narices. En todo caso, las características faciales se relajaron un poco cuando las fragancias blanquearon el olor del aceite.


“*SNIFF* *SNIFF*. Así que este es el perfume de ‘Sweet Horned Dragon’. Realmente da un olor de clase alta”.


“¡Bah! Tengo la Joya del Dragón de Agua. Se dice que si un pescador una vez encontrase una sola joya lavada en la orilla podría comprar una casa y un barco nuevo con él. Hmm, me pregunto cuánto podría comprar con este frasco?”.


“El mío es menta. Sí, tiene una fragancia agradable. Me gusta mucho este olor el mejor ~ “.


Después de abrir los párpados, las tres sirvientas acercaron sus caras a la ampolla y se empaparon en el aroma por ahora.


“Hey, hey, Dolores. ¿Cómo huele su Joya de Dragón de Agua? Déjame intentarlo”.


“¡Ah, yo también! ¡Soy el siguiente después de Fay-chan!”.


“Claro, pero también me prestó el tuyo”.


Las tres tenían cada una algo diferente, así que lo hicieron circular uno por uno. En ese sentido, las criadas de espera del mundo diferente no eran tan diferentes de las chicas de secundaria en Japón. Era prácticamente lo mismo que la escena que a menudo se veía en los restaurantes o cafés de la familia, donde decían: “Oye, hey, déjame probar el tuyo”.


Por un corto tiempo, intercambiaron sus frascos de aceite perfumado y disfrutaron de los tres aromas diferentes.


Completamente olvidando el hecho de que estaban sentadas desnudas en el baño, se alegraron alegando que “me gusta este perfume” o “eso no es mi gusto”.


Como las pequeñas toallas sólo descansaban sobre sus ingleas para permitirles mover las manos libremente, el modesto pecho de Fay, el pecho prácticamente plano de Dolores y los pechos de Rethe, tan voluminosos que te hacían preguntarse si contenían la parte de su amiga también eran Expuestos en toda su gloria.


¿Quién sabe cuánto tiempo estuvieron sentadas allí y saborearon el aceite perfumado.

“¿Oh? ¿Para qué nos divertimos con el aceite perfumado? Hoy se supone que debemos enmascarar el olor del jabón con él”.

Como siempre, la primera en volver a sus sentidos fue Dolores, la más sensata entre las tres.


“Uf, cierto …”.


“¿P-pero vamos a mezclarlo con el jabón? ¡Un desperdicio!”.


La razón por la que habían dilatado hasta ahora con parloteo inútil pudo haber sido porque sus mentes inconscientemente les dijeron que sería un ‘desperdicio’.


“Estoy de acuerdo con usted, pero no tenemos voz en este asunto. Vamos”.


“Uhh, está bien”.


“Sólo un poco hará por ahora, ¿verdad?”.


Incluso quejándose, las tres inclinaron lentamente sus frascos de plata de aceite perfumado sobre el tazón de madera lleno del jabón viscoso.


*PLAF*. Una gota cayó y se mezcló.


“No es bueno. Eso no hizo nada”.


Otra gota cayó y se mezcló.


“¿Mhh? ¿Tal vez un poco más?”.

Con el mayor cuidado y gota a gota, se removieron en el precioso aceite perfumado.


“Bueno, el olor a aceite se ha ido”.


“Si…”.


“Ah, ya se había gastado tanto …”.


En el momento en que el aceite perfumado había blanqueado el olor aceitoso del jabón viscoso, el contenido de las ampollas había disminuido alrededor de una décima de una vez.

El gran consumo de su preciado aceite perfumado dejó a las criadas en espera con un sentimiento triste en sus corazones, pero su sacrificio no fue en vano.


“Sí, huele bien”.

img162

Después de que Dolores terminara de lavar su cuerpo con el jabón refinado con aceite perfumado y enjuagando la espuma, olisqueó su propio brazo y sonrió satisfecho.


“Por supuesto. En lugar de eso, rompería llorando si no olía bien después de haber usado tanto aceite perfumado”.


Por otro lado, Fay todavía lamentaba haber usado tanto aceite perfumado, por lo que su rostro sólo mostró una débil sonrisa.


“Sí, pero aún así, este llamado jabón es realmente increíble. Mira, mi piel es tan suave cuando le paso el dedo por encima. Y gracias al aceite perfumado, ya no es mal oliente. ¡Me encantaría usar esto todos los días!”.


Reflexionando en su amor original por los baños, Rethe quedó completamente fascinada por el perfumado jabón de aceite y dijo tan felizmente mientras confirmaba la sensación de su propia piel.


“Bueno, no dejes que te deprima, Fay. Al final, lo conseguimos gratis de Zenjirou-sama. No como si lo hubiéramos pagado de nuestros propios bolsillos”.


“Puede que tenga razón, pero sigue siendo un desperdicio. Quiero decir, finalmente conseguimos en nuestras manos en un aceite perfumado de clase alta que normalmente no podríamos permitirnos”.


Aunque todavía había un tinte de arrepentimiento en su intercambio, los tres se lavaron bien el jabón de su cuerpo, luego se dirigieron a la bañera juntos.


Las tres sirvientas de espera bajaron sus cuerpos en la bañera tan grande que parecía posible nadar en ella.


Como Fay prefirió los baños fríos sobre los cálidos, ya estaba echando una ojeada al baño frío cercano, pero al parecer decidió quedarse con los otros dos por un tiempo más.


Poniéndose boca arriba y apoyando la cabeza en el borde de la bañera, Fay expresó la pregunta que de repente pensó mientras ella se ponía nerviosa con sus piernas extendidas con sonidos de splish-splash.


“Ah, me recuerda, me pregunto qué tendría Karina. Tenía un rostro tan presumido y hasta mostraba un signo V, así que debe ser algo realmente bueno. ¿Saben ustedes dos cosas?”.

“Sí. Sólo lo sé por rumores, pero parece ser ‘Almizcle'”.

Dolores, su largo y recto cabello amarrado para no entrar en el agua, pasó por los chismes que había oído como si no fuera nada especial.


“¿¡EHH!? De ninguna manera. ¿¡Almizcle!?”.


“¿Quieres decir, el almizcle del continente norteño?”.


Fay y Rethe exclamaron sorprendidas por igual.


“Almizcle. Ese es un aroma obtenido de una especie de ciervo llamado ciervo almizclero. Se acordó comúnmente que el aceite perfumado animalista era generalmente más de clase alta que los aceites perfumados botánicos, pero el aroma del almizcle era indudablemente hablando por sí mismo a ese respecto.


El continente del sur tenía generalmente grandes reptiles que vivían en él, pero apenas grandes mamíferos. En consecuencia, tampoco había ciervos almizcleros.


En otras palabras, todos los aceites perfumados almizcle fueron importados de otro continente sin excepción.


Se dijo que uno de cada diez buques hundidos durante el comercio exterior, por lo que los bienes importados eran muy caros por necesidad.


En comparación con el ‘Sweet Horned Dragon’ de Fay o la ‘Joya del Dragón de Agua’ de Dolores, el aceite perfumado de almizcle era una muesca arriba. Sólo por usarlo en una fiesta de la alta sociedad, podría convertirse en el punto de hablar.


“¡Maldita sea, ese pequeño diablo de Karina! ¡Voy a pedirle prestado algo más tarde!”.


Como se había puesto caliente en su excitación, Fay levantó su puño derecho en un tirón y se levantó en la bañera.


“¡Oye, no te levantes tan de repente! ¡El agua me salpica! ¿Ya te vas?”.


Dolores hizo una mueca del agua caliente que salpicó su cara y la limpió. En respuesta, Fay.


“Solo me meto en el baño frío, porque hace tanto calor. De lo contrario, me voy a morir de la corriente de sangre a mi cabeza aumenta de temperatura”.


Dijo eso y se acercó al baño frío como había declarado.


Ahora que lo había mencionado, Dolores, también, notó que su cuerpo se sentía muy caliente.


Ella podría tener un poco de problemas para dormir por la noche si ella fuera a salir así. Sería una buena idea seguir el ejemplo de Fay y refrescar su cuerpo en el baño frío antes de salir.


“¿Qué hay de ti, Rethe?”.


De pie también, Dolores preguntó a su compañero de cuarto en esta ocasión, también.


“Sí, también quiero refrescarme en el baño frío, pero … no puedo evitar esa sensación de haber olvidado algo”.


“¿Y qué?”.


“¡Se llama ‘olvidado’, porque no puedes recordarlo!”.


Rethe reclinó repetidas veces la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha -por lo que sus pechos flotando en el agua se balanceaban cada vez- con una expresión un tanto insegura mientras decía eso, pero al final no pudo resistir el encanto de un baño frío para su cuerpo enrojecido y Se fue al baño frío junto con Dolores.


“¡Hyah, esto oscila!”.


“Hmm, supongo que sí. Por cierto, Fay, Rethe parece haber olvidado algo. ¿Sabes algo?”.


“No”.

“Oye, al menos dale algo de reflexión antes de contestar. Espera, ahí vuelves con el remo. Si la empleada supervisora Amanda te viera así, no te saldrías con sólo … “.


Dolores de repente se dio cuenta de algo cuando llegó tan lejos en su frase y se quedó en silencio con una mueca.


“¿Doncella supervisora Amanda-sama …?”.


“Ahaha … Dolores-chan, yo … Acabo de recordar lo que había olvidado …”.


“Ahora no lo dices. Yo estaba llegando a una realización yo misma … “.


Dolores, haciendo girar la cara, y Rethe, sonriendo con sequedad, miraban inesperadamente en la misma dirección.


A saber, en la puerta que conecta el cuarto de baño con el vestuario.


“¿Qué les ha ocurrido a ustedes dos?”.


Fay, la única que no comprendía la situación, todavía estaba chapoteando con su palo de perrito.


Los sonidos débiles que venían de detrás de la puerta del vestuario no eran seguramente su imaginación. Ya que sus compañeras de trabajo, las otras jóvenes damas de espera, ya habían terminado su baño, sólo quedaba un culpable para el ruido.


A este ritmo, los días de limpieza de Fay estaban en peligro. Dolores no podía ser tan desalmada con su compañera de cuarto, así que ella le dio una advertencia con un suspiro.


“Fay, he aquí un consejo amable: Deja de nadar y quédate ahí. Es demasiado tarde para escapar ahora”.


“¿Eh? ¿Escapar?”.


Sucedió cuando Fay bajó las piernas e inclinó la cabeza perpleja.


La puerta se abrió con un ruido y varias siluetas entraron en el baño.

“¡Oh! Sabía que alguien estaba aquí por la ropa en el vestuario, pero son ustedes, ¿eh?”.


“Bueno. No voy a decirles cómo gastar su tiempo libre, pero tienen una tarea temprano mañana de nuevo, así que debes de tener un poco de moderacion, ¿verdad?”.


“Oh, vamos, Inés. Hacer un poco de unión desnuda con las jóvenes es importante también. Ha sido un tiempo, así que ¿por qué no nos lavamos la espalda?”.

Encabezada por la empleada supervisora Amanda, Ines, la jefa del departamento de limpieza, y Vanessa, la jefa del departamento de cocina, siguieron adentro. Y en la parte de atrás estaba Emilia, la cabeza del departamento de jardinería, y Olsha, el jefe del departamento de baños, sin decir una palabra.


Todas las criadas mayores a cargo del palacio interior se reunieron aquí.


“Oh, claro. Con el jabón y cosas, se hizo bastante tarde … “.


Finalmente, Fay comprendió la situación actual.


“Perdóname por haber salido primero”.


Dolores dio la apariencia de ser educado.


“Ahaha … Yo, yo me excusaré ahora, jefa supervisora”.


Y Rethe intentó salir de alguna manera. Con un rayo de esperanza, las tres jóvenes camareras salieron del baño frío, bajaron la cabeza rápidamente y apuñalaron la salida.


Sin embargo, no había manera de que la jefa de cabecera les dejara salir en paz.


“¡Sosténlo justo ahí! Ahora que estamos todos aquí, verificaré si puedes lavarte bien. Después de todo, Zenjirou-sama puede ser llamado por usted en cualquier momento”.


“En efecto. Esto se extiende especialmente a usted, Fay. Usted tiene una tendencia a encontrar molesto cuidar su cuerpo y pelo”.


“Bueno, es un trato hecho. No hay nada malo en aprender cómo cuidar tu cuerpo mientras eres joven. Acércate y ven aquí”.


Después de que le dijeran que por el grupo de superiores, no tenían más opción que hacerlo.

“…Sí”.


“Muy bien”.


“Por favor, cuídanos …”.

Alzando pesados suspiros, las tres alborotadoras se dirigieron con determinación hacia sus seniors llamantes.


El tiempo de baño agradable con sólo las camareras jóvenes espera se había convertido en una guía de baño tensas de los jefes de departamento.

____________________________________________________

Con esto doy por concluido el volumen 3…… :V

Los cambios que mencione en la anterior entrada estaran a partir del año que viene, mas que nada por flojera 😀

GRACIAS POR SU CONTINUO APOYO